19 Sept - Macau

Y el último día en Hong Kong me fui para Macau, la colonia portuguesa donde están todos los casinos. Me tomé el ferry de nuevo, y con lo que no contaba es con que Macau también es otro país, así que otra vez inmigraciones, aduana, control infrarrojo de temperatura, the works.
Cambio de moneda también, por supuesto, acá usan “Patacas”, que tiene una tasa de cambio de flotación libre que sospechosamente está siempre siempre 1 a 1 con el Hong Kong Dollar. Y por supuesto, todo el mundo acepta Hong Kong Dollars como si fuera la moneda local (o aún con más gusto). O sea que las “Patacas” tienen muchas otras similitudes con nuestros “patacones”, además del nombre.

Bueno, Macau muy lindo la verdad. De entrada, está todo en portugués, que hace que todo se vea más simpático (la avenida principal se llama “Avenida da Amizade”, por ejemplo. No son una dulzura?), pero no encontré ni un puto tipo que hable portugués ni que te cagues. Y encima, hablan menos inglés que en Hong Kong, tal vez por la confusión idiomática, no sé.
Pero la islita muy linda. Los casinos son una berretada similar a los de Buenos Aires, pero metidos en hoteles gigantescos muy nuevitos.

Eso es una especie de fuerte que hay cerca del puerto

Y ese es más o menos el aspecto de la ciudad en la zona “portuaria”, donde se ven los hoteles más grandes.

Esto es lo más aproximado a Las Vegas que se puede encontrar en la zona.

Y luego saliendo un poco de la parafernalia de los casinos está la ciudad de verdad, con sus zonas conchetas:

Sus templos:

Sus edificios históricos:


Sus avenidas comerciales:
(no parece Oaxaca esto?)

y una enormidad de zonas residenciales bastante humildes, que es lo que yo hubiera esperado encontrarme en toda ciudad grande China, y realmente es la primera vez que lo veo.

En fin, muy lindo Macau, pero no hay un carajo para hacer, y el último ferry de vuelta se va bastante temprano, así que me volví para Hong Kong (previo convertir esa moneda de juguete de nuevo en Hong Kong Dollars).

El resto no fue nada demasiado “eventful”. Llegué a mi hotel, reestructuré las valijas para llevar lo menos posible a Japón, y me fui a dormi que al otro día arrancaba ultra-temprano.

Y así como si nada, se acabó China (casi podría decir que menos mal), así que se vienen los ya famosos (bueh) posts de conclusiones, y ya volamos para Japón.

Leave a Reply