17 Sept - Happy Birthday to me?

Y me pintó el bajón. Cumplí 24 años (no está tan mal, yo pensé que tenía más), pero en el otro lado del planeta (o sea que los cumplí más temprano).
La verdad, estoy lo más lejos que es físicamente posible (o casi), lejos de la familia, los amigos, de todo. Hasta ahora venía bien con la distancia, y la verdad, nunca fui de darle mucha bola a los cumpleaños, pero hoy me pegó un poquito, la verdad.

O sea, todo bien, pero acá estoy más solo que Bush en el día del amigo. Y no solo estoy lejos de todos (no solo en distancia, sino que la diferencia horaria emputece todo mucho más), encima estoy incomunicado, y acá no conozco a NADIE, y fundamentalmente (creo), no le IMPORTO a nadie.

En fin, igual seguí con mis planes de irme a comer decentemente, así que me tomé de vuelta el tram arriba de la montaña (porque dice la guía que la vista nocturna es espectacular), y me fui a comer al Bubba Gump, que a pesar de ser una cadena yanqui, comí excelentemente bien.

Y aparte fue una cosa que estuvo buena. La mayor parte de la “tripulación” del restaurant habla perfecto inglés (muchos de ellos son yanquis), así que me podía comunicar perfectamente (gran alivio), y aparte tienen esa onda “pum para arriba” que tienen los restaurantes yanquis en los que obligan a la gente a sonreir, que la verdad ayudó muchísimo.
Ya en la puerta tenían un flaco disfrazado de Forrest Gump, que no era igualito igualito, pero el tipo realmente había entrado bien en el personaje, y en persona te lo comías. Era Forrest de en serio. Lástima que en la foto que me sacaron la cámara estaba en el modo incorrecto (tiene sus sutilezas el juguete nuevo, no vayan a creer), y salió como el orto.

Pero por ejemplo, me pude dar el gusto de decirle al mozo “qué me recomendás?”. Hasta ahora, siempre que intenté me contestaban cualquier verga.
Y la verdad, comí MUY bien. Unas cosas con camarones (obvio) con gustito bastante sofisticado, y un postre a lo yanqui con helado y brownie abajo (sin velita, snif, snif) y esas mierdas.

Y ni siquiera fue tan caro. Pero como les decía, la gente del local muy amable. Me cambiaron de mesa 235 veces sin poner cara de orto (yo quería una buena vista, vieron?), y hasta una en un momento viene y me dice “Sir, are you OK? You look very sad”. Me lo dijo re-sincera la minita, me re tocó.

En fin, creo que no estaba tan triste como parecía, para tranquilidad de ustedes. Sí estaba pensando en cosas a millones de kilómetros, y supongo que eso da una expresión nostálgica.

Y terminé la cena (comí como cerdo, y estoy muy contento de haberlo hecho), me fui a la terraza a sacar unas fotos de la vista (que efectivamente ES espectacular), y me tomé el tram de vuelta, y después el ferry, y ya estaba de vuelta en Kowloon, y de nuevo (sin demasiada esperanza) me puse a ver si encontraba internet o un locutorio, y en eso veo una guitarrita de neón. Será? Nah, no puede ser… SIIIII, es un Hard Rock!

Y me metí nomás en el Hard Rock todo entusiasmado, y no, no había música en vivo. Ufa (pucherito).
Le pregunto a la minita:
- Excuse me, do you have live music?
- Yes! (con cara de “claro pelotudo, es el Hard Rock esto, qué estás preguntando?”)
- Ok, when? (con onda de volver otro día a ver una bandita decente)
- Now!

y no termina de decirlo que se prenden las luces y estalla el escenario!. Bueh, tanto no, pero era una bandita de 5 pibes, y la verdad que sonaban excelente (especialmente después de la experiencia de la tarde). El público mucho no ayudaba (head count = 1: yo), pero los chabones igual tenían onda, así que me pusieron de buen humor.
Y como si todo eso fuera poco, ahí mismo en el Hard Rock tenían 2 computadoritas conectadas a internet, que lo unico que tenían era el Explorer, así que ni Skype ni una mierda, y nadie me había mandado mail para mi cumpleaños (garcas, ya van a ver), y mientras esperaba que alguno me conteste en el MSN (garcas, ya van a ver) me puse a hablar con unos gallegos muy divertidos que estaban ahí al lado que me pusieron de buen humor, la verdad.

En fin, ya estoy un poco mejor, pero esto de pasar tu cumpleaños en un lugar donde no te conoce nadie, y encima incomunicado, es francamente una cagada.
Así que los dejo con mi quote favorito de mi comediante favorito, que casi podría aplicar:

“Well, birthdays are merely symbolic of how another year’s gone by and how little we’ve grown. No matter how desperate we are that someday a better self will emerge, with each flicker of the candles on the cake we know it’s not to be. That for the rest of our sad, wretched, pathetic lives, this is who we are to the bitter end. Inevitably, irrevocably.
Happy birthday? No such thing.”

Lo bueno es que por lo menos creo que sí crecí mucho este año (inclusive en estos dos meses), así que no estoy en ese estado de ánimo. Pero no me van a decir que Seinfeld no es el mejor.

Los dejo con las fotos de Hong Kong de noche visto de arriba:


Y de abajo (sí, me gustan los reflejitos de colores en el agua)




Ese edificio de Samsung la rompía (el del reflejo multicolor a la derecha)

Va cambiando de color todo el tiempo, es buenísimo.

El centro de convenciones

Happy birthday to me, gracias a los que escribieron, y a los que no, ya les voy a poner alguna porquería en la comida, van a ver.

2 Comments to “17 Sept - Happy Birthday to me?”

  1. clem Says:

    Che, yo si te mande un email para saludarte, y lo mandé el 16 a la tarde, asi que lo tuviste que recibir el 17 a la mañana

  2. peptido Says:

    Si, todo bien, vos podés comer la comida con la conciencia tranquila.
    Todos saben quién escribió y quien no.

    Garcas.

Leave a Reply