17 Ago - Nagarkot

El lugar para ver las montañas acá en Nepal, si uno no quiere hacer trekking es un pueblito de mierda llamado Nagarkot.
Básicamente son unos 10 o 12 hoteles al lado de la ruta que pasa por la montaña, un par de negocitos y pará de contar.

El viaje de entrada estuvo buenísimo. Los paisajes en el camino son increíbles, pero no tengo buenas fotos (a pesar de que saqué 1000), porque es incapturable un paisaje tan grande, con todo tan alejado, con una camara pedorra como la mía, con un fotografo tan pelotudo como yo y mucho menos desde un auto en movimiento.


Esta es la que me pareció mejor, pero no muestra demasiado lo lindo que era.

En fin, llego, me instalo en el hotel. Una pocilga, claro, de unos 10 dolares. Caro para acá, pero al más barato que vi no me animé, y ahí nomás salí a caminar, yendo al “lookout tower” que supuestamente era el mejor lugar para ver atardeceres / amaneceres. Está a 3 km de la “civilización”, y yo estaba bastante convencido de que no iba a llegar antes de que anochezca, pero no tenía mucho más para hacer, así que fui igual. (NOTA: Lo de 3km es una apreciación ligera… La gente acá tiene temas bastante fuleros con los tiempos y las distancias. Básicamente le pifian por un orden de magnitud en general).


Esa es una de las vistas desde mi hotel.

Nótese que no son tan espectaculares como podría esperarse, más que nada por la época. Como ya sabemos vine en una mala época para acá, porque está terminando el monzón.
En Nagarkot, eso significa que las nubes te tapan las montañas más lejanas, que son precisamente los picos nevados, tan lindos y tan característicos de la zona (o sea, si venía en Noviembre podía ver el Everest)

Cuestión que arranqué por el caminito, que obviamente no eran 3 km así nomás. Eran 3 km de montaña, y en varias partes, MUY empinada. Vi unas cuantas cosas espectaculares, pero mucho no se aprecia en las fotos.



En realidad, lo maravilloso de estas vistas se pierde con la cámara (porque es una poronga, o porque no sé cómo usarla bien, pero esa ultima foto, vista en persona es increíiiiible)

Me crucé también con unos pendejos que estaban remontando barriletes y estuve un ratito hablando pelotudeces, y me miré un “drill” del ejército, que acá está más presente que nunca. Para donde mires hay alambre de púas, y “outposts” con un par de tipos con fusiles adentro.

Cuestión que en un momento me las vi feas y dejé de avanzar, porque no tenía la más puta idea de cuánto faltaba, y no quería volver solo de noche (más por miedo a que me ataque una vaca salvaje o un mono que otra cosa).
En eso pasan dos pibes, de Israel, así que ya bien acompañado seguí la travesía, que no sirvió de mucho porque efectivamente entró a oscurecer bastante y ya no tenía sentido seguir y nos volvimos.

Para variar, el pueblo no tenía luz, así que tuvimos una cena super-romántica con velas (en la cual tardaron más que nunca en traernos nuestra comida) y cuando salimos del restaurant se confirmó lo que yo esperaba…

El camino estaba 100% oscuro, y no había una mierda de luz. Lo extraño es que medio como que algo se veía del camino, y lo podías seguir. Es raro de explicar. Si mirabas, no veías nada, pero el camino sabías donde estaba, era muy loco. Salvo en algunas partes donde estaba todo embarrado y ahí sí no se veía un porongo.

Como se podran imaginar, estaba MUY contento de no andar solo por ahí, más por miedo a algún animal desquiciado (tipo vaca rabiosa) o a caerme por un barranco que porque alguien me fuera a hacer algo.

Al otro día arranqué a las 4 AM para ir a ver el amanecer, cosa que como me imaginaba fue al pedo. Si la noche anterior hubiera llovido (cosa que amagó, pero fueron unas gotitas nomás), el amanecer hubiera estado despejadísimo y se hubiera visto bárbaro.

Así como estaba, no se veía una poronga.
El paisaje estaba buenísimo igual, pero no era todo lo que podía ser, digamos.

Esta me gustó :-)

Y bueno, nada. Volví al hotel, y me subí al mismo taxi que me había llevado hasta ahí (que me pasó a buscar) y volvimos a Kathmandú.

Una cosa interesante fue que a este tipo lo vi hacer una de las maniobras más raras de mi vida.
Parece que había pasado algo estilo que un bondi pisó a un tipo, o algo así, y por eso había una turba iracunda que iba por la ciudad rompiendo bondis y taxis. De hecho vi un par de bondis con todos los vidrios hechos mierda. Y a todo esto, por supuesto, eso embotellaba todavía más el tráfico.

Cuestión que en un punto el taxista decide (no entiendo cómo ni por qué) que la turba iracunda viene hacia él y da una vuelta en U para escaparse (cosa bastante normal), pero después se arrepiente y la convierte en vuelta en O (o sea, 360), para después volver a arrepentirse y mandarse otra vuelta en U (ya vamos 540) y salir cagando para atrás…
El tipo nunca movió el volante, fue buenísimo. Lo clavó en una punta, dio una vuelta y media y salió derecho…

Está muy loca esta gente.

Leave a Reply