16/8 - Kyoto

Otro día buenísimo, y este fue laaaaargo!

Arranqué bien temprano, y no había bicicletas (se las habían llevado todas), así que me fui caminando. Igual me parece que hoy la bici no hubiera ayudado tanto.
Para empezar, antes del paseo, le pedí al chino del lobby que me escriba “pantalla solar” y “cremita humectante para cuando te quemaste hasta el orto”, como para ir a comprar ambos a una farmacia.
La pantalla solar todo bien, ahora la otra… El tipo me escribió como un párrafo, y cuando se lo di a la china de la farmacia, me trajo tres cosas. Una locion, un spray y un pomito. No me quedó claro si tenía que comprar las 3, cualquiera, cómo se aplicaba, etc, etc, así que por las dudas no compré una mierda. (Ya estoy medio bronceadito…)

Y arranqué por Tofuku-ji. De los templos en mi mapa, el que estaba más al sur. El templo no es demasiado espectacular, pero lo que es buenísimo es que tiene un jardín gigante (casi un bosque), con arroyito y todo, y por el medio pasa un puente de madera precioso

Y en el camino me crucé con dos franceses (Claire et Philippe) que iban para el mismo lado, y la verdad eran re-friendly, así que me les re-prendí.


Ese es el puente


El templo


Y un jardincito (no el bosque que les digo)


Este es el super puente, con el bosque atrás.

Muy lindo el templo. Y de ahí a San-Ju-San-gen-do Temple. Sanjusan significa literalmente 33, y es la cantidad de columnas que tiene el templo. Es bien largo y angostito, y adentro tiene una escultura de Kannon, una diosa budista de mil brazos, y está protegida por unos cientos de estatuitas todas iguales, también de mil brazos. Obviamente, no tienen mil brazos cada una, pero hay una especie de metáfora según la cual cada brazo son 25 brazos, o algo así. La numerología budista es muy interesante (de verdad, tiene unas metáforas loquísimas)

Y también había unas 15 esculturas de otros dioses, que los importaron directamente del hinduismo. Tienen otros nombres, pero había unos cartelitos explicativos, y estaban Shiva, Garuda, Vishnu, Brahma, etc.
Acá no se podía sacar fotos, pero como yo sé que Buda no se ofende, y es un curro para venderte postales, las saqué igual, medio de keruza.


Kannon


El dios del trueno y el agua. Miren la cara de ese tipo.


Miren la cara de ESTE tipo.

Eran muy notables las expresiones de las caras. Realmente, se nota que el dibujito manga sale directamente de este estilo de escultura. Varias de las que vi hoy podían perfectamente ser personajes de DragonBall Z.

Y alrededor este templo tenía terrible jardín, como no podía ser de otra manera.


Ahí están los franceses


Me gusta mucho cómo usan el naranja estos tipos.


Ese es el templo


De ahí nos fuimos a almorzar con los franceses, que la verdad tenían muchísima onda, y después nos separamos, porque ellos querían ir a un museo y yo tenía cero ganas. Igual quedamos que en Imagine Cup 2008 me dan un paseo por París.

Y me fui a buscar otro templo: Kiyomizudera. Mizu significa agua, y aparentemente este templo tiene algo de agua.
En el camino me encontré unos koreanos que también iban para ahí, y leían un poco de kanji, así que me vinieron fenómeno. Igual en el camino los perdí, pero bueh.

El templo, una MIERDA
Tenía algunas imágenes lindas, vamos a decir la verdad…



Ta, OK.
Pero es el Vaticano de acá de Japón. Así como la mayoría de los templos en Kyoto son realmente templos, usados por la gente como templos, y algunos un poco más espectaculares son más turísticos, este era una kermesse. No solo te cobraban entrada para todo (y varias veces), sino que estaba lleno de puestitos vendiendo amuletos, piedras de la suerte, agua bendita, lo que quieras.

De entrada me cobraron un dolar para meterme a un templo, que era un pasillo todo oscuro (ausencia absoluta de luz, caminabas agarradito de una baranda), que caminabas 2 minutos, y de repente había una piedra un poco iluminada. La gente tocaba la piedra, la giraba… Cuando salí me enteré que es una piedra mágica, que le pedís un deseo y la tocás, y se te cumple.
Ta, todo bien, si sos un ponja supersticioso esto por ahí no es un choreo. Pero avisen que no es para turistas!

Otra es la cascadita. Si se fijan en la ultima foto, hay unos chorritos de agua, y una fila larguísima (que ahí no se ve) de tipos esperando para juntarla en esos tarritos y tomársela. Aparentemente tiene propiedades curativas ese agua de mierda. Ahora, tomar el agua = 200 yenes. Ta que lo parió!

Así todo. Te vendían la vela del buda, que le tenías que escribir tu nombre y un deseo, y la dejabas ahí, y luego un sacerdote a la noche la prendía, y se te cumplía el deseo… Todas pajas así.

Así que me fui a la mierda. Pero para esta altura, ya eran como las 3 de la tarde, y yo ya estaba MUY cansado. El calor me está garchando. Así que enfilé para la ciudad, paseando un poco por Gion, el barrio típico donde estaban las geishas.




Ahí tienen dos.

Y yo tenía el tema de que hoy cambiaba de hotel. Como el hotel en el que estaba hoy estaba lleno, me tuve que venir a uno que la Lonely calificaba como “Sí, es ruidoso y está venido abajo, pero no le podés ganar al precio (publicado: 17 dolares)”.
Encima tenía mis valijas (ya me hice una mochilita viajera para mis próximos días, así no ando con todo) en el J Hoppers, y tenía que traerlas para acá. Y están bastante lejos uno del otro. Por suerte el nuevo está muy cerca de las cosas que me falta recorrer.

Pero bueno, fue llegar y casi pánico. El hotel es realmente una mierda. Es un conventillo recauchutado, todo venido abajo. Se nota que está armado con alambre, y que fueron agregando piezas también con alambre. Tiene el hermoso efecto casa chorizo, donde para llegar a cualquier lado tenés que pasar por habitaciones de otra gente que está durmiendo… Una belleza. Encima el staff habla muy poco inglés, y son completamente desbolados. En el pánico vi una minita occidental y le pregunto “Hey, how bad is this place?”. “Hmmmm, how many nights are you staying?” (oh my god!). Parece que noche por medio la cambiaban de habitación, que no sabían ahora dónde la iban a poner. Un desastre. Internet es por supuesto en una maquina chota que te dan ellos, a razón de 10 dolares la hora… Los baños olorientos MAL (primera vez que veo baños sucios en Japón). Un asco. Y para colmo, tienen trescientos horarios. Hora a la que abren, a la que cierran, lockout en el medio de la tarde donde nadie puede entrar y salir, a las 10pm termina internet, el agua caliente anda a la mañana y a la tarde.
Qué bien que estaba en el anterior…

Y para colmo!!!! 23 dolares!!! Hijos de puta!!!
Pero bueh, acepté porque no tenía donde ir por menos de 50…

Y de ahí me fui al hotel anterior, que me iba a encontrar con 2 canadienses buena onda, para ir a ver el festival este del 16/8.
Resulta que hoy vuelven los espíritus a su tierra, y para que no se pierdan en el camino, prenden unas terribles fogatas con forma de letras kanji en la montaña (unos 200 metros de altura cada una). Bastante interesante la verdad.

Así que fui al hotel y me puse a boludear mientras llegaban. Al rato cayeron, fuimos a cenar algo (riquísimo mal), y luego fuimos con el pibe del front desk a ver la cosa esta.
De entrada fuimos al palacio imperial a ver el caracter Dai (grande)

Y luego a otro lado a ver otro, pero llegamos medio tarde y ya se estaba apagando. No duran mucho tiempo prendidas estas cosas, no sé por qué, si no les costaría un carajo. Tal vez no quieren un incendio forestal, no sé.


Jenna, Trevor (los canadienses), Yashi (el pibe del hotel) y yours truly (con la remera geek de Brian).

En medio del camino le fui preguntando a Yashi por lo que había visto en Osaka. Conclusiones: Prostitución no es, porque acá es ilegal, y esto era muy público. Deben ser masajes (posiblemente con final feliz). La verdad, se notaba que mucho no quería largar el ponja. Se lo notaba avergonzado de hablar del tema, y por lo poco que leí de los japoneses, tiene sentido como actuaba. Así que el conchudo sabe, pero no me va a decir.

A todo esto, se hicieron como las 10, para mí, después del sol y la caminata ya eran como las 3 AM, y yo encima tenía que mover mis valijas al otro hotel, así que me fui a la camita.


Ah! Ruso!! Sos un capo! Era el balance de blancos nomás. Ahora antes de sacar la foto la pongo a analizar la imagen (Que tarda como 20 segundos, porque no tiene luz como para “blanco”), y después salen joya!!
Les dejo algunas fotos random


Esto es lo que pasa cuando muchos ponjas se ponen de acuerdo y van para el mismo lado. Imagínense si saltan todos juntos :-)


Unas minitas en kimono, que cuando vieron que les saqué la foto, se coparon, y nos incluyeron a Trevor y a mí en fotos varias. Se las debo, están en la camara de Trevor.


Y una que me quedé pensando mientras trataba de comunicarme con los japoneses por la calle. Qué loco como tenemos estereotipadas las relaciones interpersonales, no? (El cuelgue viene un poco de un libro que estoy leyendo sobre el cerebro).

O sea, si yo voy a un tipo en la calle Corrientes, lo detengo, lo miro fijo, y le digo “Obelisco” o “Subte”, el tipo probablemente me mande a la concha de mi madre, convencido de que soy un oligofrénico incurable. Ahora, si yo fuera un oriental, con cara de oriental, lo paro con carita de patito mojado perdido en la ciudad, y le digo “Ooo-Bei-LI-koo” o “Zuk-Terr”, el tipo muy amablemente (suponiendo que no me chorea), sabiendo que soy un turista pelotudo, me indica cómo llegar al obelisco o al subte, sin decir muchas palabras porque sabe que no le voy a entender una mierda. No me va a preguntar a qué línea de subte quiero ir, me va a mandar a la que esté más cerca, total después combino. Y solo porque tenemos cara distinta.
No sé, me parece muy bizarro cómo estando en un lugar tan distinto (que sí, ya tuvieron mucho contacto con Occidente, pero son muy distintos igual estos tipos), y sin poder entender ni una palabra de lo que dicen, y apenas pudiendo tartamudear alguna fracesita (que leí y memoricé 3 segundos antes de decirla), me manejo y me muevo perfectamente. Mi punto es que si yo tuviera cara de japonés y hiciera exactamente lo mismo me tomarían por pelotudo, no entenderían lo que quiero, pero como asumen que soy turista, enseguida me entienden.

For the record, no piré para el orto, ni estoy diciendo pelotudeces muy obvias. Tiene un sentido esto, pero no logro comunicarlo.
No sé si se entendió la idea, pero no importa, yo entendí :-)

3 Comments to “16/8 - Kyoto”

  1. clem Says:

    Si preguntas lo mismo en BsAs pero con acento inglés o francés también suponen que sos turista y te dicen pa donde, no necesitá cara de ponja

  2. Anonymous Says:

    No entendí bien, Dani. ¿Vos querés decir que los ponjas te dan instrucciones simples porque no tenés cara de oriental o por la cara de pelotudo?
    Yo, igual, te quiero mucho.
    Tu Tía

  3. peptido Says:

    Seh, no importa. Ya les dije, es difícil de explicar. No den bola.

    Igual, la cara de pelotudo sin duda ayuda.

Leave a Reply