Babysitter for a change

Y bueno, terminado el laburo, yo quería ir a ver la famosa tumba.
(Había dormido 4 horas, así que estaba fresquito como una lechuga).

Brian se fue a dormir (obviamente), y el resto de su familia (salvo una Celeste que también dormía) armamos todo para ir para allá.

En eso me entero que a la tumba íbamos a ir el día de la gran excursión de Microsoft, así que era al pedo ir, y que no había una carajo que hacer en Agra, y mientras empezamos a ver qué hacíamos, Patti se empezó a marear MAL.
Así que volvimos a la pieza, estuvimos ahí un rato, pero estaba realmente mal, pobre. No se podía ni levantar, y Brian necesitaba dormir de verdad.

Así que agarré a los dos pibes que estaban despiertos (Zeb y Calista) y nos fuimos a boludear por ahí.
Obviamente no me animaba a sacarlos del hotel, así que fuimos a la sala de juegos, comimos comida yanqui (nachos y chicken nuggets), jugamos a los jueguitos, al bowling de mentiritas, al ajedrez con Zeb. De todo.

Es más que notable, porque normalmente no me llevo muy bien con los pibes, y con estos dos la pasé BARBARO. No rompieron las pelotas, estaban chochos, Calista se durmió al toque cuando la llevamos a la habitación. Estuvo increíble.
La verdad, son un amor estos pendejos, no tengo ganas de dejarlos.

Finalmente cuando se durmieron (después de que Zeb me ganó al ajedrez un par de veces) me fui a dormir yo también (8:30 de la noche, y ya estaba hecho mierda).

Aparentemente me perdí la GRAN fiesta que organizaron esa noche.
Igualmente el comentario general fue que fue una cagada porque no había minas. (Competencia de programadores, QUE CARAJO ESPERABAS?!?!?)
Parece que hicieron una LAN party, y otras cosas de geeks por el estilo.

Al otro día nos levantabamos temprano, porque a las 8:30 arrancábamos para Sikandra (la tumba del famoso Akbar), cosa que relataré en mi próximo Post

Leave a Reply