17/7 - Tours - Azay-le-Rideau - Chenonceau - Amboise - Villandry

Al otro día arranqué tempranito, y a las 9 estaba en la estación, listo para empezar el tour.
Fue un poco frenético hoy, la verdad, pero me di una panzada de castillos.

Primer destino: Azay-le-Rideau



Por dentro, más de lo mismo.


No vivía mal esta gente, la verdad


Siguiente destino: Villandry

Este no es tan espectacular como castillo


Pero tiene unos jardines increíbles








Por adentro no era demasiado espectacular. Lo mejor, obviamente, era la vista de los jardines desde el segundo piso.

Ah, y esta maqueta del chateau hecha con fósforos

Lo que es vivir en un castillo y no tener un carajo que hacer, eh!
Aparte, eso debe ser relativamente reciente. Cuánto hace que tenemos fósforos de madera?

Sí me gustó mucho la cocina


Después de Villandry, volvimos a Tours para almorzar. En realidad, la excursión estaba dividida en dos, yo contraté el “combo”, o sea que nos tiraron en Tours, y nos dijeron “vuelvan 13.30″

Para almorzar me junté con dos californianos que andan de vacaciones por toda Europa. Muy interesantes la verdad. El flaco estudia bio-física, y me estuvo contando un poco de las nuevas cosas que andan investigando en medicina. Muy divertido.


A la tarde, arrancamos por Amboise, que es un pueblo con una bruta fortaleza arriba. Otro chiquito, 11,500 habitantes.

Acá en Amboise es donde murió Leonardo da Vinci, y de hecho lo enterraron en la iglesia de este chateau.


Una cagada de este castillo es que por algún motivo, demolieron como el 80% de lo que había. Ahí, todo lo rojo es lo que estaba, y lo negro es lo que quedó. Deben haber sido los loquitos de la revolución francesa, que no les cabían mucho los reyes ni los castillos.

Y el pueblito de Amboise también es precioso:




Después del palacio de Amboise, nos llevaron a la casa de Leonardo da Vinci. Aparentemente, François I se lo trajo a Leonardo a Amboise, a sueldo (700 algo de oro por año), para que esté acá y sea Leonardo. O sea, para hacer de arquitecto, de ingeniero, para que invente cosas locas, etc. Acá pasó los últimos 3 años de su vida.
Y la casa donde vivió ahora es un museo, obviamente.

La casa es bastante poco interesante, la verdad. Lo único bueno es el sótano, donde están algunas de las invenciones de Leonardo. Está bueno, pero la mayoría ya la conocía.

Algunas que no conocía y me impresionaron:


El rodamiento a bolilla (rulemán, bah)


Una máquina que le das a la manija para un lado y para el otro, y el engranaje gira siempre para el mismo lado. Este me pareció absolutamente revolucionario.


El precursor de la caja de cambios. Cada uno de esos engranajes gira a distinta velocidad cuando movés la manijita.


La turbina


Un aparato para respirar abajo del agua (un snorkel con manguera y boya, sería)

También tenía unos jardines muy lindos.


Y finalmente, para terminar la excursión, fuimos al mejor de todos los de la zona: Chenonceau


Nuevamente, la foto correcta se saca desde un helicóptero









Este tenía un laberinto de plantas, circular

Un poco fácil para mi gusto, pero estaba bueno, y muy prolijito.
Aparte creo que hacerlo fácil es intencional. Si lo hacen muy difícil se les llena de turistas pelotudos que no saben salir, pierden el bondi de vuelta, un desaste.

Y me dí una panzada de castillos hoy.
Mañana ya veo los últimos y sigo camino.

One Comment to “17/7 - Tours - Azay-le-Rideau - Chenonceau - Amboise - Villandry”

  1. Anonymous Says:

    Según la wiki los fósforos como los conocemos hoy en día (descontando alguna que otra mejora) están entre nosotros desde 1850… pero parece que al antecesor del fósforo lo inventaron los chinos (no podía ser de otra manera) en el 577 AD!!!
    O sea que no necesariamente la replica del castillo hecha con fósforos es TAN actual… Igual estoy de acuerdo con que hay que estar BIEN al pedo, che!
    ———————————–
    Solo una cosa más… para el próximo viaje te me conseguís el puto helicóptero, eh?!
    ¡¡¡Que ganas de quejarse al pedo, che!!!

    Pau

Leave a Reply