19/7 - Mont St. Michel - St-Malo - Rennes

Otra vez mudanza.
Salí con las valijas del hotel, y me fui para la estación. Mi plan original era volver hoy a la noche a París para salir después para el sur, y llegar a Lyon y luego Carcassone.
Mientras miraba los boletos en la fuckin’ maquinita, y sufría por lo que me iban a cobrar, se me ocurrió una idea brillante (je). No necesitaba pasar por París, desde Rennes seguro podía ir directo a Lyon. Y efectivamente, había un pasaje directo, pero no para esta noche. Bah, sí había. El de esta noche tardaba 13 horas, y llegaba a Lyon a las 7AM. Y había otro con el TGV, saliendo mañana a las 9, que llegaba a Lyon a la 1PM. Y salían más o menos lo mismo.

Ni hablar que me compré el del TGV. Con el otro me hubiera ahorrado la noche de hotel, pero 13 horas en un tren, te la regalo.

Acto seguido, entré a buscar la Consignerie para dejar mi valija, y oh sorpresa, esta puta estación no tiene una. La estación de Angers que es un pueblito de verga tiene, y esta no! Yo no entiendo como a este país berreta no lo expulsaron de la Unión Europea todavía.

Por suerte en los pueblitos la gente es mucho mejor que en París, y en el primer hotel que me metí me dejaron tirar las valijas.

Listo, ya estamos. Agua, Croissant, y derecho a la terminal de bondis, para ir a Mont St-Michel, la única razón por la que estoy acá.

Resulta que en el viaje terminé sentado al lado de una tailandesa que me empezó a hablar de St-Malo, que es un pueblo bárbaro, que no me lo puedo perder. Miré la Lonely, y parecía un lugarcito piola, ninguna locura. También está a 2 horas de Rennes, igual que Mont St-Michel. Y entré a mirar las agendas de los bondis y no me daban ni en pedo. Salvo que hubiera uno directo de St-Michel a St-Malo, pero lo veía poco probable.
Así que descarté St-Malo y dormí el resto del viaje.

En Mont St-Michel el clima estaba para atrás. Un viento de la san puta, el cielo horrible, estaba que se largaba en cualquier momento. Y estaba realmente fresco. Menos mal que me puse el jean, porque me hubiera recagado de frío sino.

Pero el lugar estaba muy muy lindo.

Resulta que este es un lugar con una marea medio rara. Entre la alta y la baja, 6 horas, el agua sube 15 metros. De hecho todo ese parking que ven ahí tiene horarios, con carteles del estilo “A las 6 sacá el auto, macho, porque lo vas a ir a buscar a Inglaterra sino”.
Todo alrededor esto está rodeado de arena mojada, con carteles también de “Cuidado, arenas movedizas”, y “Cuidado, no te alejes mucho que te descuidás, te sube la marea, y te quedás atascado en una isla de arena hasta mañana”. Lindo el lugar.

Y en el medio, se construyeron una ciudad amurallada, con bruta abadía en el medio, arriba de todo.

El lugar es espectacular, la verdad.

Lástima que lo convirtieron en un boli-shopping. Todo lo que alguna vez fue algo en ese pueblito, ahora es un negocio de souvenirs para turistas, un desastre. Y está obviamente atestado de gente recorriéndolo, cosa que lo hace bastante infernal.


Y ahí andaba yo, tranquilamente, caminando a comprar las entradas cuando me cruzo, ni más ni menos, que con Nacho y Sally, los dos argentinos que vinieron de jueces de Software Design.
What are the odds?
Ellos estuvieron todo este tiempo recorriendo Francia con un auto, haciendo un camino más o menos similar al que hice yo, también viendo castillos por el Loire, y justo hoy vinieron a St-Michel, y justo pasamos todos por la misma escalera al mismo tiempo. Si me llegaba a tomar dos minutos más sacando la última foto, no me los cruzaba ni en pedo.

Y la verdad, me vino buenísimo, porque nos cagamos de risa, la pasé bomba.


La abadía está buena como paisaje, pero el recorrido es bastante bodrio la verdad.


Tienen algunas cosas interesantes, como ese ascensor de cosas:
Que adentro es accionado mediante una rueda de hamster gigantesca, con tipos caminando adentro.


Ese es St. Michel, matando un dragón. Parece que eso está en la Biblia en algún lado, y eso es lo que le da el nombre al lugar.

Pero la verdad no le di mucha bola a la abadía. Estaba mucho más interesante el paisaje (incluyendo al monte mismo como paisaje), así que me la pasé hablando con Nacho y Sally.

Una interesante: En el pueblito este, dentro de las murallas, al lado de la abadía, había un Festival de Rock. Rock Cristiano, por supuesto, que es lo peor que le podés hacer a la música, porque tenías un chaboncito desquiciado machacando una guitarra distorsionada al mango, mientras el otro cantaba el Aleluya. Un aborto. Sonaban bien, la verdad, pero un aborto. Y quedaban muy fuera de lugar, la verdad.


Y bueno, Nacho y Sally justo estaban parando en St-Malo, y mañana se volvían a París y a Buenos Aires, así que les invadí el auto, y me arrimaron hasta St-Malo.

Caminamos un poco por el pueblo, almorzamos, y primero que nada fuimos a la oficina de turismo, a averiguar los horarios de los trenes y bondis. Tenía un montón, y hasta las 9 PM, así que estaba super tranquilo. La verdad, tuve un ojete tremendo, no me podría haber salido mejor.

St-Malo es un pueblo de esos que dan al mar, y tienen brutos fuertes de defensa en la playa. Me hizo acordar bastante a Brasil, solo que todo medieval y más zarpado. El pueblito era precioso. Como lo que vengo viendo, pero más de piedra




Con una linda playa, muuuy ancha (pero cuando sube la marea se la come toda)


Un bonito fuerte


Y toda una ciudad amurallada.


Esto es Intra-Muros, la ciudad adentro de la muralla.

La playa estaba llena de tipos haciendo kite-surfing


Parecía como que estaban aprendiendo más bien, porque la mayoría estaban parados en la arena, tratando de controlar las velas. Por supuesto, con el viento de la san puta que había estaba como complicado.


Y al rato salió el sol y se puso lindo, así que nos tiramos ahí en la arena al pedo unas horas, hasta que Nacho y Sally se fueron a dormir la siesta, y yo seguí paseando un ratito.

De nuevo Intra-Muros:




Esta es una playita que había del lado de la muralla con (esto no lo había visto nunca):

Un trampolín!!! En el medio del mar! Son unos genios!


No podían faltar los cañones (y nuevamente necesitaba un partenaire para que me saque todas las fotos graciosas que tenía en la cabeza)

No sé bien por qué, pero tiene un aire muy piratón el pueblo este. No me enteré bien de la historia, pero Nacho me contó que hubo un corsario acá, que tuvo bastante que ver con el desarrollo de todo el lugar.


Y de St-Malo, vuelta a Rennes, vuelta a llamar al viejito, vuelta a la habitación con ducha gratis.
Cené una porquería la verdad, en el primer lugar que vi, porque no logré encontrar la zona copada de la que Nacho y Sally me habían hablado.

Y a la cama de nuevo, que mañana arrancaba tempranito.
Qué bueno que me encontré a Nacho y Sally hoy. Me alegraron el día completamente.

3 Comments to “19/7 - Mont St. Michel - St-Malo - Rennes”

  1. ruso Says:

    >> para tu proximo viaje, comprate una camarita un poco mas decente, asi te divertis sacando mas fotos aun. las sony de numero alto (w80, w90 supongo) tienen varios settings avanzados

    >> lo del trampolin, si te fijas tiene tambien una pileta, que en lugares donde la amplitud de mareas es mucha, esta bueno porque sino cuando baja tenes que caminar mil cuadras sobre crustaseos para meterte al agua.

    Alguien que se lo cuente a la gente de nuestra costa patagonica.

  2. peptido Says:

    Las de sony no me gustan… For no good reason :-(
    Pero sí, tengo ganas de averiguar por una camarita mejor. Y por una laptop mejor…
    Y tengo ganas de ir a USA también, qué coincidencia…
    Así que veré.

    Lo de la pileta es buena, no me había avivado.

  3. Alejo Says:

    anda separando los post, por que tarde 2 horas en cargar todo. Es una cagada así. Saludos

Leave a Reply