8/7 - Paris

Martes 8, último día de la Imagine Cup.
Actividades planeadas:
0900: Showcase de Proyectos
1400: Evento de cierre
2030: Fiesta

Así que me porté bien, me levanté tempranito y fui al Showcase. Que fue, predeciblemente, un bodrio. Básicamente había stands de todos los equipos mostrando sus proyectos, y como no podía ser de otra manera, el 99% era una cagada. Algunos eran sencillamente chotos. Digamos, un 80%. Otros, tenían “algo” de interesante, pero no tenía nada que ver con el tema de este año (cuidar el medio ambiente), y lo ataron con alambre como para que pase de alguna forma. Entonces quedaba algo que tenía una tecnología piola, usado para un fin absolutamente incomprensible. Otro 30%. El -10% que quedaba eran proyectos que estaban buenos, eran útiles, innovadores e interesantes. Nice! -10%!

El premio este año, en la gran mayoría de las competencias, tendría que haber quedado vacante. En algunos casos fue culpa de Microsoft. Cómo podés crear una categoría “Game Design”, y pretender que los pibes hagan juegos donde tenés que salvar el medio ambiente. Eh?!?!?! Me aburro!!!! En los juegos hay que DESTRUIR el medio ambiente! Dame un lanzallamas y dejame prender fuego un bosque. Un hospital! Dejame matar a Bambi con una pistola lanza clavos!

No. Los juegos de la Imagine Cup consisten en plantar arbolitos prolijamente.
Fun Shit!!!

En fin. A las 10 ya había visto los proyectos, tratado de hablar con el pequeño porcentaje de la población de ahí que balbucea algún inglés medianamente apenas inteligible, y ya tenía un embole de novela, así que agarré al primer conocido que me encontré (que no fue otro que Psyho), y me fui a pasear.

En retrospectiva… Llevar a Psyho no fue una buena idea. Aparentemente al flaco no le gusta el concepto del “sightseeing”. Se aburre recorriendo ciudades y mirando edificios. Y para colmo, está completamente ciego, porque hace 6 meses se le rompieron los anteojos, y nunca los cambió porque “no encontró un marco que le guste todavía”. Juro que el flaco dice eso… Así que va por la vida con sus 3 puntos de miopía muy tranquilo el loco, tratando de confiar en su olfato para cruzar la calle. Not a good partner for sightseeing buildings…

Pero bueh, traté de ignorarlo lo mejor que pude y ya.


El showcase este era en el Carrousel du Louvre, una zona del Louvre que está dedicada a eventos y cosas así, aparentemente. Así que ya estando ahí, aproveché para caminar por la orilla del Sena, y ver bien la isla donde está Notre Dame.
El clima mucho no ayudó…




Ese es uno de los mejores que vi, y todavía no tengo ni la más puta idea de qué es. Debe ser algún edificio privado de alguien con plata, supongo, porque no figura en ningún lado.




Y llegué (de pedo), al Hotel de Ville, el City Hall. Esto me olvidé de comentarlo, pero la ceremonia de apertura Microsoft la hizo acá. Fue un embole, como siempre, pero el lugar es para caerse de culo, y por suerte vine, porque por dentro es INCREÍBLE, y no hubiera podido entrar de otra forma.
Por supuesto, estuve super vivo y no llevé la cámara, así que procedo a describirlo.
Ahora lo van a ver por afuera, y por adentro, básicamente, es un gran palacio. Con esos grandes salones, con columnas, y esculturas por todos lados, y los techos pintados al fresco, y más salones con más columnas con más esculturas con mas frescos… You get the picture. Una salvajada.
Después, en realidad, se ven muchos así, pero verlo de entrada, y cuando te esperás que la presentación sea en un salón choto, impacta.

Por afuera, otra vez, uno de los edificios más lindos que he visto.



Todo lleno de estatuas de gente conocida que nunca oí nombrar en mi vida (miré todos a ver si sacaba una foto. Ninguno es conocido).


No sé si llega a verse en ese tamaño de foto las estatuitas por todos lados. Otra vez, no puedo entender que le metan esa cantidad de trabajo a un edificio.

Impresionante, de verdad.


Después anduve paseando por la Ilé de la Cité, y la Ilé St-Louis, una es donde está Notre Dame, y la otra no. Muy lindas la verdad, siguiendo con el estilo típico de París, así que no mucho para contar. Y en el medio de la Ilé St-Louis se largó a llover, así que nos volvimos para el Louvre.

NOTA DESCOLGADA: El Clima Parisino Veraniego

In short… El clima de París en Verano es una mierda. No porque sea malo, sino más bien por indeciso. Salís a la mañana y está nublado y hace frío. A los 15 minutos hay un sol radiante. 20 minutos después llueve. Un poco nomás, como para romper las pelotas. Después, sale el sol, y te cagás de calor…
El resultado: o salís con jeans y te cagás de calor la mitad del tiempo, o salís en bermuda y te cagás de frío la otra mitad, o salís en bermuda y te llevás los jeans en la mochila por si refresca y te cagás la espalda todo el día, o decidís no ir a Versailles porque llueve, y te pasás todo el día como un pelotudo bajo techo en un museo mirando por la ventana como todos los pibes toman sol y juegan a la pelota…
Todas historias verídicas.
Aparte, está sorprendentemente fresco para ser verano. Cosa que agradezco, porque odio cagarme de calor, pero por sobre todas las cosas, porque estos hijos de mil putas no se bañan nunca, y esto con calor sería peor que Calcutta.

En el camino vimos un par de cosas lindas, y pude mirar mucho el edificio del Louvre, pero ese se los cuento otro día.
Por supuesto, como se pueden imaginar, justo cuando llegamos al Louvre paró de llover, y encima fue una de esas lluviecitas que te rompen los huevos pero ni mojan, así que nos volvimos al pedo, pero ya estábamos ahí, y Psyho estaba muy pesado, así que ni daba para volver a salir.

El festival de cierre estuvo decente. Más del discurso de siempre de “eeeeh! son los mejores y van a cambiar el mundo!”, que está bueno la primera vez, pero ya no te lo comprás más. Más discursos aburridos, incluyendo algunos franceses de mierda malparidos que se niegan a hablar inglés, entonces te ponen un traductor y te pegás el embole de tu vida, escuchando un discurso que ya era aburrido, pero por duplicado. Hijos de puta, franceses de mierda.
Y así sin mucho más para contar, nos volvimos al hotel, y nos fuimos para la fiesta de despedida.

Antes de la fiesta, en realidad, me fui con Tim (el socio de Brian) y su novia a tomar unas cervezas, que le debía por unas manos que me había dado, y de ahí para la fiesta.
La fiesta estuvo bien. Una particularidad fue que la hicieron en un boliche que está abajo de un puente (sin ir más lejos, el Pont Alexander III que les mencioné antes), que la verdad me resultó muy novedoso. También te da un ámbito con una forma muy especial, porque tenés arcos en el medio por todos lados. Y tenía una buena ambientación para geeks. De hecho, una MUY buena ambientación para geeks. Creo que Google debe hacer sus fiestas en lugares así. Había comida, pero también pochoclo y chabones haciendo cotton candy. Y había por todos lados máquinas de video juegos nostálgicos (Galaga, Asteroids, Donkey Kong (el de esquivar los barriles), Pong, etc, etc, etc). Muy buena idea.

Igual me fui a dormir temprano porque estaba roto.

Ahí está toda la gente de algoritmos. Los 6 participantes, los 3 jueces, y un flaco que llegó a la final en Algoritmos y en otra categoría, y eligió la otra, dejándole su lugar al japonés.

Leave a Reply