Fatehpur Sikri

Hoy también estuvo bárbaro. (están avisados, este post es EXTRA largo, hasta tiene titulos (casi subposts))

Me levanté más o menos temprano, y las máquinas de Microsoft que iban a usar los concursantes TODAVíA no habían llegado. (Ya se está poniendo nerviosa esta gente, y con buenos motivos)

Aparentemente, en Microsoft no acostumbran hacer logística en el tercer mundo…
Y mandaron un shipment como de 150 máquinas, 3 días antes de la competencia…
Y parece que la empresa de transporte se dio cuenta de qué tan importante era que esas máquinas lleguen a tiempo…
Sooooo…
Empezaron a aparecer los “problemas” en el camino y tuvieron que ir a coimearlos.

Cuestión que estamos en pelotas y no hay mucho para hacer, y Brian decidió que nos tomemos el día.

Así que arranqué para una ciudadela que está cerca de Agra, llamada Fatehpur Sikri. Fui solo, porque los pibes de Brian estaban cansados, y se quedaron todos acá en el hotel.

Les cuento un poco la historia de Fatehpur Sikri.

Resulta que Akbar, uno de los grandes emperadores mongoles tenía 3 esposas, una hindú, una musulmana y una cristiana (María se llamaba, je). El tipo era un estratega sin joda, y básicamente esto era una forma de unificar el reino, porque en esa época se estaban haciendo bastante mierda con la guerra religiosa, y la política de Akbar estuvo mayormente centrada en unificar las religiones, y lograr que todos vivan en paz. Hasta llegó a inventar una especie de religión nueva que tomaba conceptos de todas las otras, como para demostrar que somos todos lo mismo y no rompan las pelotas. La verdad que la idea no pegó, pero el reino estaba en paz (y hoy en día India tiene una tolerancia bárbara en este sentido. Más gracias a Ghandi que a Akbar, pero igual).

Bueno, el tipo este tenía 3 esposas, y nunca había podido tener un hijo (los que tenía con las concubinas no contaban, por supuesto), entonces se fue CAMINANDO a una ciudad medio lejana donde vivía un viejo cura musulmán, hoy conocido como “The holy man”. El viejo lo escuchó, lo bendijo, le hizo alguna macumba, le leyó la mano, le tiró el cuerito, servicio completo, y Akbar cuando volvió a Agra terminó embarazando a la esposa hindú de un pibe (de ahí en adelante, esta fue su esposa favorita, y el tipo no hacía nada para ocultarlo, ya van a ver).

Cuestión que como agradecimiento al viejo volvió a ese pueblo, pero esta vez con una legión de negros para construir un fuerte de la hostia, y movió la capital de Agra a la nueva ciudad de Fatehpur Sikri (que me dijeron 17 veces qué significaba, pero nunca me acuerdo). Además del brutísimo fuerte, construyó una terrible mezquita, y cuando el viejo se murió le hizo todo un mausoleo impresionante dentro de la misma, que es una cosa muy particular porque es todo de marmol. Hasta acá, todo lo que vimos (o casi todo) fue piedra roja. Akbar empieza a hacer cosas de mármol, cosa que después mantiene su nieto, Shah Jahan, cuando construye el Taj Mahal.

Ahora, la verdad, el agradecimiento al viejo estuvo muy noble, pero la idea le salió como el ojete, y de puro pelotudo, porque si pensaba un poco se iba a dar cuenta que se iba a quedar sin agua en ese lugar de mierda en el que estaba.
Resultado: 11 años después la capital vuelve a Agra, y Fatehpur Sikri se convierte en un pueblo fantasma abandonado (lo cual no impidió que los ingleses también lo saquearan completamente y no dejaran ni un puto espejo incrustado en la pared, por supuesto)

Volviendo a mi día, me tomé un taxi que encontré a la salida del hotel (porque el del hotel te rompe el ojete, y ya tuvimos problemas el día que anduvimos por ahí con Brian).
Era una camionetita super de lujo, y el acompañante del taxista (normalmente van de a dos, cosa que me suele poner bastante nervioso) hablaba muy buen inglés, así que tuve mini-guía.

En una hora estaba en Fatehpur Sikri, 40 minutos de los cuales fueron salir de Agra (que no es muy grande, la verdad). Es muy interesante el efecto que tienen las vacas sueltas en el tránsito… Todo se vuelve mucho más divertido.

Ni bien llegué a la ciudad me atacaron los guías, obvio, todos oficiales con su credencial, y me agarré uno que hablaba bastante bien y se le entendía. Muy piola el tipo, por suerte. Trataba de hacerse el gracioso y no le salía (cosa con la que me siento bastante identificado), pero era piola.

Básicamente la “ciudad” de Fatehpur Sikri está dividida en dos, el fuerte y la mezquita.

El fuerte es donde vivían el emperador, sus esposas, concubinas, consejeros y etc.
Ahora, como el tipo no era ningún boludo, sabía perfectamente que tener 3 esposas era para cagada, entonces para que no rompan las pelotas, les hizo un palacio a cada una, así ni se tenían que ver. Por supuesto, también se hizo un palacio para él, al cual las esposas no tenían permitido entrar, solo las concubinas podían.

Palacio de la esposa hindú

La esposa hindú era la favorita, porque le había dado su hijo (el primero al menos), así que le hizo el palacio más grande.

(sí, eso es TODO de la reina hindú)

Era un coso cuadrado con un patio gigante en el medio, y dos pequeñas casas, una en cada punta, que eran la casa de verano y la de invierno. Básicamente eran las dos iguales, con la diferencia de que en una las ventanas eran abiertas, y en la otra eran cerradas, y estaba del lado que pegaba el solcito.


Eso es la casa de invierno vista desde la entrada al palacio. Ahí se ve un poco la idea del patio gigante.

Palacio de Akbar


Ahí vivía el señor de la casa, recibía a los huéspedes (el tipo medía aparentemente menos de un metro y medio, y había puesto una puerta super petisa para que entrara la gente, que se tenía que agachar, entonces todos entraban a verlo en “actitud humilde”), y por supuesto, atendía a las concubinas.

Desde ese “balconcito” que se ve, medio sobresalido, el tipo miraba a los que iban a entretenerlo, que se paraban en esta plataforma (fijense el agua en la foto anterior, y van a entender dónde está esto). Esta está sacada exactamente de donde él se paraba a mirar el espectáculo.


Aparte de eso, el tipo tenía su cama más o menos a 1.80 del piso, y abajo una gran pileta donde tenía agua de rosas, para aromatizar el ambiente mientras dormía, y una biblioteca donde guardaba los manuscritos que otros le leían, porque él era analfabeto.

Palacio de la esposa musulmana

El palacio de la esposa musulmana es el más chiquito de los 3 (de hecho es una piecita de mierda), pero aparentemente es el que era más lujoso.


Eso es todo lo que hay. La joda es el laburo infinito que tenían las paredes, y todo en general:


Eso último era “el armario”. Ahí ponía sus joyas y cosas.
Aparentemente eso tenía incrustaciones de diamantes por todos lados, y espejos en el fondo. (Las 4 esquinas de la habitación tienen eso). Con eso, ponían unas velas en algunos de esos agujeros, y iluminaban toda la habitación, y aparte reflejaba la luz de la luna y no sé qué más.

Lindo como idea, pero medio difícil de imaginárselo después de que pasaron nuestros amigos los británicos.

La corte publica

Como todos los otros palacios, este tiene su sector donde la gente puede ir a pedirle cosas al rey, y donde aparentemente también hacen los juicios públicos.


El emperador se sentaba en ese coso que sobresale al medio a la derecha, obviamente.
El guía me dijo que para juzgar a la gente usaban elefantes. Aparentemente el elefante te huele y ya sabe si sos o no “buena persona”…
La verdad, no le creo ni un poco.
Aparentemente, todo eso que ahora es pasto en una época eran alfombras (de las super típicas persas). Tampoco le creo mucho esa…

La salita de reunión


Acá se reunían el emperador con sus 9 consejeros (tenía una mezcla medianamente equilibrada de religiones, y cosas así) para hablar de cosas privadas. La sala esta es rarísima. Son como 2 pisos, pero el de arriba en realidad es un balconcito redondo todo alrededor, y los 4 puentes que se ven ahí (sostenidos por ese pilar gigante)
En el medio obviamente iba el emperador.

La columna está toda tallada con diferentes simbolismos de todas las religiones (inclusive la que inventó Akbar).
Esto se ve bastante en las cosas que hizo construir él, porque es parte de esta idea de “comunión” entre las religiones.

Y la casita de María

Este es el palacio de la esposa cristiana.
No tiene mucho muy destacable sobre el resto. 4 habitaciones bastante grandes y la decoración está buena, pero nada comparado con el de la musulmana.

Finalmente pasamos por el palacio de su consejero favorito, los establos donde guardaban caballos, camellos y elefantes (aparentemente, los caballos transportaban gente, los camellos equipaje, y los elefantes al rey) y otras minucias varias.

Y de ahí nos vamos a la mezquita.

Hicimos un cambio de guía (el primer chabón me dijo que el segundo era el hermano, pero después el otro confesó que ni ahí) que también estuvo bien, porque el segundo pibe era bueno también, y hablaba mejor inglés.

Jama Masjid (SI, OTRA VEZ)

Vayan haciéndose a la idea. Todas las mezquitas se van a llamar así, porque como seguro recordarán, Jama es Viernes, y me da la impresión de que siempre la mejor mezquita es la Jama Masjid. Si en cualquier momento alguien construye una mejor, me parece que esa para a ser Jama Masjid, y le inventan un nombre a la otra.

En fin, esta mezquita tiene la puerta más grande de Asia, aparentemente


y es bastante grandecita como se puede ver ahí en la foto (ese es el patio donde la gente reza)
Y ahí en el medio está la tumba del “Holy man”, como les mencionaba.


Desde adentro tiene todas “ventanas” de marmol como esta:


y según la tradicion, la gente viene a esta tumba a pedirle cosas al Holy Man (mayormente hijos) y lo que hacen es atar un hilito en una de las ventanas interiores

(por supuesto está lleno de vendedores ahí afuera tratando de venderte un hilito de mierda a 500 dolares)

La mezquita en sí parece menos impresionante, por todo lo que tiene alrededor, digamos:


Parece que en esta sí se entra (al menos un poco más que en la de Delhi, así que puedo decir oficialmente no entiendo a los musulmanes).

El camino de vuelta

Saliendo de ahí estuve un rato regateando con unos flacos vendiendo porquerías (finalmente conseguí un buen precio! 1/9 de lo que me pedían) y me volví a mi camionetita.

Una cosa que me llamó mucho la atención (ya les mencioné que vi muy poca gente mendigando) es un pibe que me pedía (haciendo señas) si tenía biromes. Yo había escuchado que en Cuba solía pasar eso, pero no había escuchado nada de acá.
Fue bastante… hmm…. touching la experiencia.

En el camino estuve hablando cosas con el chofer (que me explicó el tema de las embarazadas, ver abajo) y me di cuenta de que no había sacado nada de fotos sobre cómo vive la gente en india. (Nada para National Geographic, digamos, solamente mostrar las casas, los negocios, etc), así que me puse a sacar unas cuantas…
Las saqué desde adentro de un auto en movimiento, así que como fotos son una cagada, pero creo que son bastante ilustrativas. (tengo buenos videos también, pero no los puedo ver acá, y los subiría a YouTube, pero me da paja aprender OTRA cosa web nueva)

Esto es como un mercado que había ahí en la mezquita de Fatehpur Sikri


Y esto es todo al costado de la ruta


NOTA DESCOLGADA
Resulta que SI las embaraza, nada más que no cuentan como hijos del emperador. El tipo los tiene en el palacio, los banca, a la madre también, todo bien, pero no cuenta como hijos ni herederos ni nada.
Así que no se sabe cuántos hijos tenía realmente.

Y una de las cosas interesantes que tienen los taxistas acá (por lo que había leído), es que cuando te tomás un taxi te llevan a 239 negocios (en los cuales van a comisión por supuesto) para que compres basura.

Estos que me tocaron me parece que eran medio chetosos, porque me llevaron a todos lugares excelentes (y terriblemente caros, por supuesto). No compré una mierda, pero me divertí mucho mirando cosas.

Primero me llevaron a una joyería, de un tipo que es el nieto de qué sé yo qué carajo, tiene fotos de todos los presidentes del planeta comprando sus joyas, blah blah blah. Tenía unas cosas buenísimas, y la verdad, a precio internacional tal vez no eran caras… Pero igual no iba a comprar una gargantilla de diamantes y esmeraldas…

Una cosa que tenía y era impresionante era un elefante lleno de joyas, que aparentemente es famoso, lo expusieron en el Moma de NY, le ofrecieron no sé cuántos millones de dolares por él, etc.


Aparte tenía una sección de tapices/alfombras con cosas REALMENTE espectaculares.
La verdad, no sé si son típicas de la India, o si se pueden comprar en Carrefour, pero eran muy buenas (cosas como un bordado hecho con plata, que se hace pasando un hilo normal, y luego usando ese hilo como alma para enroscarle un hilo de plata alrededor).

De ahí me llevaron a un taller donde hacían cosas de marmol con incrustaciones (aparentemente la misma técnica que el Taj Mahal, y seguro que si preguntaba, este flaco era descendiente directo de Akbar de alguna forma).
Es muy bizarro realmente, especialmente por lo manual del trabajo.


Ese torno, por ejemplo, se mueve a mano. Ven ese palito que tiene cada uno en la mano derecha? Eso tiene una soguita enroscada en el eje del torno, y lo mueven para adelante y para atrás para hacerlo girar.

Y en la otra mano tienen una piecita de alguna piedra (preciosa o no) que la van tallando y dando forma, pero lo loco es que esa piedra es infinitamente diminuta.


Eso es una mesa terminada, por ejemplo.


Alguno se imagina agarrar esas hojitas chiquititas, o el “tallo” de esas plantas entre los dedos y darle forma con una amoladora?!?

En fin, una cosa demencial.

Y de ahí, pasamos a lo más raro de todo, la fábrica de alfombras. (ahora que lo pienso, sí vale la pena lo del video)

Los tipos me llevaron a un lugar donde tejían alfombras a mano. es impresionante la técnica que tienen los tipos, y fundamentalmente, lo poco que le pagan (dado el precio de una alfombra, el laburo de puto que es, y el tiempo que les toma hacerla).

Por ahora les pongo una foto del tipo del telar. Voy a ver si puedo hacer andar la mierda de Youtube y poner un video.


Finalmente me llevaron por doscientos negocios, donde vendían toda clase de esculturas y cosas locas (en uno terminé en un lugar donde vendían instrumentos “raros”, y vi a tres tipos tocando la cítara (finalmente entendí ese instrumento de mierda), el tabla y un “piano/acordeón” muy raro) y por más que yo les decía a los tacheros que eso era una mierda, que eran negocios para turistas, que quería uno sin espectaculo y barato me seguían llevando a las mismas cosas así que me pudrí y les dije que me trajeran al hotel.

Para esa altura ya teníamos 2 maquinas (necesitabamos 10) y empezar a hacer algo era completamente al pedo, así que nos fuimos a dormir tempranito para empezar al otro día.

One Comment to “Fatehpur Sikri”

  1. Anonymous Says:

    Hola daniela, espero que la estes pasando regio, aca te extraniamos mucho.
    Por tus comentarios me da la impresion que no te gustan mucho los ingleses, calmate boludito por que yo soy ingles y se te va a pudrir.
    Si vas a china anda con cuidado por que andan los tifones, asique abrigate bien y comprate un piloto si podes.
    trae caramelos de vaca y de escorpion
    nos vemos
    Saludos!

Leave a Reply