25 y 26 Ago - Jodhpur

Aaaah, ahora estoy contento, ven?
Así sí… (Este está largo porque junta dos días, pero tiene muchas fotos)

Viaje tranquilo (avión), sin problemas, sin gente rompiendo las bolas, saliendo de un lugar que es casi digno de llamarse aeropuerto, cero problemas de seguridad, y Jodhpur es una masa.

Por un lado, volví a la India barata, nada que ver con los precios astronómicos de Calcutta y Bombay. Y la ciudad es preciosa. Es ese estilo de ciudad a lo Varanasi, con las callejuelas retorcidas, llenas de animales (aunque mucho menos), sucias (aunque mucho menos), por donde no pasan los taxis y tenés que seguir caminando…

Pero es mucho más tranquilo, la gente no rompe las pelotas casi nada, hay mucho menos bocinazo, una maravilla.

Mi hotel, para variar, una terrible pocilga, un guest house perdido en el medio de la montaña, pero está cómodo y limpito, y hasta tiene Internet, que sin darse cuenta tienen una wireless abierta, así que tengo conexión gratis, y desde mi pieza, je… (Sí, le pagué las horas al chabón, no lo cagué, pero tener la conexión en la pieza es buenísimo)

Y ni bien instalado me fui al restaurant del hotel, que es una terraza con una vista espectacular, y conocí a dos pibes sudafricanos (18 años) que se tomaron un año sabático y andan recorriendo lugares raros. De entrada se fueron unos meses a Londres, laburaron ahí, juntaron guita (uno de ellos era repartidor de pizzas en motito, y levantaba unos 2000 euros por mes. Hmmmm, me equivoqué de profesión? De lugar de nacimiento?) y se largaron a recorrer, anduvieron por toda clase de lugares exóticos y ahora están por India, así que estuvimos hablando pelotudeces un buen rato, y nos fuimos para Meherangarh, que es la gran atracción del lugar, un fuerte de la hostia.

Miren la altura del violentísimo murallón que lo rodea…





El paseo estuvo medianamente interesante, había un audio tour que era un embole, así que la mayoría fue la vista del fuerte.
Sí había un par de datos piolas, como un paredón de cemento donde están impresas las manos de las 50 esposas y concubinas del emperador no sé cuánto, que cometieron “sati”, o sea, se tiraron a la pira mortuoria del marido, cosa que ya a esa altura estaba prohibida, pero para ellas era lo más noble y les importó un carajo…

O una cosa que vi por primera vez en esta clase de construcciones. La brutísima puerta de entrada está justo después de una violenta curva cerrada de 90 grados. De esta manera, los elefantes no tenían lugar para tomar carrera y darle un trompazo, y los soldados con troncos tampoco…
Lo que no me cierra es… Cómo a ningún otro constructor de castillos del planeta se le ocurrió una idea tan simple y tan efectiva?!?

En fin, lo que más me gustó del fuerte es la vista de la ciudad, que es realmente increíble (de lo más lindo que he visto acá). Resulta que toda la ciudad es azul, y hay 2 historias (y no sé cuál creer).
Una dice que originalmente las casas de los brahmanes (los sacerdotes) las pintaban de azul para reconocerlas, y que después pegó la moda y todos la entraron a pintar de azul.
La otra, que me resulta más comestible, es que las casas las pintaban con una mezcla de sulfato de no sé qué poronga, que espanta a las termitas, y que aparte, como efecto secundario, es azul. El hecho de que después vi que la mayoría de las casas en Jaipur también son azules (a pesar de ser “La Ciudad Rosa”) también me hace creer en esto.

Cuestión que la vista es preciosa, y una de esas cosas imposibles de capturar en una foto (creo que por eso no puedo conseguir una puta postal con esa foto)




Bueno, ninguna de esas es muy buena, pero ya van entendiendo la idea.
Y aparte, no sé por qué, probablemente sea un estado de ánimo que me pegó, nomás, pero la vista esa es súper pacífica…

En fin, terminado el fuerte los sudafricanos se quedaron a hacer “chill-out” en el hotel, y yo me fui a pasear por la ciudad…
Como les decía, parece Varanasi en muchas cosas:

pero hay notablemente menos vacas y menos mierda. Lo que sí me sorprendió (y me rompió profundamente las pelotas) es la cantidad insoportable de moscas que hay acá, cosa que no había visto nunca hasta ahora…
Todo está lleno de moscas, todo el tiempo. Es imposible comer sin que se te llene el plato.

Una de las cosas que tenía para hacer en el paseo era comprarme una Gilette Sensor Excel descartable porque mi querida afeitadora eléctrica terminó de hacerse cajeta en Mumbaii, y no voy a llevar un montón de pedazos de afeitadora de vuelta para casa para reensamblarla a base de Poxilina… Creo que una de las cosas que más caras me van a salir de todo el viaje es reponer todo lo que voy perdiendo/rompiendo. Entre toda la ropa que se van a quedar los conchudos de la aduana, la afeitadora, las zapatillas que terminaron de morir acá, la ropa que me hicieron mierda las lavanderías, etc, etc, etc…

En fin, me costó un rato sorprendentemente largo conseguir una afeitadora descartable (no es Gillette). Lo que sí se conseguía con mucha facilidad es la típica “hojita de afeitar” (la vieja y querida Gillette que usábamos para rasquetear láminas de dibujo), y el manguito ese pedorro a rosca para poner la hojita adentro. (La gente de mi generación que no tiene una de recuerdo de su abuelo, seguramente no tiene la más puta idea de lo que estoy hablando).
Demás está decir que si intento afeitarme con eso me voy a traspasar la jeta, así que tuve que seguir buscando, pero es notable como se ven atrasos tan distintos (en este caso 50-70 años) en cosas que para nosotros son tan normales como una Gillette.

Pasé también por uno de los landmarks de la ciudad, la Clock Tower, que no tiene nada de especial salvo el mercado alrededor. Parece que acá LA cosa con la que acosan a los turistas es el “saffron” (que en inglés es lo que nosotros llamamos azafrán, pero acá es una cosa totalmente distinta).
Está lleno de tipos vendiendote azafrán, enseñandote cómo reconocer el verdadero (porque hay mucho trucho), diciéndote que la técnica que te enseño el anterior es una mentira para cagarte, etceteras.
Lo que es una constante es el precio… No baja de un dolar el gramo.

No sé para ustedes, pero para mí cualquier cosa que valga más de un dolar el gramo, y no venga en lingotes o anillos, es droga.
Y de hecho este es el comentario que les hacía a todos… “Eeeeeh! Pero es más caro que la cocaína!” (a ver los drogones, cuánto está el gramo de coca, de la buena, consumidor final, en Buenos Aires?), pero aparentemente la guía dice que un buen precio son 60 rupias el gramo, así que no llegué a buen puerto regateando…
Tampoco me interesa demasiado, vio? No pinta demasiado maravilloso por el olor que tiene…

En una de esas paré en un lugar que recomienda la Lonely a cenar, y pedí la comida típica del lugar, Thali. El thali son unos potecitos con unas salsas horribles, y una pilita de “Roti”, que son una cosa sorprendentemente similar (en ingredientes, forma de elaboración, gusto y consistencia) a las tortillas mexicanas.
Evidentemente no me banco más la comida India (por más que un par de platos me gustaron), porque agarré un roti, lo mojé en las salsitas, y ahí nomás donde estaba pedí la cuenta y me fui a la mierda. Un asco.

Así que me tomé un rickshaw de vuelta al hotel, y acá me pasó una cosa que me pareció muy ilustrativa…
Como seguramente vieron, yo me la paso diciendo que acá en la India todo es extremadamente distinto y raro, pero no tengo muchos ejemplos concretos…
Bueno, en el medio del viaje, el tipo para el rickshaw, se baja y empieza a caminar para atrás. Ya a esta altura no pienso que es porque me van a culear, pero por supuesto viene la pregunta obvia “Eh, gil, qué onda con vos?”, cosa que es respondida sin excepción con “5 minute, 5 minute”. Cuestión que el tipo camina 10 metros, abre una canilla, se lava la boca (básicamente se hace unos buches), hace una de esas reverencias tocándose la frente que hacen cuando entran a los templos, vuelve al taxi y seguimos en camino…

Ni explicación, ni nada. Se bajó, le lavó la boca, se subió, y seguimos… Como si fuera lo más normal del mundo..
Bueno, TODO es así.

En fin, volví al hotel, estuve conectado un bueeen rato (no hay una mierda que hacer acá) updateando blog y llamando gente (ya que al fin tengo Skype) y me fui a cenar a la terraza con los sudafricanos, que tuvimos una charla SUPER interesante sobre mil cosas (mayormente sobre Sudáfrica y Argentina), donde aprendimos un montón de cosas sobre el país del otro (por ejemplo, para mí Sudáfrica era el primer mundo, probablemente me confundiera con Australia, y con lo que hablamos, es claramente el tercero) y terminamos yéndonos todos a dormir como a las 2 de la mañana, cuando los tipos del hotel se tiraron a dormir ahí en la terraza, y nos daba lástima despertarlos para pedirles más cerveza.

Así que al otro día me levante bieeeen tarde (porque aparte ni bien llegué a la pieza seguí conectado a Internet. No hay caso, el vicio es más fuerte), tipo mediodía, total no había un joraca que hacer, y me fui a un par de sites que había visto desde arriba del fuerte, y que la guía apenas los mencionaba (como descubrí después, por un buen motivo).

De entrada se me rompió el enchufecito de la fuente de la laptop (el que entra en la laptop). Yo no entiendo cómo carajo a alguien se le ocurre hacer una pieza tan chota y tan claramente inyectada, en dos partes unidas con moco. La verdad, se me cayó un ídolo (Toshiba).
Así que agarré la cortaplumas, empecé a descuajeringar todo hasta que llegué a una masa informe de cables, y me fui a buscar a uno de esos tipos que arreglan celulares…

No sé si les comenté esto, pero Calcutta y Mumbaii están llenas de “negocios” que arreglan celulares, que son básicamente una mesita de medio metro por medio metro, en el medio de la calle, con un soldador y un rollito de estaño…

En fin, me fui a buscar uno de esos que me preste un soldador, y me tomó un buen rato encontrar uno, que por lo menos la tenía clara y me la soldó él. De entrada estaba todo en corto, pero el tipo juraba y perjuraba que las fuentes siempre están en corto a la salida (deben ser las switching), la soldadura se veía bien, y mucha opción más que creerle no tenía (resultó que tenía razón, qué mierda que es la electrónica analógica, cómo mierda va a estar en corto la salida de una fuente?).
Para mi sorpresa, fue uno de los pocos hindúes que no me cogió con el precio (me cobró 5 rupias), y encima no me aceptó que le pague de más.
Creo que se había ofuscado porque lo traté como un pelotudo de entrada, no sé…

Y ya con mi fuente arregladita me fui al Jaswant Thada, que era un coso blanco de mármol que había visto desde el fuerte (que no es al que yo quería ir, sino el otro que había visto, je). La verdad, un lugar muy lindo, que si no fuera porque ya vi lo mismo como 200 veces este mes, sería muy digno de mención.

Así las cosas, les dejo unas fotos nomás y les cuento que, para variar, es una tumba:




En realidad, un montón de tumbas.

La verdad, el laburo en mármol que tiene es INCREÍBLE, pero como les digo, ya lo vi 200 veces así que ya no me entusiasma mucho.

De ahí me fui para el fuerte de nuevo, porque quería comer en el famoso restaurante con vista maravillosa que tienen (recomendado por la Lonely, claro), que como descubrí sólo está abierto a la noche, pero ya estaba ahí así que comí igual y me fui, ahora sí, para el coso que resultó ser el que yo quería ver.

Era el Umaid Bhawan, el palacio donde vivió un Maharajá que tenía demasiada guita (cuándo no), y se mandó a hacer una casita modesta…


De entrada, la gran parte de eso no está abierta al público, porque es un hotel (cosa que para mí es una contradicción innata, así que me mandé). Tenía unos 17 policías pitándome desde lejos diciéndome que no se podía pasar, pero como ya descubrí que nada tiene menos autoridad que un policía en la India, y como ya se me fueron las ganas de respetarlos, me hice bien el Argentino y seguí caminando igual.
Adentro del hotel tenía como 5 tipos diciendome “can I help you?”, a lo que yo contestaba “no, thanks, i’m perfectly fine”, y seguía haciendome el pelotudo, y contestando “no te cazo un fulbo, papá” cada vez que me decían que me tenía que ir…

Así me recorrí todo el hotel que está increíble, pero no pude sacar foto porque ya era como mucho…
Uno llegó a decirme que cobraban 800 rupias para recorrer el hotel, pero se dejó de joder cuando le pregunté si me iba a dar un recibo por las mismas.

En fin, hay un pequeño museo que mucho no muestra, salvo que el chabón este estaba cagado en guita, y tenía solo DOS detalles interesante, que es que
a) el palacio está todo formado por piedras simplemente apoyadas, sin nada de cemento ni nada, y
b) aparentemente algunas de las piedrotas eran demasiado pesadas para ponerlas con precisión con una grúa, así que lo que hacían era poner una barra de hielo gigante, apoyar la piedra arriba, y mientras se derretía ponían un millón de negros a tirar con sogas y acomodarla donde iba.
Dado que estamos hablando del año 1930 (creo que el Empire State ya existía para esa época), se me hizo un poco primitivo el método, pero hay que reconocer que es ingenioso…

Y a la vuelta me llevé otra sorpresa…
Resulta que acá en la India, cada 5 metros (máximo 10, pero no estoy exagerando) tenés un locutorio.
Básicamente, TODOS los negocios tienen un cartel que dice “STD / ISD / PCO” (que se traduce como “larga distancia nacional,larga distancia internacional, y local”, pero no logré descular cómo).
Y adentro tienen un telefonito, y un aparatito que mide el tiempo y imprime un ticket.

Pero TODOS lo tienen, desde un hotel, hasta un kiosko, hasta el puestito en la calle que arregla celulares (la mesita de medio metro por medio metro, y no estoy jodiendo, es verdad).
Me imagino que el aparatito ese se los debe dar gratis la telefónica y se lleva el 99% del precio, y todo el mundo lo pone porque total es gratis, no sé…

Cuestión que iba a llegar al día siguiente a Jaipur a la 1 de la mañana, y ya sabemos que a esa hora el staff de los hoteles está durmiendo plácidamente y con pocas ganas de levantarse, entonces tenía que llevarme un hotel ya reservadito.
Me fui a mi hotel, le digo al conserje que me deje llamar, y el pelotudo no sabía cómo mierda hacer. Bueh, no importa dije yo, total salgo y cada 5 metros hay un STDISDPCO… Caminé 20 minutos hasta que encontré el primero! Murphy, un maestro…

NOTA DESCOLGADA:
Lo único que tenía que hacer a esta altura del día era perder el tiempo. Era mi única tarea pendiente, y tenía como 3 horas para perder… Ahora, cuando el pelotudo del hotel me hizo perder 20 minutos no sabiendo llamar, me puse loco!. El razonamiento vendría a ser… “Si voy a perder el tiempo, lo quiero perder como YO quiero, no como algún otro pelotudo quiere”, pero sin duda es algo que voy a tener que trabajar, porque así es como se me cae el pelo…

Y bueh, como les decía, me puse a perder un par de horas updateando el blog, los saludé a los sudafricanos (con estos SI voy a seguir hablando seguro, porque les voy a hacer una página web. Yo trato, juro que trato, pero no puedo parar de trabajar, no hay caso), y me fui a tomar el tren a Jaipur.

6 Comments to “25 y 26 Ago - Jodhpur”

  1. c Says:

    ¿chill-out? lo busque en google define: chill-out y me trajo 3 definiciones…. en frances
    mondieu, merci, alguno que me ayude

  2. peptido Says:

    Buscá:

    define: chillout
    define: chill out

    quién sos, by the way?

  3. Lampi Says:

    Ah, no sé desde cuando, pero veo a ahora las fotos son thumbnails para los fullsize!
    No son tan full como hubiera querido, pero por lo menos ahora la resolución 1280×1024 no me hace perder la vista cada vez q quiero ver un detallito de tus fotos
    Ieiii

  4. peptido Says:

    Si, esa es una de las cosas maravillosas de la web. Cuando el mouse se convierte en manito, significa que podes clickear y va a pasar algo :-)

    Lo loco es que yo inicialmente pensaba que eso no andaba (y puteaba a Blogger, que para ser el lider de mercado, esta bastante mal), hasta que note que no anda en Firefox, pero en Explorer si…

  5. Mirta Legrand Says:

    Yo creo que tendrias que probar alguna droga.

    el que conteste cuanto sale la cocaina queda pegado bolo,

    si podes fuma peyote, dicen que te pones a hablar con arboles y ves dragones, etc, todo asi de lindo

  6. peptido Says:

    Seeeh, para contestar lo de la cocaína los dejo que pongan anonymous.

    Yo probaría drogas, el problema es que nunca sabés qué te están encajando… O sea, estando solo acá, no sabiendo qué me venden, ni cómo me va a pegar, en un país poco sanitizado (especialmente en India), es mala idea.
    Especialmente porque el tipo te puede estar vendiendo desde veneno hasta algo que te desmaya y te llevan a un lugarcito y te violan.

    Y en China hay pena de muerte para esas boludeces, así que fumaré a la vuelta.

Leave a Reply