9 sept - Casi nos quedamos sin blog…

Anoche mientras estaba escribiendo un cacho de repente mi laptop dejó de cargar… Puta madre!

Desarmo el injerto que había hecho en Jaipur, y resulta que (como no podía ser de otra manera) se había cortado la patita que entraba al coso de plástico super-duro, bien bien al ras, cosa que no la puedas soldar ni por puta.
Mierda, mierda, mierda, mierda.
Lo bueno es que a la mañana siguiente estaba lloviendo, así que después de comerme el peor desayuno de mi vida (y bueh, estaba incluído en la habitación, que ya era barata), y de llevar mi ropa a la lavandería (tarea que puede resultar mucho más complicada de lo que uno esperaría) me puse a ver cómo mierda la arreglaba.

El proyecto requirió, por supuesto, de todo mi ingenio y mis habilidades más variadas, porque si en Jaipur no hablaban mucho inglés, acá no saben decir una mierda de nada. Ni tienen intenciones de ayudar tampoco, claro…

De entrada agarré la cortapluma (gracias Victorinox!, el heroe del día) y descajeté a lo bestia el coso de plástico cosa de dejar un agujero alrededor de donde entraba la patita, como para tener lugar para soldar.

Y ahí nomás me fui a ver si alguien me prestaba un soldador.

Primero tuve que usar mis dotes de artista, para explicarles que quería un soldador:

Pero para mi sorpresa entendieron enseguida lo que quería.

Luego lo más divertido fue explicarles que queria USAR un soldador, no comprarlo. Esto último fue totalmente inútil, pero bueno, la suerte es que al lado de mi hotel hay una calle llena de negocios que venden porquerías electrónicas e industriales, y encontré un negocio con una china que no entendía una palabra, pero tenía una nena (de unos 10 años) que entendía perfectamente inglés (pero no hablaba). Así que logré comprarme un soldador usado (”cheapest, cheapest”), 30cm de estaño y un rollo de cinta aisladora.

Ahora el desafío consistía en conseguir algo que oficiara de “morsita” para sostener, porque sino iba a ser imposible. Mi primer idea fue comprar una gomita para el pelo, y usarla para atar la pincita de mi cortaplumas y mantenerla cerrada.
Trasmitir la idea de la gomita de pelo fue sorprendentemente fácil, hacía el gesto de atarme el poco pelo que me queda y me entendían al toque, pero en ningún puto lado pude conseguir una gomita.
Mierda, mierda, mierda

En eso veo un supermercado… “Acá ALGO tienen que tener”, y encontré unos bonitos broches de ropa que me iban a venir bárbaro.

Conclusión:
1 hora y 21 yuanes después (2 euros) tenía un banco profesional de soldadura:

Por supuesto, los 21 yuanes incluyen el costo del refresco, que como cualquier buen alumno de Faletti sabe forma parte esencial del presupuesto de cualquier emprendimiento electrónico.

Nótese que estaba laburando en el baño, que no será lo más cómodo (y el hecho de que hubiera agua dando vueltas tampoco me hacía muy feliz), pero es el único puto enchufe que tiene la pieza, y el cable del soldador mide unos 40cm (qué mierda querés por 1 euro??)

Y cuando yo pensé que tenía todo solucionado, en realidad recién se empezaba a poner divertido.
El plástico ese de mierda hijodeputa será durísimo para los cuchillos, pero se derretía al toque (y yo sabía perfectamente que si la poronga esa se llegaba a deformar medio milímetro no iba a hacer contacto nunca más en la puta vida), así que me volví ultra-puto para soldar esta garcha.

40 minutos después, el producto terminado:

Qué calidad, qué limpieza, qué prolijidad. Envidia debería darles!.

Mission accomplished!
Nunca pensé que ver esas dos putas lucecitas me iba a poner tan contento.

The blog lives on!!

Y ahora sí, me voy a pasear.

2 Comments to “9 sept - Casi nos quedamos sin blog…”

  1. Clem Says:

    El coso que se te rompió es del cargador o de la laptop?

  2. peptido Says:

    Del cargador. Pero sin cargador no hay laptop, vio?

Leave a Reply