6/4 - Cairo

OK, sí, tardé un poco en postear…
Pero venimos paseando muchísimo todos los días, moviéndonos de un lado a otro, y durmiendo bastante poco, así que no hubo mucha oportunidad de escribir, y encima el acceso a Internet viene siendo escaso, caro y malo.
Aparte, estos dos primeros posts vienen laaaaargos, pero están buenos. Y eso toma tiempo, my friends.


Déjenme comenzar el post de hoy con una pequeña expresion exclamativa…

WOWWWWWW

WWWWWWWW OOOOOOOOOOOOOO WWWWWWWWWWW
ESTOY EN FUCKING CAIRO!!!!!!!!

y es tan impresionante como me imaginaba!

Antes les mentí un poquito… Sí vine con un par de expectativas sobre algunas cosas… Y el viejo Cairo era lejos la más grande, más que los templos, las pirámides y el buceo. Tenía esta imágen loca de como sería y la verdad, le pasé bastante cerca.
Esto es genial!!!!

Vuelta a la historia.

Arrancamos en el hotel no-tan-tempranito como planeábamos (estamos realmente rotos) con un “desayuno egipcio”.
Oh yeah, anoche el tipo nos preguntó: “egiptian or western breakfast?”
Por supuesto, dijimos a corito bien fuerte, “NO! Cómo? So’ Loco? El Egiptian queremo!”
Por supuesto, no dijimos, “Nah, Uno y uno, así hacemos damage control”
Por supuesto, mañana pedimos el western para los dos.

El desayuno egipcio consiste de:

  • Un huevo duro
  • Pan, pero es Pita, que no es muy apropiado para untarle nada. Igualmente, esto sólo es un problema en el desayuno western, porque en el egipcio no se supone que andes untando cosas.
  • 2 falafel. Muy ricos como snack durante el día. No tan llevaderos con el estómago vacío.
  • Un plato de porotos/garbanzos de algún tipo molidos y hechos porquería. Hay a quien le gustan estas cosas, pero a Paula y a mí ni en pedo, y menos de desayuno.
  • Un plato con hummus. No tan horrible. Definitivamente no para desayunar.
  • Un té, en hebras, que si te descuidás y inclinás el vaso un poquito de más te comés toda la tierra que tiene en el fondo.

Igualmente, el huevo no estaba mal.
Como decía, mañana vamos por el western.


El plan para el día de hoy era:

  • Caminar a la estación de tren
  • Caminar desde el Centro hasta el Cairo islámico, que aparentemente la transición en el medio es interesante
  • Cairo Islámico (Alguna parte del mismo)

Y arrancamos… Caminando para el lado que no era. Je.
Si bien llevo siempre mi brújula en el bolsillo, por algún motivo consideré que no era importante mirarla, y también consideré que nuestro hotel estaba en la mano de enfrente de la que realmente estaba.
Cuestión que después de caminar un raaaato y llegar a la rotonda donde teníamos que doblar, el mapa no matcheaba ni en pedo las calles que yo buscaba, y preguntando un cacho nos dimos cuenta que habíamos hecho cualquiera.
Fuck it, vamos en taxi a la estación.

Costó un poco hacerle entender al tachero a dónde íbamos, cosa medio extraña porque es LA estación de tren de Cairo. Literalmente utilicé las onomatopeyas “Choo Choo! Chufchufchufchuf chufChufChufChuf ChufChufChufChuf (in crescendo)” a lo que el tipo entendió mientras Paula se retorcía por el piso del taxi de la risa. La próxima vez la dejo que le explique ella a ver cómo hace, qué se cree.
Regateamos un toque el precio y ahí vamos.
Y como siempre yo tratando de mirar mi mapita para entender dónde estamos y asegurarme que el tipo no me está secuestrando, y no tenía la más puta idea, hasta que de repente…

La San Puta!
Eso es una mezquita!
En el mapa era como un rectángulo gris gigante, y no podía haber ninguna duda de que era esa, que aparte quedaba a 4 cuadras de la estación, así que nos bajamos ahí nomás, en el medio de la calle, esquivamos unos bondis dementes y nos mandamos a pegarle una vuelta.
Ya acá el tema estaba menos friendly que donde estaba nuestro hotel. A Paula la fichaban MAL, y se notaba medio heavy el ambiente. Igualmente no pasó nada.
A la mezquita tratamos de entrar, cautelosamente, mirando a todo el mundo a ver si alguno nos hacía señas de que no podíamos (cosa que suponíamos), y efectivamente apareció uno y nos sacó cagando. Perfecto, worth the shot.

Ahora, la estación de tren estaba ahí nomás, el único tema es que entre nosotros y la misma había como una gran intersección de mega-avenidas, abajo de una autopista. Esto no iba a ser fácil…
Para que se den una idea lo demencial que es el cruce aca, alrededor de la esquina había de esas rejas como las de 9 de Julio destinadas a que los peatones no crucen alocadamente; pero por dónde sí se puede cruzar no hay no-reja… Hay otra reja que desliza para abrir y cerrar, y dos policías de tránsito abriéndolas y cerrándolas y cortando el tránsito, porque sino los ninjas se mandan igual, y emputecen más aún todo el sistema.

A ver…
Imagínense una avenida del ancho de una mano de 9 de julio.
Con gente que maneja aún peor que nosotros, entonces en lugar de los 5 o 6 carriles marcados en el piso hay 8 o 9 reales, todos con dementes que van a toda velocidad esquivando toda clase de cosas y sin ninguna intención de frenar.
Y la única manera de que la gente no trate de cruzar por ese suicidio es encerrándolos con rejas!!!

Hasta los policías tenían que cortar la calle con cuidado, de a un carril por vez, tratando de que no los pisen, y en cuanto se descuidaban algún loco se les mandaba.

Ah, sí, me olvidé de aclarar. No hay semáforo en esa esquina.
Es absolutamente demencial.

Y eso fue sólo la primera de las calles que teníamos que cruzar. Las otras se veían peores porque ni siquiera había policías.
Había un cartel no demasiado claro que parecía indicar que un túnel que había, además de ser una estación de subte, también tenía una salida donde estaba la estación, cosa que tenía bastante sentido. Bajamos, y por supuesto ese fue el último cartel que mencionaba la puta estación (y me memoricé el dibujito arabesco, no es que sólamente no estaba traducido). Tuvimos que preguntarle a varios egipcios, que esperablemente son bastante idiotas, y encima el idioma no ayudaba, aún con las conocidas onomatopeyas ferroviarias internacionalmente aceptadas.

Finalmente conseguimos llegar a la estación, encontramos la oficinita donde vendían los tickets que queríamos, y compramos los pasajes para el super tren overnight con cabinas privadas para dormir, Cairo-Luxor y Aswan-Cairo.
De entrada nos cagaron porque el horario que nosotros queríamos tomar, que está perfectamente anunciado en la página web de la empresa y en el cartel en la puerta, no estaba disponible. Insistiendo un poco, nos explicó que ese horario es “for egyptians only”, “for security reasons”. No obtuvimos mucho más que eso.
Así que los trenes que vamos a tomar salen bastante antes, lo cual es una cagada, primero porque el día en Aswan antes de tomar el tren de vuelta teníamos el tiempo muy ajustado para lo que hay que ver, y el día en el Cairo también, y encima porque ahora cuando vayamos a Luxor vamos a caer como a las 4.30 AM, con lo que nos va a pasar lo mismo que en Madrid, sólo que con todas las valijas, y en un lugar lleno de ninjas al acecho. Damnit. Ya veo que la noche de hotel que nos habíamos ahorrado supuestamente tomando el overnight la vamos a tener que garpar igual.

Por suerte nos encontramos ahí en la estación con una rubia que hablaba perfecto árabe y perfecto inglés, que se ofreció a ayudarnos y a hacernos de intérprete. Estaba ahí comprando tickets con otro flaquito claramente extranjero, y yo sigo convencido, a pesar de que Paula dice que ni en pedo, de que es tremendo gato, y se dedica a pasear turistas por Egipto.
Según ella es de Alemania, y vive en Egipto hace 6 años, y el flaquito ese es el novio, y yo este cuento ya lo escuche en Tailandia, a mí no me caga. Tremendo gato.
Pero útil en este caso.

Ahora, digo yo, no? Estos recontrapelotudos, no podían poner sólamente el horario que sí es para extranjeros en su página, que claramente es sólamente para extranjeros? O al menos poner en rojo los que no nos sirven, y una nota grande abajo?
Por favor, entren a la página de estos idiotas y díganme si el boludo soy yo que no lo vi, porque yo estaba convencido de que me iba a poder tomar ese tren. Y ya que está miren qué lindo tren que nos vamos a tomar.
Hasta les mandé un mail desde Buenos Aires al mail que te ponen ahí y jamas me contestaron una mierda.
conchiesumadre.

También averiguamos que en las estaciones de tren no hay locker rooms para dejar el equipaje. Fuck.
Estuvimos pensando un poco, y esto va a ser un problema en todo el viaje. El plan indica que nos vamos a estar moviendo mucho, y mucho de noche, con lo cual va a haber muchos dias que vamos a hacer checkout a la mañana y el equipaje va a quedar en el limbo todo el día…
Esta es la clase de cosas que no son un problema haciendo turismo en el mundo civilizado, pero acá vamos a tener quilombo seguro.

En fin, salimos de la estación y nos tomamos un segundo taxi, a una rotonda que es donde teníamos pensado empezar la caminata hacia el Cairo Islámico (que en realidad no es más Islámico que el resto del Cairo, sólo es viejo, pero ya hay otra zona llamada “Viejo Cairo” que es más vieja aún, evidentemente).
El taxista nos supo explicar muy hábilmente usando un vocabulario sajón de exactamente 5 palabras que si bien estábamos yendo al mismo lugar de donde vinimos en el taxi anterior, este iba a ser más caro, porque era más complicado volver. En sus palabras literales (imagínense los gestos que hacía mientras lo decía): “Turn right, turn left, turn right, turn left”.
Aparentemente acá los taxis no cobran por distancia/tiempo como en el resto del mundo, cobran por ángulo de rotación del volante.
En su defensa, tenía razón el tipo. Volver fue mucho más retorcido que venir, salvo que nos estuviera paseando intencionalmente para justificar el precio alto que ya habíamos acordado previamente, cosa que para mi no tiene ningún sentido, así que no creo…

Cuestión que por suerte el camino de vuelta fue más largo, porque fue mucho más interesante. Se fue metiendo por callecitas mucho más angostas, y vimos un montón de cosas. Y en este viajecito, el Cairo me recordó mucho a la India. Es distinto, tiene muchas cosas puntuales diferentes, mayormente de estilo, pero hay miles de otras cosas que son iguales…

Cosas como tipos repartiendo barras de hielo, carros tirados por burros, y mil otras cosas que no sé exactamente cuáles son, pero tiene un feel similar…


Finalmente el tipo nos deja donde yo le había dicho, o algo así… Yo esperaba ver una rotonda (heck, en el mapa había una rotonda dibujada), pero de rotonda una mierda. Nos tiró en un lugar rarísimo lleno de negocios (todo está lleno de negocios acá), y arreglate.

Preguntando un poco, nos ubicamos para dónde teníamos que ir, y arrancamos.

En el camino, me divertí haciendo una de mis cosas típicas… Resolver un problema poco usual para turistas, en un lugar donde nadie habla una palabra de inglés (esta zona era óptima para eso). Hasta ahora solía ser arreglar el puto cargador de mi laptop.

Este año estuvo mucho más simple. Resulta que en Ezeiza, no sé cómo, mientras hacía la fila del check-in, a mi hermoso reloj se le dio por auto-desmantelarse, y el enganche que lo mantiene atado a mi muñeca se deshizo. Básicamente, sin haberlo enganchado en ningún lado, tironeado, ni nada, se me cayó el reloj al piso… No sé qué onda… Buscando por toda la fila, encontré la pieza más grande, pero del perno y el pestillito ni noticia, así que tuve que sacar aguja e hilo y hacer esta negrada suprema:

Sí, básicamente lo cosí puesto, con lo cual no me lo podía sacar ni en pedo, y aparte encima me había quedado grande, así que era incomodísimo…
Así que acá me metí en una relojería, y por lengua de señas logré que el tipo me diera una malla parecida, y me cambiara no la malla completa (que era para cagada porque ahí sí tenía que ser una exactamente igual o no iba a calzar) sino la parte del ganchito nomás. Esto fue lo más difícil, especialmente porque mientras yo intentaba cortar los hilos con una herramienta tipo bisturí desafilado que tenía el flaco, él agarró otra y empezó a cortar directamente la malla que yo pensaba conservar (oops).
Finalmente anduvo bien la cosa, y ahora ya tengo reloj nuevo. Resultado: 5 libras y ni una sola palabra intercambiada con el tipo. Así da gusto.


Arrancamos ahora sí, por una callecita que iba por abajo de una autopista (paisaje charming, se imaginarán), y nos llevaría desde donde estábamos hasta el pleno centro del Cairo Islámico.
Y desde el principio del camino vimos lo que Paula denominó “lo mismo que en Paraguay” (blasfemia absoluta en pleno Oriente, pero algo de eso había)

Esta no era precisamente mi imagen de los mercados egipcios, pero pensándolo bien tiene sentido. Nos metimos un poco por esas callecitas, y acá mayormente había textiles (porquería en casi todos los casos).
Y siguiendo por ese camino vimos más de esto, ligeramente distinto, pero no sabría bien cómo describirlo…
Y vimos varias cosas interesantes en el camino. Voy a dejar que las imágenes me ahorren miles de palabras:


Esto lo vi varias veces ya… Edificios que son sólo una fachada… El efecto visual estando en vivo es bizarrísimo.


Presten atención a esas jarras


Estos son re-difíciles de fotografiar, porque no se dejan. Ese flaco lleva colgada una jarra igual a las de la foto anterior, y va sirviendo jugo vaya uno a saber de qué por la vida.
Es el equivalente cairense del cafetero.

Y llegamos al Cairo Islámico. Mi intención era meterme en el famoso gran mercado, pero algo me dice que el gran mercado es eso que pasé, porque lo que vi después es un desastre… Pero llegando acá vimos una mezquita, un templo, etc, etc, y nos fuimos distrayendo y nos pasamos todo el día mirando otras cosas fuera del plan, básicamente por lo que dije antes… Esto es el fucking antiguo Cairo, y es GENIAL.



Al-Ghouri Complex… Esto es, una madrassa, una mezquita, y otra cosa más, todas dedicadas a Al-Ghouri, que no tengo ni idea de quién fue.
Los edificios estos no estuvieron particularmente espectaculares, salvo por la vista de todo el Cairo que tienen desde los minarets (esas típicas torres arabescas)

Esta es una interesante. Todo ese lugar es una gigantesca cisterna donde juntaban agua (presumo que de lluvia, aunque dado lo que llueve acá, no me extrañaría que trajeran carros cargados con agua desde el Nilo), y hay una especie de “aljibe” que conecta el resto del lugar con esta habitación (que está bajo tierra) para poder subir agua con un baldecito. Aparentemente, varios de estos lugares tenían estas reservas de agua, y una habitación arriba con ventana a la calle donde cualquiera podía acercarse a tomar agua.
Este es un tema bastante central que no vi nunca hasta ahora… El manejo del agua era crucial en este lugar. En retrospectiva, es bastante obvio, pero no lo había pensado.

Enfrente de este edificio, la mezquita, con una de las mejores vistas de Cairo imaginables


Pero para entrar, Paula tuvo que envolverse la cabeza…


Ese es el minaret al que subimos, acá estamos como a 3 o 4 pisos de altura ya.

Y la famosa vista:






(se ven mejor en grande, clickéenle)

Fíjense en las primeras dos fotos los techos de las casas, cómo están llenos de escombros y basura…
Esto también lo vi bastante en la India, no sé qué onda…
Por momentos parece como si hubiera caído una bomba atómica acá, y nadie se hubiera enterado…
Obviamente puedo entender ciertos niveles de mugre en los techos de las casas, pero es como si alrededor de esos techos hubiera habido paredes que se cayeron, y quedó todo ahí tirado. Es realmente muy bizarro.

Ah, el que encuentra las pirámides en esas fotos gana :-)
(Sisí, se ven las pirámides desde acá, es genial)

Acá tuvimos la grata compañía de dos gallegos (y lo digo en el mal sentido de la palabra) que estaban más perdidos que la San Puta, chapuceándole preguntas imbéciles al pobre guía que gracias a Dios no entendía nada, sino los tendría que haber sacrificado…
Cosas como preguntarle a un tipo que apenas habla inglés y vive a base de propinas de 1 dólar si visitó España, y entender mal lo que decía el guía e interpretar que esta mezquita antes había sido una sinagoga…
Porque miren que yo soy bruto bruto, eh, pero estos tipos parecían haberse perfeccionado en la Sorbonne.
El sumum fue cuando desde la punta de la torre el guía nos apunta a la mezquita de Hussein (Hussein, nada menos que el nieto de Mahoma), y el gallego pelotudo este le dice “But Hussein was a very bad man, you know that, right?”. Insisto, menos mal que el guía no le entendió, porque lo tiraba ahí nomás a la calle. Así las cosas, tenía ganas de tirarlo yo…
Sólo faltaba que el guía mencione a Muhammad Ali, y el imbécil este le dijera “qué? el boxeador?”
Por Dios qué poco se puede hacer por la gente.

De ahí fuimos a otro edificio del complejo de Al-Ghoury, la wikala o algo así. El guía de acá apenas chapuceaba un poco de inglés (a diferencia de los anteriores que tenían un vocabulario de 50 palabras), entonces nos llevaba a una habitación y decía “room”, o “kitchen”. Un tipo muy versátil.

En general una estafa este lugar, pero es el típico problema… Si no pagás la entrada a TODOS los lugares, te salvás de los choreos, pero te perdés los buenos.
Y las entradas no duelen mucho, son todas de 2 o 3 dólares (especialmente con nuestro descuento de estudiantes de mentirita), pero sumadas se va una buena guita.
Lo único que rescato de este lugar es que me reía mucho con el guía que era idéntico a Freddie Mercury

O más bien, la cruza entre Freddie Mercury y Saddam.


Y la verdad nos estábamos cagando de hambre, pero no podíamos encontrar ningún lugar que pareciera decente. Los puestos callejeros por ahora mejor no, no vamos a morir el primer día… Y hay un restaurant justo por acá recomendado por la Lonely, pero no lo podíamos encontrar (de hecho, buscándolo encontramos a Freddie).

Y seguíamos en la búsqueda y por supuesto cometí la cagada que siempre cometo… Pasamos por un lugar lleno de mierdas y nos pusimos a comprarlas. Que todo bien, sólo que las compramos el primer día, y ahora las vamos a estar arrastrando por todo Egipto. Eso sí, una de las buenas de viajar acompañado… Tenemos 2 valijas de 23kg permitidos cada uno, y trajimos 2 de 15. Sacando las mierdas que se consumen durante la estadía (porque ni en pedo voy a llevar de vuelta los desodorantes y shampooes y etcéteras), tenemos lugar como para llevar 50kg de mierdas. Suena paradisíaco…
Igualmente no soy tan boludo. No estoy comprando todo lo que veo, solo las cosas que no veo todo el tiempo, o que me parece que no van a tener después en otro lado. Las pirámides y los amuletos los compro al final.
Pero eso sí, me compré el adornito más frágil que vieron en sus vidas. Fun shit.

Miren ese Tutankamon al lado de la Nefertiti-Michael-Jackson. Son unos enfermos!


Finalmente encontramos el puto lugar de comida, y la verdad que estuvo espectacular. Como no podía ser de otra manera, siendo la primera comida acá, no teníamos idea de las cantidades y pedimos como para 8. Salió carísimo, pero estuvo excelente igual, y ya entendí como funciona esto… La posta es el cordero, el resto es mierda. Igual lo voy a probar, pero mi experiencia en la India me enseño algo ya…
Kebab = good
Kofta = bad

Después de comer, estábamos yendo a una mezquita impresionante que hay acá, pero terminamos entrando a otro coso que quedaba de paso y era bastante poco interesante, pero como siempre, nunca sabés. El guía hablaba bastante inglés, por suerte, así que eso estuvo bueno pero tampoco había demasiado por explicar.

Lo que sí tenía este lugar es una pequeña mezquita con una decoración increíble.


Esa se las dejo full-size. Háganle click y véanla en detalle, es increíble


Esa es una escalera donde aparentemente se sube el tipo a cargo de las “misas” (no sé si es el famoso imán, o quién) a dar la lección, bastante parecido a nuestras misas.
El laburo que tiene esa escalera es genial.


Esa también se las dejo grande, clickeen

Y luego el tipo se paraba ahí a llamar al rezo.
Estos dos son features que vamos a ver en todas las mezquitas: Las escaleras de madera contra la pared, y estos “nichos”.

Después de ahí, como siempre, al techo.

Este era bastante interesante, particularmente por lo peligroso que es. Yo no soy muy de tenerle miedo a las alturas, ni a hacer locuras peligrosas en general, pero este me dio bastante miedito. Me movía con mucho cuidado en este lugar. Fíjense que atrás de Paula hay como un espacio de 80cm para pasar esas cúpulas, y del otro lado el vacío (4 o 5 pisos). Ah, y obviamente, cosas para tropezarse no faltaban. No estaba bueno, y me sorprendió bastante que lleven turistas ahí y no se les muera uno cada tanto.

Esto es lo que decía antes sobre la bomba atómica… Qué carajo pasó en este lugar?
Esta también se las dejo grande… Fíjense lo que es ese techo. Hay sillas, cachos de bicicletas, porquerías de todo tipo, y están todas las paredes derrumbadas. Cómo se genera tanto escombro? Realmente si no cuidás un edificio en lo más mínimo se derrumba solo?

Otra: Alguna vez vieron una estructura con tanta ganas de caerse a la mierda como esa?

En fin, estuvo buena la visita, salvo que al final el guía se puso mimoso y ya me hinchó las bolas porque quería seguir camino. Parece que al tipo lo mencionaron en la Lonely Planet, y nos contó toda la historia de cómo acá son muy caras y no se podía comprar una, y entonces les escribió a los de Lonely para que le manden una y entonces se la mandaron y entonces estaba muy contento y entonces…
Ugh.
Lo peor fue que por si no le creíamos (yo no le creía) nos mostró las putas guías en las que había salido, y una revista y otro número de cosas de las que el chabón estaba enormemente orgulloso y a mí al menos no podían importarme menos.
Y bueh


Seguimos por Al-Azhar, una mezquita importantísima no sé bien por qué. Es bastante grande, y bastante linda, sin volverse demasiado loco.
Lo que estuvo bueno es que como Paula tenía una remerita de manga corta, en esta no alcanzó con el pañuelo en la cabeza, necesitaban disfrazarla de gnomo

Jeje. Jejeje. No podía parar de cagarme de risa. Pobre…

Esta estuvo buena más que nada porque era un poco más real que las otras. Había bastante gente rezando y estudiando, por ejemplo. La decoración estaba buena, aunque no es de lo mejor que he visto.


Otra que hay que clickear para que se vea


Esta era una zona a la que yo no pude entrar porque es sólo para mujeres, así que las fotos estaban a cargo de Paula y una vieja cuidadora que había ahí.

Lo que nos rompió bastante las bolas fueron los cuidadores de esta mezquita, o como se llamen los que están en la puerta, que como no pueden cobrar entrada a esta, y encima no te hacen de guía, la única forma que tienen de ganar guita es tratar de llevarte (contra las reglas) arriba de los minarets, cosa que no queríamos porque ya habíamos estado en todos los minarets en 200 metros a la redonda, y la vista no podía ser tan distinta desde este, y la verdad se pusieron bastante rompehuevos. Cuando vieron que no les íbamos a dar guita se pusieron insistentes con la propina por “cuidarnos” los zapatos, etc…


Luego de Al-Azhar, fuimos a Midan Hussein, una gran plaza que parece el centro turístico de El Cairo. Aparentemente acá es donde estacionan todos los bondis para llevar a los turistas al “mercado” y hay unos restaurancitos mega caros bastante bien instalados, todo bien turístico. Por supuesto la concentración de blancos acá superaba el 100%, con todos los hinchapelotas tratando de enchufarte mierdas que eso acarrea.

Acá también está una de las mezquitas más sagradas de Egipto, pero no entramos porque hay puertas y secciones separadas para hombres y mujeres, y pispeando un poco para adentro vimos que no pintaba demasiado interesante. Igualmente la sensación es de bastante seguridad y más que nada en esta plaza, donde entre los turistas y esta mezquita, hay como 300 policías por metro cuadrado, muchos de ellos de la “tourist police”.

Y acá es donde tratamos de meternos al “mercado”. Obviamente, las primeras cuadras desde la plaza eran 100% turísticas, con negocios bien puestos que venden sólamente mierdas y chucherías, pero teníamos la esperanza de que quedara algo del mercado original donde todavía fueran los locales, más para adentro. Yo sigo convencido de que debe existir, pero fracasamos completamente en el intento de encontrarlo. Y no sólo eso, sino que encima me perdí para el orto, así que por un rato largo no teníamos la más puta idea ni de dónde estábamos ni para dónde íbamos, y encima el paisaje estaba poco interesante.


El mercado local debería parecerse más o menos a eso, según mi instinto…
Y si bien el de las lámparas claramente no era para turistas, todo alrededor eran locales de pirámides y Nefertitis.


Cuestión que seguimos caminando, ya más ubicados en el mapa, y no se me ocurrió mejor idea que meterme en una callecita angostita de barro. A Paula no le gustaba ni mierda, y yo diciendo “Pero dale! Si no pasa nada!”. Y la verdad que las primeras cuadras estuvieron buenísimas. Era una zona donde realmente no había ni un turista, y los tipos haciendo su vida local, tomando te en la vereda, había muchos herreros martillando y sopleteando cosas, mujeres colgando la ropa. Finalmente habíamos encontrado el verdadero Cairo (o al menos, “un” verdadero Cairo), sin maquillaje ni disfraz. Pero ya después de unas cuadras dejó de ser divertido… La callecita esta no parecía terminar, no parecía buena idea darse la vuelta, se estaba poniendo cada vez más de noche y más angosto esto, y ya no me gustaba una mierda, y no me quedaba mucha opción más que apretar el ojete y seguir caminando…

Por suerte llegamos al final de la callecita, donde había una avenida con tránsito, y nos subimos al primer taxi que pasó…
Como siempre, esto no termina de solucionar el problema, porque no sabés si el taxista entendió a dónde querés ir, y tampoco sabés que el taxista no te quiere secuestrar. Le dije que vaya a la zona de nuestro hotel, que estaba al sudoeste de ahí, y agarró para el Noreste.
Fuck fuck fuck fuck.
Ya sé.
“Midan Hussein! Midan Hussein!”
Ya a esta altura estaba completamente alterado y gritándole al pobre tipo. Pero Midan Hussein estaba más cerca, y era más probable que el tipo supiera exactamente a dónde estaba tratando de decirle que vaya. Siguió por el mismo camino, bordeando una muralla que aparentemente rodea el norte del viejo Cairo, dobló a la derecha en un lugar que parecía tener sentido, dobló de nuevo y yo ya estaba más tranquilo.
Finalmente nos dejó de nuevo en el paraíso turístico, y el pobre tipo ni me quería cobrar porque no sabia cómo decirme cuánto era… Le di 10 libras, que son 2 dólares y en términos de taxistas de acá es como si me hubiera llevado al aeropuerto, aunque no hay chances de que uno que hable inglés no te culee y te cobre 30 por hacer 2 cuadras. Pero este estaba chocho.

Y ya estando ahí nos mandamos a intentar de vuelta con el mercado, ya por una zona más segura y en la que sabíamos dónde estábamos solo que esta vez intentamos ir más hacia el Oeste en lugar de doblar tan temprano, a ver si encontrábamos un mercado más local…
Y encontramos un mercado más local. Sigue no siendo lo que yo me imaginaba, y es más parecido a lo que Paula denominó antes “mercado paraguayo”, este parecía de ropa y telas. Pero claramente este lugar no era turístico de vuelta, y era definitivamente una cagada. De vuelta terminamos en un callejón horrendo donde nos miraban muy raro, constantemente nos pasaban por arriba con unos carros que usan para llevar cosas de un lado a otro, y ya era mucho más de noche que antes y la puta madre que lo parió.
No, definitivamente no aprendo la lección.

Así que una vez más seguimos caminando hasta el final del callejón y terminamos en la misma avenida que antes, que yo sabía perfectamente cómo volver caminando hasta un lugar civilizado, pero implicaba andar por un lugar que pintaba muy oscuro así que ni en pedo…
Otra vez me tomé un taxi pero acá me sentía un poquito más tranquilo, así que me tomé la molestia de elegir uno que tuviera cara de que hablaba un poco de inglés (le pegué de una, ja!), que sí entendió dónde íbamos, y de nuevo agarró por el mismo lugar que había agarrado el otro para el noreste y la recontra puta que lo parió. Pero este me generaba un poco más de confianza por suerte.

Lo que este logró explicarme es que el tráfico en esta ciudad es terriblemente emputecido, y lo que estaba haciendo era salir para volver a entrar por una autopista, cosa que hizo y en media hora estábamos sanos y salvos en nuestro hotel.

Moraleja: No andar de noche por el viejo cairo

Por lo menos vimos el verdadero Cairo.


Ya en el hotel vi algo que me recordó varias discusiones que he tenido con yanquis en el pasado.
Aca en Egipto se fomenta la responsabilidad personal. No existe esa pelotudez de que te caés en un pozo porque venias mirando para arriba y le hacés un juicio a alguien, y encima se lo ganás. Acá te caés en un pozo, y la culpa es tuya, POR BOLUDO. No le hacés juicio a nadie. Te jodés. Tendrías que haber venido mirando, ya sos grandecito, viejo.

Y creo que no hay mejor ejemplo de esto que el ascensor de nuestro hotel.
El ascensor de nuestro hotel es el típico sistema que aparece en los edificios antiguos del centro, donde el ascensor va por el centro de la escalera, con un par de pequeñas diferencias:

Este no tiene jaula…
Si vos tenés ganas de tener el brazo extendido hacia el centro, y el ascensor pasa, te lo engancha y se acabó. POR BOLUDO
Y para los que están mirando la foto y pensando que pasa demasiado lejos de la escalera como para agarrarte el brazo, tendrían que ver por dónde va el contrapeso.

Igualmente, eso no es lo más interesante…
Lo más interesante es que este ascensor, como todos los que conocemos, tiene 2 puertas, una que pertenece al piso, y hay una por piso, y una que se mueve junto con el ascensor.
La diferencia principal radica en que este anda perfectamente con la puerta de adentro abierta, cosa que parece una boludez, pero es bastante creepy.

Especialmente en este edificio que los pisos son altísimos, y arriba de cada puerta no hay una pared o una chapa, o algo. Hay simplemente vacío absoluto. Por supuesto que andamos siempre con la puerta abierta desde que descubrimos esto, es mucho más exciting. Ya lo hicimos como una docena de veces, and it never gets old. No hay caso, no te acostumbrás, sigue siendo muy creepy.


Para terminar el día fuimos a tratar de cenar algo pero todo lo que veíamos eran fast foods yanquis (McMierda, KFC, Burger, etc). La Lonely recomendaba dos lugares, el primero terminó siendo kosher con todo el menú en árabe y ninguna foto de nada (y nada alrededor nuestro se veía apetitoso como para señalar y pedirle uno de eso), y el otro también tenía el menú todo en árabe, pero al menos era de shawarma, así que le pedimos un kebab y un sheesh, y pudimos cenar medianamente digno.

Hmmmmm. Yummy

Como es más fuerte que yo, agarré el menú y me dispuse a aprender los números de esta gente, que a pesar que nosotros creemos que usamos números “arábigos”, los árabes claramente no están de acuerdo.
Son bastante fáciles en realidad, el problema es que son tricky… Hay uno que es igual a nuestro 7, pero es el 6. El 3 en realidad es 4, y el 0 es el 5. el 7 y 8 parecen operadores OR y AND, y el 0 es un puntito. Una boludez.
Y la verdad que viene muy bien, porque ahora me es mucho más fácil usar los billetes, que sí tienen el amount en números normales, pero en números de los de ellos está por todos lados.

Para rematarla, intenté pegarme una ducha pero fue un desastre.

Como verán en el cartel, había que esperar un poco para que salga el agua caliente… A los 20 minutos me pudrí y me metí a la ducha fría, pero ese ni siquiera fue el problema… Tiene CERO presión, así que me pasé como media hora y no pude bañarme absolutamente nada.

8 Comments to “6/4 - Cairo”

  1. Gime Says:

    Les voy comentando a medida que leo porque sino es un bardo.
    Jodido el desayunito egipcio!!! Jajajajaa por dios, esa noche durmieron en habitaciones separadas no? Digo, huevo, poroto, falafel, humus (again garbanzos)… MY GOD! Con eso son responsables del10 % de la emision de metano en un dia!! Llamen a green peace!

    Nooooooooooooooo a ese gallego que pregunto por Hussein hay que matarlo!!!! Encima se mete con un martir shiita, si lo entendia alguno lo prenden fuego! Jajaja que salame! Anyway no puedo decir otra cosa que FUCKIN´AWESOME!!!!!! Hace un tiempo lei un libro que trata sobre la vida en un callejon cairota ca. WWII y estas fotos le ponen una interesante cara y perspectiva, es todo mucho mas “gris” o marron que lo que mi imaginacion me brindo. El librito es del premio nobel de literatura egipcio Naguiz MAhfouz pero pobre lo lincharon por “progre” asi que mejor no pregunten por el. Eso si, si ven la callecita, que se llama…el callejon de MIDAQ, (Midaq alley) esta cerca de la mezquita de hussein, se supone que es RE TIPICO, otra calle que esta cerca es gamaliya

    Me pase un ratito buscando un tutankamon michael jackson… que boluda, muy bueno, pero creo que tiene todavia demasiado rostro humano. Y QUE BUENA ONDA LAS LAMPARITAS!!! Yo no me iria de ahí hasta no frotar todas!!! No vaya a ser cosa que se pierdan el genio de sus vidas!
    La verdad que no me copa mucho la cultura y la ideologia musulmana, por obvias razones, pero en cuanto al arte, ya sea musica, pintura y arquitectura, son lejos lo mas impresionante y hermoso de toda Asia. Si, incluyendo a China y a la India. Me muero de envidia (pero de la sana como dice la gente, que asumo que quiere decir que no les deseo nada malo pero yo igual muero por estar ahí, alta ondaaaaaaaaaa, traten de entender ya va a ser el 5to año de mi vida dedicado a estudiar estas culturas, y muchos mas de interes no academico….aaaah que lindo! Los felicito corazones, un viaje de la san puta )
    El tema de los edificios destruidos… realmente creo que debe ser cosas de bombas y conflictos, que no le faltaron a Egipto… eso o es efecto de esos desayunos cairotas que si todos desayunan asi… mamita!
    No no no no no no no que buen disfraz primucha jajajaja me muero jajajajajajajajajajajaa
    Por lo que tengo entendido el mercado tipico se llama soco… pero anda a saber si no le dice asi a todos los puestos de chucherias tambien!
    El tema con los numeros arabigos, es que no son arabes, son indios!! Jajajaj si, los trajeron los arabes y como los occidentales son unos brutos y a todo le dicen lo mismo, ahí tenes numeros arabigos….y es mas, gracias a los indios tenemos el 0! Porque el resto del mundo no sabia que existia…
    Vale, ya escribi mucho y les seque la peluca.
    Besos and enjoy!
    Solo una cosa mas… encontre las piramides!!! Que emocion!!!! Que me gane?

  2. dmagliola Says:

    Gime: Gracias por las explicaciones. Te ganaste 5 CDs.

  3. Sam Says:

    Gime, yo tampoco encontre el tutankamon Michael jackson… pero desisti bastante pronto.
    Me encanto la vestimenta de gnomo de Pau e imagino que YA me estan comprando uno para traer a casa… digo, para vestirse super sexy en alguna fiesta o algo de eso.
    En cuanto a la comida, loco, van a volver rodando!! Y con el higado en el bolsillo… no puedo comprender como estos egipcios estan todos flaquitos con esa comida.
    Para finalizar, pregunta importante: A que ciudad se parece Cairo? Que onda? Porque las fotos estan barbaras pero como que me perdi en algunos detalles y me da mucha curiosidad saber en la generalidad aire a que tiene.
    Gentes, los extraño.
    Pasenla lindo y no se enfermen de nada!
    Ah, y sigan con el look Lawrence de Arabia que les va a hacer bien. Y si se insolan, hagan lo del vaso con agua en la cabeza al mediodia. Juro que sirve

  4. dmagliola Says:

    Sam: No se parece a nada que yo haya visto, la verdad. Tiene el feel típico de Asia, y en algunas “cosas” se parece a la India, pero visualmente no tiene nada que ver con ninguna otra que yo conozca…

    Cómo es lo del vaso en la cabeza? Porque venimos bastante insolados.

  5. Gime Says:

    Yei!!! viva!!! debe ser la primera vez que me gano algo!!! :P Estoy esperando mas posts…

  6. J. Pablo Fernández Says:

    Aca en Zürich, Suiza, muchos acensores tienen una puerta mas o menos normal, o sea, no de tijera sino que tiras para afuera. Tiene una manija que no se mueve (o sea, no tiene un pestillo, pero si tiene una trava que permite abrirla solo si el acensor esta en ese piso). Lo interesante es que el asensor en si no tiene puerta, o sea que ves pasar las puertas y los pisos y si queres podes apoyarte perder algun miembro.

  7. dmagliola Says:

    No te puedo creer!!!
    En Suiza?!?
    Grosso!
    Posta que como son los europeos y los yanquis con los juicios (o más bien, como yo creo que son los europeos, que no los conozco) jamás me hubiera imaginado algo así…

    Y no muere una cantidad de gente por año con eso? (Me imagino niños, más que nada)…

  8. dmagliola Says:

    Gime: No entendí lo de los números…
    Vos decís que nuestros números se originaron en la India, pero los trajeron los árabes a Occidente?
    Si es así, cómo puede ser que los árabes hayan “traído” los números indios, pero ellos mismos usen otros distintos?
    La verdad, no me acuerdo cómo eran los números en la India. O sea, seguro estaban los nuestros, pero no me acuerdo si también había otros de ellos…

Leave a Reply