9 sept - Shanghai 上海

Y como estaba lluvioso y feo, decidí usar el día para hacer trámites y cositas por el estilo, porque para pasear mucho no daba (aparte ya había usado la mañana en arreglar la fucking fuente).

De entrada me fui a conseguir Internet, para averiguar por líneas aéreas baratas (de esas nuevas de bajo costo), por los trenes, y por precios de cosas electrónicas en Argentina, para reconocer baratijas.

Fue toda una experiencia, la verdad. El primer problema fue encontrar un lugar con Internet. La técnica que tengo yo normalmente en estos lugares donde no les entiendo una palabra es usar “acercamientos progresivos”. Es decir, le pregunto a un tipo “el parque tal y tal?”, y me dice, “seh, caminá 3 cuadras para allá, doblá a la derecha, en el segundo semáforo doblá a la izquierda, camina 30 metros y subí la escalerita a tu izquierda”. Joya, de todo eso que dijo, lo único que entendí es para dónde señaló primero, así que camino para ese lado unos 50 metros y vuelvo a preguntar.
Indefectiblemente termino llegando, vio?

El problema es que eso funciona cuando hay UN lugar a donde querés ir. Pero si querés ir a un cyber cafe, cada pelotudo al que le preguntes conoce uno distinto, y te apunta para un lugar opuesto, así que te podés pasar horas caminando.

Finalmente me puse a charlar con una de estas putitas (sí, trabajan al medio día también, y son las que tienen el mejor inglés) y logré que me acompañara hasta la PUERTA de un cyber.

Y ya llegado ahí, te piden el pasaporte, de una. No ID, no registro de conducir, PASAPORTE. Y hay un cartel hermoso que dice que necesitan el pasaporte porque se los pide el “Bureau del Control del Buen Uso de la Información en Internet”, o algo por el estilo. Como ustedes sabrán, la Internet está muy controlada en China. Primero que nada, a la entrada de China, el caño pasa por un bruto firewall que filtra cosas como la BBC en Chino, y cosas así, no vaya a ser cosa que se enteren de nada importante.
NOTA DEL EDITOR: Me enteré después que a Wikipedia tampoco se puede entrar (por supuesto, lo descubrí tratando de entrar. Lo más idiota es que en la caché de Google está la copia fiel, y a eso sí llegás, pero bueh)

Y por otro lado, no podés escribir cualquier cosa si estás en China. OJO si llegás a opinar. De hecho yo he visto varias veces artículos del estilo “Cómo tener tu blog en China y que no te encuentren”, y cosas así.
Para serles completamente honesto, no me hace muy feliz updatear mi blog desde acá, y en cualquier momento me agarra la paranoia y empiezo a updatearlo desde adentro de mi máquina, o algo así.

NOTA DESCOLGADA: DynDNS
Un dato para nerds: Por algún puto motivo, el dynDNS de mi casa me resuelve como el ojete desde adentro de China, así que me tengo que conectar por IP a mi máquina (y como que los conchudos de Fibertel me la cambien, voy a tener que llamar a casa y pedir una nueva). No sé si será por este firewall o qué carajo, pero resuelve a cualquier lado.
Y también me pasó que otros servicios similares como dynAlias tampoco andan.

Bueh, cuestión que con este tema de lo estrictos que están, se toman su buen rato hasta que te dejan la puta computadora. Primero te tienen que tomar los datos del pasaporte en una planillita del gobierno. Después en su sistemita en la computadora, y después te tienen que ESCANEAR el pasaporte!.
Finalmente te dan una tarjetita (smart card) que la ponés en una máquina y se te “activa”, de manera que no importa en qué máquina te sientes, saben perfectamente quién hizo qué.
Una hermosura.

Para colmo ninguno de los hijos de mil puta que atienden habla una puta palabra de inglés, así que ni siquiera los podés putear. Bah, sí podés, pero si no te entienden no tiene gracia, ni rinde frutos.

En fin, aerolíneas baratas no hay, los trenes no se compran por Internet, así que me fui a morfar.

Estoy buscando comidas raras acá en Shanghai, que parece ser el mejor lugar para eso, pero hasta ahora no vi mucho muy extraño. Anoche estaba todo cerrado, como les decía, y hoy encontré un lugar bastante normalito (y no había muchos otros). La joda es que sobre la peatonal son todos cosos occidentales. Abundan los KFC, los McDonalds y Burger Kings, los Starbucks (que acá se llaman distinto, pero se reconocen por el circulito verde) y cosas así. Y no son para los turistas. Está lleno de chinos comiendo adentro.

Me pedí lo más raro que vi en el menú: Un plato de arroz frito con huevos revueltos, zanahoria, choclo y anguila a la parrila, y como entrada un coso con granos de choclo, kanikama y huevos de cangrejo.

Un hallazgo los huevos de cangrejo. Tienen un aspecto similar al caviar rojo (aunque son mucho más chiquitos), y un gusto bastante parecido. No sé cuánto saldrá el caviar en china, pero me parece que los huevos de cangrejo son mucho más baratos (pagué 1.75 dolares el plato, pa caviar suena barato).

La comida estaba muy buena, pero la atención del lugar fue lo peor que tuve en este viaje (y posiblemente en mi vida).

De entrada, TODO en China se paga por adelantado.
Un poco de sentido tiene, despues de todo, los chinos son la gente menos confiable del planeta (aún menos que los argentinos, che!, pongámonos contentos), así que se quieren asegurar que no los cagues.
Entonces:

  • el hotel se paga por adelantado (más un deposito de 100 yuanes por si perdés la llave, que después te lo devuelven)
  • el alquiler de bicicleta se paga por adelantado. Tenés que pagar 100 yuanes (luego te devuelven la guita que no hayas usado, según el tiempo que anduviste), más 200 de depósito por si te robás la bici, o dejar el pasaporte.
  • el restaurant se paga por adelantado, salvo que sea muy bueno. Normalmente pedís y al rato te traen la comida, junto con la cuenta, y el tipo no se mueve de al lado tuyo hasta que le pagaste. Pero en algunos casos hasta que no pagás ni siquiera prenden la hornalla los conchudos.
  • Internet se paga por adelantado. Dejás 10 yuanes, y después cuando salís te devuelven lo que sobra.
  • El taxi no se paga por adelantado porque no encontraron la forma de predecir el precio en el taxímetro, pero algo me dice que están trabajando duro en inventar algo.

Y así todo. La verdad, es bastante rompepelotas, pero bueh, casi entendible.

Pero esto ya era mucho, porque encima de desconfiados son terriblemente ineficientes.
De entrada pido, la minita va, y vuelve a los 5 minutos con la factura. OK, la pago, joya.
En el medio de la comida le pido otra Coca-Cola (ya medio sediento). Joya, se va, vuelve a los 2 minutos con la factura (’ta que te parió), OK, le pago, se va, y vuelve a los 5 minutos, sin mi Coca-Cola, con el ticket que dice que pagué (la COO-OONCHA DE TU MADRE). Y siguió yendo y viniendo unos 10 minutos más (no estoy exagerando, le tomé el tiempo) hasta que finalmente se apareció con mi Coca-Cola.
Y lo peor es que, como les decía antes, ni siquiera la podés putear, ni mucho menos pedirle que se apure. O sea, le dije como 4 veces (o al menos intenté) que se apure con la puta Coca-Cola, pero nada, no hay peor sordo que no el quiere oír.
Y ni siquiera podía recurrir a mi recurso favorito de “me atendiste como el culo, te quedás sin propina”, porque acá en China nunca se deja propina.

En fin, para terminar los trámites me vine a mi hotel para comprar el pasaje de avión, y en el camino encontré la ganga que venía buscando. Me compré un Rolex a 4 dolares! :-D (hasta ahora no lograba bajarlo del 150 yuanes)
Y no es imitación, eh! Es de verdad, posta, el vendedor me lo re-juró. Juaj.

Pero está bueno. Es automático, cosa que no debe estar buena porque me imagino que todas las mañanas lo voy a tener que poner en hora, pero sacando eso tiene buena pinta. El problema es que si lo uso en Buenos Aires me van a secuestrar si llegan a pensar que es de verdad, pero una ganga es una ganga.

En fin, el pelotudo de los pasajes me dijo que tarda 20 minutos, así que mientras lo espero actualizo un poco el blog y después vuelvo a salir, a ver si encuentro cosas piolas de electrónica (ya di el día por perdido, hay una niebla de mierda que es horrible).


Finalmente tardó 40 minutos, no 20, y lo agarré justo cuando me estaba yendo a pasear, a buscar precios de cosas electrónicas.
Me fui a la zona que me recomendaron en el front desk del hotel, que mucho de electrónica no tenía. Bah, había millones de negocios vendiendo celulares más accesorios, que son bastante llamativos (aunque no vi nada TAAANTO mejor que lo que estoy acostumbrado a ver como “moderno”) y que no me sirven para un carajo, claro.

Finalmente encontré un local gigante de electrónica, y vi unas cuantas cosas que me interesaron. Un MP3 de 512, que graba, y tiene FM (y suena muy bien) a 30 dolares, y mirando cámaras encontré una que me rompió el culo.
Ahora tengo que chusmear un poco en Internet si es buena o no, pero está zarpada mal, y tiene las cosas que vengo pidiéndole a mi cámara. Más zoom, más megapixels, pantalla gigante, detector de gravedad (o sea, cuando sacás una foto vertical, la rota solita), graba audio y, por sobre todas las cosas, el tiempo que tarda en prender y sacar una foto tiende a 0, cosa fundamental para situaciones espontáneas.
Y como si todo eso fuera poco, graba video en AVI, no MOV (odio a quicktime, saben?)

Sale 300 dólares, OK, pero está bárbara. Así que tengo que ver si la encuentro más barata en otro lado, y qué precio dice Internet, porque acá mucho no se dejan regatear…

De ahí seguí caminando por la zona y de electrónica no encontré una mierda, pero vi una de las cosas que venía buscando. En la puerta de un restaurante había unos cajones de plástico y una jaula que adentro tenía unos pollos vivos. Al lado, en las cajas de plástico, de todo… Peces, ranas, serpientes, anguilas, cangrejos, lo que quieras. Mucho hambre no tenía, pero me acordé dónde quedaba el lugar para volver y comerme una rana.


Seguí un rato, y me encontré una calle lleeeeena de restaurantes con cosas raras (caracterizados invariablemente por tener en el lobby decenas de peceras con bichos vivos adentro).

Como seguía sin tener hambre, y hacía un par de días que la espalda me estaba matando, decidí matar una horita con un masaje (masaje de masaje, nada de cosas raras) que me pareció sorprendentemente barato, la verdad (50 yuanes una hora) y me dejó bastante relajadito.

Y ahí nomás me puse a recorrer restaurantes, con la esperanza de comer rana y/o víbora. Mi problema fue que en ninguno pude conseguir alguien que hable apenas un poco de inglés, como para explicarme qué iba a comer (y me interesaba saber, dado que eran cosas muy raras y muy caras). Me pareció muy loco, porque eran todos restaurantes muy fifís, muy linditos, y nadie hablaba una puta palabra de inglés.

Terminé comiendo en uno que no tenía rana, ni víbora, pero tenía una minita que hablaba bastante inglés, y yo ya había determinado que el que hablaba inglés ganaba y pensaba mantenerme fiel a mi promesa.
Como no había ni rana ni víbora le pedí algo con tortuga (le tuve que hacer un dibujito de la tortuga. Es notable como la barrera idiomática amplía la capacidad artística), y me recomendó una sopa de tortuga y paloma.

Bueeeeno, dije yo. La verdad, no sé por qué pero el subconsciente me decía que la mejor forma de comer tortuga es en sopa, así que me gustó la idea. Después me acordé, creo que viene de haber leído Robinson Crusoe, pero puedo estar mal…

En fin, la carne de tortuga es muy rica y muy blandita (aunque poca). Para mi sorpresa es blanca, cuando la tortuga por fuera es negra, y tiene como un gusto intermedio entre pescado y pollo. La carne de paloma (si es que era paloma, porque perfectamente puede ser un error de traducción) no está buena. Es como pollo pero menos rico. La sopa estaba bárbara.

A ver los entendidos en la materia… Eso que sobresale en la sopa, parece una paloma para ustedes?

Lo peor de lo peor fue que en un momento en la mesa de al lado se sientan unos rusos. O sea, tenían pinta de rusos, y obviamente hablaban en ruso. Y tenían un chinito que les hacía de intérprete!!!
Hijos de mil putas! Yo no puedo encontrar un puto chino que hable inglés, y estos desgraciados se consiguieron uno que habla ruso!!!
Conchudos!

Luego de comer emprendí la vuelta al hotel, no sin antes notar unas cuantas cosas locas que me parecieron dignas de mención:

Un decibelímetro para medir contaminación sonora. Bueníiiisimo. Cuando pasa de 70db se pone rojo, y abajo (ahí se ve) guarda un histograma de los volúmenes en función del tiempo. Me pareció una masa.

Una cosa muy llamativa acá en Shanghai es que todos los edificios importantes y llamativos tienen algún toque iluminativo, casi siempre animado, como ese de ahí. En la foto se pierde mucho del efecto, pero esas rayitas se van moviendo, cambian de colores, es bastante estupidizante la verdad.

También pasé por unos videojuegos, esperando ver lo último de lo último de lo último, y la verdad, me desilusioné mucho. Hay varios juegos tipo “Pump”, pero nada demasiado novedoso, mucho del estilo “street fighter”, que para mí son todos iguales, unos cuantos de tirotear la pantalla, y no mucho más. OK, van por el Time Crisis 4, y el Metal Slug 5, pero ambos se veían bastante iguales a sus predecesores.

Lo que sí vi fue el juego más imbécil de la tierra:


“Encuentre las diferencias”.
No puedo entender cómo alguien jugaría a semejante pelotudez, pero lo peor es que estaba lleeeeno de tipos jugándolo.
Los chinos tienen problemitas, en serio.

4 Comments to “9 sept - Shanghai 上海”

  1. Anonymous Says:

    Dani:
    Te mandamos un MUY FELIZ CUMPLE (atrasado por el cambio de horario, no por culpa nuestra ehhh!!!) y un beso enorme.
    Te esperamos a la vuelta para festejar.
    Seguí disfrutando y cuidate mucho.
    Los Vozzi

  2. Anonymous Says:

    queridoooooooooo!
    Feliz cumpleaños!!
    yo tengo agendado que es este domingo, pero evidentmont, sera hoy, ayer o cuando sea!
    asi que feliz cumple.
    como le va!
    aca mariel me mando un mail con el recorte de su blog un dia que encontró un piano!
    groso!
    asi que me puse a leer y escribis taaaan bien que vengo leyendo hace un ratito, muy entretenido!
    asi que te cuento algo de aca, hoy me fui a ver el auditorio, piano de media cola groso y en un pasillo uno de cola que fue uno de los mejores pianos en los que toque, muy bueno!
    estamos preparando un par de cosas medio locas para el 7 asi que espero tenerlo entre la gente y poder ir a tomar una cerveza luego!
    abrazo enorme y feliz cumpleaños!
    juano y mariel

  3. peptido Says:

    Maestrooo
    Seh, era el domingo, no me saludo nadie (con contadas excepciones como la suya). Ya van a ver, la venganza sera terrible.

    En ese recorte de Mariel encontre no UN piano, sino EL PEOR piano que vi en mi vida. Te cuento que aca en Hong Kong estuve tocando un buen rato en un Steinway de cola completa (USD 120,000) del que desde ya no soy digno, pero bueh, se hace lo que se puede. Tambien encontre una V-Drum que es espectacular, pero no puedo llevar mas basura a casa (y encima estaba cara)
    groso!

    El 7 cuente conmigo.

  4. Clem Says:

    Hablando de electronica en Orlando andaba toda la gringada con un celular inalambrico, era un coso que se enganchaba en la oreja con un palito hacia la boca (el microfono obvio) y conectado inalambricamente con el celular que llevaban en el bolsillo, para atender apretaban un botoncito en la oreja. No se si el celular era una blackberry.

Leave a Reply