6 al 8 / 9 - Bangkok

Bueno, estoy escribiendo esto desde el aeropuerto (yéndome de Bangkok 2 días antes de lo planeado originalmente (por culpa de la escasez de rinocerontes!)). No va a haber síntesis día por día, porque realmente, los días estos no valieron la pena.
La mayor parte del día es tiempo perdido, mucho del cual la pasé bastante como el orto, o me dediqué a no hacer un carajo.

Me voy de Bangkok asqueado, recontrahinchado las pelotas, y enculado.
La verdad, Bangkok es una mierda (salvo que quieras venir de putas, en cuyo caso está buenísimo).

La ciudad es vieja, horrible, sucia, con muy pocas cosas dignas de ver, ruidosa, y contaminada hasta el carajo. Todos los días sin excepción terminé con unas nauseas terribles de tanto respirar gases de escape. Y no hay forma de evitarlo. Si te movés en cualquier cosa menos en taxi (cerrado), ya sea en motito, tuk-tuk (una cosa similar a los rickshaws), o hasta en barco!, siempre tenés una docena de motores diesel que parecen no tener caño de escape, largando nubes de humo terribles. Hasta cuando te movés en barco, que respirás el humo de tu propio motor. Y en taxi es imposible moverse. Los embotellamientos son tan emputecidos (combinados con semáforos que están, literalmente, 3 minutos en rojo a veces) que cualquier pequeño tramito toma buena parte de una hora, y muchas veces el taxista me dijo “bueno, hasta acá llegamos, bajate y seguí caminando porque en auto es imposible”.

La gente, completamente al contrario de lo que todos dicen (que supuestamente son super amigables), es insoportable. Constantemente te están asediando para venderte cosas, que de última no es tan malo, pero constantemente están mintiéndote y buscando la forma de cagarte con lo que sea. Constantemente se te acerca gente, sin que uno le pida nada, para decirte que el lugar a donde vos querés ir (que lo infieren por dónde estás nomás) está cerrado, cambió de lugar, que a la mañana no se puede visitar porque los monjes están rezando, que a la tarde no se puede porque hay muchos turistas, que hoy no porque es fin de semana, lo que haga falta decirte, para tratar de llevarte a algún otro lado.

Los tuk-tuks, que serían una buena forma de moverse (porque zigzagean en el tráfico), todos arrancan la negociación pidiendote un precio absolutamente ridículo, y cuando tratás de regatear, te dicen, “no, pagame 10 baht, pero hacemos una parada”. Por supuesto la parada es en un negocio de alguna mierda en el que te obligan a comprar con lo cual le pagan al taxista la diferencia, obviamente (y si no comprás, el taxista ya te llevó a algún lugar que no sabés dónde es, y te queda como el orto para seguir en tu camino).

Lo otro que me tiene asqueado es el puterío constante. Todo el tiempo se ven parejitas de occidentales con tailandesas, medio a los mimos. Occidentales de todo tipo, edad, clase social y país de origen. Tipos casados, viejos verdes, pendejos con rastas, de todo. Esto perfectamente podría no molestarme, pero la verdad, el nivel de relajo da asco. Y por supuesto también te persiguen ofreciéndote putas, sexo, masaje con final feliz, lo que quieras.

Y la última, que reconozco que es culpa mía, por miserable y por pajero (por no buscar un poco más), pero el hotel este ya se puso insoportable. No se puede dormir nunca, por el quilombo de afuera, por el quilombo de adentro, por el calor, y por el reputo gallo que se pasa toda la noche cacareando y lo recagaría a pedradas y la puta madre que lo remil parió.

Así que les voy a pasar los highlights nomás. Por suerte conseguí este vuelo, y me estoy yendo bastante antes, porque no me bancaba más este lugar. Si no podía cambiar el vuelo me iba hoy mismo en micro.

  • El post office.
    Por suerte pude mandar la caja sin mayores incidentes, y aparte había sobreestimado el problema. Esa creo que es LA buena noticia. Me estoy moviendo extremadamente liviano, y eso que ya tengo bastantes porquerías, y todavía hay un montón de ropa que voy a tirar a la mierda.
  • Los templos

    Tiene algunos templos/monumentos lindos la verdad. No son demasiado dignos de mención en cuanto a su historia, función, whatever, pero van algunas fotos.





  • El Grand Palace

    Este es EL sight de la ciudad. Básicamente es una zona amurallada donde seguramente vivía el rey, y tiene un montón de estructuras con ese estilo de construcción tailandés que la verdad es muy lindo.


    Me encantan esos bichos. Están en Camboya por todos lados también


    Me gustó mucho el detalle (no sé cuánto se ve en la foto) de la combinación de pintura con dorado a la hoja.

  • Hice un paseo en botecito por la zona antigua de la ciudad, conocida aparentemente como “la Venecia de Asia”. El parecido termina en el hecho de que hay agua, por supuesto, pero está medianamente interesante. Igual me cagaron (como no podía ser de otra manera), porque lo que a mi me interesaba ver era el mercado flotante, y resulta que sólo está los fines de semana (cosa que el señor del barquito convenientemente se olvidó de comentarme antes de subir). Igual el paseo no estuvo tan mal, pero fue un afano.
  • Wat Pho (el “Big Buddha”)
    Este es un templo que tiene un Buda acostado que lo ocupa entero, cosa medio interesante. El complejo de templos está muy lindo la verdad.




    Ese es el buda


  • Muay Thai (Thai boxing)

    Esto que estuvo divertido. El Thai boxing es una especie de kick boxing, y no me quedan claras las diferencias entre las reglas. Básicamente, vale pegar con cualquier parte del cuerpo menos la cabeza, en cualquier parte del cuerpo del otro (aunque me parece que en la espalda no, porque en muchas oportunidades hubieran podido y hubiera sido bastante terminante, y no lo hicieron). Piñas hay pocas, y las patadas son para ablandar al otro nomás. Las peleas se definen a rodillazos.

    Igualmente yo lo esperaba más demencialmente violento. Está bastante civilizado la verdad. No es una lucha descontrolada a muerte. Hay un referee, cuando uno cae al piso no se le puede seguir pegando, son sólo 5 rounds a 3 minutos. Todas las peleas que vi menos una se definieron por puntos. Hubo un solo “knock out”, que en realidad no fue knock out, fue una patada en la pierna que el otro no se pudo parar más. Me parece más violento el KO en nuestro boxeo, que le pegás al otro hasta que literalmente queda idiota o inconsciente.

    Pero bueno, estuvo divertido. Una de las cosas interesantes fue llegar al estadio porque fui en motito, cosa que la Lonely Planet describe como un deporte extremo y la verdad que tiene razón. Son unos kamikaze estos hijos de puta, y más de una vez lo tuve que cagar a gritos para que no se mande entre medio de dos bondis que se venían cerrando. Muy divertido el paseo.

    En el estadio me afanaron. Básicamente hay “ventanilla para tailandeses”, y “ventanilla para turistas”, con precios claramente diferenciados, y encima hay una tropa de tipos que te convence que si no comprás boletos “ringside” no vas a ver nada. En retrospectiva tendría que haber comprado los más baratos (la jaula, que igual eran bastante caros), pero sin ver el estadio por dentro no lo podés saber, y cuando lo viste ya es tarde. Igual tenía muy buenos asientos. Primera fila, bah, pero me salió un güevo.

    Y el espectáculo es interesante. Tiene un pequeño factor religioso, los tipos entran al ring y hacen toda una danza medio extraña, y después le rezan a las 4 esquinas, por ejemplo. Y después se cagan muy contentos a rodillazo limpio. Esto no me termina de cerrar. La única religión que vi acá es el budismo, que es expresa y extremadamente no-violento, con lo cual no creo que hagan alguna plegaria budista y después se maten a golpes. No sé…
    Una interesante es que durante la pelea se abrazan mucho, igual que en el boxeo, pero con la diferencia que el referee no los separa, y cuando están agarrados es cuando se dan de rodillazos a lo bestia.

    Y bueno, hay 10 peleas por noche, pero yo me vi las primeras 7 nomás, con las últimas 3 que vi siendo las interesantes. Las primeras 3 eran unos pibes que parecían muy niños la verdad, y eran muy chiquitos, muy livianos, y se los notaba poco experimentados en el ring. Y las 3 que me faltaron volvían a ser pibes muy chicos y muy livianos (48 kilos), y ya eran menos divertidas. Encima ya era tarde y yo para variar había dormido poco y como el orto, así que estaba muerto.

    Busquen “muay thai” en Youtube para ver unos videítos. Yo no subo los míos porque no me da el ancho de banda.

  • Harry Potter
    Y me fui a la zona de Siam Square, que supuestamente es más nueva y más linda, y la verdad, también es una mierda. Lo único que tiene es un shopping gigante, muy lindo la verdad, pero no deja de ser un shopping. Así que como estaba al pedo, y tenía que perder tiempo hasta la noche, y no había más nada para hacer, me metí a ver Harry Potter, en IMAX 3D. Yo decía “no pueden haber filmado toda la película con 2 cámaras, ni da”. Y efectivamente, no lo hicieron. Lo único que es 3D es la escena de la batalla del final, que encima no sé si es que el cine este andaba mal, si la película está mal hecha, o si me estaba fallando el cerebro, pero cada vez que las cosas se movían bruscamente todo el efecto 3D se volvía una cosa incomprensible y realmente no se entendía nada de lo que pasaba en la pantalla.
    Fuera de eso, la película es una mierda pero divertida. Casi hasta recomendable. Igual hubiera preferido Duro de Matar 4 en Imax 3D :-)
  • Hard Rock Cafe
    Como ven, se van acabando las cosas mencionables de este lugar… Si necesito hablar del Hard Rock…
    Por suerte había un Hard Rock por acá, así que me clavé una hamburguesa casi decente (para nada digna de un Hard Rock, no sé qué onda, pero nunca había comido una hamburguesa chota en ningún local de la cadena en el mundo. Vieron por qué admiro tanto a McMierda?), y vi un rato una banda medio chota. Algo es algo.
  • Ping-pong shows
    Y como no podía ser de otra manera, tenía que venir a ver el show insignia de Bangkok. Básicamente, son minas haciendo cosas bizarras con sus partes, llamados vulgarmente “ping-pong shows”, porque una de las cosas que hacen es escupir pelotitas de ping-pong.

    Hay toda una zona en Bangkok, llamada PatPong, que es la ex-zona roja. Ex porque como todos iban ahí a ver la zona roja, se volvió turística, y las putas de verdad se fueron a otro lado (aunque obviamente algunas quedan). Ahora hay un gran tianguis (sin nada demasiado destacable), algunos bares y los ping-pong shows.

    La verdad, yo venía a ver un freak show, y vi un freak show, pero me fui bastante desilusionado.
    Las minas saben hacer una sola cosa, que es apretar afuera, y abrir y cerrar adentro. Es más que respetable, no vamos a decir que no, pero básicamente es eso, y alguien en algún momento se puso a pensar (me lo re-imagino como un desayuno de brainstorming empresarial) “a ver, podemos soplar y chupar… qué podemos hacer con eso?”, y sacaron una lista laaaarga de pelotudeces que se pueden hacer.
    Ahorrándoles los detalles escatológicos, estas minas:

    • Fuman
    • Toman agua y la escupen (bastante lejos)
    • Soplan cornetitas / silbatitos
    • Revolean pelotitas de ping pong
    • Pinchan globos tirando dardos con una cerbatana
    • Apagan velitas de cumpleaños
    • Se sacan metros y metros (introducidos anteriormente fuera de la vista del público) de cintas con porquerías (tipo cascabeles) atados cada tanto. Esto no es demasiado memorable, salvo por el hecho de que una de las cosas que llevan atadas las cintas son gilettes.
    • Pelan huevos duros (esta tiene que doler)
    • Levantan cosas livianas y las mueven de un lado para otro con una pajita
    • Destapan botellas, aunque esta no me termina de cerrar. Me parece que la abren con la mano en realidad.

    La verdad, el espectáculo es muy triste. Están todos en lugares con aspecto de puterío de mala muerte, que tienen 4 minas arriba del escenario con cara de culo, haciendo como que bailan pero sin ponerle el más mínimo esfuerzo, y luego las otras minas se van rotando haciendo estas pelotudeces, siempre con la menor onda posible. Se sacan la bombacha antes de subir al escenario (nada de strip nada), con la misma onda que se la saca uno antes de ducharse, suben, hacen lo suyo, y se bajan, con cara de que les chupa todo un huevo.
    Todo el proceso es muy anti-erótico la verdad, y la sensación general que me daba era de lástima.

    Realmente, estoy convencido de que esto se puede armar bien. Enseñarles a bailar, coreografiarlo un poco, pagarles un poco más como para que tengan onda, hacerlo en una especie de teatro, sin putas que vengan a acosarte mientras mirás el show, cosa que a las mujeres les de un poco menos de pudor ir a verlo (igualmente había muchas minas extranjeras acompañando a sus respectivos), y creo que se llenarían de guita. No entiendo cómo no lo hicieron. Yo entiendo que yo no soy el espectador target de estas cosas, pero estoy seguro que se puede armar bien y que sea un show, en lugar de una visita a un puterío, y cobrarlo MUCHO más caro.
    No sé. Ya alguien lo hará.
    Faltan entrepreneurs en el showbusiness de Bangkok!

  • El floating market
    Y este es otro floating market, que está a 100 km de la ciudad, y que como no podía ser de otra manera, fue un floating market, allá y hace tiempo, y ahora sólo existe para el turismo. No hay nadie vendiendo ni comprando nada que no sea para turistas, y el 70% de los barcos que andan por ahí llevan blancos a pasear. Así que no vi el famoso floating market, pero por la sencilla razón de que no existe más.
    Igual el paseíto estuvo cute, a pesar de que me levanté a las 5 de la mañana para llegar (igual el gallo puto no me dejaba dormir, y algo me hace pensar que en las sábanas esas estuvo durmiendo algún punga rastoso lleno de pulgas, porque la verdad, me picaba mucho todo y yo no estoy tan sucio).



    Nótense los locales de venta de cosas atrás, que tienen sólo souvenirs.
    IMG: 2238
    IMG: 2239

  • Chatuchak Market
    Y me vine a lo último que quería ver, el chatuchak market. Resulta que es un gran mercado que se arma los fines de semana, y es eso. Un gran mercado. Mitad tianguis mitad puestitos medio bien puestos, vendiendo artesanías, ropa, mascotas, y cuanta porquería se te ocurra.
    Estuvo divertido la verdad, compré un par de cosas. No pude conseguir una camisa de seda, aparentemente no las hacen más porque nadie las compra, no entiendo por qué.
    La verdad, se me tendría que haber ocurrido en Varanasi la idea.

Y me volví al hotel, y iba a cambiar el vuelo del lunes al domingo, pero vi que había un vuelo 9.30 de la noche, así que lo cambie, me bañe, y me vine cagando al aeropuerto.

Nuevamente puedo decir que me voy de este lugar con el íntimo deseo de no volver nunca más.
Espero conseguir hotel cerca de este aeropuerto para cuando vuelvo de los pueblos del Norte.
Y espero que el country-side de Tailandia sea la maravilla que hace que todo el mundo ame Tailandia, y no que lo que todo el mundo ama sea la mierda que vengo viendo hasta ahora.
El mundo vivirá equivocado? Lo sabremos mañana, a la misma hora, y por el mismo blog.

Leave a Reply