19/8 - Nara

Y el segundo día no tenía mucho para hacer…
Así que me alquilé la bici, y de entrada fui a andar un poco por la ciudad.
Confirmé lo que me sospechaba, Nara es MUY chica.

Y al rato me aburrí, y me fui a un museo, que yo asumí que iba a ser una poronga (pero mejor que no hacer nada), pero la verdad estaba bastante bueno. Estaba dedicado mayormente a estatuillas de Buda, de deidades budistas, boddhisatvas, Generales Celestiales, y cosas por el estilo.
Sólo me dejaban fotografiar las cosas que decían “Property of Nara National Museum”, que obviamente eran una minoría y no las mejores, pero igual van algunas fotos.



También había toda una exhibición explicando cómo se tallaba un buda, y mostrando distintas técnicas

En fin. Terminé ahí, y me fui a almorzar a un restaurant de tempura que recomienda la Lonely.
La comida estaba bien, pero lo mejor de todo fue la presentación:

No se entiende bien por la foto, creo, pero la verdad estaba preciosa.

Y seguí andando en bicicleta un rato, y estaba super al pedo, así que fui a explorar qué era el “Dreamland” (un amusement park) que estaba en mi mapa (pero en ninguna guía)

Resultó ser un parque de diversiones típico, completamente abandonado (hace al menos 5-7 años, por la altura del pasto). Igual el paseo estuvo bueno, porque era por la montaña, y en un momento agarré una bicisenda, y me perdí completamente, como era obvio. Pero vi unos parquecitos con pibitos jugando baseball, algunas cosas piolas.
Aparte, confirmé más que Nara es super pequeño y rural. Estaba lleno de pequeños campitos (1/4 hectárea) con plantaciones de vaya uno a saber qué, a menos de 3km del centro de la ciudad.

Y ya de ahí me fui al hotel (encontré un tipo que me supo decir dónde carajo estaba. Menos mal que llevo brújula), me dormí una siesta, y después me junté a cenar con los yanquis (que fueron a comprar provisiones a un super cercano y comieron en el hotel.

Un día bien al pedo, se podría decir.

NOTA DESCOLGADA: Ya encontré mi próximo juguete.
Como no podía ser de otra manera en estos tiempos que corren, necesito ser consumista :-D
Y ya encontré mi próximo juguete. Me acordé hoy cuando estaba perdido, pero en realidad se lo había escuchado nombrar al canadiense en Kyoto. El tipo anda por la vida con un GPS, que para USA, Canadá, Europa, y lugares civilizados así tiene mapitas. Pero aún sin mapa, tiene funciones sumamente piolas como marcar “acá”, y luego te vas y el coso te indica cómo volver ahí, y cosas así.
Me pareció muy piola para viajar, y seguro consigo alguno ultra-barato en eBay. Otra porquería para comprar en mi próximo viaje a la madre patria.

Leave a Reply