7/9 - 16/9 - San Francisco

Este es un post medio descolgado que me había quedado pendiente desde Septiembre.
Es MUY interesante para todo geek, y gente del rubro.
Es medio largo, pero tiene muuucha información inútil que es indispensable que sepan. Casi les diría que tal vez conviene leerlo en partes…
También estoy intentando escribir un poco distinto (espero no se note, pero les guste), así que agradeceré que comenten, como siempre, con ideas, preguntas, respuestas, insultos, agravios y otras delicadezas linguísticas. (Aprovechen el shoutbox a la derecha)

Trust me, leanlon entero. O al menos hasta que me voy para Seattle. O hasta que les de un coma cerebral de tanta estupidez.

geek:a peculiar or otherwise odd person, especially one who is perceived to be overly obsessed with one or more things including those of intellectuality, electronics, etc.


Resulta que en Septiembre me llevaron de viaje a San Francisco, casi sin previo aviso.
Josh Bochner, CEO de FriendShopper.com y uno de mis mejores clientes, me llevó al Silicon Valley a presentar Friendshopper.com, el sitio que acabábamos de hacer.

FriendShopper.com es un sitio de “compras con amigos”, que agrega una capa de contexto a las conversaciones de chat comunes, ayudando a que las compras online sean más parecidas a la experiencia de ir juntos a un mall.

Básicamente, es un chat glorificado apuntado a pendejas adolescentes compradoras compulsivas, y la verdad que está bastante bueno (y no lo digo porque lo haya hecho yo, eh!).

El punto es que hay una empresa/sitio en Internet llamado TechCrunch, que es una especie de blog ladri que publica cada puta vez que sale un sitio web nuevo, generándoles tráfico y PR, y cuando no tirándoles a la mierda el servidor, y esta gente hace un concurso anual llamado TechCrunch 50 en el cual compiten emprendimientos web innovadores, y los 50 “mejores” van al Silicon Valley a presentarse, a un evento donde están todos los angels, los Venture Capitals, y todos los grandes de la industria ávidos de comprarse o invertir en lo que sea. (NOTA: la “crisis” empezó el día que yo me tomé el avión de vuelta, así que cuando fui, todo el mundo seguía interesadísimo en poner plata en cuanta bosta dijera “2.0″ y “beta” en el logo).

Por supuesto entramos a este concurso.
Por supuesto no lo ganamos.
Después nos vinimos a enterar que aparentemente está absolutamente arreglado (y he tenido confirmación de eso por parte de uno de los que sí ganó y nos encontramos allá)
Pero igualmente estaba la posibilidad de pagar un (para nada módico) fee y tener un pequeño stand en un pasillo donde los VC te ignoraban olímpicamente pero uno podía soñar con la posibilidad de ligar una moneda de rebote, o algo.

Como ya se pueden imaginar a esta altura, Joshua pagó dicho fee (Grande Joshua!) y ahí fuimos.


Pero empiezo desde el principio (o más bien, hago un saltito para atrás nomás porque esto tengo que mencionarlo)…

Alguna vez vieron esto?

En mi vida había visto nada parecido. Y nadie parecía demasiado sorprendido en el avión, así que no debía ser laburo de los aliens.

Obviamente son crops, pero quiero creer que alguna vez volé por encima de campos cultivados, y jamás vi algo así. Esto era más o menor por encima de Utah, por algún motivo la combinación más barata a SF era through Washington DC.
Vaya uno a saber…

Otra rara:

Cuantas veces vieron un avión al lado de su avión?


En fin, estaba en San Francisco!
En el Silicon Valley of all places!!!
Y por supuesto me meaba encima de pensarlo nomás. Iba a estar en un evento con todos los inversores, y alguna parte de los grandes millonarios del palo. La lista de invitados metía miedo, Google, Microsoft Startup, Sequoia, Clearstone, Mayfield, especialmente pensando que ibamos a tener que hablar con esa gente (glup), y venderles el sitio a ver si nos llovía algún palito o algo. De hecho conocí a (o sea, estuve a menos de 100 metros de) gente como Jason Calacanis, Marissa Mayer de Google, Mark Cuban y Ashton Kutcher.
Si, ese Ashton Kutcher. Estaba presentando un sitio que técnológicamente era una paja, pero es Ashton Kutcher, así que a quién carajo le importa?

El evento estuvo increíble.
Estuve tan pajero que no saqué fotos, ni en TechCrunch, ni prácticamente en todo el viaje, así que se van a tener que conformar con mis descripciones.

El venue era básicamente un laaaaargo galpón con unos pasillos a los costados donde estábamos nosotros, y una gran sala de conferencias al final, donde hacían sus demostraciones los 50 que ganaron, y hubo unos cuantos paneles muy interesante que hablaban de estrategias, de inversiones, de angels, etc, etc.
Uno de los pasillos por donde pasaba la gente en su camino entre la comida y la sala de conferencias era el demopit (ahí tienen un mapita).
Nosotros eramos el 59.
Sí, esa mesita insignificante en la que apenas entraban 2 laptops, que nosotros obviamente necesitábamos, porque es jodido mostrar una aplicación de chat con una sola PC…

Esta es la única foto que tengo.
Ahí se ve un pedacito del pasillo donde estábamos (esta es la vista desde nuestra mesita)
Y no me acuerdo qué era el payaso con la porquería rosa en la cabeza, pero si algo aprendí es que la mayoría de los otros stands tenía más experiencia que nosotros en ir a trade shows. Pero robé muchas ideas para la próxima (y muchos pen drives gratis, por qué no decirlo). La ganadora, por supuesto, poner trolas en hot suits. Ese stand sí que estaba lleno de gente. Y bueh.

Pero bueno, pasó mucha gente por nuestro stand, juntamos infinidad de tarjetas y de contactos que, en retrospectiva, no sirvieron absolutamente para nada (al menos todavía) y nos divertimos bastante haciendo “elevator pitches”. Por mi parte, estuve practicando mis (nulas) habilidades para el gárketing, mostrándole y vendiéndole el sitio a la gente, y convenciendo (obligando a la fuerza) a los transeuntes a pararse al lado mío y escuchar mi pitch. Al principio me sentía bastante raro, ustedes vieron, hablar con gente no es mi fuerte. Nada con gente es mi fuerte. Pero después de un par de horas ya hasta me salía fluído, y parecía como que hasta me creían, o sea que lo estaba haciendo suficientemente bien como para que les de lástima y me mientan y me dejen contento, y no tan mal como para que huyan despavoridos.
La verdad, la pasamos bomba.

Fueron días larguísimos porque estábamos todo el día parados ahí, y después a la noche estábamos laburando como negros tratando de terminar los últimos detalles del sitio para poder lanzar en vivo en la misma conferencia (cosa que no logramos, ni cerca).
Dormí bastante poco, pero fueron de los días más divertidos EVER.

Y ese ni siquiera fue el highlight de mi viaje.


Ah! Un evento que no puede quedar sin contarse…
Ya que iba a Estados Unidos (finally), y que mi laptop ya estaba a punto de cumplir 4 añitos (con todos los kilos de laptop que eso implica), necesitaba comprarme una nueva.

Como siempre, quería una Toshiba, y tenía bien claro lo que quería… Teclado perfecto, mucha batería, bien liviana, poca pantalla. El objetivo era poder viajar, no laburar 30 horas por día.
Toshiba me desilusionó… Sony es caro, y tiene pinta de que a la primer caída de 4 metros se descajeta… IBM… Prefiero comprarme un burro y hacerme cagar a patadas. Y la verdad estaba bastante resignado hasta que un amigo me recomendó las Dell, por las cuales yo no daba un mango, pero él jura que son un fierrazo. Investigando un poco, me enamoré de una. Absolutamente perfecta, todo lo que yo siempre quise, y por el módico precio de 700 USD.
Una maravilla!

Con un pequeño inconveniente… Las Dell no se venden en cualquier lado. Sólo las vende Dell.
Y como son customizables (una de las grandes “ventajas” que supuestamente tienen), no tienen muchas standard sentadas en un estante esperando que un boludo las compre. No, te la hacen a medida, y tienen un lead time de como 15 días.

Yo quería la standard!!!
15 días!!!!!
Creo que si tengo que hacerme mis propios moldes para inyectar el plástico me hago una en 5.
He escuchado docenas de historias de estas. Realmente me sorprende mucho como le va tan bien a una empresa que se toma tantas molestias y aplica tanta dedicación a hacerle la vida imposible a los que tratan de comprarle. Pero que son buenas son buenas, y bastante baratas.

Igualmente el punto es que estaba recontra cagado. Después de ver la promesa de la Dell, ni en pedo quería la Toshiba, y no parecía haber puta forma de conseguir una.

Ya estaba resignado a comprar una usada la verdad. En eBay no había nada, y en Craiglist había un flaco que la vendía, aparentemente nueva, en caja y cerrada. Cuando lo llamé y le pregunté cómo las consigue me dio una explicación medio extraña, pero vaya uno a saber, decía tener la laptop que yo quería, así que le pedí que me la guarde.

Cuestión que una vez que tiro las valijas en el hotel en San Francisco lo llamo al tipo, que me cita en una esquina y nos vamos con Joshua a buscarla. Al rato de esperarlo aparece (un chino) en una camioneta hecha mierda, me hace señas de cruzar y juntarnos en una estación de enfrente, sale, abre el baúl, y me da la laptop.

- Ahí está, vez? Caja cerrada, está nueva.
(atino a abrirla)
- No! Pará! Está en caja cerrada, cómo la vas a abrir? Sos loco? Está cerrada! Pagame primero!
- Ehhhhh… Todo bien, vieja, pero quiero ver que esté adentro y todo, vistes?
- Pero si ves ahí que está la caja sellada. Si la abrís después no la puedo vender. Dame la plata primero.
- A ver, cómo te explico. No es por desconfiar, pero yo también puedo cerrar una caja. Me gustaría verla antes
- Pero fijate, es una caja, dice Dell, está sellada…
- Bueno, mirá, te muestro la plata, te parece? Uno, dos, tres, ochocientos dólares, fijate, los tengo. Pero quiero ver que esté todo bien antes de pagarte. No offense.

El tipo ya miraba medio ofendido, y la laptop por supuesto estaba, todo.
La prendo…

- No! Pará! Pagame primero!
- Eh… Ya te mostré la platita. Dejame ver si anda.
- Anda! Cómo no va a andar? Venía en caja cerrada!

Cuestión que anda, prende, bootea, tarda como 17 minutos en levantar (Gracias Vista), y me pide mi nombre (no son re-dulces los sistemas operativos modernos?)

- Bueno, perá, ahora sí, pagame, porque si ponés tu nombre después queda registrada, blah blah

Fine, ya a esta altura parecía que andaba, la batería acusaba estar llena, el device manager se veía en orden, parecía todo bien.

- La factura la tenés?
- No, la tengo en mi casa, acá a la vuelta
- Bueno, vamos a tu casa y me la das
- No, no podemos ir a mi casa
- Bueno, pero necesito la factura, vistes? La aduana, todo eso
- Sí, pero estoy yendo para otro lado ahora, y se me hace tarde
- Bueno y qué hacemos?
- Ya sé!…

El tipo entra a buscar, mira, revuelve un poco, pone cara de “a-ha!”, y juro por Dios que saca una tarjeta de negocios y escribe atrás con su birome: “I sold a Dell Laptop to Mr. Daniel Magliola for $800″, y firma abajo.
Y me la da todo sonriente, brillante de orgullo el tipo, demostrando su ingenio, como si hubiera resuelto el teorema de Fermat!!!!

- FLACO! NECESITO UNA FACTURA! ESTO LO PUEDO HACER YO, ES CUALQUIERA.
- No! Cómo? Es un comprobante! Mirá! Tiene mi nombre! Está firmado!

Son tan dulces los yanquis a veces.

Y a todo esto Joshua miraba con carita de contento, todo confiado de que esa tarjeta de mierda me iba a servir perfectamente como factura para pasar por la aduana.
Adorables, realmente adorables.

Finalmente arreglamos que me la iba a “mandar por fax”. Por supuesto que yo sabía perfectamente que no me la iba a mandar ni mierda, pero ya no le podía decir más nada, así que me guardé la tarjetita, para poder hacerla un prolijo rollito, y me volví al hotel.
Y todo el camino discutiendo con Joshua…

- Chino garca. Chino tenía que ser. Jueputa.
- Eh! Pero por qué?
- Porque no me va a dar ni mierda la factura
- Sí, cómo no te la va a mandar
- No la tiene! La laptop esta debe ser robada
- No, pará, si te dijo que te la va a mandar, te la va a mandar
- Encima la laptop debe tener algo jodido, algo se va a romper. De dónde la sacó? Si Dell las vende por encargo nomás.
- Pero no seas así, está todo bien
- Ni ahí man, es un chino mafioso contrabandista, y encima chino, vendiendo laptops en una esquina, del baúl de su camioneta, y encima no tiene factura. Algo va a salir mal.

Por supuesto que la laptop anda, el chino me mandó la factura por fax, que no me servía, porque el boludo compró mi laptop y 14 procesadores en el mismo ticket, y iba a ser como complicado mostrar eso acá y convencerlos de que no tenía los 14 micros en el recto, pero el tipo me la mandó como dijo, y Joshua con carita de “viste? sudaca desconfiado”.

Qué lindos esos países en los que hasta las cosas turbias funcionan, no?

Y la cosa esta hasta se bancó una caída de como 1 metro (sí, ya se me cayó, obvio), y sigue andando joya. Un fierrito.
Y el bonus agregado, tiene como 6 horas de batería usando Visual Studio y compilando seguido.

Altamente recomendada: Dell Inspiron 1318 con la batería de 9 celdas.


Volviendo al viaje, ya estaba en el Silicon Valley…
Y ya que estaba en el Silicon Valley no podía dejar de visitar las oficinas de la empresa de moda. Esa que es tan cool que la gente labura al solcito y tiene masajes incluídos. La del gran patio de comida gratis, con chef gratis, bebida gratis, drogas gratis, todo gratis. La de los peloteros para adultos y las mesas de metegol, y los puff de colores!…

Así que gracias al auspicio de Pupeno (Gracias Pupeno!!!!) que está laburando en Google Zurich, pude visitar Google acompañado por Cory Smith, uno de los ingenieros de testing de Mountain View.

Google es impresionante. Es impresionante de verdad.
Yo no sé cómo será laburar ahí, pero a simple vista, dan ganas de mudarse y vivir ahí adentro.
Todo lo que se cuenta por ahí lo vi. Gente paseando en Segways, muchos con su laptop laburando al solcito, el famoso dinosaurio, la cancha de beach volley, etc. (NOTA: No quise preguntar si el dinosaurio era de verdad, porque cualquiera fuera la respuesta iba a quedar como un imbécil. Si alguien sabe, por favor me avisa)

Y también otras cositas interesantes, como la pileta personal, que es una piletita de 2 metros de largo con corriente, para que puedas nadar en el lugar (pocas veces escuché ideas más simples y brillantes), la sala para dormir siesta (para la cual, paradójicamente, hay que pedir turno varios días in advance), unos jardines zen espectaculares, por supuesto todo el mundo con 8 monitores de 7000 pulgadas…

Pero las cosas que me parecieron más interesantes son las que te resuelven la vida, cosa que puedas ser un workaholic feliz y trabajar 70 horas por día, sin tener que preocuparte por nada. Además de la comida incluída, y muy buena, te resuelven cosas como el gym (tienen uno on-site) y el laundry (vas con tu bolsa de ropa y la tirás ahí, y ellos se encargan de devolvértela lavadita), por ejemplo, de manera que no tengas que perder un minuto en nada que no sea laburar.
Es realmente fantástico.

El paseo igualmente no suele incluir la zona donde de verdad trabaja gente, que es lo que a mí más me interesaba ver (ya había visto fotos del dinosaurio por internet). Pero los que me conocen saben que puedo ser suficientemente insistente como para obtener lo que quiero o salir esposado del lugar, así que usando mi encanto logré ver donde laburaba Cory.
Para mi sorpresa, los Googlers no tienen oficina propia con puerta que cierra. Tampoco tienen cubículos, por suerte, pero laburan como en unas áreas comunes bastante abiertas que suenan a pesadilla para tratar de concentrarse. No sé cómo funciona, la verdad, si eso es así sólo donde yo vi, y justo ahí tienen que laburar más en equipo que de costumbre, o si será todo así, pero me llevé una sorpresa. Esperaba puertas cerradas como predica PeopleWare.

La visita terminó siendo bastante corta. No es como yo me imaginaba, una visita guiada con alguien de PR de Google que te pasea por los premises y te vende la empresa, sino más bien juntarse con alguien de ahí adentro en su horario de almuerzo, que te pasea un poco por la zona. Igualmente, creo que no había mucho más para ver. Al fin de cuentas, es una oficina, no DisneyLand (aunque por momentos parece). Y Cory se recontra-portó la verdad, me mostró de todo, y por sobre todo me aguantó, que como ya saben no es nada fácil. Un ídolo.

No tengo fotos de Google en general, porque desde ya está prohibidísimo asomarse siquiera con una cámara.

Estuvo buenísimo, me encantó poder ver Google por dentro, finalmente.
Gracias Pupeno!!
Y lo más interesante sigue estando por venir.


Resulta que viniendo para Google llegué extremadamente temprano, porque Google no está en San Francisco, está como a 40 minutos de auto, y no sabía cuánto embotellamiento iba a haber, etc.
Así que me estacioné en el parking, abrí mi flamante laptop, entré a Google Maps (obvio gordo!, en el parking de Google hay wi-fi), y me puse a buscar un Dunkin Donuts por la zona, que no encontré, pero recorriendo a ciegas por ahí buscando algo donde desayunar me topé con un cartelito extraño que decía “Computer History Museum”, y tuve que hacer una nota mental de volver ahí, eso no me lo podía perder…

Y menos mal que fui, porque fue lejos lo mejor del viaje. EL paraíso geek dentro del paraíso geek. Increíble.

Ya de entrar me encontré con esto:

Esto no me podía defraudar.
Y justo había unos viejitos dando la explicación, así que me acoplé. Esta tiene que ser una de las cosas más interesantes que he visto, ever.

Resulta que la máquina esa la hizo un tal Charles Babbage, matemático inglés de principios del Siglo XIX.
Babbage era medio obsesivo compulsivo, y bastante intolerante. Uno de los míos, salvo por el hecho de que era un fucking genio. También le caía mal toda la gente, lo cual hizo que nunca llegue a nada, y que nadie lo recuerde hoy en día. Pero fucking genio al fin.
Babbage encontraba completamente inaceptable e intolerable el hecho de que durante sus quehaceres matemáticos diarios, vaya uno a saber cuáles eran pero que claramente incluían usar tablas de logaritmos, dichas tablas tuvieran errores cada tanto.
Básicamente las tablas se hacían con computadores (léase: humanos que computaban) que hacían cuentas vaya uno a saber cómo, y parece que una de cada tantas la pifiaban. Aparentemente, los errores solían aparecer alrededor de la 5ta o 6ta posición decimal.
Absolutamente inaceptable.

I wish to God these calculations had been executed by steam
- Charles Babbage

Y así se puso el tipo, en pleno 1822, a diseñar una máquina que pudiera hacer estas cuentas solita, para poder finalmente tener tablas de logaritmos sin errores. Esto es muy importante tenerlo en mente, porque afectaba completamente el diseño de la máquina. No alcanzaba con que pudiera hacer las cuentas solita, y encima imprimirlas, porque si las tuviera que copiar alguien ese alguien podría equivocarse. No alcanzaba. La máquina tenía que ser absolutamente perfecta. No podía equivocarse nunca en un sólo dígito, porque eso hubiera atentado contra la razón misma de ser de todo el invento, volviendolo completamente inútil. (Alguien que le explique eso a Intel)

Como les decía, Babbage diseñó esta máquina en 1822, pero no la hizo en 1822, porque básicamente era imposible (o no tanto, pero se quedó sin presupuesto en el medio). Lo único que dejó el tipo son los planos.
La primera de estas la armaron en Londres en 1991, en un museo, y hasta anduvo y todo, pero no la pudieron terminar (guess what? se quedaron sin presupuesto). Pero la máquina andaba, y lo más entretenido es que la hicieron “sólo con materiales, técnicas y tecnologías disponibles en esa época”, sólo para demostrar que efectivamente sí la podría haber construído Babbage. Por supuesto eso implicó hacer los 380 millones de engranajes a mano, uno por uno, lo cual explica en parte por qué se quedaron sin presupuesto.

Apenas unos años después andaba por ahí por Londres uno de estos millonarios locos que ya no saben qué carajo hacer, (Nathan Myhrvold, uno de los primeros CTOs de Microsoft), y la vio, se enamoró del concepto, y de la historia, y la verdad que la máquina es preciosa, y dijo “qué lindo! una preguntita, don… Cuánto costaría hacerme una así como para poner en el living de casa?” (literalmente)

- Ja! Jaja!! Nooooo, mi amigo! Imposible! Costaría millones!
- Aha, Aha… Cuántos millones exactamente?

Y puso la teca el tipo nomás. Se mandó a hacer otra más, igual, también construída con los materiales y técnicas de la época, y aparte de buena onda que era, también les pagó lo que les faltaba para terminar la que ellos tenían y attachearle la impresora (a las dos).
Y ahora que la terminaron se la prestó al Computer History Museum para que la tengan en exhibición hasta no sé qué año, y después se la lleva a su living en serio, en Abril 2009, así que tuve un pedo único estando ahí justo en ese momento.

La máquina esa que ven ahí, básicamente, es nada más ni nada menos que una sumadora complejísima. Y cómo hace una sumadora para calcular tablas? Bueno, acá empieza lo interesante

ADVERTENCIA: Alto contenido geek, matemático y abstracto.
Para los ingenieros o demasiado curiosos, les recomiendo leerlo, y seguir el razonamiento en una hoja de Excel. Para los que ya están dormidos, apriente “Av Pag” un par de veces y ya.

Lo que este tipo descubrió (o no sé si lo descubrió él, pero podría ser), es que sacando diferencias entre los resultados de un polinomio, cualquiera sea su grado, siempre en algún punto llegás a una contante.
Tomemos por ejemplo, como en el pizarrón, y=x^3-2x^2+1 (vayan mirando el pizarrón)
Los resultados de y para distintos valores discretos de x son: 0, 1, 10, 33, 76, 145
Si tomamos cada uno de estos resultados, y le restamos al resultado anterior, obtenemos: 1, 9, 23, 43, 69
Repetimos, volvemos a restarle a cada uno de estos últimos el anterior: 8, 14, 20, 26
Lo hacemos de nuevo, y llegamos a la constante: 6, 6, 6

Lo divertido es que esto pasa siempre; siempre llegás a una constante.
Es bastante lógico, en realidad. Básicamente, cada uno de estos pasos en los que hacemos restas es como tomar las derivadas puntuales de la función (al restar el valor de y entre un punto y el anterior, sacamos la pendiente), y en cada derivada perdemos un grado, llegando eventualmente a una constante.
Y lo que hace que esto sea interesante es que como todos sabemos, haciendo el proceso inverso, la integral, llegamos de vuelta a la función inicial. O sea que si no fuera por los putos “+k” que siempre quedan colgando al final de las integrales, podríamos calcular los valores sucesivos de cualquier polinomio sólo sumando.
El problema, claro, son los “+k”, por eso hay que hacer esto a mano una vez, y la primera filita que queda ahí son nuestro “vector de inicialización”. Si le vamos sumando a cada uno de esos números el número de su derecha, obtenemos el resultado del polinomio.

Entonces, si se fijan en la foto (clickeen en la foto para verla más grande), cada una de esas columnas gigantescas de rodillos es un grado del polinomio. Al girar la mega palanca que está en la punta, por cada vuelta sale impreso un nuevo valor (en realidad es cada 4 vueltas, pero porque le pusieron una reducción para no tener que llamar al Gobernator cada vez que querían hacer la demostración). Cada vuelta que pega la máquina, el valor de un rodillo se suma al de su izquierda, y ese al de su izquierda, y así sucesivamente hasta que se llena el de más a la punta, y ese sale impreso.

Esta máquina en particular soporta hasta polinomios de grado 7 (porque el 8vo rodillo es para la famosa constante, que es el grado 0), pero en teoría se podrían poner más rodillos y hacer del grado que haga falta.
Ya que estoy explicando la máquina un poquito, habrán notado que cada rodillo está formado por una serie de engranajes apilados. Cada uno de esos engranajes es un dígito en el output, con lo cual esta máquina puede calcular números de hasta 31 dígitos. Y de nuevo, eso también es arbitrario, se le agrega precisión simplemente haciéndola más alta.

Ahora, los más astutos (los que no están durmiendo a esta altura) se habrán dado cuenta de un pequeño problemita…
La máquina esta no tiene memoria… Y sin memoria no puedo hacer las cuentas.

Vuelta al pizarrón:

Muy lindo todo, yo arranco la máquina, seteo los primeros valores en 0, 1, 8 y 6, y le entro a dar a la manija.
6 + 8 = 14
8 + 1 = 9

Wait a second!!
El 8 no está más!
No puedo calcular el 9, porque la columna del 8 ahora tiene un 14.
Damnit. Y ahora?
Podría hacerlo de izquierda a derecha, en lugar de hacerlo de derecha a izquierda, pero entonces la cantidad de vueltas que le tengo que dar a la palanca varía con el grado, y cómo sabe cuándo imprimir?

Acá aparece otra de las genialidades del hijoputa este.
El tipo hace las cuentas de a pares.
Es más o menos como el motor de 4 tiempos.
Primero, se suman las columnas pares a las impares. Una vez hecha esa suma, se suman las impares a las pares, y entonces resolvimos el problema. Podemos hacer todas las cuentas juntas, en cantidad constante de vueltas, y no andamos sobreescribiendo datos necesarios.
Ahora, esta última explicación es muy compleja. Me excede completamente porque pensándolo racionalmente no resuelve el problema de la memoria, pero créanme, y ya lo van a ver en el video. O si están muy aburridos, hagan la prueba en Excel, en un ratito lo sacan.

Vamos a ver varias veces el video, y les voy explicando cosas.
Primero, fíjense que hay cosas que giran y se detienen, giran y se detienen, pero el tipo nunca deja de girar la manija. Esto es el centro del fenómeno “4 tiempos”. Si se fijan con atención, en cuanto para de girar, la mitad de las columnas se mueven alternativamente para arriba y para abajo. Esto determina “qué columna se suma a cual”, y es lo que hace la magia de la suma de a pares. En un paso se suman las de arriba a las de abajo, y luego al revés.

Las cositas esas hermosas que giran con aspecto senoidal son los reseteadores de carry (carry es lo que en la primaria denominábamos “me llevo 1″). Básicamente, cuando uno de los engranajes se pasa de 9, hay que mover el de arriba una posición. Como esto puede ser recursivo (piensen el caso de 99999999 + 1), los clearers de carry son un helicoide, y por algún motivo que no puedo recordar, es importante que den 2 vueltas, no una. Cuando el tipo lo explicó tenía sentido, pero ahora ni por puta puedo elaborar ninguna hipótesis coherente. Si a alguien se le ocurre me avisa.

Entonces, el sistema de 4 tiempos funciona así:

  • Sumar columnas impares a las pares
  • Propagar los carries.
  • Sumar columnas pares a las impares.
  • Propagar los carries.
  • Imprimir y ajustar (nota: el quinto sucede al mismo tiempo que el cuarto, no entiendo bien cómo).

Y el último, quinto tiempo de nuestra máquina de cuatro tiempos es sumamente importante. No sólo porque si la máquina no imprimiera no podríamos eliminar completamente a los humanos del proceso, sino también por la parte de “ajustar”.

El video empieza en el tiempo 4. Fíjense que luego de que limpia los carries por segunda vez, hay como unas columnas de rodillos plateados que giran y vuelven (en 00:07). Esta era una parte esencial de la máquina. Cada uno de los rodillos con números tenía entre número y número un pequeño corte vertical. Luego de cada ciclo de la máquina, había unas columnas con cuchillas que giraban y se insertaban en estos cortes, para eliminar los juegos y asegurarse que cada engranaje estaba EXACTAMENTE en la posición en la que tenía que estar. Que un engranaje en lugar de estar en “2″ estuviera en “2.01″, a la larga, hubiera hecho que la decimoséptima posición decimal del resultado diera mal y esto, como ya establecimos claramente, era absolutamente inaceptable, así que hay todo un mecanismo secundario de ajuste y corrección de posibles juegos y errores que pueda haber. El concepto es: si hay algún error la máquina se traba (porque la cuchilla no entra) y deja de funcionar, pero nunca nunca nunca bajo ningún concepto imprime un número equivocado.

Finalmente, la impresora:


Este pedazo solo ya es una pieza de ingeniería espectacular, pero por supuesto, al lado de la otra bestia parece una pelotudez.
Es una lástima que el tipo no le haya dado más tiempo a la manija, no tengo video de la impresora, pero si se fijan sobre el final del video anterior, se ven unos plomitos colgando de hilos que suben y bajan.

Si se fijan en la foto:

el output de la última columna mueve unos engranajes que mueven unas cremalleras,

que mueven esos otros engranajes [1], que tienen números iguales a las calculadoras de escritorio que imprimen. Luego, una vez por ciclo, el rollo de papel [2] se levanta hacia los números y resulta impreso. Muy parecido a lo que hacen las calculadoras de escritorio modernas.

No llegué a entender bien dónde entraba la tinta en todo este proceso, dónde estaba y cómo empapaba los números. Además, hay infinitas más partes móviles de las que parecen hacer falta. Esta impresora hacía más cosas que las que nos explicaron, pero no me acuerdo bien cómo era la historia.
Por un lado, la tira de papel no era la posta, era sólo para verificación. La posta es que además de imprimir eso, también hacía algo con la bandeja que se ve abajo, que terminaba generando la plancha que luego se podía usar para imprimir masivamente el libro con las tablas. Era realmente una demencia.

Otro gran highlight de la exposición fueron los dos viejitos que la daban, que eran realmente fabulosos. Los dos eran como Yoda, eran geniales, y realmente no les molestaba ni un poco que les llenes los huevos a preguntas, y te contestaban todas super interesados. En un momento inclusive nos pusimos a debatir sobre si esta cosa podría andar a vapor, en lugar de con un boludo que lo gire. Lo que aprendí es que si no girás la manija con velocidad constante, es muy probable que se trabe una de las cuchillas de correción de error, y explote un engranaje.
Sí… les pasó.
Sí… tienen engranajes de repuesto.
Pero cambiar uno implica sacar la parte de arriba y desarmar tooooda la pila de engranajitos hasta llegar al roto.

Y para hacer más divertido lo del vapor, la máquina ofrece resistencias muy cambiantes en función de la parte del ciclo en la que está, así que girar a velocidad constante se complica.
Igualmente el tipo supone que con un buen motor de mucha potencia, muchísima reducción, y una válvula de watt, tal vez sería posible que ande sin que reviente todo a la mierda, pero mejor ni probemos.

On two occasions I have been asked:
– “Pray, Mr. Babbage, if you put into the machine wrong figures, will the right answers come out?”
I am not able rightly to apprehend the kind of confusion of ideas that could provoke such a question.

Charles Babbage

Qué fenómeno.
Ya ven cómo trataba a la gente.

Lo que realmente no me quedó claro es cómo hacían tablas de logaritmos calculando polinomios.
O, si como yo creo eso no es posible, para qué serviría imprimir una serie de resultados de un determinado polinomio?
Alguien puede iluminarme al respecto?
Fran?
Hernán?
Alguien?


Terminada la sección Babbage (que fue buena parte de la visita, y definitivamente de lo más interesante), pasamos al museo propiamente dicho, donde una vez más quería quedarme a vivir.

Básicamente cuentan la historia de la computación (entiéndase como acción y efecto de computar) desde el principio.
El principio! No empiezan con la Apple II, empiezan con el ábaco.
El ábaco… Y el sextante.

Ahí nomás enseguida llegan a la regla de cálculo, que los más ancianos recordarán, pero a ver si saben esta.
La regla de cálculo es más precisa cuanto más larga la hacés. Claro que a partir de los 5 o 6 metros se vuelve un poco incómoda de manipular.
Miren esto:

Reglas de cálculo helicoidales, para el bolsillo de la dama y la cartera del caballero. Qué tal?

Después saltamos a 1890, a Hollerith, el “inventor” de las tarjetas perforadas. O más bien, las tarjetas perforadas ya existían, se usaban en los telares, pero este tipo las hizo de cartón, y las adaptó al arte de contar y hacer estadísticas. Aparentemente en Estados Unidos hace rato que se hacen censos, y un tipo medio despierto se dio cuenta que cada censo que hacían les tomaba más tiempo procesar los datos que el anterior, a tal punto que el próximo censo iban a tardar como 20 años en procesarlo. Y por supuesto, se hacían cada 10 años.
Así que llamaron a concurso público desesperado ofreciéndole fama, fortuna, drogas y muchachas vírgenes por doquier a quien pudiera resolver esto.

Hollerith, como les decía, toma el concepto de la tarjeta perforada, y la usa para el censo. El censista estaba provisto de una especie de pantógrafo [1] con el cual hacía agujeros en los lugares correspondientes en función de los datos de cada tipo. Me sorprende que haya tenido en cuenta el hecho de que si lo hacían con un punzón a mano iban a hacer toda clase de cagadas.
Luego, al final del censo, se ponen todas las tarjetitas en la máquina de la derecha, la de los relojitos, que básicamente tiene contactos en todas las posiciones posibles donde podía haber agujeros, y donde efectivamente había un agujero, hacía contacto y se incrementaba uno de esos relojitos.
Con eso tenían toda clase de información agregada, cuántos de cada sexo, de cada grupo de edad, etc, etc, etc.
Otro bichito ingenioso, que luego tomó IBM y siguió como hasta el 70 con los cartoncitos y los punzones.

Saltando medio siglo para adelante:

La famosa Enigma de los alemanes, y enfrente:

ENIAC (otro de esos momentos conmovedores en mi vida)
La primera computadora electrónica general-purpose (Turing complete); 1946, creada obviamente por el departamento de defensa con fines militares.
Por supuesto que eso no es la ENIAC, eso es sólo un panel de 40 que tenía, ocupaba toda una habitación gigantesca.
Una particularidad de la ENIAC es que no seguía la arquitectura Von Neumann (porque no existía todavía): El programa no vivía en la misma memoria que los datos.
Y se la programaba moviendo cables, cosa que hacía que debuggear fuera imposible.
Unos (muchos) años después, terminaron cableando un programa para convertirla a la arquitectura Von Neumann, que la hacía muchísimo más lenta, pero valía la pena porque ahora se podía programar casi racionalmente.
Sorprendentemente, las programaban mujeres, no me quedó del todo claro por qué. (No es de sexista, recuerden, 1950, las mujeres no hacían muchas cosas con computadoras)
Otra interesante: No era binaria, usaba sistema decimal, con acumuladores y carries. Weird.

Para los ultra-geeks: Si tienen una hora al pedo (otra hora, aparte de la que les tomó leer hasta acá), vean este video sobre una de las minas que programaba ENIAC: Jean Bartik. Es bastante ilustrativo.

La que me quedé con las ganas de ver fue a UNIVAC. Había un pedazo, un tubo de memoria que llamaban “mercury delay line”. Esto era un tipo de memoria que usaban en 1940, que es de lo más bizarro que he visto. Era memoria refrescable y serial. Básicamente, era un tubo lleno de mercurio, como de medio metro de largo. Los tipos metían pulsos eléctricos de un lado, que se convertían en ondas mecánicas que viajaban a través del mercurio (bastante lento, y muchísimo más lento de lo que viajaría un pulso eléctrico), y luego las escuchaban en la otra punta. Entonces si vos tenías “x” bytes de memoria, estabas todo el tiempo leyéndola de una punta, y grabándola de la otra. Obviamente, leer o escribir una dirección de memoria en particular consistía en esperar al momento correcto. Sería como una cinta circular que nunca para de girar, pero encima se borra al leerla, sólo que mucho más rápida, o más bien como tener 100,000 km de cable enrollado, y mandar un pulso por una punta y esperar a que llegue por la otra, sólo que más barato y menos incómodo.
Me pareció bastante piola y ridículo a la vez el concepto.

No tengo una foto mía, así que me choreo esa de wikipedia.

También vi bastante sobre el desarrollo de diferentes estilos de memoria, como por ejemplo las redes:

La idea era sencillamente una grilla cuadrada de cables aislados, y en cada intersección había un “anillito” de cerámica ferromagnética (no sé cómo eso es posible). La información se guardaba en la polaridad de la carga magnética de cada anillo. Si entendí bien, vos mandabas un pulso por uno de los cables verticales, y te llegaba algo en todos los cables horizontales que tuvieran un anillo cargado (o sea, un 1). Entonces leyendo el par de cables que te interesaban te referías a una dirección de memoria. Para grabar, mandabas un pulso por las dos…

Esta ya es Random Access, y una cosa interesante es que por algún motivo no es volátil, conserva sus datos sin alimentación. Las lecturas, sin embargo, son destructivas, así que después de cada lectura hay que hacer una escritura nueva.
Tiempo de acceso: 6 microsegundos.

Era algo más o menos así, que luego redujeron a ese cubo de Transformers:

Si se fijan la parte de arriba del cubo, se ve la malla.
Lo que me encantó de eso era lo visible que era. Era suficientemente grande como para poder ver cada anillo (cada bit de datos, literalmente).

Otra de wikipedia:

Un detallito que me encantó, medio descolgado:


Fíjense las conexiones esas… No había circuitos impresos. Todo se hacía a mano, conectado uno por uno, y estaba todo medio flotando en el aire. Era demencial. Se imaginan la cadena de montaje de negros soldando resistencias?

Y a partir de acá, entramos directamente en la guerra fría. Prácticamente todo el desarrollo de la computación por las próximas décadas lo bancó el Departamento de Defensa por la paranoia de la Guerra Fría. Y es muy notable cómo cuando se amigaron con los rusos, la mayoría de las empresas que se dedicaban a la investigación se tuvieron que meter todos sus equipos en el ojete, y casi todas se fundieron (IBM estuvo ahí nomás). Todos estos juguetes eran demasiado caros todavía para ser aplicables.

Este es uno hermoso: el IBM SAGE (sabio en inglés), 1954. Hecho para detectar bombarderos rusos, estaba conectado a los radares.
Pesaba 250 toneladas y usaba 3MW de potencia. Notablemente, ya era de 32 bit, y ya tenía transistores adentro, aunque en su mayoría era de tubos.

Lo que esto hacía mayormente era mostrar en esa pantalla amarilla los vuelos que andaban pasando por ahí, y con una pistolita uno podía apuntarle a uno de esos vuelos en la pantalla, y el sistema mostraba toda la información: qué avión era, de dónde a dónde iba, la lista de pasajeros a bordo, una bestialidad.
Curiosamente, es posible que estos tipos hayan inventado la pistolita del family. Básicamente, la pistola esa detecta cuándo prende lo que tiene adelante, y como la pantalla tiene un barrido, y la computadora sabe en qué punto de ese barrido está cuando prende lo que está adelante de la pistolita, puede saber a dónde apuntaste. Que es exactamente como funciona la famosa pistolita del family cuando le tirás a los patitos.

Este era uno de los cerebros. La computadora consistía de docenas de estos.
Si se fijan en el medio se ve el cubo de transformers que les comentaba antes.
El software que tenía esta computadora, compuesto por 250,000 líneas de código, era el software más complejo de la historia en su momento.
Todo el proyecto SAGE costó unos 10,000 millones (de la época). Había 27 distribuídas por todo el país, conectadas entre sí por módem (otra de las cosas que inventaron para este aparato).

Se siguió usando hasta bastante después de que terminara todo el conflicto con los rusos, por más obsoleta que fuera:

As a final irony, in the last years of its use, replacement vacuum tubes had to be purchased from Soviet-bloc countries where they were still being widely manufactured.

Alguno sabe por qué las pantallas de computadora vieja eran redondas? No todas eran radares por lo que ví…

IBM 7030 Stretch, 1961. Uno de los más grandes fracasos de IBM.
Una de las primeras “supercomputadoras” del mundo, completamente transistorizada, se fabricaron sólo 9, de 8 millones de dólares cada una. Iba a batir records de velocidad, en teoría, pero en la práctica andaba como a un cuarto de la velocidad planeada. Tuvieron que bajar el precio al que la iban a vender, un desastre…
Sin embargo, para lograrla, se desarrollaron muchísimos avances tecnológicos que le sirvieron a IBM, que se salvó cagando de fundirse con esta, para estar en la punta por un rato largo.
Esta máquina fue una especie de hito en la historia, a tal punto que ese mismo día el museo cerraba temprano (por eso no tengo más fotos que del Louvre), porque hacían una exposición sobre esta máquina.
Inclusive tuve el placer de conocer a un viejito que había venido a esa exposición. El tipo tendría unos 80 años, vestido de punta en blanco con su sombrero de cowboy, y sobre la hora de cierre del museo estaba mirando la 7030 con carita de nostalgia, así que el guía se acercó a hablarle (conmigo chupado atrás), y resulta que el viejito había hecho la 7030. O al menos una parte de ella, y se había traído unos cuadernos que nos estuvo mostrando, llenos de notas y fotos y outputs de osciloscopios de cuando la hicieron.
In-fucking-credible.

Otra interesantísima y extremadamente bizarra…
1967, IBM 1360: Photo-digital Storage System
Esto realmente parecía una de Mel Brooks.
El sistema de la izquierda era un máquina que guardaba información en microfilm, revelaba microfilm, y los podía leer. La parte de la derecha era el “Storage System”. Los pequeños microfilms con los pedacitos de información se guardaban ordenados en esos cajoncitos que ven atrás. Cuando había que ir a obtener una información, había un robotito que abría el cajoncito correspondiente, agarraba el microfilm que hacía falta, y se lo alimentaba a la máquina de la izquierda, volviéndolo a su lugar cuando no lo necesitaba más (a través de un tubo de aire).
Me cuesta imaginarme un sistema menos eficiente y más lento que no involucre humanos escribiendo a mano, palomas mensajeras y algún que otro cocodrilo, pero parece que hasta andaba y todo! Aparentemente leía 2.5 Mbit/s, y escribía 500 kb/s. No puedo entender esas cifras, dado lo que estaba haciendo esto…

Lo que no me quedó claro es dónde se guarda la información de qué microfilm tiene qué (la FAT digamos), porque estos son bastante write-once, digamos…
Igualmente, el hecho de que almacenara 1 terabit (160 GB) en 1967 es notable.
No me sorprende que lo haya encargado la CIA.

Esa es sólo por si creían que habían visto un disco grande…


Otro hito en la historia: las Cray supercomputers

En realidad, Cray empezó por acá:

La diseño para CDC en 1964, y pasó a ser la computadora más rápida del mundo (3 MIPS, 10 MFLOPS), 3 veces más rápida que la 7030 Stretch, superada 5 años después por otra Cray.
Un datito interesante: enfriada a base de Freón. Toda la mitad de la derecha es un gran aire acondicionado.
Por supuesto lo más interesante es el cablerío demencial, les adjunto un detalle:

Cray creía en los sistemas sencillos, pequeños, y modulares (se nota en los cables, no?), y le rompió el orto a todo el mundo con dos ideas básicas:

1) En vez de tener un procesador monolítico que es más lento que la memoria, tener varios procesadores chiquitos, más rápidos, más sencillos que hagan menos cosas y se coordinen. Inventó el RISC. Y también el paralelismo. Había 10 procesadores periféricos que ayudaban al CPU, laburando en paralelo, y avisándole al CPU cuando terminaban. En realidad, los 10 procesadores eran virtuales. Había uno solo, y diez juegos de registros, y lo que hacían era rotar estos registros… Algo similar al multi-tasking actual (antes de los multi-core).

2) Esto es de lo más bizarro que escuché. Aparentemente TODOS los cables de la Cray tienen exactamente el mismo largo, para sincronizar las señales. Como todos los cables son del mismo largo, todo llega al mismo tiempo exactamente, y no hay que latchear y esperar. Algo me suena raro de esta descripción, pero el cablerío no me deja mentir. Leí por otro lado que los cables son de una distancia exacta para que no haya rebotes eléctricos o algo así… También me suena como raro eso…

IBM no estaba contenta con el desarrollo de los hechos:

“Last week Control data announced the 6600 system. I understand that in the laboratory developing the system there were only 34 people including the janitor. Of these, 14 are engineers and 4 are programmers.. Contrasting this modest effort with our vast development activities, I fail to understand why we have lost our industry leadership position by letting someone else offer the world’s most powerful computer.”
- Watson

“It seems like Mr. Watson has answered his own question.”
- Cray

Luego, Cray se fue de CDC y fundó CCC, y ahí hizo su famosa Cray-1, en 1974.

Fíjense que sigue el cablerío, aún peor que antes, y por eso la máquina es redonda, para acortar la longitud necesaria de cables.
Los paneles verticales son la computadora en sí, y los “cajones” que se ven abajo no son para sentarse alrededor a tomar mate, son los aires acondicionados para mantenerla fría.

Esta sí que era impresionante: 64 bits, 80 MHz, 8 Mb de memoria. 160 MIPS, 250 MFLOPS (50 veces más rápida que la anterior, que había salido 10 años antes). La cantidad de transistores es más o menos equivalente a un 80386, que apareció 10 años después.

Y acá se acabó la historia lejana, o más bien la visita, porque como les decía cerraron el museo por la exposición que tenían.
Me faltó toda la parte en que las computadoras empezaban a entrar en las empresas (S/36, S/360, etc), y toda la parte de la computadora personal, la historia de Jobs y Woz, Bill Gates y otros muchos loquitos adorables. Igual eso ocupa como un 2% de la superficie del museo, porque esas son como chiquitas en comparación, vio?
No hay caso, vua tener que volver.

Como frutillita del postre, los amigos Sergey y Larry, ya considerándose parte de esta historia, le dejaron una donación al museo:

El Famoso Google Rack! 1999, según el cartelito. El primero, el que armaron en su dorm y que hosteó la primera versión de Google.
Es todo como cuenta la leyenda, mothers apilados, todo descajetado, las placas de corcho separando las máquinas.
Cada uno de esos “estantes” que ven ahí tiene dos mothers uno al lado del otro. No hay con qué darle a esto para eficiencia de espacio, según mi cuenta hay 40 PCs ahí adentro…


Y ya que estaba en Estados Unidos, aproveché a visitar a Brian, que hace mucho que no veía a sus hijos y ya los extrañaba, y a Tim, que lo había conocido hace poco pero ya me cayó de 10.
Iba a conocer Seattle, supuestamente, pero después del burnout de código y no-dormir de TechCrunch, no hice nada. Me estuve quedando en la casa de Brian, salimos a pasear un poco, pero más que nada fue mucho chill out, estar con amigos y descansar.
La casa de Brian, valga aclarar, es ideal para eso.

Y acá surgió de pedo una de las interesantes. Resulta que en cuanto le conté a Brian que había ido a Google, me dice “Ah! Pero yo mañana tengo reunión en Microsoft… No querés conocer Microsoft ya que estás?”. Grossso. Gracias Brian!!

Microsoft no es como Google, obviamente.
Lo primero que me llamó la atención fue el tamaño demencial. O sea, yo iba a “1 Microsoft Way, Redmond, WA”, no?
No.

El GooglePlex son más o menos cuatro o cinco edificios grandes en un par de manzanas. Es muy muy grande la verdad.

Microsoft es un barrio. Un barrio grande. Son manzanas y manzanas y manzanas con edificios y edificios y más edificios. Para que se den una idea, hay taxis oficiales de Microsoft que están todo el día dando vueltas y llevando gente de un edificio al otro. Vos te parás a esperarlo en la puerta de un edificio, y al ratito alguno siempre aparece y te levanta.
MUCHOS edificios. Imagínense que Brian se perdía ahí adentro con el auto, y él va seguido…

Comparen ustedes mismos:
GooglePlex
Microsoft.
Todo lo que está al este de la autopista, y al oeste de “Bel Red Road” es Microsoft. Ah, y no vi ninguna calle que se llame “Google Rd” (por ahora al menos)
Los edificios en forma de cruz son los originales, después se pusieron más creativos con el tiempo, pero tienen alguna magia esos. Igual el mejor es el edificio 99, el de Research, es super cool, y bastante parecido a la onda que tiene Google (aunque sin pelotitas de colores). Eso sí, los banners de propaganda de IE 8 dan un poco de lástima.

Qué les puedo decir?
Microsoft es impresionante. Y la verdad, tiene menos esa vibra mágica y “cool”, pero me gustó más que Google. No sé si es mi aversión a Linux y el software gratis o qué, pero me dieron más ganitas de venir a laburar acá que a Mountain View.

Lo que sí me gustó es que todo el mundo tiene oficinas con puertas que cierran. Todos. Lo que en parte explica la cantidad de edificios, porque Microsoft hoy no es 10 veces más grande que Google. Aparentemente, darle a cada tipo una oficina ocupa mucho más lugar che, no hay caso.

La verdad, me pareció muy piola el contraste de ver las oficinas de los dos gigantes una después de otra.


Fuera de eso, Seattle es una ciudad preciosa, la verdad. Según Grey’s Anatomy llueve mucho, pero me dio la impresión de lugar muy laid-back, muy tranquilo para estar.
Parece un lugar donde yo hasta tal vez podría ser feliz. Who knows?
Igualmente como les decía, no vi mucho de la ciudad. Hicimos un par de tours, en los que estuve tan pajero que ni llevé la cámara. Obviamente subimos a la Space Needle, anduvimos en monoriel, hicimos todas las cosas típicas de turista en Seattle (o sea, esas dos).

Y el domingo… La gran experiencia americana. Esta es una de las ventajas de estar con los locales, porque sino esto no lo hubiera visto ni en pedo.
Como todos los años, la familia de Brian fue a la Puyallup Fair, una mezcla de la rural, expo-porquerías, centro de venta y exposición de cosas de Sprayette en vivo, parque de diversiones y comida bien bien cerda.
Ciertamente un lugar muy bizarro y muy divertido. Eran yanquis siendo bien yanquis, desde lo más profundo de su esencia, comprando basura y comiendo basura. Hermoso.
De más está decir que yo también me quería comprar cuanta mierda veía. Verán… Los spots de Sprayette, hechos en vivo, por algún motivo son mucho más convincentes.
Una experiencia más que interesante, y muy autóctona…


Y para el último día me volví a San Francisco y básicamente estuve al pedo…
Como ya conocía, y estaba filtradísimo, me alquilé una bicicletita y me la pasé boludeando, haciendo las cosas típica de turista que más me habían gustado la última vez… El Pier, el Golden Gate, la vista de Alcatraz, subir a una autopista en bicicleta en la que no había banquina y no podía salir porque en lugar del guard-rail había una reja de 2 metros de altura y los autos me pasaban echando putas por al lado a 60mph, el Palace of Fine Arts, Lombard Street, el barrio japonés, bajar de la puta autopista de contramano por la ya mencionada e inexistente banquina retando a la muerte, los Cable Cars, Mission Street. Lo típico del lugar, bah.

Gracias por leer hasta acá, viejo. Eso es tener huevo, eh!
Si alguien más llegó hasta acá, deje mensajito a la derecha y le traigo arenita exclusiva del Sahara.

Leave a Reply