17/8 - Kyoto

Hoy traté de arrancar tempranito, pero después de la paliza que le pegué a mis piernas anoche, no pude ni en pedo. Me levanté tipo 9:30 (que igual no está tan mal), y por suerte conseguí bicicleta.

Y arranqué para el sight más importante de Kyoto. El que es imperdible. Y lo hice hoy para asegurarme que lo hacía, por si el ultimo día que tengo en Kyoto (el 21 o 22) llovía, o whatever. Ya anoche Trevor me dijo que él fue en bici, así que me mandé.

En el camino pasé por la Kitano Tenman Gu. Una capilla Shinto muy grande, y que recién después de entrar leí en la Lonely que era poco interesante.



Aparentemente esta gente le pide deseos a ese toro, porque lo estaban franeleando que daba gusto.


Eso es lo que quedó de la fogata de anoche

Y seguí en camino para Kinkaku-Ji. El templo de oro. Es una casa, que la hicieron toda con dorado a la hoja, y luego el que vivía ahí la donó como templo (post-mortem). Una cosa interesante en Kyoto es que nada sobrevivió en su forma original. Este templo, como todo lo demás que venimos viendo, se quemó un cierto numero de veces (en general, mínimo uno máximo cinco) entre guerras mundiales, terremotos, locos pirómanos y etceteras, y fueron reconstruídos.

Ese es el Golden Temple, y ahí nomás tiene unos jardines que realmente son una preciosura.
Una cosa que me rompió las bolas es que este es EL lugar para LA foto perfecta. Yo la tenía en mente, claro, pero no la podía sacar, porque no puedo salir en mi propia foto (no puedo poner un trípode donde hay 500 tipos pasando por hora). Y por supuesto, la gente no tiene ninguna clase de sentido estético para la fotografía. No digo que yo esté para un premio, pero me han sacado cada foto estos tarados…

En fin, esto es lo mejor que logré. (5 intentos fueron, con personas distintas, y dandoles explicaciones muy explícitas de lo que quería. No hay caso, soy un genio incomprendido :-D)


Y de ahí me fui con la bicicletita a la zona de templos que dejé inconclusa ayer.
En el camino pasé por el parque del Imperial Palace, que según la Lonely es imperdible, pero tan espectacular no es.

También encontré un negocio de katanas auténticas dignas de Hattori Hanzo (el que no haya entendido eso vaya YA corriendo al videoclub y se alquila Kill Bill 1 y 2). La lonely mencionaba que una katana auténtica sale más que todo el viaje a Japón, pero yo no les creí…

Katana auténtica: entre 6000 y 8000 dólares. Qué tal?
Obviamente vendían las imitaciones que venden en todos lados por módicos 60-100 dolares. Y tenían una nota interesante: “Estas imitaciones están hechas de una aleación de zinc, que no se puede afilar”. Son unos capos. Si querés una espada, garpala.


Y también de paso a los templos del Este, pasé por la Heian-Jingu. Otra shinto shrine que menciona la Lonely como imperdible.
La verdad, está preciosa.


Entrada al jardín: 600 yenes. El palacio dorado me había salido otro tanto.


Y seguí camino al Este, y acá es donde todos los templos se funden en uno. La verdad, todos (o casi) estos templos son hermosos, pero es imposible diferenciar uno del otro. Encima, ya me estaba hinchando bastante las pelotas el hecho de que me cobren entre 5 y 10 dolares de entrada a cada uno. Todo bien, pero ni da gastarse 30 dolares en templos en un día.

Así que acá empecé a garronear, a ir a los gratis/baratos, etc, total son todos más o menos lo mismo.

Esa es interesante. Esa es una “escultura” hecha con piedritas chiquitas, y la verdad, toma un rato pensar cómo carajo la hacen sin dejar huellas de pisadas. Hay un orden preciso para hacerlo, sino no anda (las pelotudeces con las que me entretengo, por dios)

Y miren esto… Uno de los templos tenía:

El famoso inodoro con panel de control!!!

De más está decir que me cagué bañándome como un pelotudo probando todos los botoncitos, pero valió la pena. Total, con este calor te secás en minutos.

Y acá, como les decía, todos los templos se funden en uno, así que les paso las fotos interesantes, y la verdad, no tengo ni puta idea qué es cada una.



Y para cerrar la noche, me fui a la Fushimi Inari Taisha. Es una zona shinto, pero lo que tiene de particular es que tiene todo un caminito hecho con torii-s (las puertas), de varios kilómetros. Me fui ahí porque esperaba que se hiciera de noche, y las fotos que podría sacar serían muy bizarras.
No salieron TAN buenas como yo esperaba, pero les paso algunas:


El torii principal


Uno de los templos



Este es el caminito que les digo. Son kilómetros de eso.






Y todo este paseo lo hice acompañado de uno de los personajes más bizarros que he conocido. Ni bien bajo del tren, se me acerca un australiano al grito de “Speak English?”. Y ahí fuimos a pasear, estuvimos charlando un rato, y el tipo me empieza a contar no sé qué, que se drogó mucho, con no sé qué, y le pudrió el cerebro, y de repente pierde la memoria, y vive de a un día por vez, porque no se acuerda de ayer, y que le pasa cada tanto, entonces cuando está bien viaja aprovechando que normalmente no pira por unos meses. Que hace un mes había estado en cama por 6 meses. Toda una historia así medio heavy, y cada vez me daba más miedo el tipo… Por suerte en el medio le dije “bueeeeno, i’m too old for this shit, estoy cansado, yo voy bajando, vos seguí solo” y se lo tomó bastante bien. Qué personaje por dio.


Y bueno, la verdad, ya terminé con Kyoto. Encima ayer me enteré que el Japan Rail Pass (un pase para tomarte todos los trenes que quieras en 7 días) sólo lo podés sacar desde afuera de Japón (conchasumadre, en la página no lo dice, o no está grande enough, porque la leí de punta a punta), así que cancelé Hiroshima. Y parece que tengo dos días al pedo, porque no me queda mucho interesante para hacer en Kyoto. Me parece que voy a adelantar todo dos días, y hacer dos días más en Tokyo.

En fin, terminé lo de las torii, y pasé por un par de restaurancitos a picar algo, me conecté a Internet en un cyber de mierda que no podía hacer nada, y me fui a un barcito a tomarme una birra. Como siempre, no encontré ningún bar con presencia occidental. Son todos ponja y no suelen hablar mucho inglés. En este por lo menos había un inglesito, solo, así que me le senté al lado y me puse a hablar un rato, pero el chabón tenía menos onda que función constante, así que me fui a dormir.

Mañana arranco SUPER temprano, y me voy para Nara.

2 Comments to “17/8 - Kyoto”

  1. ruso Says:

    quizas el impedimento de poder sacarte a vos mismo la foto que queres te este indicando algo… o sacas una buena foto, y sos el fotografo, o apareces lindo en la foto y sos el modelo.

    te vuelvo a recomendar como en el viaje pasado, trata de hacer portraits de gente que ya este en el lugar! posiblemente le agreguen aun mas cota pintoresca a la foto. (no es que no seas pintoresco eh)

    rus

  2. peptido Says:

    Ok, ya sé que no soy lindo, pero no me lo refriegues.

    Y trato de sacar foto de gente… Pasa que a la gente mucho no le gusta que la fotografíes así primerísimo primer plano. No sé. Se hace lo que se puede. Después sino vos agregás la gente con fotoyop ;-)

Leave a Reply