6 Sept - Xi’An 西安 (west peace)

Y llego a Xi’an, llamo al hotel que dice la Lonely que es el más barato del mundo, y me tomo el “shuttle oficial” (25 yuanes al centro de la ciudad, un taxi son 150), y ni bien me bajo la minita del bondi me ofrece un hotel 10 yuanes más barato. Me imaginé que era un curro “a la India”, pero mucho no tenía para perder (salvo media hora) así que agarré viaje.
El hotel está encima de un restaurant que menciona la Lonely (pero no menciona que arriba hay un hotel), y está excelente!. El hostel (no hotel) al que yo iba a ir salía 160, y acá tengo una habitación impecable, con baño limpito, con toallas! (en los hosteles te las alquilan los conchudos), con restaurant propio, todo por 150. Una pinturita.
Y la sensación es de “nah, este hotel es demasiado bueno, no es para mí, tengo que ir a una pocilga más barata”. Pero lo cierto es que es más barato que el más barato de la guía…
Es increíble cómo te acostumbrás a cualquier cosa. Lo loco es que este hotel en India saldría muchísimo más caro que acá, porque allá los hoteles decentes son imposiblemente caros comparados con el resto. Casi te obligan a dormir en pocilgas.

Igualmente esto es demasiado barato, así que por algún lado me la van a poner seguro.
NOTA DEL EDITOR: No me la pusieron

Y paseando por Xi’an me llevé una muy grata sorpresa. De entrada estaba de muy buen humor (sin motivo aparente), lo cual siempre ayuda, pero andando por la calle vi que no todos los chinos son una mierda, sólo los porteños (o sea, los de la capital). Acá muchos chinos hablan inglés, todos se han demostrado más que dispuestos a ayudar, todos andan sonrientes. El problema son los conchudos de Beijing, que se creen gran cosa porque hostean las olimpiadas. Ojalá se les derrumbe un estadio, manga de putos.

En fin, mi primer objetivo era cambiar moneda, que resultó ser mucho más complicado de lo que yo esperaba. Resulta que China está repleta de bancos, mal. Pero mal, mal, no entiendo cómo puede haber tantos. Está el Bank of China, el Merchants Bank of China, el Industrial Bank of China, el Merchants Industrial, etc, etc, etc, y de cada uno hay 235 sucursales. Y lo más divertido es que ninguno me sirve para nada, porque el único autorizado para cambiar moneda es el Bank of China, y de ese es del que menos hay, claro.

Igual la gente es muy amable acá, y encontré uno enseguida (sólo tuve que caminar 20 cuadras, pero Xi’An es lindo igual, así que no jode) y por supuesto la cosa no terminaba ahí. El trámite en el banco fue bastante burocrático, por supuesto, pedir pasaporte, escanear pasaporte, llenar formularios, etc, etc, pero no estuvo tan mal.

Lo que me encantó es un cosito al lado de cada ventanilla donde uno vota qué tan mal lo atendió el empleado, así la gente que viene después sabe a qué atenerse, y elige ventanilla en consecuencia:

No es buenísimo?
Igual me resulta muy sospechoso que todos marcaban “3″, para mi que votás al pedo.

Y ya con renovado poder adquisitivo en mis manos (detalle para nada menor en China) me puse a pasear por la ciudad. Lo primero que me llamó la atención es que yo pensaba que Xi’An iba a ser una ciudad chiquita de mierda, y encima viniendo de Beijing que para mí estaba “inflada” con el tema de las olimpiadas y aparte porque es la capital, y etc…
Las pelotas!

Xi’an también es una ciudad recontra moderna, super enérgica, llena de guita. Shoppings, edificios modernos, bares, boliches, todo.


Miren este shopping, por ejemplo (que está en la esquina más cara de la ciudad, aparte)

Y ahí nomás arranqué para los dos sights principales que están dentro de la ciudad:

Primero la Bell Tower, que está justo justo en el medio de la ciudad, en el cruce de las dos avenidas principales, donde hay una rotondita.


Y como les venía contando, a las avenidas no se puede bajar ni en pedo, así que a la Bell Tower se llega por un tunel (que te lleva a cualquiera de las 4 esquinas, así que es brutísimo pozo ahí abajo).

La Bell Tower es básicamente ese bruto edificio, con una campana gigantesca en el medio, que se usa para avisar en caso de guerra, como de costumbre.


Y tienen esa campanita chiquita también, del lado de afuera, que no es la de verdad, es para los turistas. Pagás 5 yuanes y te dejan pegarle bruto golpe con el tronco ese que está colgado ahí. Realmente los chinos hacen guita con lo que haiga.

En fin, nada demasiado maravilloso más que la vista de la torre desde afuera (que está preciosa), y la vista de la ciudad desde adentro. Miren esto, por ejemplo:


Yo este formato de edificio gigante con shopping en el subsuelo y salida a un bruto playón frontal un piso bajo tierra solamente lo había visto en Estados Unidos (en Chicago, y creo que en New York también hay), pero en ningún otro lado.

Y me encantó el detalle sarcástico: Slave to Fashion


(no sé si se llegará a leer, haganle click para verlo grande)

Y después de la Bell Tower, la Drum Tower, que está ahí a 300 metros, y en lugar de campanas tiene tambores


Históricamente, parece que tenía un tambor gigante que se usaba para marcarle las horas a la ciudad (un reloj centralizado, digamos). Ahora tiene un “museo” adentro lleno de diferentes tambores de distintas épocas y boludeces así.



Y bueno, todo esto está en una zona muy cuidadita, con parquecitos, realmente preciosa.


Y ahí al ladito hay un mercadito medio choto, bastante grande, que luego se convierte en una calle-bazar, y luego en otra, y en otra, etcetera. Dentro de la ciudad no hay más sights, así que como hasta el día siguiente no tenía una mierda para hacer me puse a pasear por estos bazares (no puedo parar de comprar porquerías, en serio, tengo que parar!)

En fin, compré más porquerías (pero pocas esta vez), y vi varias cosas locas, como esto:


Yo en India había visto (no sé si lo había comentado, pero ya van a ver uno en casa) unos elefantes que tienen el lomo agujereado (y hueco), y adentro tienen otro elefante que también tiene el lomo agujereado y adentro otro elefante. Todo de una sola pieza. Que lo maravilloso es que lo van tallando todo desde afuera, a través de los agujeros que le hacen en el lomo. Y por supuesto, es hecho a mano.

Ahora, la mierda esa no se puede hacer ni en pedo de la misma forma, por varios motivos:

  • Las esferas de adentro están sueltas (giran todas libremente)
  • la relación “superficie existente / agujeros” de cada esfera es mucho más grande que en el elefante, o sea que escarbar adentro es mucho más complicado.
  • hay más o menos 1 milímetro y medio de separación entre esfera y esfera, y dada la separación entre agujeros, no hay forma de escarbar “entre esferas” para separarlas con tan poquito lugar
  • hay como 6 esferas una adentro de otra, con lo cual esto ultimo es más imposible en las de adentro.
  • dado el precio, no puede ser hecho a mano, ni en pedo. Igual, ni aún hecho a mano me imagino cómo lo harían.
  • y es medio de piedra, no es plástico, ni ningún material que se pueda “inyectar”. No sé qué será, pero es definitivamente muy pesado, muy duro, y muy frío. No parece orgánico.
  • y realmente parece como que cada pieza es una sola pieza, no se ven uniones de ningún tipo (ni las típicas rebabas de las inyectoras de plástico)

A ver los ingenieros industriales… Alguien me explica cómo carajo hacen esto?

Volviendo, les muestro uno de estos bazares (donde estaba esa pelotita)


y volviendo al hotel decidí pasear por un shopping mall, y me encontré con uno de esos negocios típicos yanquis que tienen sillones masajeadores, y me tiré en uno como media hora, que en el momento me pareció bárbaro, pero al otro día tenía una contractura que no se podía creer. Qué sillón de mierda! Nunca se compren uno.

También pasé por un Carrefour (sólo porque quería ver cómo era un Carrefour en China). Como se imaginarán, es sumamente parecido a cualquier otro supermercado que ven a diario, así que pasamos al proximo tema.

Paseando por el shopping este de repente escuché una versión INCREÍBLE de “pluma gay”, cantada en chino, y logré que la minita del local donde la estaban pasando me escriba el nombre (ven que acá son más amigables?). Me parece que me puso cualquiera, pero igual, me ayudan a buscar?
El tema se llama “pupa pupa” (朴怕朴怕), si alguno de ustedes lo puede bajar del Emule se lo voy a agradecer muchísimo porque lo quiero tener de una. Aparte, si me lo mandan por mail, lo subo a algún lado y pongo el link acá para que todos los escuchen.
Porfa, busquenlo, que es increíble.

Yo encontré esto, que es parecido (y es igualmente imperdible): http://www.youtube.com/watch?v=5zuz4ATH3HE
Si alguno me consigue el MP3 de eso también se lo voy a agradecer mucho.

Y después del shopping me volví al hotel, cené ahí (porque estaba cómodo) en un restaurant que tienen que es Fast Food (en el sentido de que ya la tienen hecha y te la dan al toque), pero no es comida de mierda (no tanto al menos). Vendría a ser algo como Fame, digamos.

Lo que más me llamó la atención es que le pedí a la mina una servilleta, y me la cobraron! Ta bien, 1 yuan y me dio un paquetito de servilletas (como si fueran carilinas), pero qué garcas!
Después descubrí que es una práctica bastante común esta, y de hecho me la he encontrado hasta en restaurantes buenos.

Y parece que el hotel de Xi’an también tiene puterío!
De entrada es un bar, que fui tipo 1 AM a ver si se dignaban venderme una Coca-Cola, y estaba más muerto que el Mao enlatado de ayer, y ni bien entro se levantan 3 o 4 minitas que estaban durmiendo en sillones, y automáticamente me empiezan a ofrecer masaje!. Sigo sin poder muestrear el mercado porque no hablan inglés, pero mañana me aprendo un par de fracesitas mágicas en chino (porque ir a un puterío con el librito de frases es muy looser), me llevo el celular para que puedan escribir números, y termino el estudio de mercado, a ver realmente cuánto sale ponerla en China.

De la Coca-Cola, ni mierda, me tuve que ir afuera del hotel, a uno de esos mercados de comida callejeros inmundos (y este no está regulado por el gobierno, así que ni cierra a las 10, ni está limpio. Acá sí vale la pena comer). Por suerte hay uno cerca, así que no tuve que caminar mucho.

Leave a Reply