10/8 - Chiang Mai

Al final anoche me terminé comprando todo. No hay caso, no aprendo más…
Souvenirs lindos no hay igual, pero compré ropa como para compensar.
En realidad no fue todo por deporte. Necesitaba una remera más, y una malla, porque la mía la dejé en Bangkok (no contaba con sumergirme en el norte), y resulta que la excursión de mañana implica mojarse. Pero bueno, la tentación es grande. Había unas camisas buenísimas y demasiado baratas, y conseguí finalmente camisas de seda. Vamos a ver qué tal andan.

Pero lo mejor es la onda de esta gente para comprar. Está divertido regatear, porque no es tan estresante como en otros lados. No empiezan por un precio demasiado alto, aflojan bastante rápido, y llegás a un precio que le conviene a los dos en seguida y con buena onda. Y realmente parece ser el precio, porque otros por un poco menos ya no te lo dejan.

En fin, me divertí mucho, y ya llené la mochila de basura, como no podía ser de otra manera (y igual voy a tener que lavar ropa en Chiang Rai, contra lo que yo quería).

Y hoy fui a la famosa excursión para ver las tribus en la montaña…
Sin palabras. Una chotada impresentable.

La primera tribu, a la cual llegamos después de 45 minutos de trekking violento por la montaña (Acto seguido nos enteramos que también hay un camino por el que se llega en camioneta, claro), estaba vacía. Había unas chocitas, una mesa con souvenirs y bebidas, y nada más.
De la tribu, un carajo.

La segunda tribu, nos llevaron a una primera choza con una mina que tenía un telar, y nos contaron un poco… Al rato nos dijeron de ir a pasear… En una palabra… Es una “hill tribe” tradicional tailandesa, cuyas chozas tienen Televisión satelital. Por qué no te vas un poquitito a la puta que te parió?
Acá tampoco había nadie, eran un montón de chozas, un par de telares, y un carajo de nada.
Como no podía ser de otra manera, me cagaron. Espero conseguir algo mejor en Chiang Rai.

Parte del paseo también era andar en elefante, que de entrada ya me daba lástima por los bichos. Verlos también me dio mucha lástima, y me dieron ganas de matarlos a todos cuando terminó el paseo, exactamente donde empezamos. No fuimos a ningún lado en elefante, era el hecho de subirse a uno nomás. Aparte les cuento que andar en elefante es más incómodo que la mierda, y por supuesto, mucho más incómodo debe estar el pobre bicho.
Igual me sorprendieron los elefantes. Bichos bastante más inteligentes y hábiles de lo que yo me hubiera esperado.

Y otras partes fueron una cascadita, que estaba bien, pero es la típica “cascada escondida” que hay en todo el planeta, desde Brazil, pasando por Gessel, a donde quieran. Una cascadita simpática, de 10 metros de altura, con riíto y nada más.
Y un paseo en balsas de bambú que no tuvo nada demasiado destacable pero fue divertido porque los que manejaban la balsa estaban desquiciados, y se la pasaban jodiendo.

Y nada, una cagada la excursión. Y me volví, me cambié (porque obviamente estaba todo mojado), y me tomé un taxi para la terminal de bondis, para irme a Chiang Rai, y me desayuné conque no hay más bondis hoy, tengo que esperar hasta mañana.
Nice.
Tampoco es tan malo igual, pero me hubiera gustado llegar hoy a Chiang Rai, así mañana mismo hacía una excursión. Llegando al mediodía es imposible, pero supongo que me iré al famoso “Golden Triangle” (la triple frontera Tailandia-Laos-Myanmar), histórico por el comercio (contrabando, bah) de opio.
Y no voy a tener tiempo de ir a Laos. Mala leche. Igual mucho no iba a ver, era más que nada el vicio de coleccionar sellitos :-)

One Comment to “10/8 - Chiang Mai”

  1. Anonymous Says:

    Maestro!!!!

    Feliz cumple querido!!!!

    Este mes si, no? o es el mes que viene!!!???

    Un abrazo enorme

    esperamos que la estes pasando bien….

    a tu vuelta nos tomamos un vino

    Juan y Mariel

Leave a Reply