17 Ago - Bhaktapur

Y yo quería ver las montañas. O sea, ya que venía a Nepal… Trekking, lo que se dice Trekking no llegaba a hacer, pero por lo menos ver un puto pico nevado, che!.

Y aparentemente la posta para eso era irse a Nagarkot, un pueblito de mierda en la montaña, bastante cerca de Kathmandu, ver el atardecer sobre la montaña, dormir ahí, ver el amanecer, y irse a la mierda lo más rápido posible, porque en el pueblo ese no hay un carajo que hacer (y en mi caso particular, porque tenía que tomarme el avión)

Pero como antes del atardecer no tenía nada que hacer, me fui a Bhaktapur, que definitivamente fue lo mejor que vi en Nepal.

Bhaktapur es otra ciudad como Kathmandu o Patán, TAMBIEN con su Durbar Square, también exactamente igual (o casi), pero es muuuucho más chica. Y aparte, está muy conservada con su estilo original. O sea que la construcción es muy antigua, y aparte no sé por qué casi no hay tráfico, así que es muy tranquilo y pacífico.

Aparte la zona donde vive la gente es un poco más rural, y todo lo que hacen es más manual (o al menos está más a la vista). Una hermosura, ya van a ver.

Y bueno, como siempre, arrancamos por el Durbar Square.
Esta vez SI me encontré un pibe que hablaba muy bien inglés, así que me llevó a recorrer.

Empezamos viendo unas esculturas que cuidan una puerta, que no tienen nada demasiado fuera de lo común comparadas con otras, salvo que después de que el artista terminó de hacerlas, el rey mandó a que le corten las dos manos, para que no pueda hacer otras como esas, y tener él las únicas “masterpieces”… Qué buenas épocas, por dios.

Vimos un templo con esculturas eróticas, como la mayoría de los otros, con la particularidad de que en esta había escenas de sexo entre elefantes (cosa bastante peculiar).

Y un tema acá es que este Square tenía muchísimos más templos, pero hubo un gran terremoto en 1934 y tiró todo a la mierda.
Hubo varios que quedaron, pero medio hechos mierda:

Y bueh, para no aburrirlos, les paso algunas de las fotos más importantes:


Bueno, realmente los Durbar Square son todos iguales. No solo a los ojos de un occidental ignorante. De verdad hacían lo posible para que fueran iguales. Cuando en una de las ciudades hacían un templo nuevo, las otras dos se apuraban a copiarla, y hacían el mismo templo, dedicado al mismo dios, y con la misma forma…

Pero como les decía, lo que me gustó de Bhaktapur fue otra cosa…

Primero, algo que había visto bastante pero nunca me acordé de comentarlo…
Fíjense cómo se viaja en los bondis acá:


Una cosa que ví por todo el pueblo, que me llamó mucho la atención, fueron cosas secándose al sol (aparentemente)

Granos de maíz


El “envoltorio” del maíz (que luego lo usan para hacer fuego)

Chiles

De todo

Mierda (que la usan también para hacer fuego)

Otra cosa increíble que vi fue una rueca…


Yo había leído de estas cosas cuando era chico… Pero ni en pedo me imaginé que iba a ver una en la puta vida…
Y ahí estaba la vieja nomás, dandole nomás a la manijia, con cachos gigantes de lana que con eso los hacía hilo…

Y vi muchas minas tejiendo cosas también

No sé si se llega a ver en la foto, pero a ver las lectoras del blog…
Estas minas tejen usando CINCO agujas, no 2… Aparentemente tienen 3 que forman un triángulo, con el que van tejiendo algo como una manga (creo), y las otras dos no entendí…
Ideas?

Luego segui por una parte mucho más rural del pueblo, donde también pasa un río y hay ghats de cremación y volví al Durbar Square, donde no pude comprar nada porque estaba más caro que en ningún otro lado (en especial las artesanías típicas de este pueblo, thangka paintings, pottery y madera esculpida).

En el camino se me pegaron más o menos 217 tipos que iniciaban una conversación inocentemente (algunos la mantenían durante un tiempo sorprendente) para finalmente decir “Do you want to see my paintings?”.

Resulta que la artesanía más típica del lugar son unas pinturas sobre una tela de algodón, que se hacen con una técnica medio rara, que incluye entre otras cosas una pintura dorada (según los tipos, oro 24k. No les creo ni por puta, debe ser pintura epoxy con brillantina), y unos dibujos muy lindos. Se especializan en mandalas, que son unos diagramas de meditación budista, que desde mi ignorancia, me parecen horribles. Tal vez si los entiendo alguna vez me parezcan útiles, pero lindos como para colgar en una pared, ni por puta. Y encima caros.

La verdad, espectacular el pueblo este, me voy contentísimo.

Así que terminado el recorrido por Bhaktapur busqué mi taxi y nos fuimos para la montaña.

Leave a Reply