8/4 - Alejandría

April 17th, 2009 Jump to next Post

Alejandría. El nombre mismo evoca leyendas más allá de nuestra imaginación. Egipcios, griegos, faros, bibliotecas. Maravillas antiguas, construcciones imposibles para la época, pensadores, filósofos, eruditos. Cleopatra que estaba buena como ella sola. Reyes, emperadores, esclavos y servidores… Y como 10.000 extras.

No sé para ustedes, pero para mí Alejandría es un nombre muy cargado. Leí muchas cosas de chico, y hay demasiadas historias alrededor de este lugar. Tenía muchísimas expectativas realmente de lo que podría llegar a ver acá.

Y hoy estoy muy triste.
Porque de todas esas cosas no quedó nada.
Absolutamente nada.

Entre terremotos, incendios, turbas iracundas y árabes locos, todo se perdió, se quemó, se hundió. Queda una especie de anfiteatro romano poco interesante, y la leyenda de tiempos mejores.

Hoy estoy muy triste.

Lo que más me llama la atención es no haberme dado cuenta de esto…
De hecho, Paula, que sí hizo la tarea antes de venir, mientras yo desayunaba y me deprimía planeando el día, me dijo: “Sí, claro! No sabías que no hay nada? Por eso le estamos dedicando un día solamente!”

No. No sabía.
Puta madre.

Ni faro, ni biblioteca, ni columnas ni esfinges, ni Alejandro ni Cleopatra.
Ufa.


Así que a falta de rumbo claro, empezamos por algo que no podía fallar. Fuimos a caminar un poco por la costanera, a mirar el Mediterráneo.


Esos eran unos flacos que estaban pescando ahí, haciendo algo medio extraño.
Si miran en detalle, van a ver que hay una red en el agua. Los que estaban en la costa iban trayendo una red. En la otra punta estaba el botecito ese que ven ahí, que iba siguiendo a la red (salvo al final que se adelantó).
Pero lo más extraño son esos dos flacos que están ahí nadando, no sólo porque estaban en bolas con el frío de cagarse que hace, sino porque estaban adentro de la red, chapoteando con los brazos, como tratando de espantar a los pescados. Claramente estaban haciendo algo relacionado con toda la pesca, pero no tengo nada ni siquiera cercano a una idea de qué podría ser…
Si alguien sabe sobre pesca con red y boludos adentro de la misma, por favor, me avisa?

Alejandría es un poco más civilizada que el Cairo. Es una ciudad mucho más nueva, bastante más cuidada, con mucho menos smog y es un poco más cosmopolita, pero no quedan dudas de que definitivamente es Egipto, eh, no piensen mal.

Pero tiene lugarcitos agradables. Placitas, árboles, cosas así, está bueno.

Después de un rato en la costanera, nos mandamos para adentro, con dirección a una de las avenidas donde había más cosas para ver. (Dos)

Encontramos una especie de Plaza Italia, llena de libros usados y nuevos, escolares, universitarios, literarios e historietas. Un poco de todo, al parecer muy barato.
No pude resistir y me compré unas historietas en árabe.

En realidad lo que tenía ganas de comprarme era esto:

O sea, libros por metro, porque ni por puta iba a poder leer eso obviamente, pero jamás vi libros más lindos para poner en un estante. Por supuesto, lo único que me detuvo fue lo que iba a pesar eso, pero sigo pensando que tal vez debería comprarme unos baratitos y shippearlos por correo megabarato, total los libros no pagan aduana a la entrada, y son realmente muy lindos.


Una de las cosas que tuvimos que hacer fue encontrar algún lugar que saque fotocopias, porque los del buceo de mañana quieren que les llevemos fotocopia del pasaporte. Por supuesto entramos a una librería, sabiendo que no hay ninguna razón por la que acá las fotocopiadoras estén en las librerías, pero por algún lado hay que empezar. El tipo muy amablemente nos indicó dónde ir, y salimos completamente perdidos porque no le habíamos entendido nada (y ni siquiera sabíamos bien qué estábamos buscando) cuando para mi sorpresa apareció de vuelta el flaco y nos acompañó hasta la fotocopiadora.
Me llamó mucho la atención, aunque ya vengo viendo que los egipcios, sacando los que lucran de garcharse a los turistas, son muy amigables. La mayor parte del tiempo no se nota porque es imposible comunicarse, pero la verdad que son muy friendly.

Después seguimos por la calle esa, llegamos a una placita bastante linda pero que no merece demasiada mención, y doblamos por la avenida que les había dicho antes, y ahí nomás estaba el primer sight: el anfiteatro greco-romano

Que es un anfiteatro romano como cualquier otro, y bastante pequeño la verdad, pero Paula nunca había visto uno, y realmente no había mucho más para ver, así que entramos.

Y no había un carajo la verdad, salvo una casita atrás de todo donde tenían unos mosaicos (que aparentemente merecían un fee extra), y había uno particularmente lindo

Ya. Terminado el primer sight del día. Esto no pintaba bien…


Eso lo tenían en un cuartel de bomberos, es completamente descolgado pero me pareció lindo.


Estas son las pequeñas cosas que hacen que Alejandría sea un poco más pintoresca. Es más colorida en general.


Esa es otra buenísima. La mina esa estaba lavando las persianas, baldeándolas violentamente, sin mirar para abajo jamás, con lo cual si pasaba alguien lo bañaba. Nótese también la ausencia de cualquier tipo de baranda o dispositivo de seguridad. Igual es un piso de caída, no big deal.

Siguiente sight: el Museo de Alejandría

Otro choreo. No tiene nada, o casi nada, de la vieja Alejandría, sino cosas “típicas” de un museo egipcio, mayormente de la era faraónica, y de la actual era Islámica, pero de lo del medio, que es precisamente lo interesante justo en Alejandría… Nada.
Lo bueno es que al menos nos dejaron sacar fotos, cosa que en la mayoría de los lugares no se puede, y ya me tiene los huevos al plato.





El próximo destino (y último por el día) era la Biblioteca de Alejandría. Que claro que no es la Biblioteca de Alejandría, es una nueva que construyeron, en honor a la otra, super modernosa. Metida dentro de la ciudad es medio una patada en los huevos, porque no encaja ni un poco, pero no está mal igual.

Pero llegar hasta ahí incluía una linda caminata por unos parquecitos preciosos:

Incluyendo uno donde nos sentamos un rato largo y intentamos varias veces explicarle al mozo que queríamos almorzar, sin lograr que trajera un menu en ninguna de las instancias.

Al rato nos pudrimos y nos fuimos a la mierda, siguiendo camino a la biblioteca, cuando empezamos a ver un ambiente medio raro… Básicamente, todos los negocios sobre la vereda eran fotocopiadoras (todos), y estaba como demasiado lleno de jóvenes.
Concluímos rápidamente que estábamos cerca de una universidad (estuvimos brillantes, no van a decir que no), y que por ende tendría que haber un lugarcito donde morfar rápido y barato.

La respuesta no se hizo esperar, pero la comida sí, y mientras esperábamos sentaditos en una mesita, a Paula le empezaron a chistar de una mesa de al lado.
Por supuesto yo ya estaba listo para levantarme y cagar a piñas al desubicado cuando notamos que eran mujeres, que empezaron preguntándole a los gritos de dónde éramos, y qué hacíamos acá, y a dónde íbamos, y terminaron invitándola a sentarse a su mesa.
Todo a ella, conmigo no hablaban ni mierda, y de hecho me quedé sentadito solo como un pelotudo un buen rato, hasta que me invitaron a mí también.

Efectivamente eran estudiantes universitarias, en la universidad que teníamos enfrente y no reconocimos como tal. Una de ellas (la de rojo) hablaba (poco) inglés, y nos hacía como podía de intérprete, mientas las otras la cagaban a preguntas, en árabe, de nuevo, a Paula, y a mí me ignoraban como al calamar.
Quiero creer que tiene algo que ver con algún tema religioso, porque cuando me hablaban lo hacían medio con verguencita, y no soy tan lindo la verdad.

El que parece Clouseau bronceado era el mozo del bar, y notarán que detrás de la de rojo hay una cosa marrón escondiéndose. Esa era más recatadita que las otras, estaba vestida mas “formalita”, a mí ni me miraba, y cada vez que yo amagaba a sacar la cámara se mandaba un cuerpo a tierra.

Paula cree que efectivamente lo de no hablarme era religioso de alguna clase. De hecho nos preguntaron si estábamos casados (tenemos una alianzas truchas puestas que supuestamente iban a servir para reducir ligeramente el acoso hacia Paula (sí, estoy en el horno, ya sé), pero no funcionan ni mierda), y cuando les dijimos que sí como que se soltaron un poco más.

Una de las cosas que se pusieron a hacer, en un momento, no me acuerdo bien por qué, es ponerle el pañuelo en la cabeza a Paula como corresponde (no como se lo pone ella que es un desastre):

Esa es la que se escondía, que estaba tan concentrada toqueteando a mi novia que no vio la foto.

Y la más divertida era la gorda de azul, que por algún motivo se puso re-cariñosa, la toqueteaba a Paula, le daba besitos, un personaje. Pobre Pau no sabía dónde meterse.


Yo me meaba de risa por supuesto.

Otro de los highlights: La comida de ellas llegó mucho más rápido que la nuestra, y nos convidaron. A simple vista eran unos sánguches, no se sabía de qué…
Muerdo uno… Shit… Picante…
“Amor, es re-picante, pero no les podés decir que no. Te lo ofrecieron, ahora te lo tenés que comer todo”.

Mientras Paula me miraba con miedito, le pego otro mordisco.
Shit…
“Amor, te vas a querer cortar los huevos, pero es de hígado”

Shit.
Qué porquería!
Pero no las iba a ofender, tan amables y simpáticas que estaban siendo, así que me lo comí todo.
A Paula medio la salvó la campana, porque mientras se lo comía bien despacito, y hablaba todo lo que podía para no tener que comer, llegó nuestra comida, que era un poco más potable.

Igualmente no la sacó tan barata. Por algún motivo, cada vez que soltaba el sánguche, la más musulmana le gritaba “Eat!!”, con un tono que dejaba bastante claro que no le quedaba otra opción que mandarse otro mordisco.
“Eat! Eat!”
Era un personaje.

Por supuesto también les convidamos de nuestra comida, y se armó alguna especie de revuelo entre ellas (particularmente la gorda, que aceptó gustosa) y el mozo del boliche. No sabemos qué pasó, pero se estaban cagando a gritos mal (aunque acá siempre se cagan a gritos mal).
Yo creo que lo que pasó es que no debe estar socialmente bien que ellas nos “pidan” comida, supongo, tal vez por ser mujeres, o tal vez por nosotros ser extranjeros, o algo así, y la gorda al aceptar parecía como que nos hubiera pedido… No sé qué onda.
Cuestión que la Pepsi que le convidamos se la tomaba de querusa, y el sánguche se lo guardó para más tarde, así que algo hay.

El tema es que siempre que hay alguno de estos quilombos, y están todos a los gritos, vos preguntás que pasa y todos paran y te dicen a coro “no problem, no problem”. Cosa que está bien, y es muy cortés de su parte, pero te quedás como un pelotudo preguntándote qué carajo pasó. Y si tratás de decir cualquier cosa, como “it’s ok, I want to give it to her”, o lo que sea, nuevamente: “no problem, no problem”, y se siguen peleando lo más tranquilos.

Después creo que hicieron alguna clase de negociado con el mozo para pagarnos la comida, porque yo le pedí la cuenta, y el tipo desapareció sin dejar rastro, y cuando les preguntamos a las minas qué onda, “no problem, no problem”.

Ya aprendimos: “no problem, no problem” siempre indica que tenemos que tomar alguna acción. Lo que no aprendimos todavía es cuál. Pero algo hay que hacer.

Cuestión que lo perseguí al tipo por todos lados, y lo tuve que obligar a que me cobre.

Finalmente, las minas nos hicieron entender que querían que las acompañemos a la facultad, cosa que por un lado yo no quería porque quería seguir mi camino (razonamiento estúpido si los hay) y sí quería porque debe ser interesantísimo verlos en acción, aunque no íbamos a cazar un fulbo, pero al mismo tiempo me temía que no nos iban a dejar entrar ni en pedo.

Las minas nos aseguraron que sí, que “no problem, no problem” (hmmmm), y nos fuimos atrás de ellas (la gorda con Paula de la manito), y en un punto se nos separaron las otras tres (entre ellas la que hablaba inglés) no entendimos por qué, y nos quedamos con la gorda y la recatada, que no sabían una sóla palabra de inglés, nos hablaban muy tranquilas en árabe, a lo que contestábamos a todo “ok, ok”, porque mucha opción no nos quedaba.

Por supuesto llegamos a la puerta y un cana las empezó a cagar a gritos (por supuesto, a cualquier pregunta nuestra “no problem, no problem”), y finalmente llegamos todos a la conclusión que no íbamos a poder entrar ni mierda, aunque la gorda la peleó bastante a muerte.
Finalmente el guardia que sí hablaba un poco de inglés nos dijo algo así como “this, university. only students allow”, así que nos tuvimos que ir a la mierda.
Oh, well, hubiera estado bueno.

Pero nos divertimos de lo loco con las pibas estas, la verdad que fue una experiencia genial. Y es una de esas cosas que no me hubieran pasado si estaba solo, porque ellas la chistaron a Paula, no a mí. Aparentemente tiene sus ventajas viajar acompañado after all.


Finalmente llegamos a la biblioteca




Eso, según nos explicaron después, es un cine 3D, que quiero creer que no es como los nuestros (pantalla plana y anteojitos), sino uno tipo planetario, con pantalla esférica, pero creo que nunca lo voy a saber.

Entrar a la biblioteca tenía su vuelta. Para empezar, había que pagar entrada, cosa que me resultó medio extraña, y también tenías que dejar la mochila, cosa que nunca vimos hasta ahora. No estoy seguro si temen que la vueles a la mierda o que te afanes los libros. Either way, hay bastante seguridad en la puerta.

De hecho, en casi todos los lugares en Egipto (museos, templos, pirámides, algunas mezquitas, y practicamente cualquier lugar donde te cobren entrada, que es en casi todos) hay un detector de metales y una máquina de rayos X estilo aeropuerto.
Suena lógico, dada la zona…
Igualmente la bola que le dan varía, sin embargo. A veces pasás por el detector de metales con la mochila y les chupa un huevo, a veces te hacen meterla en la máquina, pero no hay nadie mirándola, siempre que pasás por un detector de metales suena como una alarma de auto y ni te miran, etc.
Nuevamente, suena lógico, dada la zona…

Pero acá en la biblioteca se lo tomaron más o menos en serio.

De ahí, nos mandamos directo al Gift Shop (no sé bien por qué, pero estaba a mano y parecía interesante). Y la verdad era carísimo, y tenía todas las mismas mierdas que venden en la calle, pero todas de muy buena calidad, no esa mersada de plástico berreta mal pintado, así que nos gastamos una pequeña fortuna en mierdas lindas. Igual valió la pena. De hecho, me quedé con ganas de que tuvieran más cosas que valiera la pena comprar.

Y otra cosa que hizo que valiera muchísimo la pena es que una de las minas que atendía acá hablaba perfecto inglés, al punto que le preguntamos de dónde era. Era egipcia, y yo dije “esta es la mía”, y la cagué a preguntas.
Por ejemplo, Paula insistía en que debía ser cristiana, porque no tenía la cabeza cubierta (no es la primera que vemos, y cada vez que vemos una Paula insiste que es una del 10% de la población que no es musulmana).
La mina nos aclaró que no ni mierda. Que efectivamente sí es musulmana, y que como básicamente todo está abierto a interpretación en materias de religión, y ella es de clase alta, y con educación, y con la capacidad de leer ella solita y pensar ella solita (no usó esas palabras, pero dijo eso), decidió que en ningún lado decía que había que cubrirse la cabeza y que podés ser un buen musulmán y irte al cielo igual, así que para ella es un “matter of choice”.
Grosso.

Después del gift shop vimos que había un tour guiado pero empezaba en un rato, así que empezamos recorriendo y después volvimos al tour. Se las cuento toda junta, así es más práctico.

La Biblioteca esta la construyeron hace relativamente poco, en conmemoración a la vieja biblioteca, y la guita la pusieron en su mayor parte otros países a través de la UNESCO. No me quedó muy claro por qué a otros países les interesaría que Egipto tenga semejante biblioteca de la san puta, pero bueh, así es la política internacional, supongo.

Una de las cosas interesantes que tiene es que además de ser biblioteca (en cuanto repositorio público de libros), se dedican a hacer proyectos de research, cosas interesantes, y etcéteras.
Tienen una página web bastante interesante que la guía se pasó un buen rato mostrándonos mientras yo me torraba, pero que pinta piola.
Algunos highlights:

  • Tienen una máquina para imprimir cualquier libro “on-demand” (suponiendo que esté previamente escaneado), que aparentemente es capaz de imprimir un libro de 500 páginas, coserlo, encuadernarlo y sacarlo calentito en más o menos 20 minutos, por unos 10-20 dólares. Aparentemente hay sólo 8 o 9 de estas en el mundo. (Si es así, Amazon tiene al menos una, porque hacen eso con los libros out of print)
  • Tienen una mega máquina para escanear libros completamente unattended y bastante rápido, y aparentemente un software con bastante capacidad de OCR, y están básicamente digitalizando todos los libros que caen en sus manos (en esto, me hicieron acordar bastante a Google). Lamentablemente no nos mostraron esa máquina, que me tiene bastante intrigado desde que vi Google Books.
  • Todos esos libros que tienen escaneados están publicados gratis en la web (igual que Google). Aparentemente son como 100,000. Le pregunté si no tenían quilombos de copyright (igual que Google), y me dijeron que sí, y que de hecho lo que hacen con los libros copyrighteados es dejarte acceder sólo a una parte online, no todo el libro (oh casualidad, igual que Google).
  • Tienen un data center de la hostia:


    Ahí no se ve, pero hay más racks como esos atrás de ese.
    Aparentemente son 360 computadoras, pero contando ahí parecen unas 1000, teniendo en cuenta los racks de atrás…

    Y la respuesta a la pregunta obvia: “Para qué mierda quiere la Biblioteca de Alejandría tener 300 servers???”. Resulta que tienen el Internet Archive acá (que cuando la mina lo dijo yo pensé “yah, right, ese está en San Francisco”). Aparentemente la buena gente de San Francisco les shippeó 14 millones de discos rígidos con una copia de toda la data, y desde entonces están crawleando ellos, con lo cual ahora tenemos 2 copias no sincronizadas del Internet Archive. Qué buena idea, che, lo parió.

El Internet Archive (antes llamado Wayback Machine), para los que nunca lo usaron, es un sitio que básicamente se recorre toda la Internet periódicamente y guarda todas las versiones de todos los sitios de la historia, con lo cual podés entrar y ver cómo se veía CNN.com en 1997 si querés.
Por supuesto, no tiene ni todas las versiones ni todos los sitios, pero hacen lo que pueden.
La mina tiró “70 billion pages” como para que nos caigamos de culo.
Not impressed, Google, Yahoo, cualquier search engine tiene órdenes de magnitud más que eso, y sirven para algo.

Realmente no entiendo en qué están pensando estos tipos, pero bueh. Esta copia del Internet Archive también está accesible desde la página de la biblioteca, claro.

En muchos sentidos me dio la impresión de que a estos pibes les vendría bien hablar con Google, hacer algún que otro trato, y ahorrarse muchos millones de dólares.
Yo entiendo que quieren volver a ser lo que la Biblioteca de Alejandría fue en tiempos remotos, cuna del conocimiento completo de la humanidad y centro de investigación científica y de todo tipo, donde Arquímedes desarrolló las leyes de la hidráulica, y Eratóstenes midió la circunferencia de la Tierra.
Yo entiendo, pero con todo respeto, dado el país de mierda que es Egipto, y los años luz que está atrasado con respecto al mundo, es como tratar de hacer investigación de punta en la lucha contra el cáncer, y poner tus laboratorios en Senegal.
Y están replicando muchos de los esfuerzos de investigación de Google, realmente, y me cuesta creer que lo estén haciendo más eficientemente.
Un gastadero de guita.

Eso sí, muy pintoreso, miren lo que es esta biblioteca:

Esa es la sala de lectura, en 7 pisos (no salió entera ni cerca en la foto), con miles de mesitas, computadoras, libros claro está, una maravilla.

En los pisos amplios, tienen cosas pintorescas también, como imprentas antiguas, y tipos móviles en árabe (cosa bizarra si las hay)

Aparentemente, tiene capacidad para guardar 8 millones de libros. Esto me había llamado la atención antes, porque los estantes donde están los libros están notoriamente poco ocupados. Hasta ahora, llenaron como el 0,00002% de la capacidad, pero la idea era hacer una que nunca nunca se llene.
(A diferencia de la original que sí se llenó, y tuvieron que construir una al lado).

Aparte, parece que aprendieron la lección de los hermanos antiguos.
Toda esa sala gigantesca que ven ahí en realidad está separada en secciones, y hay paredes corta-fuego que salen de adentro de las columnas para encerrar a la gente en las areas que se incendian y que mueran todos ahí pero que no se prendan los otros libros.
También tienen secciones especiales con libros que “valen más”, que tienen sprinklers mejores de dióxido de noséquéporonga, porque digamos que apagar un incendio en una biblioteca con agua no es de las cosas más inteligentes que podés hacer.

Overall, muy impresionante todo.

Finalmente, dentro de la biblioteca, tenían una zona especial (con ticket aparte), llamada el “Rare and Antique Book Museum”, o algo así.
Básicamente es una habitación muy impresionante llena de libros viejos, que en realidad es todo una vil excusa (aunque entretenida) para cobrarte entrada para ver esto:



Para mi sorpresa, sí me dejaban sacar fotos acá, aunque obviamente sin flash, y las vitrinas tenían tanto reflejo que no se ve una mierda, pero en fin. Clickéenle que las dejé grandes.

Eso es el único papiro manuscrito que se salvó del incendio de la biblioteca original.
Mind you, no es el original. El original está en Vienna y minga que te lo vamo’ a devolver, pero los austríacos tuvieron la buena voluntad de hacer una copia igual, “usando las más modernas tecnologías”, whatever the hell that means.
Cuestión que ese cacho de papel tiene como 40 años, pero realmente parece que tuviera 4000.

Y como les decía, pagás la entrada acá sólo para ver eso. O sea… Un original!
Pero igual el resto es interesante, aunque no merece demasiada descripción, así que les dejo las fotos (están todas bien grandes si las clickean):





Me encanta lo que hacían los locos estos con los márgenes





Eso está zarpado de lindo. Es una tela bordada en oro, con mucho relieve.

NOTA: Siempre que vemos letras con ese estilo (comparen con los otros libros), así altas y más estilizadas, especialmente si están bordadas en oro o talladas en piedra, son pedacitos del Qurán.


Eso es una carta original de Mahoma a no sé quién, escrita en cuero, circa 600 AD
Fíjense el detalle porque es brillante.


Y eso fue toda la biblioteca.
Se nos hizo suficientemente tarde como para no llegar a hacer las otras dos cosas que podríamos haber hecho: Las catacumbas, que a mí no me interesan pero Paula nunca estuvo en unas, y un fuerte bonito que hay que no debe tener un carajo de adentro, pero de afuera es lindito.

Encima teníamos como 500 kilos de mierdas encima con lo que compramos, así que volvimos para el hotel.


Como les decía antes, Alejandría es más civilizada que El Cairo, lo cual implica, entre otras cosas, que hay menos embotellamientos de tránsito y que la gente maneja un poco más por su carril. Esto implica, a su vez, que andan todos a los santísimos pedos, porque pueden, sencillamente.
Y por supuesto, el mecanismo para cruzar la calle es el mismo que en el resto de Egipto, sólo que muchísimo más emocionante.
De hecho, la avenida más interesante para los turistas, la costanera, que la cruzás 16 veces por día, es la más ancha y la más rápida de todas.
No tiene ni un solo puto semáforo, ni puente por arriba, ni túnel por abajo, ni policía que pare el tránsito, ni nada.

Hemos llegado a estar 10 minutos para cruzarla, y tuvimos que parar un rato después para volver a bajar el pulso cardíaco, porque nos pasaron un par muy cerca. Miren que yo soy bastante temerario para pararme adelante de los autos, eh, pero estos hijos de puta ni amagan a pisar el freno.

Como les decía, es pintoresca Alejandría.

Caminamos un rato y paramos en una especie de confitería a tomarnos algo y comer porquerías dulces, que escasean bastante por acá. El lugar era absolutamente francés, así que Paula se comió una selva negra, y yo unas masitas iguales a las nuestras, bastante poco interesantes.

Lo que estuvo bueno es que en una mesa de al lado había unos tipos que contestaron a una de mis enormes preguntas…
Así como la mayoría de las mujeres acá tienen la cabeza envuelta, hay algunas, digamos un 10% tal vez, que están tapadas de punta a punta, de negro, con guantes y capucha, que sólo se le ven los ojos. Algunas inclusive tienen un tul sobre los ojos con lo que no se les ve absolutamente nada.
Paula y yo las denominamos despectivamente “ninjas”, detalle que aclaro para abreviar en el futuro.

Cuestión que una de mis grandes dudas era: “Si a estas minas no se les puede ver la cara en público en ningún momento, cómo hacen para tomarse un té, por ejemplo?”
Porque si se abre un poquito la capucha, o la levanta, o algo, la podés ver…
También tenía otras, pero esas fueron contestadas más adelante.

Y como les decía, en la mesa de al lado me contestaron claramente la duda. Había un tipo con una de estas ninjas enfrente, él tomándose un rico cafecito con mediaslunas, y ella: nada.
Pregunta contestada.

Lo bueno de las minas estas, entonces, es que en la etapa de levante te salen baratísimo, porque si no pueden ni tomar un té, mucho menos comerse un buen asado, así que todo te sale al 50% pero eso sí, te podés comer cada bagre después…


Después del cafecito, vuelta al hotel, a no hacer nada un rato, dormimos una siestita, y después salimos a cenar al mismo lugar de anoche, que si no me equivoco pedimos lo mismo, sólo que esta vez en la cantidad adecuada.

7/4 - Giza

April 13th, 2009 Jump to next Post

No sé bien cómo escribir el principio de este post de hoy, porque aparentemente necesito sacrificar una vaca bastante sagrada… Y después tengo que justificar por qué lo hice… Veremos qué sale…

Hoy nos tocaban las pirámides.
La verdad, tenía bastante pocas expectativas de las pirámides, y cumplieron al pie de la letra.

Short story: las pirámides son una cagada. Sí. Lo dije.
Long story: read on.

Arrancamos, y ya como me imaginaba tuvimos un pequeño quilombito con el equipaje. Como hoy mismo a la noche nos vamos para Alejandría, ya hicimos check-out, y necesitábamos dejar las valijas en algún lado. Como ya vimos, ninguna estación de nada tiene para guardarlas, pero la gente del hotel muy amablemente me ofreció dejarlas ahí en el pasillo donde está el front desk, donde cualquiera puede pasar y llevarse una.

En el Hotel Luna son muy amables la verdad, y hay un pibe que habla buen español que es muy simpático, pero lamentablemente tiene un IQ que está fuera de la Campana de Gauss (no lo digo sólo por este episodio). Y el chabón me aseguraba que “it’s all ok, it’s safe”. Y yo ni mierda pensaba dejarlas ahí, hasta que al final medio en contra de su voluntad logré dejarlas atadas a un estante que tienen ahí con mi famoso cable destruye lavatorios y nos fuimos a la mierda.

Empezamos claro, como se empiezan todos los días acá, negociando con el taxista, que finalmente accedió a un precio que me parecía razonable. Nos estaba garchando, claro, pero parecía razonable. El camino estuvo interesante… Vimos el Nilo, que es bastante lindo, y rarezas como esta moto de 4 ruedas (todavía no entendí la idea)

Y a medida que nos acercábamos se iban viendo las pirámides, que desde lejos infunden mucho respeto

En realidad, lo que a mí me gusta mucho es que semejante bestia es simplemente parte del paisaje de la ciudad. Me parece muy muy bizarro. Están ahí en el medio, como si nada.

Ya acercándonos más, el paisaje fue cambiando bastante pero no tengo muchas fotos porque desde el auto salen todas horrendas


Y como no podía ser de otra manera, cuando estábamos por llegar el taxista para por ahí, y se arrima un tipo al auto para mostrarnos la fábrica y el museo de los papiros, y no sé qué otra pelotudez más, típica trampa para turistas.
Para mi sorpresa, lo sacamos cagando FEO y el tachero aflojó con bastante facilidad y siguió camino.
Son unos blanditos estos egipcios.

Y llegamos nomás…
Las pirámides, como les decía, de lejos infunden bastante respeto…
De cerca, sin embargo, son bastante decepcionantes…


La esfinge está buena, eso sí, salvo porque lo único que está entero, las patas, está claramente super-reconstruído hace poco tiempo.
Pero la esfinge sí me gustó. Mucho.

Como les decía, no sé bien como escribir este post. Cronológico por ahora no hay mucho… Dimos vueltas alrededor de las pirámides… Así que voy a hablar de las mismas.

Las pirámides son básicamente una pila de piedras. Hasta acá ya sabíamos.
Lo que yo no sabía es que son piedras bastante pequeñas. Yo me imaginaba que cada bloque iba a ser más o menos como 10 bloques de estos, como otras piedras que he visto en otros lados que también las remontaron de un lado imposible a otro para la tecnología que tenían (granted, no hace 4500 años). Pero realmente no parece tan jodido arrastrar cada bloque. Sí, son muchos bloques, pero parecen relativamente manejables.
Lo que sí es bastante interesante es cuando las ves de adentro, cómo los bloques están cortados bien derechitos y encajan justito uno con el otro. Pero me da la impresión de que eso son sólo los bloques que iban a formar las cámaras internas. Los bloques de afuera están cortados derecho, sí, pero no tienen ese encaje perfecto milimétrico tampoco, están puestos más o menos ahí… Y las caras exteriores están todas torcidas.
Ah, y ni siquiera son todos del mismo tamaño.

Otro mito…
Las pirámides son super derechas y perfectamente alineadas…
Miren el canto exterior de esa pirámide…
Les parece que eso está hecho todo con bloques de exactamente el mismo tamaño, todos perfectamente alineaditos? Está bastante torcido, la verdad.

No digo que no sea un quilombo hacer una de estas, eh!
Pero es más un quilombo de management que tecnológico. Lo jodido es organizar a toda esta gente, ponerlos en algún lado, darles de comer, afilar los látigos, etc, pero no veo como no se podrían hacer con la tecnología de la época.
Tenían troncos que hacían de ruedas, tenían sogas, tenían cinceles, y tenían cantidades ilimitadas de mano de obra dispensable… Cuál es el problema?

Ah, y ni me empiecen a hablar de los aliens.
Alguien me puede decir con cara seria que una forma de vida que logra cruzar una galaxia va a construir una cosa toda torcida? Si lo hubieran hecho los aliens, ahí sí los bloques serían perfectos, alineados, y esa última foto se vería como algo escalonado, pero perfecto.
Aliens mis bolas.

Insisto, no digo que no sean una maravilla. Son un monumento de la san puta, y construir una de estas en esa época era realmente una obra más allá de la imaginación de ninguno. Son dignas de verse, y es una maravilla que estén ahí y que a algún loco con exceso de presupuesto se le haya ocurrido construirlas.
Pero no veo que justifiquen tanta teoría pelotuda y tanto capítulo de Infinito.
Tal vez se me está escapando alguna cosita que otra…
Pero seriously.

Igualmente lo molesto no es eso.
Lo más molesto es lo que Paula denominó “esto parece Disney”.
Todo bien que son una cosa turística.
Todo bien que esto tiene que estar lleno de turistas, y que si no lo estuviera, yo jamás podría acceder a verlas.
Todo bien que la ciudad de al lado haya crecido, y entonces ahora esto es como un arenero grandote rodeado de ciudad por los 4 costados, con aspecto de artificial.
Todo bien que llegues en taxi, por una mega-avenida, hasta la mismísima puerta de entrada.

Pero no me construyás una ruta pavimentada ENTRE pirámide y pirámide.
No seas hijo de puta.
Traeme a los turistas hasta la primera, y que caminen de una a otra por la arena, la concha de tu madre.

En fin, ya terminé de despotricar.

Una cosa que es importante tener en cuenta es que esto es lo primero que hicieron estos tipos. Ever. Acá no hay ningún templo casi, no hay esculturas, casi ni hay jeroglíficos. Todo eso vino después y está en Thebas (hoy Luxor). Acá sólo pirámides y esfinge.

Los dejo con la galería de fotos:


Esos son los únicos templitos que hay. Al lado de cada pirámide hay uno de esos, para poder ir a rezarle al faraón enterrado.


Después de buscar un rato laaargo, y perseguir como loco a un vendedor, logré comprarme mi atuendo de Lawrence de Arabia, que no es solamente decorativo, sino que necesitaba algo así que me cubra el cuello del sol porque me iba a matar sino.
Debo aclarar que los vendedores acá, para todo lo egipcios que son, son bastante nabos. Cualquier otro asiático les pasa el trapo mal. Yo esperaba un asedio constante e interminable, y la verdad, apenas se acercan, y a la primera negativa se las toman. Comparados con casi cualquier otro lugar que estuve, unos blanditos.


Sí, era necesario


Típico malentendido entre fotógrafo y posador


Insisto: Yo entiendo que la infraestructura es necesaria… Pero tratá de esconderla bien, no seas malo!

La intención nuestra era entrar adentro de Keops, que aparentemente no hay nada para ver, pero la trepada es interesante.
El problema es que por algún motivo, sólo permiten 300 personas por día. Venden 150 tickets a las 7.30, y 150 a las 13.00
Por supuesto, lo intentamos, pero a la de las 7.30 no llegamos, o sea que estuvimos ahí desde demasiado temprano al pedo.
El hijo de puta del taxista también nos hizo entrar por el lado que no era, el muy pelotudo. Si nos tiraba en la puerta correspondiente creo que hubiéramos llegado, porque ni bien entramos no había nadie.

Cuestión que estábamos ahí al pedo, así que nos fuimos a dar una vuelta en camello, que logré regatearla sorprendentemente bien. Unos blanditos. Igual yo quería la experiencia del camello nomás, así que le dije que le dé la vuelta a la pirámide y ya.

Esto es más o menos una vuelta en camello con Paula, escuchen:

Sip. Fue todo el viaje así. Y no tengo filmado las subidas y bajadas, que los gritos son geniales.
Básicamente, el camello se inclina zarpado cuando sube, y es bastante violento. Muy divertido.

Para mi sorpresa, después de terminar el paseo, el tipo me pidió si tenía biromes, para sus hijos en la escuela. Me hizo acordar a la India. Por supuesto que le dimos, y pensé que tendríamos que comprar más biromes pero después de este nunca más nadie nos pidió…

En fin, después del camello, fuimos al museo de la barca solar.
Aparentemente al faraón le construían una barca gigantesca para que pueda cruzar el Nilo hacia el lado de la muerte, y la enterraban toda desarmada y con manual de instrucciones para armarla.
Me llama la atención que no hayan enterrado también un montón de esclavos momificados para armarla ellos. Qué esperaban? Que la arme el faraón?

Pero bueno. Algo me huele raro de toda esta historia…

Ese es el museo.
Miren qué lindo…
Qué bien que se mezcla con el paisaje…

De entrada nos hicieron poner unos trapos en las zapatillas para conservar el medio ambiente de adentro del museo, o algo así, no entendí…

Y hay toda una serie de vitrinas explicativas que mucho no explican sobre cómo estaba la barca, cómo se arma, cómo la atan, el pozo donde estaba enterrada, etc, etc.


Y finalmente, arriba de todo, la barca…


Que es ridículamente gigantesca.
Si esto es de verdad, es bastante impresionante…
Pero hay algo de todo esto que no me cierra…
Esta barca la hicieron junto con la pirámide, hace 4500 años, y la enterraron ahí…
Tal vez es por el clima seco, o algo, no sé, pero para mí la madera no dura 4500 años. Para mí se desintegra.

De hecho, en China, en Xi’An, donde están los guerreros de terracota, había algunos que eran los caballos con sus carrozas y los chaboncitos arriba. Y quedaron los tipos, quedaron los caballos (todos de terracota), quedaron los aros metálicos de las ruedas, pero las carrozas se desintegraron.
Cómo puede ser que esta no?

Alguno sabe algo de esto?
Para mí, hasta que reciba alguna explicación decente, encontraron las instrucciones, y la barca la hicieron con Cedro que cortaron hace 50 años.

Eso si, si de verdad encontraron las maderas estas, entonces esta cosa es más vieja que el Arca de Noé. Piensenlon.

Y ya no sabíamos bien qué mierda hacer para hacer tiempo hasta la 1 y poder comprar las entradas a Keops, así que fuimos de vuelta a la esfinge a mirarla un rato, y volvimos. Lamentablemente no te dejan llegar hasta la esfinge misma, sólo podés arrimarte por unos corredores hasta unos 10 o 20 metros.
Esto no lo terminé de entender la verdad. Así de piedra como es, se la ve mucho menos frágil que la barca, y la barca la toqué con mis manitos.

Ah! Encontré el pozo lleno de serpientes donde lo tiraron a Indiana Jones después de encontrar el arca! Miren!

Finalmente nos quedamos sin nada para hacer, y teníamos mucho hambre. Una que no puedo entender es cómo hicieron tanta autopista salvaje entre las pirámides, y no pusieron al menos un puestito de panchos, che.
Y tampoco teníamos infinito tiempo para ir a algún lado, porque teníamos que volver a ponernos en la cola con tiempo, teníamos que estar entre los primeros 150…

Cuestión que fuimos preguntando y buscando un lugarcito que según la Lonely vendía comida, y estábamos cada vez más lejos y no aparecía, y estábamos cada vez más lejos y pensando que íbamos a tener que volver a subir todo lo que bajamos, pero nos moríamos de hambre.
Finalmente llegamos y no era un bolichito donde había comida, sino un mega-hotel superlujoso lleno de garcas donde obviamente me iban a matar, pero realmente necesitábamos comer algo, y no parecía haber nada más por la zona.


Esa es la vista desde el comedor superlujoso.
Como me esperaba, nos comimos los club sandwich más caros de mi vida, y encima tardaron un huevo para traerlos, mientras yo me ponía nervioso que no íbamos a llegar a la cola, y amenazaba con prender fuego todo el lugar. Eso sí, muy ricos los sandwiches, y muy bien embaladitos y todo, pero cómo me rompieron el ojete.

La subida: bien gracias, me tomé un taxi, qué joder.
El chabón se hizo las 5 libras más fáciles de su vida, pero yo no pensaba volver a subir esos 500 metros verticales con el sol que había.

Llegamos a la cola y obviamente no había nadie, así que nos sentamos ahí a comer como unos auténticos villeros, mientras yo reflexionaba sobre las sucias estrategias de estos conchudos…
Por qué 300 tipos por día? Qué sentido tiene eso? Porque el límite real es cuánta gente está adentro de la pirámide a la vez, obviamente. Hacé una cola, dejalos entrar de a “x” por vez, y ya. Cobrame en la puerta de la pirámide, o haceme comprar el ticket y si en todo el día no llegué a subir devolveme la plata, o algo, no sé.
La mejor conclusión a la que llegué es que es un sucio truco para desbalancear la naturaleza del mercado, bajando la oferta para generar una demanda ficticia, y poder cobrate carísimo una entrada de mierda para ir a un lugar que es una mierda y ni en pedo pagarías 100 libras.
La posterior visita a la mencionada pirámide confirmó mi teoría. Son unos ladrones de mierda.

En la pirámide, como un poco habíamos leído, no hay un carajo, pero la subida es medianamente interesante. Ni en pedo 100 libras interesante, pero sí interesante. El aire ahí adentro escasea bastante, y tenés que andar trepando agachado por unos pasillitos diminutos, tratando de adivinar cómo mierda subieron un sarcófago por ahí, para llegar a una habitación en la que no hay nada. Sólo los restos de una especie de sarcófago de piedra, adentro del cual supongo que estaría la momia original.

Igual me lo esperaba más laberíntico y más complicado el tema. Mayormente fue solo una subida muy empinada por pasillitos chiquitos, y no me extrañaría que estos ninjas los hayan ensanchado para que puedan subir los turistas…

Por supuesto, como no podía ser de otra manera, tuve uno de mis típicos encontronazos con la ley porque ahí adentro no se podía sacar fotos. De hecho, para entrar había que darle la cámara al guardia de la puerta, que por algún motivo que no puedo comprender me revisó toda la mochila y no encontró la cámara que llevo visiblemente colgada del cinturón.
Con lo que yo no contaba es que en la sala del sarcófago hay una cámara, y evidentemente vieron mis flashes, porque cuando fui a salir subió un guardia todo apulentado que se puso como loco, me quería sacar la cámara, y este sí sabía que la tenía, porque la buscó bien… Ya a unos anteriores los había pasado agarrándome la espalda como suelo hacer cuando me duele y escondiéndola ahí, pero con este no anduvo…
De alguna manera logré explicarle que yo la cámara la llevo colgando de la muñeca como amuleto de la suerte contra maldiciones que pueda haber en pirámides egipcias, y que no había sacado ninguna foto, y mientras me hacía bien el pelotudo un gallego que estaba atrás y que ya me había hecho amigo en la cola empezó a romper las pelotas, y a hacerse el apurado por bajar, y bajamos todos rápido y a tomar por culo.

Igualmente por las dudas durante la bajada saqué la memory card y me la inserté en el ojete, por si se les ocurría revisarme de nuevo abajo.
Ja.

Y eso fue todo, básicamente.
Finalmente mientras salíamos encontramos el segundo animal mitológico más codiciado de Egipto (el primero siendo el three-headed-monkey): un two-headed-camel!


Y el plan para el día seguía más o menos así: Las pirámides nos iban a tomar medio día, y de ahí nos íbamos al Cairo Islámico a seguir recorriendo, y luego tipo 9/10 de la noche nos tomábamos el bondi a Alejandría. Igualmente, el primer paso era ir a la terminal de bondis a comprar el pasaje.
Pero la verdad que estábamos arruinados. Nos levantamos muy temprano (al pedo), y nos cagamos de calor acá, así que decidimos ir directo a Alejandría, llegar allá más temprano, y boludear allá a la tardecita/nochecita (cómo le pifiamos).

El primer paso seguía siendo ir a la terminal de bondis del Cairo, llamada Cairo Gateway, que no es una estación de bondis, es FUCKING RETIRO. No solo es demencialmente grande, es practicamente la única que queda, porque todas las otras quedaron obsoletas. Y no solo no hay puta forma que un tachero no sepa llegar, hasta yo sabía llegar, porque está minado de carteles que te indican por dónde ir.
Ya se imaginarán cómo sigue esta historia…

Me tomo un taxi, negocio un precio decente… (30 libras, creo)
De entrada costó que entienda “bus station”, me decía “Ramses Train Station?” (que es la otra Retiro, de trenes).
También intenté decírle el nombre de la estación en inglés (Cairo Gateway) y en puto árabe (Mina Al-Qahira), que luego me confirmaron que efectivamente sí lo estaba pronunciando bien.
Nada, ni mierda.
Creí que había entendido cuando le hice el gesto internacional de “bondi”, que es poniendo las manitos como girando un volante, pero grande y horizontal.
“Aaaahh, ok, ok” me dice.

Al rato está hablando por celular (acá todo el mundo está todo el tiempo hablando por celular, no sé qué onda, pero es enfermo), y de repente me pasa el teléfono a mí, y me ataja un tipo “where you want to go?”. Puta madre, estamos en la lona. “Bus Station!!! Cairo Gateway!! Mina Al-Qahira!!”. “Aaaahh, ok, ok”, le devuelvo el teléfono, habla 1 minuto, y me dice “ok, ok”.

Al rato para en absolutamente cualquier lado, mientras nosotros lo veníamos siguiendo en el planito y sabíamos que estábamos a muchos kilómetros todavía (de hecho, seguíamos en Giza, no habíamos llegado a Cairo), y me dice “here, ok, ok. Bus station”.
“Errrmmmm… Nono… Esta no es…”
“Yes, yes! Bus Station!”

Concha de tu madre flaco.
Logramos que se arrime uno que andaba caminando por ahí y tenía cara de avispado, y después de un rato LARGO de explicarle, mostrarle el mapa y la brújula, entiende y le dice al pelotudo del tachero, que por supuesto ahora me cambia el precio. “Dice que hasta ahí son 50″.
Reconcha de tu hermana también.

Finalmente aceptamos, y como al rato largo me doy cuenta de que el muy imbécil sigue sin saber a dónde estábamos yendo (no me acuerdo qué preguntó, pero estaba clarísimo), finalmente me dí por vencido y le dije “ok, ok, Ramses Station”, que parecía saber llegar el imbécil, y técnicamente estaba más o menos cerca de la otra, podíamos tomarnos un taxi por dos mangos.

Finalmente terminé viendo yo los carteles, e indicándole cómo doblar y llegamos a la puta estación, (que by the way está buenísima), con el pequeño detalle de que el tarado no sabía entrar (y como toda estación, está en una zona poco feliz) y después de pudrirnos de que dé vueltas nos mandamos directo.


Esa es la fachada, que le saqué más que nada para tener el nombre en árabe y mostrárselo al próximo taxista.

Tuvimos que caminar unas cuaaaantas cuadras, que no nos hicieron ninguna gracia porque estábamos arruinados, pero logramos entrar, preguntamos en información, y luego en las ventanillas, y nos dijeron cualquier verga. Es notable lo poco útiles que pueden ser estos tipos a veces.

Para colmo, una cosa que me tiene bastante desilucionado de esta Lonely es que por algún motivo no tiene los nombre de las cosas escritas en árabe. Si las tuviera, podría mirar yo los carteles comparando dibujitos, o señalarle algo escrito a alguien en el libro, pero así como estamos, estoy al horno. Los mapas también están bastante confusos, la verdad. No estoy contento con esta Lonely en particular…

En fin, terminamos buscando nosotros la ventanilla y comprando los pasajes porque preguntando no llegábamos a ningún lado. Compramos para dentro de 3 horas, cosa de tener tiempo de ir al hotel, agarrar todo y salir.
Salíamos 6 y media, llegábamos 9 y media (tardaba 3 horas este bondi, no 2 como creíamos), así que ni mierda de tiempo para hacer huevo allá, y el resto del día estaba perdido. That’s life.

Continuando con las sorpresas en la estación de bondis más grande de Cairo, es imposible conseguir un taxi. A diferencia de toda otra estación de cualquier cosa en la que he estado, que los taxis hacen cola para levantar boludos, acá no había ni uno. Hasta un guardia se ofreció a conseguirnos uno y estuvo un rato bastante largo.

Finalmente consiguió, nos dijo que el precio era “thirteen”, yo confirmé, “one three?”, y fuimos para el hotel, que estaba sorprendentemente cerca. Este tipo conocía un atajo que no parecía figurar en el mapa.
Cuestión que obviamente cuando llegamos, como no podía ser de otra manera, el tipo dijo “thirty”. Je, cómo te la vi venir, conchudo. Vi un tipo todo señorito bien de traje en la calle, y le hice señas de que se arrime. Como me imaginaba hablaba inglés, habló con el taxista en árabe, y por el lenguaje corporal me quedó clarísimo que el diálogo fue exactamente este:
“De dónde los trajiste?
Ah, y cuánto les querés cobrar?
Y cuánto te quieren pagar?
Sorry hermano, está bien lo que te quieren pagar, y te estás pasando de vivo y lo sabés. Te vas a tener que joder.”

El tachero despotricó un poco pero este tipo lo siguió poniendo en su lugar, hasta que hizo pucherito, y el otro nos dice “thirteen is ok”.
Vamo todavía! Una que ganamos nosotros!

Igualmente mi próximo paso era amenazarlo al tachero con llamar a la policía, que ya ví que acá los tienen bien cagando cuando se quieren pasar de vivos con los turistas, y hay como 17.000 canas por cuadra.

Ya en el hotel estábamos bien al pedo y con unas horas para quemar, así que recuperamos las valijas, reservamos hotel en Alejandría, reservamos el buceo, llamamos a las familias, contestamos mails, etc, etc, etc.

El taxista de vuelta a la estación fue otro hito. Para empezar esta vez le pedí al del front desk que escriba el nombre de la estación en árabe, como para ahorrarme una hora o dos. Y este tipo no sólo sabía dónde era, y un buen atajo para llegar, sino que estaba completamente demente. Ya al final cuando llegó al frente y vio el quilombo de tránsito que había que comerse para dar la vuelta que el otro pelotudo no supo dar, puso cara de “aaah, mah sí, se van a cagar”, y se mandó de contramano cuatro cuadras por una avenida bastante ancha por la que venían bondis, taxis, de todo. Un demente total, llegó en 10 minutos y ni siquiera me quiso cagar con el precio, se recontra ganó su propina.


El bondi pintaba muy bien la verdad…
Muy cuidadito, asientos muy reclinables, el chofer entendió mi gesto de “me voy a dormir, despertame en Alexandría” (o al menos parecía), el de la fila de al lado hablaba inglés y también prometió despertarme, y una que nunca había visto: Había dos botones en el asiento, uno para reclinar, y el otro para desplazarlo horizontalmente y alejarse del gordo roncador de al lado! Un lujo!!
Con lo hechos mierda que estábamos, cómo íbamos a dormir!!

Por supuesto la alegría duró poco, al punto de bautizarlo “el bondi de la muerte”.
Paso a enumerar:

  • 1) Paraba cada rato
    • Cada vez que paraba, subía un vendedor ambulante ofreciendo sus mierdas a los gritos como se estila acá.
    • En una sube una especie de inspector, y se empiezan a cagar a gritos feo con el chofer. Esta gente tiene una tendencia a hablarse gritando, no sé por qué, pero estos estaban zarpados, y no terminaban nunca los conchudos.
  • 2) El de la otra fila, que prometió despertarme, roncaba como si se hubiera tragado una lijadora de banda.
  • 3) El aire acondicionado estaba al palo mal.
    • Paula, que salió desabrigada, tenía mi único buzo.
    • Yo estaba en bermuda y remerita, temblando como Michael Fox.
  • 4)Acá, como aparentemente en toda la región, se maneja a base de bocinazos. Básicamente, cada vez que te acercás a cualquier cosa, quieta o en movimiento, desde cualquier dirección o sentido, por cualquier razón o motivo: “pip pip”. Hay catedráticos estudiosos de las sociedades orientales que creen que el objetivo de esta conducta es ayudar a los conductores ciegos.
    • Por supuesto, este bondi no era la excepción a la regla de la bocinita.
    • Con la sutil diferencia de que en lugar de un delicado “pip pip”, este, digno de su tamaño, emitía un imponente PPPOONNNNNNNNNNNNNNNNNNNN NNNNKKKKKKKKKKK que te hacía saltar medio metro en el aire.
    • Cada vez que se acercaba a otro vehículo quieto o en movimiento, desde cualquier dirección o sentido.
  • 5) Al hijo de puta del chofer le sonaba el celular literalmente cada 5 minutos.
    • Con el ringtone de “queun amigo es uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuunaaaa luuuuuuuzzzzz”.
      Por qué ese ringtone?!!? Dios!!! A la tercera vez que sonó ya le quería introducir una cucharita entre la tercera y la cuarta vértebra, o mejor, entre la tercera y cuarta costilla así muere más lento y sufre más, y la mierda esta no paró de sonar en todo el viaje.
    • Encima el conchudo tardaba en atender.
  • 6) La peor: el micro tenía DVD.
    • Pasaba una película.
    • Árabe. Estilo Bollywood pero peor.
    • Horrible. De tiros.
    • Cuya banda de sonido consistía de silencio absoluto durante 20 minutos, y de repente un tiroteo tipo Commando. Cada vez que se mandaban una de esas, me mandaba unos saltos que me hubieran garantizado la entrada inmediata al Cirque du Soleil.
    • El volumen estaba al palo.
    • Y seguía al palo después de que le pedí al chofer dos veces que lo baje, y el tipo efectivamente lo bajó!

El micro de la muerte.
De más está decir que dormimos como el ojete, y llegamos más rotos que como salimos.

Para empeorarla, ni bien bajamos del micro en Alejandría, por algún motivo, hacía mucho, mucho frío!!!
Mucho peor que en el micro, así que seguí cagado de frío desde acá hasta que me metí en la camita.


Ni bien bajamos nos abordó un taxista, bastante rompehuevos, bastante desagradable, que no sólo me quería coger con el precio, sino que usaba una de las técnicas de regateo de esta región que más me alteran. Mucho más que las de los chinos (que son sorprendentemente más sucios, pero más limpios).
Por supuesto, empezó de infinito y lo bajamos a “20-25″.
“Twenty-five”
“No, Twenty”
“Ok, ok, twenty-five”
“No, not twenty-five!! Not ‘ok’!! I said twenty!”
“Ok!… OK!!… twenty-five”

Lo que más me irrita es que finalmente dicen “ok”, se dan vuelta, dan dos pasos, y refunfuñan bajito twenty-five.
Como si uno fuera pelotudo.
Y como si eso les fuera a funcionar.
Cómo los odio.

Por supuesto, cuando llegamos le di 20, y intentó hacerme un escándalo, que le corté muy en seco, así que pasó de intentar avergonzarme a tratar de darme lástima.
Lo más divertido fue cuando no lograba nada conmigo, y entonces la mira a Paula haciendo pucherito, a ver si a ella le daba lástima y me decía “daaale, gordoooo. Dale cinco máaaaas.”
Cara de piedra: “We said twenty”

Esa es mi novia!!!
Obviamente se fue haciéndose el ofendido aunque todos en ese lugar sabíamos que 20 era realmente el doble de lo que tenía que cobrarme.
Je. Lo dejamo’ calenchu. Por puto.


Y todavía faltaba más!
Habíamos contratado una habitación bastante cara, porque en Alejandría ya son bastante caras, y con un pequeño plus más teníamos “vista al mar”, whatever. Ya fue, espero que de acá en adelante sean más baratas :-)
Pero por el texto de la Lonely, y lo que decía el tipo, pintaba bien la cosa.




Ni bien bajamos del taxi nos encontramos con eso…
Uh… Oh…

Entrar al edificio no mejoró mucho la pinta…

Y esa foto no le hace justicia…
Era lo más parecido que viví en mi vida al juego “Tower of Terror” de Disney. Realmente era muy muy creepy, y ya era como tarde para ponerse a buscar hotel…
Por las dudas yo había tenido la precaución de tener otra reserva, pero esa sí pintaba bien chota, y tenía cero ganas de moverme, la verdad…

Ah, ese ascensor también es de los que andan con las puertas abiertas.

Finalmente llegamos a la recepción (en el 3er piso) y cambió bastante el panorama.
El tipo nos mostró la habitación y me caí de ojete. Lejos, lejos, lejos, la mejor habitación que tuve (pagada por mí, claro, por laburo he tenido mejores).
La vista al mar era una estafa, claro, pero el lugar la rompía:


(el video lo filmé la mañana siguiente)

Tiene living!!!
Es buenísimo!!!
Casi es más grande que mi departamento posta, la rompía.
Y todo por menos de 40 dólares.

Eso sí… Hay algún tema acá en Egipto, porque todavía no he logrado conseguir una habitación con cama matrimonial, así que siempre terminamos juntando las dos camas y durmiendo bien separados, como debe ser.


Para terminarla fuimos a comer, a un lugarcito que nos recomendó el tipo del front desk, que estaba muy bueno, sólo que le volvimos a pifiar con el menú, y volvimos a pedir el doble de comida de la que necesitábamos…

6/4 - Cairo

April 13th, 2009 Jump to next Post

OK, sí, tardé un poco en postear…
Pero venimos paseando muchísimo todos los días, moviéndonos de un lado a otro, y durmiendo bastante poco, así que no hubo mucha oportunidad de escribir, y encima el acceso a Internet viene siendo escaso, caro y malo.
Aparte, estos dos primeros posts vienen laaaaargos, pero están buenos. Y eso toma tiempo, my friends.


Déjenme comenzar el post de hoy con una pequeña expresion exclamativa…

WOWWWWWW

WWWWWWWW OOOOOOOOOOOOOO WWWWWWWWWWW
ESTOY EN FUCKING CAIRO!!!!!!!!

y es tan impresionante como me imaginaba!

Antes les mentí un poquito… Sí vine con un par de expectativas sobre algunas cosas… Y el viejo Cairo era lejos la más grande, más que los templos, las pirámides y el buceo. Tenía esta imágen loca de como sería y la verdad, le pasé bastante cerca.
Esto es genial!!!!

Vuelta a la historia.

Arrancamos en el hotel no-tan-tempranito como planeábamos (estamos realmente rotos) con un “desayuno egipcio”.
Oh yeah, anoche el tipo nos preguntó: “egiptian or western breakfast?”
Por supuesto, dijimos a corito bien fuerte, “NO! Cómo? So’ Loco? El Egiptian queremo!”
Por supuesto, no dijimos, “Nah, Uno y uno, así hacemos damage control”
Por supuesto, mañana pedimos el western para los dos.

El desayuno egipcio consiste de:

  • Un huevo duro
  • Pan, pero es Pita, que no es muy apropiado para untarle nada. Igualmente, esto sólo es un problema en el desayuno western, porque en el egipcio no se supone que andes untando cosas.
  • 2 falafel. Muy ricos como snack durante el día. No tan llevaderos con el estómago vacío.
  • Un plato de porotos/garbanzos de algún tipo molidos y hechos porquería. Hay a quien le gustan estas cosas, pero a Paula y a mí ni en pedo, y menos de desayuno.
  • Un plato con hummus. No tan horrible. Definitivamente no para desayunar.
  • Un té, en hebras, que si te descuidás y inclinás el vaso un poquito de más te comés toda la tierra que tiene en el fondo.

Igualmente, el huevo no estaba mal.
Como decía, mañana vamos por el western.


El plan para el día de hoy era:

  • Caminar a la estación de tren
  • Caminar desde el Centro hasta el Cairo islámico, que aparentemente la transición en el medio es interesante
  • Cairo Islámico (Alguna parte del mismo)

Y arrancamos… Caminando para el lado que no era. Je.
Si bien llevo siempre mi brújula en el bolsillo, por algún motivo consideré que no era importante mirarla, y también consideré que nuestro hotel estaba en la mano de enfrente de la que realmente estaba.
Cuestión que después de caminar un raaaato y llegar a la rotonda donde teníamos que doblar, el mapa no matcheaba ni en pedo las calles que yo buscaba, y preguntando un cacho nos dimos cuenta que habíamos hecho cualquiera.
Fuck it, vamos en taxi a la estación.

Costó un poco hacerle entender al tachero a dónde íbamos, cosa medio extraña porque es LA estación de tren de Cairo. Literalmente utilicé las onomatopeyas “Choo Choo! Chufchufchufchuf chufChufChufChuf ChufChufChufChuf (in crescendo)” a lo que el tipo entendió mientras Paula se retorcía por el piso del taxi de la risa. La próxima vez la dejo que le explique ella a ver cómo hace, qué se cree.
Regateamos un toque el precio y ahí vamos.
Y como siempre yo tratando de mirar mi mapita para entender dónde estamos y asegurarme que el tipo no me está secuestrando, y no tenía la más puta idea, hasta que de repente…

La San Puta!
Eso es una mezquita!
En el mapa era como un rectángulo gris gigante, y no podía haber ninguna duda de que era esa, que aparte quedaba a 4 cuadras de la estación, así que nos bajamos ahí nomás, en el medio de la calle, esquivamos unos bondis dementes y nos mandamos a pegarle una vuelta.
Ya acá el tema estaba menos friendly que donde estaba nuestro hotel. A Paula la fichaban MAL, y se notaba medio heavy el ambiente. Igualmente no pasó nada.
A la mezquita tratamos de entrar, cautelosamente, mirando a todo el mundo a ver si alguno nos hacía señas de que no podíamos (cosa que suponíamos), y efectivamente apareció uno y nos sacó cagando. Perfecto, worth the shot.

Ahora, la estación de tren estaba ahí nomás, el único tema es que entre nosotros y la misma había como una gran intersección de mega-avenidas, abajo de una autopista. Esto no iba a ser fácil…
Para que se den una idea lo demencial que es el cruce aca, alrededor de la esquina había de esas rejas como las de 9 de Julio destinadas a que los peatones no crucen alocadamente; pero por dónde sí se puede cruzar no hay no-reja… Hay otra reja que desliza para abrir y cerrar, y dos policías de tránsito abriéndolas y cerrándolas y cortando el tránsito, porque sino los ninjas se mandan igual, y emputecen más aún todo el sistema.

A ver…
Imagínense una avenida del ancho de una mano de 9 de julio.
Con gente que maneja aún peor que nosotros, entonces en lugar de los 5 o 6 carriles marcados en el piso hay 8 o 9 reales, todos con dementes que van a toda velocidad esquivando toda clase de cosas y sin ninguna intención de frenar.
Y la única manera de que la gente no trate de cruzar por ese suicidio es encerrándolos con rejas!!!

Hasta los policías tenían que cortar la calle con cuidado, de a un carril por vez, tratando de que no los pisen, y en cuanto se descuidaban algún loco se les mandaba.

Ah, sí, me olvidé de aclarar. No hay semáforo en esa esquina.
Es absolutamente demencial.

Y eso fue sólo la primera de las calles que teníamos que cruzar. Las otras se veían peores porque ni siquiera había policías.
Había un cartel no demasiado claro que parecía indicar que un túnel que había, además de ser una estación de subte, también tenía una salida donde estaba la estación, cosa que tenía bastante sentido. Bajamos, y por supuesto ese fue el último cartel que mencionaba la puta estación (y me memoricé el dibujito arabesco, no es que sólamente no estaba traducido). Tuvimos que preguntarle a varios egipcios, que esperablemente son bastante idiotas, y encima el idioma no ayudaba, aún con las conocidas onomatopeyas ferroviarias internacionalmente aceptadas.

Finalmente conseguimos llegar a la estación, encontramos la oficinita donde vendían los tickets que queríamos, y compramos los pasajes para el super tren overnight con cabinas privadas para dormir, Cairo-Luxor y Aswan-Cairo.
De entrada nos cagaron porque el horario que nosotros queríamos tomar, que está perfectamente anunciado en la página web de la empresa y en el cartel en la puerta, no estaba disponible. Insistiendo un poco, nos explicó que ese horario es “for egyptians only”, “for security reasons”. No obtuvimos mucho más que eso.
Así que los trenes que vamos a tomar salen bastante antes, lo cual es una cagada, primero porque el día en Aswan antes de tomar el tren de vuelta teníamos el tiempo muy ajustado para lo que hay que ver, y el día en el Cairo también, y encima porque ahora cuando vayamos a Luxor vamos a caer como a las 4.30 AM, con lo que nos va a pasar lo mismo que en Madrid, sólo que con todas las valijas, y en un lugar lleno de ninjas al acecho. Damnit. Ya veo que la noche de hotel que nos habíamos ahorrado supuestamente tomando el overnight la vamos a tener que garpar igual.

Por suerte nos encontramos ahí en la estación con una rubia que hablaba perfecto árabe y perfecto inglés, que se ofreció a ayudarnos y a hacernos de intérprete. Estaba ahí comprando tickets con otro flaquito claramente extranjero, y yo sigo convencido, a pesar de que Paula dice que ni en pedo, de que es tremendo gato, y se dedica a pasear turistas por Egipto.
Según ella es de Alemania, y vive en Egipto hace 6 años, y el flaquito ese es el novio, y yo este cuento ya lo escuche en Tailandia, a mí no me caga. Tremendo gato.
Pero útil en este caso.

Ahora, digo yo, no? Estos recontrapelotudos, no podían poner sólamente el horario que sí es para extranjeros en su página, que claramente es sólamente para extranjeros? O al menos poner en rojo los que no nos sirven, y una nota grande abajo?
Por favor, entren a la página de estos idiotas y díganme si el boludo soy yo que no lo vi, porque yo estaba convencido de que me iba a poder tomar ese tren. Y ya que está miren qué lindo tren que nos vamos a tomar.
Hasta les mandé un mail desde Buenos Aires al mail que te ponen ahí y jamas me contestaron una mierda.
conchiesumadre.

También averiguamos que en las estaciones de tren no hay locker rooms para dejar el equipaje. Fuck.
Estuvimos pensando un poco, y esto va a ser un problema en todo el viaje. El plan indica que nos vamos a estar moviendo mucho, y mucho de noche, con lo cual va a haber muchos dias que vamos a hacer checkout a la mañana y el equipaje va a quedar en el limbo todo el día…
Esta es la clase de cosas que no son un problema haciendo turismo en el mundo civilizado, pero acá vamos a tener quilombo seguro.

En fin, salimos de la estación y nos tomamos un segundo taxi, a una rotonda que es donde teníamos pensado empezar la caminata hacia el Cairo Islámico (que en realidad no es más Islámico que el resto del Cairo, sólo es viejo, pero ya hay otra zona llamada “Viejo Cairo” que es más vieja aún, evidentemente).
El taxista nos supo explicar muy hábilmente usando un vocabulario sajón de exactamente 5 palabras que si bien estábamos yendo al mismo lugar de donde vinimos en el taxi anterior, este iba a ser más caro, porque era más complicado volver. En sus palabras literales (imagínense los gestos que hacía mientras lo decía): “Turn right, turn left, turn right, turn left”.
Aparentemente acá los taxis no cobran por distancia/tiempo como en el resto del mundo, cobran por ángulo de rotación del volante.
En su defensa, tenía razón el tipo. Volver fue mucho más retorcido que venir, salvo que nos estuviera paseando intencionalmente para justificar el precio alto que ya habíamos acordado previamente, cosa que para mi no tiene ningún sentido, así que no creo…

Cuestión que por suerte el camino de vuelta fue más largo, porque fue mucho más interesante. Se fue metiendo por callecitas mucho más angostas, y vimos un montón de cosas. Y en este viajecito, el Cairo me recordó mucho a la India. Es distinto, tiene muchas cosas puntuales diferentes, mayormente de estilo, pero hay miles de otras cosas que son iguales…

Cosas como tipos repartiendo barras de hielo, carros tirados por burros, y mil otras cosas que no sé exactamente cuáles son, pero tiene un feel similar…


Finalmente el tipo nos deja donde yo le había dicho, o algo así… Yo esperaba ver una rotonda (heck, en el mapa había una rotonda dibujada), pero de rotonda una mierda. Nos tiró en un lugar rarísimo lleno de negocios (todo está lleno de negocios acá), y arreglate.

Preguntando un poco, nos ubicamos para dónde teníamos que ir, y arrancamos.

En el camino, me divertí haciendo una de mis cosas típicas… Resolver un problema poco usual para turistas, en un lugar donde nadie habla una palabra de inglés (esta zona era óptima para eso). Hasta ahora solía ser arreglar el puto cargador de mi laptop.

Este año estuvo mucho más simple. Resulta que en Ezeiza, no sé cómo, mientras hacía la fila del check-in, a mi hermoso reloj se le dio por auto-desmantelarse, y el enganche que lo mantiene atado a mi muñeca se deshizo. Básicamente, sin haberlo enganchado en ningún lado, tironeado, ni nada, se me cayó el reloj al piso… No sé qué onda… Buscando por toda la fila, encontré la pieza más grande, pero del perno y el pestillito ni noticia, así que tuve que sacar aguja e hilo y hacer esta negrada suprema:

Sí, básicamente lo cosí puesto, con lo cual no me lo podía sacar ni en pedo, y aparte encima me había quedado grande, así que era incomodísimo…
Así que acá me metí en una relojería, y por lengua de señas logré que el tipo me diera una malla parecida, y me cambiara no la malla completa (que era para cagada porque ahí sí tenía que ser una exactamente igual o no iba a calzar) sino la parte del ganchito nomás. Esto fue lo más difícil, especialmente porque mientras yo intentaba cortar los hilos con una herramienta tipo bisturí desafilado que tenía el flaco, él agarró otra y empezó a cortar directamente la malla que yo pensaba conservar (oops).
Finalmente anduvo bien la cosa, y ahora ya tengo reloj nuevo. Resultado: 5 libras y ni una sola palabra intercambiada con el tipo. Así da gusto.


Arrancamos ahora sí, por una callecita que iba por abajo de una autopista (paisaje charming, se imaginarán), y nos llevaría desde donde estábamos hasta el pleno centro del Cairo Islámico.
Y desde el principio del camino vimos lo que Paula denominó “lo mismo que en Paraguay” (blasfemia absoluta en pleno Oriente, pero algo de eso había)

Esta no era precisamente mi imagen de los mercados egipcios, pero pensándolo bien tiene sentido. Nos metimos un poco por esas callecitas, y acá mayormente había textiles (porquería en casi todos los casos).
Y siguiendo por ese camino vimos más de esto, ligeramente distinto, pero no sabría bien cómo describirlo…
Y vimos varias cosas interesantes en el camino. Voy a dejar que las imágenes me ahorren miles de palabras:


Esto lo vi varias veces ya… Edificios que son sólo una fachada… El efecto visual estando en vivo es bizarrísimo.


Presten atención a esas jarras


Estos son re-difíciles de fotografiar, porque no se dejan. Ese flaco lleva colgada una jarra igual a las de la foto anterior, y va sirviendo jugo vaya uno a saber de qué por la vida.
Es el equivalente cairense del cafetero.

Y llegamos al Cairo Islámico. Mi intención era meterme en el famoso gran mercado, pero algo me dice que el gran mercado es eso que pasé, porque lo que vi después es un desastre… Pero llegando acá vimos una mezquita, un templo, etc, etc, y nos fuimos distrayendo y nos pasamos todo el día mirando otras cosas fuera del plan, básicamente por lo que dije antes… Esto es el fucking antiguo Cairo, y es GENIAL.



Al-Ghouri Complex… Esto es, una madrassa, una mezquita, y otra cosa más, todas dedicadas a Al-Ghouri, que no tengo ni idea de quién fue.
Los edificios estos no estuvieron particularmente espectaculares, salvo por la vista de todo el Cairo que tienen desde los minarets (esas típicas torres arabescas)

Esta es una interesante. Todo ese lugar es una gigantesca cisterna donde juntaban agua (presumo que de lluvia, aunque dado lo que llueve acá, no me extrañaría que trajeran carros cargados con agua desde el Nilo), y hay una especie de “aljibe” que conecta el resto del lugar con esta habitación (que está bajo tierra) para poder subir agua con un baldecito. Aparentemente, varios de estos lugares tenían estas reservas de agua, y una habitación arriba con ventana a la calle donde cualquiera podía acercarse a tomar agua.
Este es un tema bastante central que no vi nunca hasta ahora… El manejo del agua era crucial en este lugar. En retrospectiva, es bastante obvio, pero no lo había pensado.

Enfrente de este edificio, la mezquita, con una de las mejores vistas de Cairo imaginables


Pero para entrar, Paula tuvo que envolverse la cabeza…


Ese es el minaret al que subimos, acá estamos como a 3 o 4 pisos de altura ya.

Y la famosa vista:






(se ven mejor en grande, clickéenle)

Fíjense en las primeras dos fotos los techos de las casas, cómo están llenos de escombros y basura…
Esto también lo vi bastante en la India, no sé qué onda…
Por momentos parece como si hubiera caído una bomba atómica acá, y nadie se hubiera enterado…
Obviamente puedo entender ciertos niveles de mugre en los techos de las casas, pero es como si alrededor de esos techos hubiera habido paredes que se cayeron, y quedó todo ahí tirado. Es realmente muy bizarro.

Ah, el que encuentra las pirámides en esas fotos gana :-)
(Sisí, se ven las pirámides desde acá, es genial)

Acá tuvimos la grata compañía de dos gallegos (y lo digo en el mal sentido de la palabra) que estaban más perdidos que la San Puta, chapuceándole preguntas imbéciles al pobre guía que gracias a Dios no entendía nada, sino los tendría que haber sacrificado…
Cosas como preguntarle a un tipo que apenas habla inglés y vive a base de propinas de 1 dólar si visitó España, y entender mal lo que decía el guía e interpretar que esta mezquita antes había sido una sinagoga…
Porque miren que yo soy bruto bruto, eh, pero estos tipos parecían haberse perfeccionado en la Sorbonne.
El sumum fue cuando desde la punta de la torre el guía nos apunta a la mezquita de Hussein (Hussein, nada menos que el nieto de Mahoma), y el gallego pelotudo este le dice “But Hussein was a very bad man, you know that, right?”. Insisto, menos mal que el guía no le entendió, porque lo tiraba ahí nomás a la calle. Así las cosas, tenía ganas de tirarlo yo…
Sólo faltaba que el guía mencione a Muhammad Ali, y el imbécil este le dijera “qué? el boxeador?”
Por Dios qué poco se puede hacer por la gente.

De ahí fuimos a otro edificio del complejo de Al-Ghoury, la wikala o algo así. El guía de acá apenas chapuceaba un poco de inglés (a diferencia de los anteriores que tenían un vocabulario de 50 palabras), entonces nos llevaba a una habitación y decía “room”, o “kitchen”. Un tipo muy versátil.

En general una estafa este lugar, pero es el típico problema… Si no pagás la entrada a TODOS los lugares, te salvás de los choreos, pero te perdés los buenos.
Y las entradas no duelen mucho, son todas de 2 o 3 dólares (especialmente con nuestro descuento de estudiantes de mentirita), pero sumadas se va una buena guita.
Lo único que rescato de este lugar es que me reía mucho con el guía que era idéntico a Freddie Mercury

O más bien, la cruza entre Freddie Mercury y Saddam.


Y la verdad nos estábamos cagando de hambre, pero no podíamos encontrar ningún lugar que pareciera decente. Los puestos callejeros por ahora mejor no, no vamos a morir el primer día… Y hay un restaurant justo por acá recomendado por la Lonely, pero no lo podíamos encontrar (de hecho, buscándolo encontramos a Freddie).

Y seguíamos en la búsqueda y por supuesto cometí la cagada que siempre cometo… Pasamos por un lugar lleno de mierdas y nos pusimos a comprarlas. Que todo bien, sólo que las compramos el primer día, y ahora las vamos a estar arrastrando por todo Egipto. Eso sí, una de las buenas de viajar acompañado… Tenemos 2 valijas de 23kg permitidos cada uno, y trajimos 2 de 15. Sacando las mierdas que se consumen durante la estadía (porque ni en pedo voy a llevar de vuelta los desodorantes y shampooes y etcéteras), tenemos lugar como para llevar 50kg de mierdas. Suena paradisíaco…
Igualmente no soy tan boludo. No estoy comprando todo lo que veo, solo las cosas que no veo todo el tiempo, o que me parece que no van a tener después en otro lado. Las pirámides y los amuletos los compro al final.
Pero eso sí, me compré el adornito más frágil que vieron en sus vidas. Fun shit.

Miren ese Tutankamon al lado de la Nefertiti-Michael-Jackson. Son unos enfermos!


Finalmente encontramos el puto lugar de comida, y la verdad que estuvo espectacular. Como no podía ser de otra manera, siendo la primera comida acá, no teníamos idea de las cantidades y pedimos como para 8. Salió carísimo, pero estuvo excelente igual, y ya entendí como funciona esto… La posta es el cordero, el resto es mierda. Igual lo voy a probar, pero mi experiencia en la India me enseño algo ya…
Kebab = good
Kofta = bad

Después de comer, estábamos yendo a una mezquita impresionante que hay acá, pero terminamos entrando a otro coso que quedaba de paso y era bastante poco interesante, pero como siempre, nunca sabés. El guía hablaba bastante inglés, por suerte, así que eso estuvo bueno pero tampoco había demasiado por explicar.

Lo que sí tenía este lugar es una pequeña mezquita con una decoración increíble.


Esa se las dejo full-size. Háganle click y véanla en detalle, es increíble


Esa es una escalera donde aparentemente se sube el tipo a cargo de las “misas” (no sé si es el famoso imán, o quién) a dar la lección, bastante parecido a nuestras misas.
El laburo que tiene esa escalera es genial.


Esa también se las dejo grande, clickeen

Y luego el tipo se paraba ahí a llamar al rezo.
Estos dos son features que vamos a ver en todas las mezquitas: Las escaleras de madera contra la pared, y estos “nichos”.

Después de ahí, como siempre, al techo.

Este era bastante interesante, particularmente por lo peligroso que es. Yo no soy muy de tenerle miedo a las alturas, ni a hacer locuras peligrosas en general, pero este me dio bastante miedito. Me movía con mucho cuidado en este lugar. Fíjense que atrás de Paula hay como un espacio de 80cm para pasar esas cúpulas, y del otro lado el vacío (4 o 5 pisos). Ah, y obviamente, cosas para tropezarse no faltaban. No estaba bueno, y me sorprendió bastante que lleven turistas ahí y no se les muera uno cada tanto.

Esto es lo que decía antes sobre la bomba atómica… Qué carajo pasó en este lugar?
Esta también se las dejo grande… Fíjense lo que es ese techo. Hay sillas, cachos de bicicletas, porquerías de todo tipo, y están todas las paredes derrumbadas. Cómo se genera tanto escombro? Realmente si no cuidás un edificio en lo más mínimo se derrumba solo?

Otra: Alguna vez vieron una estructura con tanta ganas de caerse a la mierda como esa?

En fin, estuvo buena la visita, salvo que al final el guía se puso mimoso y ya me hinchó las bolas porque quería seguir camino. Parece que al tipo lo mencionaron en la Lonely Planet, y nos contó toda la historia de cómo acá son muy caras y no se podía comprar una, y entonces les escribió a los de Lonely para que le manden una y entonces se la mandaron y entonces estaba muy contento y entonces…
Ugh.
Lo peor fue que por si no le creíamos (yo no le creía) nos mostró las putas guías en las que había salido, y una revista y otro número de cosas de las que el chabón estaba enormemente orgulloso y a mí al menos no podían importarme menos.
Y bueh


Seguimos por Al-Azhar, una mezquita importantísima no sé bien por qué. Es bastante grande, y bastante linda, sin volverse demasiado loco.
Lo que estuvo bueno es que como Paula tenía una remerita de manga corta, en esta no alcanzó con el pañuelo en la cabeza, necesitaban disfrazarla de gnomo

Jeje. Jejeje. No podía parar de cagarme de risa. Pobre…

Esta estuvo buena más que nada porque era un poco más real que las otras. Había bastante gente rezando y estudiando, por ejemplo. La decoración estaba buena, aunque no es de lo mejor que he visto.


Otra que hay que clickear para que se vea


Esta era una zona a la que yo no pude entrar porque es sólo para mujeres, así que las fotos estaban a cargo de Paula y una vieja cuidadora que había ahí.

Lo que nos rompió bastante las bolas fueron los cuidadores de esta mezquita, o como se llamen los que están en la puerta, que como no pueden cobrar entrada a esta, y encima no te hacen de guía, la única forma que tienen de ganar guita es tratar de llevarte (contra las reglas) arriba de los minarets, cosa que no queríamos porque ya habíamos estado en todos los minarets en 200 metros a la redonda, y la vista no podía ser tan distinta desde este, y la verdad se pusieron bastante rompehuevos. Cuando vieron que no les íbamos a dar guita se pusieron insistentes con la propina por “cuidarnos” los zapatos, etc…


Luego de Al-Azhar, fuimos a Midan Hussein, una gran plaza que parece el centro turístico de El Cairo. Aparentemente acá es donde estacionan todos los bondis para llevar a los turistas al “mercado” y hay unos restaurancitos mega caros bastante bien instalados, todo bien turístico. Por supuesto la concentración de blancos acá superaba el 100%, con todos los hinchapelotas tratando de enchufarte mierdas que eso acarrea.

Acá también está una de las mezquitas más sagradas de Egipto, pero no entramos porque hay puertas y secciones separadas para hombres y mujeres, y pispeando un poco para adentro vimos que no pintaba demasiado interesante. Igualmente la sensación es de bastante seguridad y más que nada en esta plaza, donde entre los turistas y esta mezquita, hay como 300 policías por metro cuadrado, muchos de ellos de la “tourist police”.

Y acá es donde tratamos de meternos al “mercado”. Obviamente, las primeras cuadras desde la plaza eran 100% turísticas, con negocios bien puestos que venden sólamente mierdas y chucherías, pero teníamos la esperanza de que quedara algo del mercado original donde todavía fueran los locales, más para adentro. Yo sigo convencido de que debe existir, pero fracasamos completamente en el intento de encontrarlo. Y no sólo eso, sino que encima me perdí para el orto, así que por un rato largo no teníamos la más puta idea ni de dónde estábamos ni para dónde íbamos, y encima el paisaje estaba poco interesante.


El mercado local debería parecerse más o menos a eso, según mi instinto…
Y si bien el de las lámparas claramente no era para turistas, todo alrededor eran locales de pirámides y Nefertitis.


Cuestión que seguimos caminando, ya más ubicados en el mapa, y no se me ocurrió mejor idea que meterme en una callecita angostita de barro. A Paula no le gustaba ni mierda, y yo diciendo “Pero dale! Si no pasa nada!”. Y la verdad que las primeras cuadras estuvieron buenísimas. Era una zona donde realmente no había ni un turista, y los tipos haciendo su vida local, tomando te en la vereda, había muchos herreros martillando y sopleteando cosas, mujeres colgando la ropa. Finalmente habíamos encontrado el verdadero Cairo (o al menos, “un” verdadero Cairo), sin maquillaje ni disfraz. Pero ya después de unas cuadras dejó de ser divertido… La callecita esta no parecía terminar, no parecía buena idea darse la vuelta, se estaba poniendo cada vez más de noche y más angosto esto, y ya no me gustaba una mierda, y no me quedaba mucha opción más que apretar el ojete y seguir caminando…

Por suerte llegamos al final de la callecita, donde había una avenida con tránsito, y nos subimos al primer taxi que pasó…
Como siempre, esto no termina de solucionar el problema, porque no sabés si el taxista entendió a dónde querés ir, y tampoco sabés que el taxista no te quiere secuestrar. Le dije que vaya a la zona de nuestro hotel, que estaba al sudoeste de ahí, y agarró para el Noreste.
Fuck fuck fuck fuck.
Ya sé.
“Midan Hussein! Midan Hussein!”
Ya a esta altura estaba completamente alterado y gritándole al pobre tipo. Pero Midan Hussein estaba más cerca, y era más probable que el tipo supiera exactamente a dónde estaba tratando de decirle que vaya. Siguió por el mismo camino, bordeando una muralla que aparentemente rodea el norte del viejo Cairo, dobló a la derecha en un lugar que parecía tener sentido, dobló de nuevo y yo ya estaba más tranquilo.
Finalmente nos dejó de nuevo en el paraíso turístico, y el pobre tipo ni me quería cobrar porque no sabia cómo decirme cuánto era… Le di 10 libras, que son 2 dólares y en términos de taxistas de acá es como si me hubiera llevado al aeropuerto, aunque no hay chances de que uno que hable inglés no te culee y te cobre 30 por hacer 2 cuadras. Pero este estaba chocho.

Y ya estando ahí nos mandamos a intentar de vuelta con el mercado, ya por una zona más segura y en la que sabíamos dónde estábamos solo que esta vez intentamos ir más hacia el Oeste en lugar de doblar tan temprano, a ver si encontrábamos un mercado más local…
Y encontramos un mercado más local. Sigue no siendo lo que yo me imaginaba, y es más parecido a lo que Paula denominó antes “mercado paraguayo”, este parecía de ropa y telas. Pero claramente este lugar no era turístico de vuelta, y era definitivamente una cagada. De vuelta terminamos en un callejón horrendo donde nos miraban muy raro, constantemente nos pasaban por arriba con unos carros que usan para llevar cosas de un lado a otro, y ya era mucho más de noche que antes y la puta madre que lo parió.
No, definitivamente no aprendo la lección.

Así que una vez más seguimos caminando hasta el final del callejón y terminamos en la misma avenida que antes, que yo sabía perfectamente cómo volver caminando hasta un lugar civilizado, pero implicaba andar por un lugar que pintaba muy oscuro así que ni en pedo…
Otra vez me tomé un taxi pero acá me sentía un poquito más tranquilo, así que me tomé la molestia de elegir uno que tuviera cara de que hablaba un poco de inglés (le pegué de una, ja!), que sí entendió dónde íbamos, y de nuevo agarró por el mismo lugar que había agarrado el otro para el noreste y la recontra puta que lo parió. Pero este me generaba un poco más de confianza por suerte.

Lo que este logró explicarme es que el tráfico en esta ciudad es terriblemente emputecido, y lo que estaba haciendo era salir para volver a entrar por una autopista, cosa que hizo y en media hora estábamos sanos y salvos en nuestro hotel.

Moraleja: No andar de noche por el viejo cairo

Por lo menos vimos el verdadero Cairo.


Ya en el hotel vi algo que me recordó varias discusiones que he tenido con yanquis en el pasado.
Aca en Egipto se fomenta la responsabilidad personal. No existe esa pelotudez de que te caés en un pozo porque venias mirando para arriba y le hacés un juicio a alguien, y encima se lo ganás. Acá te caés en un pozo, y la culpa es tuya, POR BOLUDO. No le hacés juicio a nadie. Te jodés. Tendrías que haber venido mirando, ya sos grandecito, viejo.

Y creo que no hay mejor ejemplo de esto que el ascensor de nuestro hotel.
El ascensor de nuestro hotel es el típico sistema que aparece en los edificios antiguos del centro, donde el ascensor va por el centro de la escalera, con un par de pequeñas diferencias:

Este no tiene jaula…
Si vos tenés ganas de tener el brazo extendido hacia el centro, y el ascensor pasa, te lo engancha y se acabó. POR BOLUDO
Y para los que están mirando la foto y pensando que pasa demasiado lejos de la escalera como para agarrarte el brazo, tendrían que ver por dónde va el contrapeso.

Igualmente, eso no es lo más interesante…
Lo más interesante es que este ascensor, como todos los que conocemos, tiene 2 puertas, una que pertenece al piso, y hay una por piso, y una que se mueve junto con el ascensor.
La diferencia principal radica en que este anda perfectamente con la puerta de adentro abierta, cosa que parece una boludez, pero es bastante creepy.

Especialmente en este edificio que los pisos son altísimos, y arriba de cada puerta no hay una pared o una chapa, o algo. Hay simplemente vacío absoluto. Por supuesto que andamos siempre con la puerta abierta desde que descubrimos esto, es mucho más exciting. Ya lo hicimos como una docena de veces, and it never gets old. No hay caso, no te acostumbrás, sigue siendo muy creepy.


Para terminar el día fuimos a tratar de cenar algo pero todo lo que veíamos eran fast foods yanquis (McMierda, KFC, Burger, etc). La Lonely recomendaba dos lugares, el primero terminó siendo kosher con todo el menú en árabe y ninguna foto de nada (y nada alrededor nuestro se veía apetitoso como para señalar y pedirle uno de eso), y el otro también tenía el menú todo en árabe, pero al menos era de shawarma, así que le pedimos un kebab y un sheesh, y pudimos cenar medianamente digno.

Hmmmmm. Yummy

Como es más fuerte que yo, agarré el menú y me dispuse a aprender los números de esta gente, que a pesar que nosotros creemos que usamos números “arábigos”, los árabes claramente no están de acuerdo.
Son bastante fáciles en realidad, el problema es que son tricky… Hay uno que es igual a nuestro 7, pero es el 6. El 3 en realidad es 4, y el 0 es el 5. el 7 y 8 parecen operadores OR y AND, y el 0 es un puntito. Una boludez.
Y la verdad que viene muy bien, porque ahora me es mucho más fácil usar los billetes, que sí tienen el amount en números normales, pero en números de los de ellos está por todos lados.

Para rematarla, intenté pegarme una ducha pero fue un desastre.

Como verán en el cartel, había que esperar un poco para que salga el agua caliente… A los 20 minutos me pudrí y me metí a la ducha fría, pero ese ni siquiera fue el problema… Tiene CERO presión, así que me pasé como media hora y no pude bañarme absolutamente nada.

5/4 - Madrid

April 8th, 2009 Jump to next Post

Cómo madrid? So’ boludo vo’? No te ibas a Egipto?
Sí, pero hay aproximadamaente 4 personas por mes haciendo Buenos Aires - Egipto, así que hay que hacer escalas para justificar económicamente la ruta… Y ya que parabamos en Madrid, y teníamos una escala larguísima, aprovechamos para pasear.

Pero primero, los privilegios de pertenecer. Resulta que yo no tenía ni idea, pero en todos los aeropuertos (incluyendo Ezeiza), además de estar el Red Carpet de United y el Admirals Club de AA, American Express tiene su propio lounge, para todos sus tarjetahabientes. Y como Paula labura en AMEX (y por ende es tarjetahabiente) nos mandamos a dicho lounge, con cara de piedra, a ver si pasaba…
Por supuesto ella sí pasó, y cuando yo me mandé atrás con cara de boludo, la señorita me dice “su tarjeta señor?”. Fuck. “Mire, puede entrar, pero los invitados pagan 30 dólares.”
Eh?!?!? Incluye tirada de goma eso???

Así que me fui a la mierda, pero Paula se quedó ahí un rato (por insistencia mía) comiendo quesitos y aceitunitas y disfrutando de la buena vida mientras yo dormía en el piso afuera.
No hay caso, Pertenecer tiene sus beneficios.


Cuestión que después de un vuelo con uno de los crews más maleducados que me he encontrado, llegamos a Madrid.
A las 5.30 AM. Nosotros estábamos contando con lo largo de la escala… De hecho cambiamos el vuelo para tener más tiempo en Madrid…
Lo que no tuvimos en cuenta (je!), es que a las 5.30 AM es de noche!!. Y encima un domingo!
De entrada el subte ni arrancaba hasta las 6, y cuando salimos 6.30 a la ciudad, no habia una mierda para ver. Estaban todos los gallegos borrachos saliendo de los boliches y yéndose a dormir, y la verdad que estábamos caminando bastante sin rumbo porque fuéramos donde fuéramos iba a estar cerrado anyway. Y encima cagados de sueño y de frío.

Terminamos desayunando una porquería espantosa al lado de la Plaza Mayor y haciendo huevo un rato ahí hasta que amaneciera. Y seguimos caminando, de nuevo sin rumbo, así que fuimos al museo del Prado, para verlo de afuera nomás, porque me imaginé que seria un pintoresco edificio (no podría haber estado más equivocado).

Y de ahí seguimos caminando medio sin rumbo y terminamos en un parque gigante, bastante lindo, y lleno de gallegos maratonistas por algún motivo (todos con el numerito, etc)


(no lo pude evitar, aunque me faltaron las fotos de los pedestales anteriores)

Y la verdad, hasta acá, estaba bastante unimpressed. O sea, Madrid es una linda ciudad europea, y todo. Pero una linda ciudad, no más. Ni en pedo le hubiera recomendado a nadie que haya estado en otra ciudad de Europa que la fuera a visitar.
Hasta que llegué hasta la puerta de Alcalá, que tampoco es demasiado impresionante ella solita, pero a partir de ahí el panorama mejoró mucho. Reconozco que el efecto mágico de que hubiera luz puede haber ayudado un poquito también…


Es muy linda Madrid, la verdad, al menos lo que vimos.
No me enloqueció igual…

Pero anduvimos por la Gran Via, por Callao, Plaza del Sol, Plaza de España, y terminamos en el Palacio Real.

La verdad, es un palacio de la SAN PUTA.
Ya de verlo de afuera es mega-demencialmente grande (de hecho da mucha paja caminar desde una punta a la otra para entrar). No es demasiado lindísimo, pero es MUY grande.

Y la visita estuvo muy buena. Yo no soy muy amigo de esas visitas en las que te muestran las habitaciones, el comedor, la araña del living, la mesa de luz de la abuela, etc. La verdad me embolo bastante. Pero esta estuvo buenísima.
A nivel arquitectura, tallas en la pared, pinturas en los techos, etc, los reyes españoles eran unos giles. Cualquier palacio francés les pasa el trapo tranquilo… Pero en decoración de las habitaciones, tapices en las paredes, muebles y etcéteras, este estuvo excelente. En ese sentido, me gustó mucho más que Versailles, por ejemplo.

Igualmente la visita tuvo dos problemas muy grandes… Primero, no me dejaron sacar fotos, cosa que como saben me da en el centro de masa de las pelotas, más que nada porque mi memoria es particularmente efímera. El otro problema es que la guía tenía cero onda. CERO. Cosa que por supuesto te aplasta cualquier paseo.

Tiraron un par de datos interesantes, aunque algo me dice que hay bastante de orgullo español hablando, y pueden haber exagerado alguna que otra… (Cosa que no es extraña… Si supieran la cantidad de veces que me mostraron “la catedral mais grande do mundo”…) Aparentemente tendría 2800 habitaciones, número que no me entra de ninguna manera en la cabeza, a partir de 15 o 20 me excede el plano. Para comparación, Versalles tiene 700, y según la guía, este es mucho más grande que Versalles… Y es posible que la memoria me esté fallando, pero yo a Versalles lo recuerdo bastante más grande que a este.

Una muy interesante. En una sala del palacio tienen unos Stradivarius. Y lo más particular es que tienen todo el cuarteto armado, 2 violines, 1 viola y 1 cello (para mí un cuarteto incluye un contrabajo también y la guía se estaba haciendo la pelotuda, pero bueh), y es el único del mundo. Por supuesto, a la vista son como cualquier violín, pero lo interesante es que esta es la habitación con más seguridad de todo el palacio.
Otra que me gustó fue uno de esos salones de almuerzo estilo Mr. Burns, con la mesa de 14 kilómetros de largo. Muy pintoresco la verdad.

La última, y esa sí estuvo buenísima, la sala de armería, donde tenían, según la guía, la “mejor exhibición de armamento de toda Europa”. Será de los gallegos que sacamos la modestia nosotros?
Está buena la armería la verdad. Tiene una muy linda exhibición, bastante variedad de cosas, bien armadas. Pero no sé si la más linda de Europa la verdad. Creo que Invalidés en París, y Tower of London le hacen partido cuando quieran.

Y la puta que los parió no tengo ni una puta foto para poner. Cómo me rompe las pelotas cuando hacen eso.

Ahora, qué mal vivían estos tipos la verdad, eh!


Enfrente del palacio real, una catedral (no tengo más detalles)
Y evidentemente porque se viene Pascua había una gigantesca multitud en la puerta haciendo cola, todos con unos ramos verdes en la mano, y justo salimos del palacio cuando estaban empezando a entrar.
Por supuesto no pude resistir la tentación y nos mandamos (la tuve que obligar a Paula que no quería ni mierda). Nos hicimos bien los boludos y nos mandamos para adentro, a ver la catedral.
Lo que no tuvimos en cuenta es que habia UNA puerta abierta ese día. En particular, la misma por la que estaba entrando la multitud, con lo cual salir se complicaba, y ni en pedo me iba a quedar a presenciar la misa.

La catedral, la verdad, bastante fea. Tenía el detalle de ser extremadamente alta, cosa que me gustó que Paula vea, pero fuera de eso no tenía nada, y todos los vitraux eran una cosa reconstruida modernosa, toda hecha con triángulos, bastante horrible.
Así que para rajar nos hicimos los que no hablábamos español y no entendíamos por qué estábamos ahí, y el chabón de la puerta nos hizo gesto de que íbamos a tener que abirnos paso contra la corriente a codazos (cosa que hicimos gustosos, claro).

Alguien sabe qué es lo de los ramos?



No tengo la más puta idea de qué eran esos dos, pero tuve que correrlos por la calle para sacarles la foto.
No sé bien qué decir al respecto, solo tenía que poner esa foto…


Y ya eran como las 2 de la tarde, y nos estábamos cagando de hambre porque los hijos de puta de Iberia nos dieron “merienda” y “desayuno”. Con el cuento del cambio de zona horaria se ahorraron la cena los muy conchudos.
Yo, por supuesto, quería comer tapas, para ver qué eran.
Paula, básicamente, quería que me dejara de romper los huevos y entremos a cualquier lado donde no hiciera frío y hubiera un baño.
Fuimos a la Plaza Mayor, pero yo quería rajar porque era carisimo. Fuimos a otros lados y era todo una cagada. Y después de un rato entendí que no entiendo lo suficiente de comida española para poder comparar. Si uno me cobra 2, y el otro 20, no necesariamente estamos hablando de la misma cantidad de comida. Ni el mismo tipo. Ni tenía la más puta idea de nada, asi que terminamos entrando en el primer lugar donde no hiciera frío y hubiera un baño, en el que además me atendieran proactivamente y no fumaran demasiado alrededor mío (En Madrid todos los restaurantes tienen carteles enormes ufanándose de cómo ahí se puede fumar. No encontré ninguno donde no se pudiera, así que no sé de qué mierda se jactaban.)

Por lo menos era un local de tapas, le expliqué al tipo que básicamente soy un idiota que no sabe lo que quiere, y que me trajera cualquier cosa y me dijera que eran tapas así me quedaba contento. Y el tipo cumplió, me trajo una gigantesca bandeja de tapas (creo), bien variadas. Todas cosas que no tenía la más puta idea de qué eran, pero seguro tenían aspecto de tapas.

Lo más interesante de este lugar fueron detalles que fuimos descubriendo en la decoración…
Arriba de mi mesa había como una tapa de una billiken gallega de 1840 hablando sobre Argentina. Qué lindo.

Más atrás, había un reloj que decía algo de vino, y tenía como un círculo alrededor, casualmente con los colores de nuestra bandera. Qué coincidencia…

Eso era la marquetería de la mesa…
Momento que soy lento. Esa no es una dirección cualquiera…
Qué onda con este lugar?!?

Y seguimos mirando y estaba LLENO de esas cosas. Unos dibujos en el piso explicando cómo hacer unos pasos de tango. Un cartel en la pared que promocionaba una fábrica de bombillas, que yo asumí serían lamparitas, pero resultaron ser para mate… Los mozos tenían en la chomba nuestro famoso loguito, el del gorro frigio…
Qué onda???

Yo debo ser el único pelotudo que se va hasta fucking Madrid a comer tapas, y termina en un restaurant argentino. No puede ser.
Qué onda?!!!

Igual las tapas estaban buenas.

Creo.
La verdad, estábamos medio descompuestos del vuelo, y del desayuno horrendo que nos mandamos, así que no comimos demasiado. No estoy fascinado con el concepto de las tapas so far, aunque esto era una especie de introducción. Supongo que cuando vaya a España entenderé qué me gusta y qué no, y ahí estará más interesante.
Definitivamente no es lo que esperaba, pero estaba bastante rico.

Bueno, Plaza Mayor y al aeropuerto, porque estábamos hechos mierda, no sin antes pasar por Dunkin Donuts y comprarnos una docena para comer hasta reventar.
Un último detalle, me dieron la caja más incómoda de Donuts que vi en mi vida. En lugar de una caja normal con las donas puestas verticales como siempre, me dieron una especie de caja de pizza, de una pulgada de alto, con las donas horizontales, claro, imposible de llevar porque en cuanto la inclinabas 10 grados se escapaban todas las donas a la mierda por un costado.
Son gallegos gallegos, eh!

En general no me acuerdo los detalles, pero tuve bastantes situaciones en las que dije “ah, pero son brutos brutos estos chabones, no hay caso!”. No es por ser un argentino de mierda, pero no me parecieron demasiado brillantes estos tipos.


Sorprendentemente, el segundo vuelo fue peor que el primero.
La tripulación de mierda me trataba peor todavía, el avión era realmente el más chico en el que estuve en mi vida, y no había lugar para hacer una mierda.
Terminé con un dolor de espalda fabuloso, y una nueva aerolínea en la lista negra.
Jos de puta.


La llegada al Cairo fue sorprendentemente uneventful (en el buen sentido).
Llegamos, las valijas estaban donde debían estar, no estaban abiertas, cambiamos guita sin problemas, pasamos por aduana sin que les importe absolutamente nada, no nos persiguieron millones de taxistas dementes…
Me dejó sorprendido la verdad.
Tomamos un taxi que ofrecia un chabón que decía ser el oficial del aeropuerto, que tenía colgado un carnet con aspecto oficial (Nada que yo no pueda hacer en un par de horas con Photoshop), y la verdad, jamás voy a saber si era oficial o no, porque no hay forma de preguntar una cosa así acá, pero no tuvimos ningún problema.

El Cairo, al menos donde caímos, es un lugar muy extraño.
Para empezar, llegamos a las 11 de la noche, y había MUCHA vida. La calle estaba llena de gente, todos los negocios abiertos…
Por otro lado, es un lugar mucho más rico de lo que yo esperaba, y mucho más occidentalizado. Muchos flacos que claramente son la clase alta (o media-alta), muy vestiditos igual que nosotros (excepto las minas, que en su mayoría están vestidas con onda, pero con el pañuelo en la cabeza). Claramente otros lugares de Cairo donde vamos a ir no van a ser así.

Una de cosas más lindas siempre en Oriente es el tránsito. Obviamente era absolutamente demencial, con bocinazos constantes, pero lo que llama la atención en este lugar es la tensión constante entre peatones y conductores. Si bien en la India por ejemplo el conductor no hacia ningún esfuerzo por dejarte pasar jamás, acá parecen ensañarse y hacer todo lo posible para que no puedas cruzar. La gente, por supuesto, responde al estímulo cruzando lo más alocadamente posible por tantos lugares distintos como es posible, emputeciendo el tránsito al límite de lo probable.
Y para que esto sea un poco más entretenido… No ví ningún semáforo en el centro de Cairo que ande. Todos parpadean en amarillo, llevando al típico deadlock en el que todos los autos están trabando a uno que traba a otro que los traba a ellos.
Imagínense lo divertidas que son estas esquinas. Lo bueno es que siendo porteños estamos bastante entrenados. La técnica es seguir a los locales, y asegurarse que algún peatón local esté siempre entre vos y el auto que se viene.
Divertidísimo.


Otra cosa que me llamó mucho la atención es que la gente acá es mucho más blanca de piel de lo que esperaba. Yo pensé que serían color oliva, casi como los Indios, pero son mucho más blancos, e inclusive se ve gente tan blanca como los europeos. Con rasgos arabes/turcos clarisimos, pero de piel muy blanca.


En fin, cuestión que el taxi nos deja en el hotel, que igual al que yo fui en Hong Kong está en un edificio cuya entrada es por una galeria mugrosa que da a un zaguán más mugroso todavía y lleno de basura y mierda tirada por ahí. Encima de entrada parecía que íbamos a tener que subir 5 pisos por escalera, hasta que descubrimos el ascensor (el cual merece una nota aparte, más adelante).

El hotel es más o menos lo que yo esperaba… Un lobby choto, una especie de front desk, la habitación que teníamos reservada no la tienen porque “le están arreglando el baño”, así que nos mandaron a una sin baño privado, que era lo que yo esperaba: Dos camas simples, unas paredes espartanas y mal pintadas, un lavatorio chiquito, y nada más.

Paula se quería matar. Por algún motivo creo que pensó que al estar pagando “un poquito más que el mínimo” (la habitacion con baño nos sale aprox. 30 USD) esto iba a ser un hotel digno.
Ja!

Igualmente estaba todo bastante limpio y más que habitable. El único percance fue una pequeñísima cucaracha que tuve que asesinar de inmediato sin que Paula se dé cuenta, porque si la llegaba a ver terminábamos buscando un hotel nuevo a las 12 de la noche.

Y lo primero que hice, obviamente, fue romper la habitación…
Íbamos a salir a dar una pequeña vuelta, porque yo quería ver qué onda la situación, y encima me cagaba de hambre, así que como suelo hacer, até todas las valijas con el cable de la laptop, como siempre a un caño de agua. Que en realidad no era un caño de agua esta vez, sino el desague de la pileta, que estaba pegado con moco, así que ni bien hice el primer movimiento, se vino a la mierda, inundándome la habitación con un agua que tenia un olor a mierda impresionante. Menos mal que mañana nos cambian de habitación.
Y siguiendo las mejores tradiciones patrias, lo volví a acomodar para que siguiera pareciendo pegado con moco, y a cualquier reclamo pensaba contestar con “estaba así cuando yo llegué”. Je.

Y bueno, salimos a pegar una vueltita, y de nuevo nos sorprendió la cantidad de vida que hay acá a las 12 de la noche. A Paula la acosan mucho visualmente. Básicamente, le clavan la mirada en las gomas y no aflojan hasta que algún vehículo amenaza contra su vida y tienen que distraerse. Pero fuera de eso, está bastante civilizado. Para ser las 12 de la noche en una ciudad de mierda en Medio Oriente, me sentí bastante seguro.

Una de las cosas que yo quería chequear, es si era socialmente aceptable que anduviéramos con Paula de la mano por la calle, dado que en esta zona el display de cariño público no está muy bien visto, pero ella anda medio con miedo (más que justificado) de ser acosada.
Lo primero que noté es que muchos maridos parecían ir de la mano de sus espsas. Bien.
Lo más divertido fue el comentario posterior de Paula: “Ah! Vi que podemos andar de la mano, todo bien, y aparte parece que está todo bien con los gays y las lesbianas también” (a colación de los muchos tipos y minas que suelen andar de la mano en Oriente, que no tiene nada que ver con su orientación sexual)

En fin, no sabíamos bien dónde comer, así que caímos en la tentación de lo más obvio, y fuimos a McMierda, para continuar con mi eterno experimento.
Para mi sorpresa, no es exactamente igual acá. La mayoría de las cosas sí, pero la carne es mucho más fea, y hay algo más que tiene un gusto medio extraño. Weird.
Myth Busted!

Y bueno, ya, nos fuimos a dormir, que venimos arruinados del viaje.

Aventura Medio Oriental

April 4th, 2009 Jump to next Post

Nuevo viaje, nueva aventura, nuevo título, nuevo diseño (Gracias Nacho!), nuevo Banner (Gracias Ruso!), nuevo Continente, se podría decir, ya saben cómo yo agrupo los continentes por culturas, y no por placas tectónicas…
Sí, Egipto para mí es “Medio Oriente”, no Africa, porque de África no tiene un carajo, y “Medio Oriente” debería ser un continente propio, me importa un carajo dónde estén los Urales. Igualmente, nunca estuve en África, así que de cualquier manera es continente nuevo.

Pero las verdaderas novedades de este viaje son dos…

Por un lado, no estoy viajando por laburo; la Imagine Cup ha estado sufriendo contínuas y muy desconcertantes “reestructuraciones”, y Brian no es el capitán de algoritmos de este año, así que se me acabaron los viajes gratis. Igualmente me había entusiasmado con la idea de Egipto, y me voy igual, qué tanto.
Pero esto tiene varias consecuencias…
Por un lado, no tengo que llevar ropa digna para laburar, ni laptop digna para laburar, ni nada, realmente, asi que puedo viajar más liviano y tranquilo (y traerme mucha más mierda que de costumbre).

Por otro lado hubo por primera vez tiempo para planear y organizarse. Normalmente me avisan los viajes con 20 días de anticipación, en los cuales tengo que no sólo ingeniármelas para darme todas las vacunas sin morirme de malaria, sino que encima tengo que laburar como loco para terminar lo que hay que llevar. Esta vez hubo tiempo para armar bien el plan, comprar el equipamiento correcto, y tener todo bien listo. Debo decir que es todo un cambio. Igual me gusta también el estilo frenético, pero vino bien probar algo nuevo.

La otra novedad, y probablemente mucho más influyente en el resultado, es que por primera vez EVER viajo acompañado. Sí señores, me voy con mi novia de vacaciones.
No sé cómo va a terminar esto, la verdad, estoy muy acostumbrado al sistema de ir para donde YO quiero en todo momento, y que se haga lo que YO digo, y obviamente dado el género de mi acompañante eso no va a suceder, así que ya veremos.
Lo bueno es que por lo que tengo entendido, si se pone difícil, la puedo cambiar por unos cuantos camellos, que no me van a servir para nada, pero al menos no opinan.

Pero como les decía, estuvimos haciendo preparativos…

  • Como no necesito laburar, no necesito llevarme mi laptop, pero la adicción es más fuerte, así que me compré una netbook, que ya ha demostrado ser una de mis mejores adquisiciones en mucho tiempo. El principal objetivo era que si nos choreaban, o la laptop se llenaba de arena, era preferible perder esta, que es mucho más barata que mi laptop de verdad. Ya que está, el hecho de que no pese nada y casi entre en un bolsillo viene bien práctico. Realmente se las recomiendo mucho. Sólo el gusto de leer en algo tan liviano en la cama vale la pena.
    Por si a alguno le interesa, me compré la Asus EEE 900, mayormente por la promesa del disco SSD, que prometía ser muy rápido. Esa parte no fue una buena idea; es de los SSD berretas, no de los buenos, y si bien bootea en 18 segundos, cuando se pone a escribir se cuelga toda y se vuelve inusable. Es muy rara igual, para muchas cosas es sorprendentemente rápida, y de repente se pasa un minuto haciendo una boludez. Igual parece ser la más liviana y chiquita de todas. Ya veremos cómo se porta durante el viaje.
  • Resulta que vimos en la Lonely que Alejandría se hundió por un terremoto hace un tiempo, y hace poco se avivaron de esto y la están excavando, y te llevan de excursión a la ciudad sumergida. Obviamente debe ser una pedorrada, pero en cuanto leí eso me vinieron inmediatamente a la cabeza todas las imágenes de la Atlántida juntas, y ahí tenemos que ir, no hay vuelta que darle.
    Así que estuvimos haciendo el curso de buceo, no por nada en especial, sino mayormente para que cuando muera bajo el agua digan “pobre, tuvo un accidente”, y no “tsk, qué esperabas? si se la pasa haciendo cagadas para las que no está calificado, como andar en moto en Tailandia, y regatear con taxistas indios”.
  • Otra fundamental es un buen plan de los días. Tenemos armado un calendario que, si llega a salir todo bien, no desperdiciamos casi ni un minuto. Está todo cronometrado, encontramos los bondis correctos, todo ajustado a la perfección. Obviamente, vamos a Egipto, no a Suiza, y algo va a salir bien como el orto y nos vamos a quedar varados en el medio del desierto, pero si así no fuera, dónde estaría la diversión?
  • Ah! Y pudimos darnos todas las vacunas con tiempo… Finalmente, después de empezar a dármela varias veces, y nunca llegar a continuarla, tengo la vacuna de la Hepatitis completita, con todas sus dosis!. Igualmente fuera de eso Egipto requiere de muchas menos vacunas de lo que yo hubiera esperado. Ni rabia, ni fiebre amarilla, ni peste bubónica… Ni siquiera malaria! Y yo que ya estaba esperando ansioso mis nuevas pesadillas… Eso sí, como de costumbre, no podés ni oler el agua no embotellada que ya te cagás encima.

Como ya habrán notado, el blog tiene gráfica y título nuevo. El banner de arriba, como siempre, es cortesía de Nacho.
La novedad este año es el poster del costado.
El año pasado, cuando Pablo se fue a Francia, el Ruso hizo una especie de postal enferma y muy graciosa, y por supuesto me puse celoso, y demandé algo parecido para mi blog de este año.
El resultado, por supuesto, es inmejorable.


(háganle un click para verlo en todo su esplendor)

Gracias Ruso!
No dejes nunca de estar loco.


Para terminar, los dejo con el plan de viaje (de nuevo, háganle click):

Les iba a poner un detalle de lo que pensamos hacer, pero la verdad, me arruina el suspenso.
Así que ya los dejo y me voy para el aeropuerto.
Veremos qué nos depara este viaje. La verdad, estoy un poco como antes de ir a la India, no sé bien qué expectativa tener, no tengo ni idea de con qué me voy a encontrar. La parte de templos más o menos sí, pero todo lo demás, no sé nada. No sé cómo será la barrera idiomática, el harrasment constante, moverse por la calle sin morir en el intento. No tengo ni idea, pero muero por verlo.
Lo que sí tengo muchas ganas de ver es cómo es una nación 100% musulmana. Como cortan 5 veces por día para rezar, por ejemplo.

Ah! Y lo otro que no sé es cuánta conexión a Internet hay. Por lo que leí, pinta negro el panorama, así que espero poder postear algo desde allá…

The blog improves…

April 2nd, 2009 Jump to next Post

Como les mencioné hace algún tiempito, una de las cosas que tenía pendiente de hacer para mi próximo viaje era sacar mi blog de Blogger. La verdad, Blogger es muy lindo, pero mi neurosis ya había crecido más allá de lo que podían darme… Necesito tener control sobre todo, no hay caso.

No fue fácil igual, eh! Me pasé 2 o 3 días boludeando hasta que logré bajar todas mis fotos, ordenarlas coherentemente para subirlas (el blog ya tiene más de 1500 fotos, subidas a lo largo de varios años, tiempo durante el cual Blogger cambió la forma en que procesan las fotos subidas, y me emputecieron bastante la vida), y actualizar el HTML de todos los posts para que apunten a las imágenes nuevas.
Y ni hablar el laburo que tomó aplicar el diseño para que quede parecido a como estaba.
No fue fácil, pero valió la pena.

Las razones para tener mi propio dominio fueron varias:

Una de las más importantes fue poder subir fotos a lo bestia. En Blogger tenía que subirlas de a 5 por vez, eligiéndolas una por una, y no terminaba nunca. Realmente tardaba horas a veces en subir los posts. Ahora no sólo puedo subirlas por FTP, sino que me hice un programita hermoso que lee mi .txt del blog, encuentra donde yo quiero poner imágenes, busca la imagen, la achica y comprime, me crea el thumbnail, y me modifica el texto con todo el link armadito.
Es tan fácil y rápido postear ahora comparado con lo que tenía antes, que se siente como si estuviera haciendo trampa.

Pero también hubo razones de usabilidad…
Para empezar es imposible decir “blogspot” sin escupir al que uno tiene enfrente, y péptido no es exactamente una palabra común en el lexico diario, ambos indicadores de la necesidad de un dominio más sencillo. Ah! Es LejanoOriente.com, no Lejanoriente.com, tiene doble O en el medio. Esto es importante, porque sino en vez de leer mi blog van a comprar muebles feos en PalermoGólico. No digan que no se los advertí.

Además hay ciertas cosas para las que uno necesita tener más control sobre el código de la plataforma para poder toquetear. 

Cosas por las que varios de ustedes me vienen puteando hace rato, de hecho… Finalmente han llegado.

  • Para empezar, les recuerdo a los que reciben los mails de los updates, que no lean el post en el mail. Es mejor hacer click en el link que aparece arriba o abajo de todo, y leerlo en el blog mismo. Para los que no reciben los mails, avísenme si les interesa y los subscribo. También vuelvo a recordarles que la posta es el RSS
  • Para los que me insultan porque los posts están “al revés”, y entonces hay que bajar hasta encontrar el que uno quiere, y luego leerlo, y luego volver a subir hasta encontrar el próximo que en realidad es el anterior… Encontrarán a la derecha un comodísimo link llamado “Invert Posts Order”. Usenlón, es muy práctico. Como su nombre dice, reordena los posts de la página para que se puedan leer de arriba para abajo, como buenos occidentales.
  • Por supuesto, ahora tenemos un problema nuevo… “El primer post que me aparece es del año del ojete!!”, y hay que empezar a scrollear hasta encontrar uno nuevo. A no desesperar mis fieles seguidores… Notarán abajo del título de cada post, bien a la derecha, otro pequeño link intitulado “Jump to Next Post”. A qué no adivinan lo que hace? Con esos links van a poder saltar rápido al post que buscan.
  • Ahora, los rezagados que se quejan que escribo más que el Clarín y se atrasan con la lectura tienen otro problema, y este no era tan fácil de solucionar con código, así que les doy el procedimiento manual ;-).
    Si al darle “Invert Posts Order” notan que el primer post que aparece no lo leyeron, vayan hasta abajo de todo y clickeen en “Older Entries”, porque es probable que haya uno más anterior aún que no hayan visto.
    Obviamente, en la nueva página vuelvan a clickear en “Invert Posts Order”, y si siguen sin haber visto el primero, repitan hasta encontrar uno que ya hayan leído, y empiecen a saltear con “Jump to Next Post”, y disfruten tranquilos.
  • Como si todo esto fuera poco, también tenemos soluciones para aquellos (no tan) fieles seguidores que les da paja leer las pelotudeces que escribo y quieren voyeurear mirando sólo las fotitos, (y para mis lectores no-hispano-parlantes también); tenemos un mejor sistema. Hagan click en alguna foto y van a ver lo que les digo. Ahora clickear una foto no los lleva a otra página que tiene la foto ahí tirada, y tienen que hacer “Back”, y tarda un huevo en cargar toda la página de nuevo, etc. Simplemente les aparece ahí arribita en todo su esplendor. Esto es mayormente útil para cuando les recomiendo que sí hagan click en alguna foto en particular para ver algún detalle, esto lo hace más fácil. Y nuevamente para los voyeuristas, pasando con el mouse por sobre la foto abierta van a ver unas flechitas a la derecha que les permiten verlas todas sin tener que ni siquiera saltearse el texto para buscar la próxima. Eso sí, son todas las del post, no todas las de la página, así que cuando se acaban van a tener que “Jump To Next Post”, y volver a clickear en la primera que encuentren.
  • Ahora una queja… Chrome tiene un bug por el cual las páginas muy largas no muestran bien el fondo. Extrañamente, sólo pasa en Chrome. No pasa en Safari ni en ningún otro. Si usan Chrome seguramente vieron esto. No hay mucho que pueda hacer, ya reporté el bug :-(. Ah! Y la joda de las fotitos parece no andar muy bien en IE6. Por lo pronto estoy usando Firefox para leer mi propio blog, les recomiendo hacer lo mismo.
  • Finalmente, para aquellos que les da paja tener que entrar a los posts a comentar… Les dejo ahí a la derecha un “shoutbox”, para que puedan poner lo que quieran y putearme con libertad. Preferiría que me escriban comentarios en los posts si pueden, en particular si lo que van a decir tiene algo que ver con el post en sí. Además, ahí a la derecha no pueden poner saltos de línea, así que se complica escribir algo elaborado, y sólo permite mensajes relativamente cortos. Posta, no es tan molesto como parece, encuentren el primer post no leído en la home, y hagan click en el título. Ahí lo pueden leer entero, ya tienen los comentarios abajo, y para pasar al próximo hacen click en el link arriba de todo que los lleva. Pero si sólo me van a putear, el shoutbox les va a venir piola. Como siempre, son bienvenidos comentarios, insultos, blasfemias, herejías, limosnas y donaciones.
  • Ya que están, déjenme tomar el pulso de la blogósfera… Si están leyendo esto, no me escriben algo ahí al costadito, así tengo una idea de cuántos/quienes me van a leer este año? Y coméntenme qué les parecen los cambios también, no sean botones.

Honestamente, no sé cómo WordPress no trae todas estas mierdas ya integradas. La verdad, no es muy difícil hacerlas/agregarlas, y parecen un default más inteligente que el default.

Gracias por leer hasta acá!
Gracias por la onda!
Stay Tuned! Mañana publico los detalles de la próxima aventura!