4 Sept - La gran muralla china

Y finalmente me fui a ver la gran muralla, una de las grandes razones por las que vine a china (porque como bien dijo el gran Mao Zedong, “no es un hombre aquel que no ha trepado la muralla china”). Hasta ahora no había ido porque no había logrado levantarme temprano, y fui hoy porque no quería dejarlo para el último día. Ambas fueron una gran suerte, porque el clima los días anteriores estuvo bastante choto.

De entrada podía hacer el tour que organizaba el hotel (110 yuanes, todo el día), pero no quería principalmente porque implicaba todo el día entero, y aparte porque pensé que lo podía hacer más barato, así que me mandé la gran aventurero y me mandé con mi Lonely Planet. Ja!, qué pelotudo.

De entrada salí ya medio tarde del hotel (tipo 9), me tomé el subte y cuando llegué a la estación en la que me tenía que bajar me di cuenta de que me había olvidado la cámara. Qué pelotudo, por Dios!. Qué hago? Pierdo una hora y vuelvo a buscarla, o me quedo sin fotos de la muralla?
La verdad, las fotos no me importaban tanto en algún punto, pero estaba convencido de que si dejaba la cámara en la pieza me la iban a chorear, especialmente porque la pelotuda que me limpiaba la habitación ya me había dejado la puerta abierta en una oportunidad (menos mal que ato las valijas con mi super-cable de acero).

Así que me volví, y me volví a volver, y logré tomarme el bondi (de larga distancia) a Miyún, como bien recomendaba la Lonely. Haciendo uso de mi maravilloso librito de frases logré decirle a la mina que vendía boletos que iba hasta Miyún, y que me despierte cuando llegáramos y me pegué terrible siesta.

Por lo que pude ver desde el bondi, Miyún es otra ciudad como Beijing. O sea, todo muy limpito, muy prolijito, con construcción muy nueva y cero pobreza. Y ahí me bajé del bondi y me tomé, como decía la Lonely Planet, una mini-van a la muralla (a Simatai 司马台)

NOTA DESCOLGADA: Los lugares de visita de la muralla
La Gran Muralla tiene unos 5000 km de extensión, más o menos, y la mayoría está completamente destruída. Hay 4 o 5 lugares que son “aptos para turismo” que son los que están restaurados y abiertos al público (aunque por supuesto si te agarrás tu helicóptero y te vas a cualquier lado en el medio de la jungla, vas a ver otros pedazos de muralla), de los cuales cada uno tiene sus pro y sus contras, y los dos más “importantes” son Badaling y Simatai. Badaling es el que está más cerca de Beijing y normalmente está hasta las recontrapelotas de gente y Simatai es uno de los más alejados, que está bastante más desierto, y fundamentalmente es donde las montañas donde está la muralla son más empinadas, entonces tiene los mejores paisajes.

Por supuesto, ni bien bajé del bondi me acecharon docenas de tipos ofreciendose a llevarme por precios totalmente ridículos, y ninguno hablaba inglés, así que me alejé un poco de esa zona (donde hablaban aún menos inglés), y me conseguí una van que me lleve por 20 yuanes.

La van estaba sobrecargada de chinos apretujados, que obviamente no eran turistas que iban a la muralla (uno llevaba unas bolsas gigantes de papas, por ejemplo) y por supuesto ninguno hablaba inglés.

En eso, más o menos una hora después, en el medio del recorrido por la montaña, la mina me hace señas de “acá te bajás vos” (repito, en el medio de la montaña). Bajo, miro, y había una gran puerta con 5 letras chinas escritas, y le digo “esto es Simatai”? “Simatai, Simatai!”.
Mierda, no tenía mucha pinta de turístico.

Agarré la guía, comparé las letras en chino de Simatai con las que decía la puerta, y parecían ser parecidas.

NOTA DESCOLGADA: Yo había leído que la caligrafía era una de las formas de arte en chino, y todavía seguía sin entender cómo podía ser. Acá entendí.
La caligrafía, para nosotros, es realmente escribir las letras prolijitas y perfectitas. Para los chinos, es todo lo contrario. La letra perfectita y prolijita es la “normal”, y la “artística” es una cosa totalmente deformada que sigue siendo el mismo caracter, si le ponés onda e imaginación.
Ya les voy a mostrar fotos de esto, más adelante, pero para hacerse una idea, imagínense una letra toda firuleteada al estilo “gótico”. Nosotros vemos que es la misma letra, pero si las comparás realmente en cuanto al dibujo, no tienen nada que ver una con la otra.
El problema es que los chinos saben qué mirar en cada caracter, y qué es lo importante, y qué es lo que le da significado, pero nosotros no (el secreto está en saber cómo se dibujan). Si a mí me mostrás el caracter igualito al de la guía, yo lo veo, pero si es ligeramente distinto, no sé si es el mismo o no, especialmente porque hay algunos que son distintos pero MUY parecidos.
En realidad, a esta altura ya lo tengo bastante más manejado el asunto, pero en ese momento no tenía la más puta idea de qué mirar.

En fin, parecía como que la puerta decía Simatai, pero de la muralla no se veía una mierda (y mirá que es grande, eh!), ni mucho menos una cosa turística estilo un estacionamiento lleno de micros, y una oficina de venta de entradas (infaltable).

A ver, si yo caminaba por el caminito que me decía la china, IBA a llegar a la muralla, eventualmente. La pregunta era qué tan eventualmente, y por supuesto no le podía hacer esa pregunta.
El punto es que a esta altura la negociación estaba de mi lado, porque ella me había llevado y yo no le había pagado (una que logré no pagar por adelantado), así que yo le decía en perfecto inglés “si no me llevás a la puta muralla no te pago ni mierda”, y ella me contestaba en perfecto chino “vaya a saber qué carajo” (claro, si no le entendía una mierda).
Pero de ninguna manera usaba mi librito de frases porque no tenía muchas ganas de frustrarme de nuevo.

A todo esto, y en esta situación que era claramente un deadlock (porque ella no se iba a desviar de su camino, y yo no le iba a pagar si me dejaba ahí) veo que aparece un taxi, llevando 3 pasajeros blancos, que apunta a la puerta esta. “Esta es la mía”.
Le hago señas de que pare, y le pregunto a uno de los pasajeros.

- Guenas, van a la muralla?
(no, pelotudo, estamos haciendo un estudio sociológico sobre los giles que tratan de venir en mini-van y quedan varados en el medio de la nada)
- Si
- Uh, mató, loco, me puedo subir con ustedes? Pasa que la conchuda esta me quiere dejar acá
- Sí, dale, todo bien, vamos.

- Vieja, (al tachero) cuánto me cobrás hasta la muralla?
- 25
- 20
- Vamo arriba

Me subo al taxi, y le hago señas de que arranque, y la mina de la camionetita empieza a chillar como desquiciada. Ahí el tachero y la mina se ponen a hablar, yo diciéndole claramente que no le pienso pagar una mierda, porque a mí me tenían que llevar a la muralla por 20, y si el taxi me sale 20, la diferencia daba 0 (el tachero hablaba un poquito de inglés), y terminamos negociando que el tachero me cobraba 15, a la mina le pagaba 10, y todos felices. La verdad, yo a la mina le quería pagar 5 (la diferencia, bah, lo que en mi esquema mental correspondía), pero mientras transcurría toda la discusión, los pobres alemanes (resultaron ser alemanes) estaban ahí parados perdiendo tiempo mientras este pelotudo sudaca que se les subió medio de prepo los tenía ahí frenados discutiendo por medio dolar, así que como no los quería joder mucho (visto y considerando que vinieron a rescatarme con toda la onda) acepté y salimos.

Les cuento, ya que está, que desde donde me dejó la mina, hasta la ventanilla de entradas había 10km. Qué simpática, china del orto.

Hasta ahora, había llegado a la muralla con 40 yuanes, así que si lograba volver por la misma guita (ja! iluso!) había hecho negocio…

Hasta que llegué a la boletería… La entrada eran 40 yuanes, y MIERDA, ya perdí guita. Bueno, por lo menos no perdí todo el día como hubiera sido con la excursión (que era de 7 a 7). Hmmmm, momento, son las 2 y media de la tarde. Mierda, mierda, mierda.

Bueno, fue, me pasa por hacerme el aventurero.

Pagamos, entramos, pasamos por el obligado negocio donde venden mierdas para turistas (y caras)

No me van a decir que esa foto no es buenísima. Ahí están 2 de los 3 alemanes (el otro ya había arrancado el camino). NOTA: Ven esa remera horrible? Me la regaló Microsoft, y era la única remera limpia que me quedaba. Negra. Al sol radiante. La puta que lo parió, chinos de mierda y su lavandería.

NOTA DESCOLGADA:
Resulta que el hostel este, como todo buen hostel, tiene un bonito lavarropas que todo el mundo puede usar (muy económico, por cierto), que tiene el pequeño inconveniente que después de lavar la ropa tenés que colgarla en algún lado medio día a que se seque (si no llueve), y andá a encontrar donde mierda colgarla (especialmente con la cantidad de ropa que tenía que lavar yo). Y no tenían un servicio decente de lavandería. Al menos no las primeras 3 veces que pregunté. A la cuarta me derivaron a una lavandería que estaba a 3 cuadras, donde me lavaron, secaron y plancharon la ropa magistralmente, y ni siquiera fue muy caro (bah, comparado con India carísimo), pero eso fue precisamente el día de la muralla, así que todavía no tenía mi ropa.

Otra cosita, esta es una de las cosas que me olvidé de poner en mi nota de “llegada a China”. Una de las cosas que ví el primer día, que no veía hace un mes, es un lavarropas! (Se acuerdan del Dhobi Ghat en Mumbaii?)
Por Dios, qué mal que está la India.

En fin, empezamos a trepar hacia la muralla (un caminito de escasos 2km), y todo a lo largo yo voy sacando mis típicas fotos que no valen un mango pero ilustran:


cuando de repente noto que la cámara me dice que me queda espacio para 8 fotos más. “No puede ser, si yo anoche bajé las fotos a la lapt…. No, no! No puedo ser tan pelotudo”.
Efectivamente, como me temía, me dejé el memory stick puesto en la laptop, o sea que estando en el lugar más espectacular de todo el viaje (donde normalmente hubiera sacado 150 fotos), podía sacar 18. Qué lindo.

En fin, pasada la puteada inicial (no, no me avivé de sacar en menos megapixeles, ya sé que soy un pelotudo), seguí escalando, y la vista es realmente increíble. Lo maravilloso es que es obvio que no importa qué tan lejos mires la muralla va a seguir siguiendo, o sea, mide 5000km, pero nunca deja de sorprender. Y cuanto más subís, mejor es la vista.
Así que me pasé toda la subida borrando la última foto y sacándola de nuevo, desde más arriba.






JA! Yo estuve en la muralla china! (y no me compré la remerita que dice que estuve en la muralla! Tomá!)

A todo esto, como les decía, uno de los 3 alemanes se mandó adelante y lo perdimos de vista al toque, así que yo estaba con los otros dos, y íbamos para el lado donde pensábamos que podría haber ido el otro (llegado a la muralla se puede ir para cualquiera de los dos lados) y no lo vimos nunca más, hasta que llegamos hasta el final (o casi), donde apareció este escoltado por dos guardias diciendo que había que volver porque ya había cerrado (la gran muralla china, ideada para detener las invasiones mongolas, cierra a las 16:30. No sé si alguno de ustedes también encuentra irónico ese concepto). En fin, una poronga, porque sólo pude ir para uno de los dos lados, pero la verdad no sé si me daba el físico para ir al otro también, porque terminé hecho teta.

Les cuento un poco de la muralla. Esto nunca fue un emprendimiento consciente y proyectado desde un principio. En realidad ya había varias paredes que habían ido construyendo distintos tipos en distintos lugares, con el mismo objetivo: Mantener a los mongoles en Mongolia y que no jodan. En algún punto, alguno decidió agarrar y juntar todos esos pedazos que estaban construidos, y así se formó la gran muralla. Lo que da eso es que no es como uno piensa. No son 5000km de muralla toda igual. En algunas partes es más ancha, en otras más alta, en otras ni hay muralla porque no hacía falta, y cosas así.
Ahora, donde estábamos parados nosotros, la impresión que me daba a mí es que si lograbas subir con un ejército, cargando armas, escudos, carros, y etceteras, por esa montaña, la murallita esa de mierda (que ahí donde estaba yo tiene unos 5 metros de altura) es el menor de tus problemas. Claro que la murallita esa pedorra está llena de chinos cagándote a flechazos y tirándote aceite hirviendo y soretes con gomera, pero igual no tiene aspecto de gran obstáculo, al menos no al lado de la montaña misma. Me imagino que en las zonas de llanura la muralla debe ser bastante más alta y más ancha, pero no lo pude confirmar (yendo a Badaling) porque no tuve tiempo.

Lo que sí está claro es que la muralla la hicieron al recontra pedo, como bien demostró Ghenghis Khan, que en lugar de tratar de hacerla mierda, o de saltarla por arriba, demostró sus grandes dotes de hombre pragmático, coimeó a los guardias y pasó como por su casa. Un campeón el tipo.

En fin, habiendo llegado al final de la muralla, y siendo consciente de que estaba cerrada (y por ende, vacía de gente) me las vi muy negras, porque no tenía forma de volver. Los alemanes se iban a quedar acampando ahí en Simatai, así que no tenían transporte, y si se iban todos los micritos que habían traído a todos los turistas, y todos los taxis, me iba a quedar varado ahí.
El problema no era TAN drástico, porque hay un hostel ahí al pie de la montaña, así que por lo menos iba a dormir bajo techo, pero no tenía ganas ni de pagar dos noches de hotel en un mismo día, ni de perder la mitad del día siguiente (que dicho sea de paso era el último).

Así que me despedí de los alemanes, les di las gracias por salvarme la vida, y bajé la muralla echando putas (cosa que es bastante más peligrosa de lo que creen) preguntándole a cada turista que me cruzaba cómo pensaba volver, y asegurándome que llegaba abajo antes que MUCHA gente, para no quedarme en pelotas.

Cuestión que llegado abajo me crucé con un flaco que también estaba en pelotas (habían ido con un tour, y el tour se fue sin ellos), así que nos juntamos (el flaco estaba con dos minitas) y garpamos una van entre todos. 100 yuanes cada uno, un choreo. Me dio la impresión de que este flaco es el peor regateador del mundo, pero cada vez que yo trataba de intervenir se hacía el guapo y no me dejaba participar, y muchas otras opciones no me quedaban para volver, así que me la tuve que comer.

Después de todo no fue TAN caro, especialmente si consideramos que el viaje fueron más de 3 horas. Y estuvo más o menos bueno. El flaco es de Jordania (que aún hoy no tengo ni la más puta idea de dónde carajo queda, pero aparentemente es Arabia), y las minitas eran una alemana (que tenía menos onda que bandera de chapa) y una brasilera (una grande, por supuesto) que estaban viviendo en Shanghai aprendiendo chino.

Long story short, quedamos todos que nos juntábamos para comer, y ibamos a la calle de los brochettes raros (que no había podido volver nunca al final), pero con un plan medio extraño, porque la brazuca se quería duchar, el jordano también (pero estaban en hoteles distintos) y la alemana estaba super agreta y se iba a la cama.
Al final, después de desencontrarnos un laaargo rato terminamos no comiendo una mierda de cosas raras porque el mercado este callejero cerraba a las 10, y todos los restaurantes de la zona también.

‘Ta que los parió!

NOTA DESCOLGADA: Los restaurantes cierran
Esta es definitivamente una de las cosas que más me frustran en China. TODOS los restaurantes cierran entre las 9 y las 10, cosa que a mí me recalcitra las pelotas, porque a las 8 de la noche NUNCA tengo hambre. Ya sé que no me toca quejarme, que acá las cosas funcionan así y ya, y que si en Dinamarca en el pueblito de mierda en el que estaba, a las 7 no había comido, pasaba hambre hasta el otro día. Pero en Copenhagen siempre ALGO abierto encontrabas hasta a la 1 de la mañana. Acá nada, una mierda! (OK, McDonalds y KFC, sí, pero ni da).
Y me rompe mucho los huevos porque una de las grandes cosas que quiero hacer en China es probar comidas raras, y siempre termino comiendo arrocito y mierdas en algún lugar pedorro porque todos los buenos cerraron.
Chinos del orto.

Cuestión que fuimos a otro restaurant que estaba por ahí, en un bruto hotel 5 estrellas, porque el jordano dijo “Let’s get a fancy dinner, i’m paying” (y yo no le iba a decir que no), pero ni bien estuvimos ahí se acordó de otro restaurant que estaba por ahí cerca que a él le parecía mejor, y se fue con su bicicletita a ver si estaba abierto…
Que evidentemente tan cerca no estaba, porque el pelotudo tardó media hora en volver, así que el restaurant “fancy” también estaba cerrado ahora, y yo ya me veía cenando en McDonalds y la recontra puta que lo parió al nabo este.

Finalmente encontramos un restaurant abierto, y estuvo excelente porque en China es muy bueno ir a comer de a muchos (cosa que yo hasta ahora no había logrado), porque pedís muchos platos y se mezclan. Las comidas que uno pide en china en general son medio “dull”; por más ricas que sean, les falta vida, y normalmente tenés que pedir varios platos para armar algo copado. Yo vengo compensando pidiendo comida de más y punto, pero si vas a cenar de a 4 está mucho mejor.

Aparte el jordano estaba dándosela de dandy, así que cenamos con vino, y comimos como cerdos salvajes (yo aparte había almorzado un tubito de Pringles, y ya eran como las 11 y media así que tenía un hambre que me morfaba lo que viniera).

Un personaje el chabón este. Se le estaba tirando encima con todo a la brazuca (que la verdad está bastante bien), siempre sobresaltando el hecho de que tiene mucha plata (cosa que me vino bien porque cené gratis, je). Cosas onda “Seh, cuando vaya a Shanghai nos alquilamos un auto copado y salimos a la noche. Averiguá si alquilan Porsches”. En fin…

Pero parecía buen pibe, y era simpático. Después de morfar nos llevó a la casa donde está viviendo (se está hospedando en la casa de un chino local), que fue muy interesante, porque el pibe nos mostró su casa (es decorador de interiores, medio artista), las pinturas que hace, y cosas así. Y fue muy divertido ver cómo se comunicaban el jordano y el chino, porque ninguno de los dos podía hablarle una palabra al otro, y igual se entendían perfectamente.
La brazuca en cambio, con sus vastos conocimientos de chino, se la pasó una hora hablando con el flaco este, mientras nosotros dos nos mirábamos con cara de “aaaah, mirá vos, y eso con qué carajo se come?”.

En fin, ya en un punto se hizo medio tarde, yo tenía sueño, el jordano evidentemente la quería poner y yo en ese cuadro estaba como de más, así que me fui a la camita, y los dejé a los otros dos fumándose muy contentos un porro auténticamente chino (que para mí olía exactamente igual que todos, pero la brazuca insiste en que son distintos).

4 Comments to “4 Sept - La gran muralla china”

  1. Lampi Says:

    Bueno, voy a hacer gala de mi ignorancia. No sé de qué bases, pero creía q la muralla estaba hecha pidra sobre piedra. Y en la foto se ven claramente ladrillos y cemento. ¿Q onda? ¿yo creía cualquiera o la restauración equivalió a reconstrucción y de paso agregado de materiales modernos?

    Sobre la muralla… 5 metros… yo estoy bastante seguro q aunq no haya chinos cagándolos a tiros, a los caballos por lo menos se les iba a ser feísimamente complicado (porq hasta donde yo sé, trepan, no escalan).
    Además, no siempre una muralla significa “por acá no pasás”, sino “si pasas por acá me das tiempo de saberlo, organizarme, y recagarte a piedrazos con medio MC (entiéndase 500 kilochinos, o medio megachinos)

    Seguro q me pierdo la respuesta xq el scroll down hasta acá es un dolor de huevos

  2. peptido Says:

    No te preocupes por mostrar ignorancia, yo lo hago a diario :-)

    La verdad, no se que decirte. Para mi la muralla original debia tener cemento. Es posible que originalmente no fuera asi y la hayan reconstruido, pero normalmente cuando “restauran” tratan de mantener el estilo original, asi que no creo.

    Y no es un mal punto el de la muralla. La otra cosa para la que les servia era para mover el ejercito rapidamente, usando la muralla misma como autopista. Pero yo igual me la imaginaba mas grande.

  3. Lampi Says:

    Jeje, no me perdí la respusta :D
    Lo malo de q me guste tanto recolectar datos curiosos, y tener tantos, es q después no sabés de dónde joraca los sacaste y muchos deben ser de mala base

  4. peptido Says:

    No importa. Esa base infinita de conocimientos inutiles (y potencialmente erroneos) se llama “cultura general”, y da siempre conversaciones muy interesantes (especialmente cuando uno esta equivocado y defiende sus bases a muerte).

    Antes de Google era mas divertido de hecho, porque ahora te desmienten al toque.

Leave a Reply