5/4 - Madrid

Cómo madrid? So’ boludo vo’? No te ibas a Egipto?
Sí, pero hay aproximadamaente 4 personas por mes haciendo Buenos Aires - Egipto, así que hay que hacer escalas para justificar económicamente la ruta… Y ya que parabamos en Madrid, y teníamos una escala larguísima, aprovechamos para pasear.

Pero primero, los privilegios de pertenecer. Resulta que yo no tenía ni idea, pero en todos los aeropuertos (incluyendo Ezeiza), además de estar el Red Carpet de United y el Admirals Club de AA, American Express tiene su propio lounge, para todos sus tarjetahabientes. Y como Paula labura en AMEX (y por ende es tarjetahabiente) nos mandamos a dicho lounge, con cara de piedra, a ver si pasaba…
Por supuesto ella sí pasó, y cuando yo me mandé atrás con cara de boludo, la señorita me dice “su tarjeta señor?”. Fuck. “Mire, puede entrar, pero los invitados pagan 30 dólares.”
Eh?!?!? Incluye tirada de goma eso???

Así que me fui a la mierda, pero Paula se quedó ahí un rato (por insistencia mía) comiendo quesitos y aceitunitas y disfrutando de la buena vida mientras yo dormía en el piso afuera.
No hay caso, Pertenecer tiene sus beneficios.


Cuestión que después de un vuelo con uno de los crews más maleducados que me he encontrado, llegamos a Madrid.
A las 5.30 AM. Nosotros estábamos contando con lo largo de la escala… De hecho cambiamos el vuelo para tener más tiempo en Madrid…
Lo que no tuvimos en cuenta (je!), es que a las 5.30 AM es de noche!!. Y encima un domingo!
De entrada el subte ni arrancaba hasta las 6, y cuando salimos 6.30 a la ciudad, no habia una mierda para ver. Estaban todos los gallegos borrachos saliendo de los boliches y yéndose a dormir, y la verdad que estábamos caminando bastante sin rumbo porque fuéramos donde fuéramos iba a estar cerrado anyway. Y encima cagados de sueño y de frío.

Terminamos desayunando una porquería espantosa al lado de la Plaza Mayor y haciendo huevo un rato ahí hasta que amaneciera. Y seguimos caminando, de nuevo sin rumbo, así que fuimos al museo del Prado, para verlo de afuera nomás, porque me imaginé que seria un pintoresco edificio (no podría haber estado más equivocado).

Y de ahí seguimos caminando medio sin rumbo y terminamos en un parque gigante, bastante lindo, y lleno de gallegos maratonistas por algún motivo (todos con el numerito, etc)


(no lo pude evitar, aunque me faltaron las fotos de los pedestales anteriores)

Y la verdad, hasta acá, estaba bastante unimpressed. O sea, Madrid es una linda ciudad europea, y todo. Pero una linda ciudad, no más. Ni en pedo le hubiera recomendado a nadie que haya estado en otra ciudad de Europa que la fuera a visitar.
Hasta que llegué hasta la puerta de Alcalá, que tampoco es demasiado impresionante ella solita, pero a partir de ahí el panorama mejoró mucho. Reconozco que el efecto mágico de que hubiera luz puede haber ayudado un poquito también…


Es muy linda Madrid, la verdad, al menos lo que vimos.
No me enloqueció igual…

Pero anduvimos por la Gran Via, por Callao, Plaza del Sol, Plaza de España, y terminamos en el Palacio Real.

La verdad, es un palacio de la SAN PUTA.
Ya de verlo de afuera es mega-demencialmente grande (de hecho da mucha paja caminar desde una punta a la otra para entrar). No es demasiado lindísimo, pero es MUY grande.

Y la visita estuvo muy buena. Yo no soy muy amigo de esas visitas en las que te muestran las habitaciones, el comedor, la araña del living, la mesa de luz de la abuela, etc. La verdad me embolo bastante. Pero esta estuvo buenísima.
A nivel arquitectura, tallas en la pared, pinturas en los techos, etc, los reyes españoles eran unos giles. Cualquier palacio francés les pasa el trapo tranquilo… Pero en decoración de las habitaciones, tapices en las paredes, muebles y etcéteras, este estuvo excelente. En ese sentido, me gustó mucho más que Versailles, por ejemplo.

Igualmente la visita tuvo dos problemas muy grandes… Primero, no me dejaron sacar fotos, cosa que como saben me da en el centro de masa de las pelotas, más que nada porque mi memoria es particularmente efímera. El otro problema es que la guía tenía cero onda. CERO. Cosa que por supuesto te aplasta cualquier paseo.

Tiraron un par de datos interesantes, aunque algo me dice que hay bastante de orgullo español hablando, y pueden haber exagerado alguna que otra… (Cosa que no es extraña… Si supieran la cantidad de veces que me mostraron “la catedral mais grande do mundo”…) Aparentemente tendría 2800 habitaciones, número que no me entra de ninguna manera en la cabeza, a partir de 15 o 20 me excede el plano. Para comparación, Versalles tiene 700, y según la guía, este es mucho más grande que Versalles… Y es posible que la memoria me esté fallando, pero yo a Versalles lo recuerdo bastante más grande que a este.

Una muy interesante. En una sala del palacio tienen unos Stradivarius. Y lo más particular es que tienen todo el cuarteto armado, 2 violines, 1 viola y 1 cello (para mí un cuarteto incluye un contrabajo también y la guía se estaba haciendo la pelotuda, pero bueh), y es el único del mundo. Por supuesto, a la vista son como cualquier violín, pero lo interesante es que esta es la habitación con más seguridad de todo el palacio.
Otra que me gustó fue uno de esos salones de almuerzo estilo Mr. Burns, con la mesa de 14 kilómetros de largo. Muy pintoresco la verdad.

La última, y esa sí estuvo buenísima, la sala de armería, donde tenían, según la guía, la “mejor exhibición de armamento de toda Europa”. Será de los gallegos que sacamos la modestia nosotros?
Está buena la armería la verdad. Tiene una muy linda exhibición, bastante variedad de cosas, bien armadas. Pero no sé si la más linda de Europa la verdad. Creo que Invalidés en París, y Tower of London le hacen partido cuando quieran.

Y la puta que los parió no tengo ni una puta foto para poner. Cómo me rompe las pelotas cuando hacen eso.

Ahora, qué mal vivían estos tipos la verdad, eh!


Enfrente del palacio real, una catedral (no tengo más detalles)
Y evidentemente porque se viene Pascua había una gigantesca multitud en la puerta haciendo cola, todos con unos ramos verdes en la mano, y justo salimos del palacio cuando estaban empezando a entrar.
Por supuesto no pude resistir la tentación y nos mandamos (la tuve que obligar a Paula que no quería ni mierda). Nos hicimos bien los boludos y nos mandamos para adentro, a ver la catedral.
Lo que no tuvimos en cuenta es que habia UNA puerta abierta ese día. En particular, la misma por la que estaba entrando la multitud, con lo cual salir se complicaba, y ni en pedo me iba a quedar a presenciar la misa.

La catedral, la verdad, bastante fea. Tenía el detalle de ser extremadamente alta, cosa que me gustó que Paula vea, pero fuera de eso no tenía nada, y todos los vitraux eran una cosa reconstruida modernosa, toda hecha con triángulos, bastante horrible.
Así que para rajar nos hicimos los que no hablábamos español y no entendíamos por qué estábamos ahí, y el chabón de la puerta nos hizo gesto de que íbamos a tener que abirnos paso contra la corriente a codazos (cosa que hicimos gustosos, claro).

Alguien sabe qué es lo de los ramos?



No tengo la más puta idea de qué eran esos dos, pero tuve que correrlos por la calle para sacarles la foto.
No sé bien qué decir al respecto, solo tenía que poner esa foto…


Y ya eran como las 2 de la tarde, y nos estábamos cagando de hambre porque los hijos de puta de Iberia nos dieron “merienda” y “desayuno”. Con el cuento del cambio de zona horaria se ahorraron la cena los muy conchudos.
Yo, por supuesto, quería comer tapas, para ver qué eran.
Paula, básicamente, quería que me dejara de romper los huevos y entremos a cualquier lado donde no hiciera frío y hubiera un baño.
Fuimos a la Plaza Mayor, pero yo quería rajar porque era carisimo. Fuimos a otros lados y era todo una cagada. Y después de un rato entendí que no entiendo lo suficiente de comida española para poder comparar. Si uno me cobra 2, y el otro 20, no necesariamente estamos hablando de la misma cantidad de comida. Ni el mismo tipo. Ni tenía la más puta idea de nada, asi que terminamos entrando en el primer lugar donde no hiciera frío y hubiera un baño, en el que además me atendieran proactivamente y no fumaran demasiado alrededor mío (En Madrid todos los restaurantes tienen carteles enormes ufanándose de cómo ahí se puede fumar. No encontré ninguno donde no se pudiera, así que no sé de qué mierda se jactaban.)

Por lo menos era un local de tapas, le expliqué al tipo que básicamente soy un idiota que no sabe lo que quiere, y que me trajera cualquier cosa y me dijera que eran tapas así me quedaba contento. Y el tipo cumplió, me trajo una gigantesca bandeja de tapas (creo), bien variadas. Todas cosas que no tenía la más puta idea de qué eran, pero seguro tenían aspecto de tapas.

Lo más interesante de este lugar fueron detalles que fuimos descubriendo en la decoración…
Arriba de mi mesa había como una tapa de una billiken gallega de 1840 hablando sobre Argentina. Qué lindo.

Más atrás, había un reloj que decía algo de vino, y tenía como un círculo alrededor, casualmente con los colores de nuestra bandera. Qué coincidencia…

Eso era la marquetería de la mesa…
Momento que soy lento. Esa no es una dirección cualquiera…
Qué onda con este lugar?!?

Y seguimos mirando y estaba LLENO de esas cosas. Unos dibujos en el piso explicando cómo hacer unos pasos de tango. Un cartel en la pared que promocionaba una fábrica de bombillas, que yo asumí serían lamparitas, pero resultaron ser para mate… Los mozos tenían en la chomba nuestro famoso loguito, el del gorro frigio…
Qué onda???

Yo debo ser el único pelotudo que se va hasta fucking Madrid a comer tapas, y termina en un restaurant argentino. No puede ser.
Qué onda?!!!

Igual las tapas estaban buenas.

Creo.
La verdad, estábamos medio descompuestos del vuelo, y del desayuno horrendo que nos mandamos, así que no comimos demasiado. No estoy fascinado con el concepto de las tapas so far, aunque esto era una especie de introducción. Supongo que cuando vaya a España entenderé qué me gusta y qué no, y ahí estará más interesante.
Definitivamente no es lo que esperaba, pero estaba bastante rico.

Bueno, Plaza Mayor y al aeropuerto, porque estábamos hechos mierda, no sin antes pasar por Dunkin Donuts y comprarnos una docena para comer hasta reventar.
Un último detalle, me dieron la caja más incómoda de Donuts que vi en mi vida. En lugar de una caja normal con las donas puestas verticales como siempre, me dieron una especie de caja de pizza, de una pulgada de alto, con las donas horizontales, claro, imposible de llevar porque en cuanto la inclinabas 10 grados se escapaban todas las donas a la mierda por un costado.
Son gallegos gallegos, eh!

En general no me acuerdo los detalles, pero tuve bastantes situaciones en las que dije “ah, pero son brutos brutos estos chabones, no hay caso!”. No es por ser un argentino de mierda, pero no me parecieron demasiado brillantes estos tipos.


Sorprendentemente, el segundo vuelo fue peor que el primero.
La tripulación de mierda me trataba peor todavía, el avión era realmente el más chico en el que estuve en mi vida, y no había lugar para hacer una mierda.
Terminé con un dolor de espalda fabuloso, y una nueva aerolínea en la lista negra.
Jos de puta.


La llegada al Cairo fue sorprendentemente uneventful (en el buen sentido).
Llegamos, las valijas estaban donde debían estar, no estaban abiertas, cambiamos guita sin problemas, pasamos por aduana sin que les importe absolutamente nada, no nos persiguieron millones de taxistas dementes…
Me dejó sorprendido la verdad.
Tomamos un taxi que ofrecia un chabón que decía ser el oficial del aeropuerto, que tenía colgado un carnet con aspecto oficial (Nada que yo no pueda hacer en un par de horas con Photoshop), y la verdad, jamás voy a saber si era oficial o no, porque no hay forma de preguntar una cosa así acá, pero no tuvimos ningún problema.

El Cairo, al menos donde caímos, es un lugar muy extraño.
Para empezar, llegamos a las 11 de la noche, y había MUCHA vida. La calle estaba llena de gente, todos los negocios abiertos…
Por otro lado, es un lugar mucho más rico de lo que yo esperaba, y mucho más occidentalizado. Muchos flacos que claramente son la clase alta (o media-alta), muy vestiditos igual que nosotros (excepto las minas, que en su mayoría están vestidas con onda, pero con el pañuelo en la cabeza). Claramente otros lugares de Cairo donde vamos a ir no van a ser así.

Una de cosas más lindas siempre en Oriente es el tránsito. Obviamente era absolutamente demencial, con bocinazos constantes, pero lo que llama la atención en este lugar es la tensión constante entre peatones y conductores. Si bien en la India por ejemplo el conductor no hacia ningún esfuerzo por dejarte pasar jamás, acá parecen ensañarse y hacer todo lo posible para que no puedas cruzar. La gente, por supuesto, responde al estímulo cruzando lo más alocadamente posible por tantos lugares distintos como es posible, emputeciendo el tránsito al límite de lo probable.
Y para que esto sea un poco más entretenido… No ví ningún semáforo en el centro de Cairo que ande. Todos parpadean en amarillo, llevando al típico deadlock en el que todos los autos están trabando a uno que traba a otro que los traba a ellos.
Imagínense lo divertidas que son estas esquinas. Lo bueno es que siendo porteños estamos bastante entrenados. La técnica es seguir a los locales, y asegurarse que algún peatón local esté siempre entre vos y el auto que se viene.
Divertidísimo.


Otra cosa que me llamó mucho la atención es que la gente acá es mucho más blanca de piel de lo que esperaba. Yo pensé que serían color oliva, casi como los Indios, pero son mucho más blancos, e inclusive se ve gente tan blanca como los europeos. Con rasgos arabes/turcos clarisimos, pero de piel muy blanca.


En fin, cuestión que el taxi nos deja en el hotel, que igual al que yo fui en Hong Kong está en un edificio cuya entrada es por una galeria mugrosa que da a un zaguán más mugroso todavía y lleno de basura y mierda tirada por ahí. Encima de entrada parecía que íbamos a tener que subir 5 pisos por escalera, hasta que descubrimos el ascensor (el cual merece una nota aparte, más adelante).

El hotel es más o menos lo que yo esperaba… Un lobby choto, una especie de front desk, la habitación que teníamos reservada no la tienen porque “le están arreglando el baño”, así que nos mandaron a una sin baño privado, que era lo que yo esperaba: Dos camas simples, unas paredes espartanas y mal pintadas, un lavatorio chiquito, y nada más.

Paula se quería matar. Por algún motivo creo que pensó que al estar pagando “un poquito más que el mínimo” (la habitacion con baño nos sale aprox. 30 USD) esto iba a ser un hotel digno.
Ja!

Igualmente estaba todo bastante limpio y más que habitable. El único percance fue una pequeñísima cucaracha que tuve que asesinar de inmediato sin que Paula se dé cuenta, porque si la llegaba a ver terminábamos buscando un hotel nuevo a las 12 de la noche.

Y lo primero que hice, obviamente, fue romper la habitación…
Íbamos a salir a dar una pequeña vuelta, porque yo quería ver qué onda la situación, y encima me cagaba de hambre, así que como suelo hacer, até todas las valijas con el cable de la laptop, como siempre a un caño de agua. Que en realidad no era un caño de agua esta vez, sino el desague de la pileta, que estaba pegado con moco, así que ni bien hice el primer movimiento, se vino a la mierda, inundándome la habitación con un agua que tenia un olor a mierda impresionante. Menos mal que mañana nos cambian de habitación.
Y siguiendo las mejores tradiciones patrias, lo volví a acomodar para que siguiera pareciendo pegado con moco, y a cualquier reclamo pensaba contestar con “estaba así cuando yo llegué”. Je.

Y bueno, salimos a pegar una vueltita, y de nuevo nos sorprendió la cantidad de vida que hay acá a las 12 de la noche. A Paula la acosan mucho visualmente. Básicamente, le clavan la mirada en las gomas y no aflojan hasta que algún vehículo amenaza contra su vida y tienen que distraerse. Pero fuera de eso, está bastante civilizado. Para ser las 12 de la noche en una ciudad de mierda en Medio Oriente, me sentí bastante seguro.

Una de las cosas que yo quería chequear, es si era socialmente aceptable que anduviéramos con Paula de la mano por la calle, dado que en esta zona el display de cariño público no está muy bien visto, pero ella anda medio con miedo (más que justificado) de ser acosada.
Lo primero que noté es que muchos maridos parecían ir de la mano de sus espsas. Bien.
Lo más divertido fue el comentario posterior de Paula: “Ah! Vi que podemos andar de la mano, todo bien, y aparte parece que está todo bien con los gays y las lesbianas también” (a colación de los muchos tipos y minas que suelen andar de la mano en Oriente, que no tiene nada que ver con su orientación sexual)

En fin, no sabíamos bien dónde comer, así que caímos en la tentación de lo más obvio, y fuimos a McMierda, para continuar con mi eterno experimento.
Para mi sorpresa, no es exactamente igual acá. La mayoría de las cosas sí, pero la carne es mucho más fea, y hay algo más que tiene un gusto medio extraño. Weird.
Myth Busted!

Y bueno, ya, nos fuimos a dormir, que venimos arruinados del viaje.

5 Comments to “5/4 - Madrid”

  1. Sally Says:

    Hola Dani, Hola Pau!

    Todavía me estoy riendo del post!!!

    Lo de los ramos se llama Domingo de Ramos y ese día empieza formalmente las Pascuas!!!

    Ahí te pego lo que dice Wikipedia para que estés al tanto!

    =)

    De acuerdo a los Evangelios Canónicos la Entrada a Jerusalén describe el momento en que Jesús de Nazaret entró triunfalmente a Jerusalén, en medio de una multitud que lo aclamaba como el Hijo de Dios. El Domingo de Ramos conmemora este hecho.
    En la Semana Santa se celebran los misterios de salvación realizados por Cristo en los últimos días desde su entrada mesiánica en la ciudad de Jerusalén.
    La semana santa comienza con el domingo de Ramos de la Pasión Señor, que une el triunfo de Cristo -aclamado como Mesías por los habitantes de Jerusalén y hoy en el rito de la procesión de las palmas por los cristianos- y el anuncio de la pasión, con la proclamación de la narración evangélica en la Misa.
    Los ramos no son algo así como un talismán o un simple objeto bendito, sino el signo de la participación gozosa en el rito procesional, expresión de la fe de la Iglesia en Cristo, Mesías y Señor, que va hacia la muerte para la salvación de todos los hombres. Por eso, este domingo tiene un doble carácter, de gloria y de sufrimiento, que es lo propio del Misterio Pascual.

  2. ruso Says:

    EXIJO MAS POSTS

    YO PAGUE MI SUBSCRIPCION A ESTE FORO, QUE ONDA?

    ah, no me llegan los mails avisando los posts eh.

  3. dmagliola Says:

    Yo todavía estoy esperando el cheque….
    Ya vendrán los posts. Los próximos dos van a estar buenísimos, lo prometo, pero eso implica tiempo, y conexión a Internet. El de Madrid sube como piña, pero los próximos dos no.

    Y no, los mails no andan. La internet está hecha una porquería, es imposible hacer que un fucking mail llegue.
    Usá RSS que es la mejor cosa a la que te podés hacer adicto.

  4. J. Pablo Fernández Says:

    Las tapas… Hace mucho tiempo, cuando habia mensageros a carreta en España, estos ivan de pueblo en pueblo y los lugareños avidos de comunicacion le convidaban con un trago a este señor. El problema es que nunca llegaba al decimo pueblo, entre el octavo y el noveno solian perderse, estrellarse o simplemente desmallarse de la borrachera. Asi fue que nacieron las tapas, un platito con algo de comer (supongo que más o menos cualquier porqueria) que se ponia encima del vaso a forma de tapa y hasta que el mensagero no se comiese todo no se podia tomar el trago. Las tapas no son más que una picada.
    Disclaimer: nunca comi tapas.

  5. dmagliola Says:

    Pupeno: Buenísima la anécdota! Gracias!

Leave a Reply