9/8 - Y sigue lloviendo!!!

No para nunca de llover en este puto país! Por Dio!!!

Hoy, como primer día libre en Seoul, tenía un objetivo… Conseguir una cuponera para los aviones de Tailandia. Como Thai Airways no tiene representación en Argentina, sólo podía comprarla acá, porque esas cosas hay que comprarlas afuera de Tailandia, y en Japón me iban a romper el toor.

Así que fui a Internet, busqué la dirección de Thai en Seoul, le pedí a un koreano que me la escriba en koreano, y me mandé.

El subte koreano la verdad una maravilla. Tienen una red enorme de líneas, muy redundante, así que se puede llegar a todos lados bastante rápido.

Por supuesto llegar a donde yo quería no iba a ser tan fácil. En cuanto salí del subte le pregunté a un tipo, que no tenía ni idea, pero la verdad me sorprendió mucho. El tipo agarró el teléfono y llamó a alguien. A los 2 minutos se apersonó ese alguien, y empezaron los dos a llamar por teléfono a lugares tratando de encontrar mi edificio, hasta que me anotaron algo (en koreano) en la guía, y me indicaron.
Una masa los koreanos, la verdad, no me lo imaginaba.

NOTA DESCOLGADA:
Lo que aprendí más tarde, leyendo la Lonely (demasiado tarde, claro), es que en Korea las direcciones no existen. Muchas calles no tienen nombre, es sólo el nombre del “barrio”, que es más chico que uno de nuestros barrios (como en Tokyo), y los edificios tienen un número, que se asigna por orden de construcción, así que el 4 puede estar al lado del 320. Lo importante es (esto es lo que yo tendría que haber sabido a la mañana) el nombre del edificio, y un teléfono, para poder llamar y pedir indicaciones!

En fin, llegué a Thai, averigüé por los pasajes, efectivamente había cuponera y era más barato, y por supuesto no había llevado mi plancito de viaje, así que no tenía ni la más puta idea de las fechas en las que tenía que comprarlos (soy un capo, no hay caso). Marche para el cyber!

A todo esto, ya era mediodía, yo no había desayunado, y tenía un hambre notable. Camino a un restauransucho que había visto me compré un paraguas (3 dolares, alguien quiere adivinar cuánto me duró?) por si las putas, y me comí un pollo rostizado que no tenía nada demasiado memorable.

Por supuesto, mientras comía se largó el monzón, así que aproveché para mirar la Lonely, planear un poco, y en cuanto paró un toque me fui a un cyber a ver mis fechas, y después a Thai de nuevo y compré los pasajes.

Después de Thai me fui a un lugar que había visto ahí nomás, que tenía terrible puerta onda lugar histórico que merecía ser visto:

Y ni bien llego se mandaron la ceremonia de cambio de guardia, con explicación en inglés y todo:

Resulta que acá vivió el rey, y este lugar en particular es muy histórico porque hubo varias cosas que pasaron en las distintas ocupaciones japonesa (Que invadieron Korea como 14 veces).



Este lugar estaba muy lindo la verdad.

Y O-o-obviamente, se largó a llover de nuevo. Pero esta vez llovía zarpado, así que me cagaron la excursión al arroyito. Me metí en un par de negocios que tenía a mano para ver si paraba, pero como amenazaba con seguir, me fui al COEX Mall, que lo había visto mencionado muchas veces, así que debía valer la pena.

NOTA: El paraguas me duro exactamente hasta antes de bajar al subte :-)

Era una cagada, la verdad. Estaba la Hyundai Department Store, que es gigante y venden toda clase de porquerías típicas de department store. Creo que lo único bueno para mencionar fue un local de Yamaha, que tenía unos pianos que no se puede creer cómo sonaban (USD 20,000).

Y como a la hora y media paró de llover, y me fui a un templo budista que había ahí atrás, que parecía interesante.
Esto SI estuvo bueno.
Resulta que es como un hill, que tiene más o menos una docena de “templitos” adentro. No sé si cada uno tiene una función o un significado distinto. Todos eran bastante parecidos, salvo por el tamaño (variaban de 4 metros cuadrados a unos 400), y todos tenían tipos orando o estudiando, haciendo cosas que parecían similares.

Esos son los señores que cuidan la puerta.

Uno de los templos más lindos.

Templos con ciudad atrás. Me gustó mucho el contraste.

Una de las muchas pinturas que había sobre los templos. Estas pinturas son realmente increíbles. Tienen un nivel de detalle altísimo, está todo el dibujo muy definido, son preciosas.

Y había una estatua gigantesca de Buda que realmente es la mejor que he visto, LEJOS. No sé bien por qué. En parte supongo que irradia como una paz muy notable todo este lugar, estando metido en el medio de terrible jungla de cemento y sin que se note. Pero la verdad que me conmovió mucho la escultura esta.

Aparte de los templos, acá tienen un monasterio. Estuve hablando un toque con un monje (hablaba un poquito de inglés), que me dio una revistita sobre budismo Koreano, que aparentemente se basa en la meditación, la contemplación, y es similar al budismo Zen japonés.

La verdad me gustó muchísimo este lugar. Lejos lo mejor que he visto de Korea hasta ahora.

Y bueno, de acá me volví al hotel, que había una cena en la que mostraron los proyectos de la gente de Short Film y Photography. Todo bastante choto, la verdad, salvo un par de cosas que estaban más o menos bien.

Leave a Reply