12 Ago - Varanasi, la ciudad sagrada

Disculpen la demora en actualizar…
En todos estos días no tuve tiempo de conectarme, y las conexiones a Internet eran escasas y malas, y encima tenía este post larguiiisimo y lleno de fotos que frenaba todo el resto.
Ahora tienen para leer una semana entera, más o menos.

Después del mal trago de anoche, hoy me levanté a las 4 AM para tomarme el bote que te lleva a pasear por el Ganges al amanecer. (se viene otro largo)

La idea es que al amanecer es cuando todo el mundo va al río a lavarse, bañarse, hacer sus abluciones, lavar ropa, ofrecer la puja (una ofrenda a los dioses, que es básicamente rezar), etc.

La excursión la organizaba el hotel en el que estaba, así que nos juntamos unos 15 en el lobby y arrancamos en dos botes.
La excursión duró 2 horas, y fue bastante interesante. De entrada, entendí qué eran los ghats, que son totalmente distintos a lo que yo me imaginaba.

Yo pensaba en Varanasi (por lo que había leído) como un pueblucho más bien grande, pero muy plano, con un río que pasaba por ahí, y me imaginaba una especie de “costanera” siendo un camino pedorro de tierra, o algo así, con las casas a unos 10 o 20 metros del río…
Y los ghats, siendo (según su descripción) unas escalinatas que bajan al río, me los imaginaba como una escalerita de 4 o 5 escalones de un par de metros de ancho…

Nada más alejado de la realidad…
Varanasi es una “ciudad” (entre comillas porque más que ciudad es un amontonamiento de gente y animales), casi toda construída en 2 o 3 pisos, muy tirada hacia el río, y bastante más elevada que el río (unos 10 o 20 metros)…
Si uno la mira desde el río se ve como “un gran paredón”, y los ghats serían los lugares donde no está el paredón, por describirlo de alguna manera. Son los accesos al río, y son unas gigantescas superficies escalonadas, de unos 10 a 50 metros de ancho.

Pero un tema es, no se puede caminar bordeando el río de norte a sur, como yo esperaba. Hay que estar constantemente entrando y saliendo de la “ciudad”.

Les paso un par de fotos para que se entienda:


(no están muy buenas las fotos, ya sé)

Volviendo al paseo, fue como un pantallazo general a los ghats del norte (porque arrancamos bastante en el norte) donde pudimos ver a los tipos bañándose, un poco de las cremaciones, y bastantes cosas que ninguno entendió (como unas velitas que iban flotando por el río, que no sabíamos qué significaban)

Los 3 hindúes que iban en el barco,


2 remando adelante


y uno con el timón atras, no servían de nada, porque apenas hablaban inglés y no se les entendía una goma.
Miren ya que estamos al tipo de atrás… Miren la cara de ese tipo.
Estuvo todo el viaje igual.
Entre la mirada fija en el infinito, y la postura en la que estaba, es la cosa más parecida a Gollum que me encontré en la vida. Resulta ser que creo que estaba puesto, y por eso estaba así.

En una de esas aparece al lado de nuestro bote uno de una minita, que nos empieza a pasar unos arreglos florales muy bonitos con una velita encendida adentro, y nos hacía gestos de ponerlos en el agua. “Acá con algo nos la ponen” pensaba yo, mientras no le aceptaba ninguno.
Cuando ya habíamos tirado como 10, la mina dice “20 rupees each”, y mientras todos en el bote ponían cara de “yo sabía” y se hacían los pelotudos, se levantó un japonés, le dio 100 rupias y le digo “that’s enough” con tono más que persuasivo.

Automáticamente la mina se alejo con cara de culo pero calladita la boca, no sin antes darle a Gollum una hojita verde que envolvía algo (su comisión, claro).
Gollum la abrió, agarró el pastito emplasticolado que estaba adentro, lo dividió en tres, se mandó una parte y compartió el resto con los otros dos.
Creo que esto es lo que lo había dejado como el orto.

Resulta que después estuve investigando, porque esto lo vendían por todos lados. Los tipos hacen algo similar a masticar tabaco, pero lo mezclan con una cosa blanca espesa (que parece plasticola) y lo meten dentro de una hoja verde tipo de un arbol cualquiera, que no quiero ni saber lo que es.
Después de masticarlo un rato lo escupen, y sale una cosa roja horrorosa. (Se ven estas manchas rojas por el piso por todos lados, y son notablemente parecidas a manchones de sangre)

Supuestamente por lo que supieron explicarme (y por lo que entendí), no es “droga”, pero me parece que les pega para el orto.

NOTA DESCOLGADA:
Hablando de escupir, una cosa que me llamó mucho la atención es que acá aparentemente está socialmente aceptado hacerlo. Es muy frecuente escuchar ese sonido aspero típico de “me estoy despegando los mocos desde los bronquios”, seguido de tremendo escupitajo. Y lo hacen hombres y mujeres por igual, todo el tiempo y en cualquier ocasión.
También es bastante común ver gente meando en público.

Volviendo al bote, después de remar como una hora y pico, dieron vuelta el barco y dejaron que nos arrastre la corriente para el otro lado.

NOTA DESCOLGADA:
Un dato que me llamó mucho la atención: el Ganges corre de Sur a Norte.
Primero que creo que nunca en mi puta vida había visto un río que corra “para arriba”, aunque obviamente no debería tener nada que ver…
Pero el Ganges al norte nace en el Himalaya, con lo cual, o en una parte va
al norte, y en otra al sur (y en el medio donde se junta el agua algo extraño
pasa), o el río sube por la montaña…
A ver los geólogos, si alguien me explica esto…

El resto del paseo no fue demasiado iluminador. Fue más de lo mismo volviendo por el mismo lugar donde vinimos.

Después del paseo me junté con 2 minitas belgas que había conocido en el hotel el día anterior, y nos fuimos a desayunar a un lugar piola que conocían (y me estuvieron orientando un poco en la cuidad, aunque no entendí nada).
Igual después seguimos cada uno por su lado, porque ellas ya habían visto Varanasi y querían ir al cine (leí en muchos lados que está bueno ir al cine en India, e inclusive llegué a leer que la industria del cine acá es más grande que la de Hollywood).

Así que me fui para el hotel y le di la mitad de mi ropa para lavar al conserje, porque me parecía bastante probable que el boludo no la tuviera lista para el día siguiente, y si me iba a tener que ir sin mi ropa, por lo menos diversificaba el riesgo.

En este punto yo tenía terrible mala onda. La experiencia de la noche anterior me había dejado una impresión muy negativa del lugar, y el paseo en barco no hizo mucho para cambiarlo, así que en algún punto tomé la determinación de tratar de abrir la cabecita y disfrutar ese lugar, por más que fuera una mierda, y debo decir que para mi sorpresa lo logré bastante bien.
Por otro lado, el “sight” principal de Varanasi supuestamente son los ghats (que repito, son escaleras al río), que para mí con ver uno normal y uno de cremación ya los viste todos, así que no estaba muy entusiasmado de hacer eso.

Salí del hotel y me perdí (intencionalmente) en la ciudad, a ver que encontraba…

Bäsicamente, hay 2 grandes partes de Varanasi. La ciudad vieja, y lo demás.
La ciudad vieja es esta mierda de callecitas angostas y laberínticas que yo hasta ese momento odiaba, pero que si uno las mira con cariño son hasta simpáticas. Son un poco como las calles de Venecia, solo que más abarrotadas, llenas de mierda y con un olor mucho peor.
Esto es todo lo que da al río, o sea que para llegar a los Ghats, sí o sí hay que perderse en este quilombo (salvo al ghat que sería “el principal”)

Lo demás son unas calles bastante anchas, imposiblemente llenas de tráfico, con veredas atestadas de negocios, que es realmente increíble. Es más o menos la imagen que yo por ahí tenía de una ciudad china. Mucho movimiento, mucho ruido, mucha gente, mucho todo. Demasiado.

Muy divertido la verdad.

Les paso algunas fotos y les voy contando:

La ciudad vieja:



Estas callecitas están atestadas de negocios (cuando no) “empotrados” en la pared:

y puestitos de comida callejeros:

(eso es una mierda que tengo muchas ganas de probar, pero no me animo.)

Realmente acá se puede ver un montón de cómo vive la gente, y qué hacen.

Desde peluquerías, donde la gente se afeita:


Hasta cómo toman el té. Resulta que lo toman en unos pocillos de cerámica, y cuando lo terminan los tiran ahí a la calle, haciéndolo mierda.


Ese carrito está lleeeeeno de esas tacitas, y si se fijan a la derecha abajo, en la calle, están los restos de pocillos rotos.

De más está decir que esto es un gran basural. De entrada me sorprendió que no había tachos de basura por ningún lado en la calle, y después sencillamente no podía creer lo estúpido que soy…
O sea, las vacas cagan en la calle y nadie lo levanta… Qué tacho de basura?!?

Y en algún punto del recorrido salí a la parte de afuera, donde es el gran quilombo de tránsito.
Esta parte también la voy a dividir (arbitrariamente) en dos partes:
El gran desconche urbano y los “mercados de frutos”

El gran desconche urbano es sencillamente eso. Un desconche:




Imagínense kilometros y kilómetros de eso.
Las veredas están todas tomadas por mesas que ponen los dueños de los negocios (estos son más parecidos a lo que nosotros nos imaginamos como negocios).
Ahora que lo pienso, es un poco como el Once esto. Solo que en la vereda no hay puta forma de caminar, todo el mundo camina por la calle. Y por supuesto, por la calle TAMPOCO se puede caminar, porque te pasan por encima con toda la onda los hijos de mil puta.


Acá ven lo que les digo de la vereda.

Encima acá se practica lo que las guías denominan “venta agresiva”. Que no es realmente agresiva, sólo es terriblemente cansadora y rompepelotas.
Básicamente, hay 18 ciclo-rickshaws por metro cuadrado, y todos te están ofreciendo llevarte a algún lado, y mientras vos estás tratando de ignorarlos, tenés 4 pesados pegados atrás diciéndote a dónde tenér que ir, y tratando de llevarte a su “compañía”, que es por supuesto un negocio pedorro donde venden mierda.

El secreto que aprendí: NUNCA hacer contacto visual. Una vez que lo miraste al tipo, estás muerto, no se va más.

Hasta había un ciclo-rickshaw que me siguió por toda la puta ciudad (y eso que yo me tomaba la molestia de ir siempre de contramano para que el tipo no me pudiera seguir). Estoy hablando de más de 40 minutos siguiéndome y ofreciéndome llevarme.
Y probé de todo… Ignorarlo, maltratarlo, putearlo… Nada, ni mierda.

Una cosa muy loca que vi fue una huelga pacífica, pero no terminé de entenderla, ni logré que me la expliquen:


Los tipos estos estaban cantando, y cosas así. Si logro hacer andar Youtube pongo el video, porque era muy divertido.

La otra parte que yo decidí separar arbitrariamente es el “mercado de frutos”.




Básicamente es un mercado GIGANTE donde venden toda clase de frutas y verduras (y algunas cosas más).
La mayoría de lo que se ve está completamente podrido, y el lugar es una mugre impresionante, la verdad.
Por lo menos no huele tan mal.

En fin, estaba aburrido y no tenía muchos lugares a donde ir, así que decidí hacer algo que definitivamente iba a ser divertido (Recuerden, MUY poca gente habla inglés en este lugar), y iba a recorrer un montón: shopping.
Necesitaba unas cuantas cosas, varias de las cuales fueron fáciles de conseguir, como jabón blanco (que acá es verde), y otras mucho más difíciles de lo esperable, como medias…

En el medio de eso se me despegó completamente la suela de una zapatilla (no quieren más pobrecitas), así que me puse como desafío conseguir cemento de contacto para pegarlas.
Por supuesto que fracasé miserablemente, pero encontré un tipo que por 20 rupias me las pegó como corresponde: Raspó las dos superficies, le puso cemento de contacto (untándolo con el dedo), esperó a que sequen, las pegó, y para terminar me cosió la punta.
Un campeón.

Nota del editor: El pegado de la suela duró unas 6 horas, pero por suerte me cosió la punta, así que se mantiene.

Les muestro el taller del tipo:

También me compré unas camisas, porque normalmente estoy acostumbrado a que voy mojado por la vida (de transpiración, obvio), pero lo de hoy ya era demasiado. Compré dos camisas de algodón que parecen una verdadera mierda, pero pesan como 20 gramos cada una, son fabulosas. (220 rupias las dos)

Y me enganchó uno de estos vendedores agresivos vendiendo seda, que para mi sorpresa era de verdad (estoy hecho un experto en seda ahora) así que le compré unas cuantas bufandas, muy barato.
Me resultó particularmente divertido regatear con este tipo, especialmente porque en un momento me dice “This is not expensive. This is market price, not tourist price. I don’t fuck you. I love you, but I don’t fuck you”.
Me cagaba de risa.

Ya que están, ustedes que viven afuera del tupper… Me averiguan cuánto saldría el metro cuadrado de seda pura, tejida y bordada a mano, en Argentina? (quiero ver qué tan buen negocio hice)

Lo que todavía no pude conseguir son pantalones, que son mi mayor problema en este momento.

Y para esa época ya era pasadito el mediodía y yo tenía hambre, así que me agarré un ciclo-rickshaw que me lleve al último ghat del sur, que había un restorán que me había recomendado el polaco (el de Khajuraho, se acuerdan?).

Comí muy bien (a pesar de que era un restaurant vegetariano, cosa que el polaco se olvidó de advertirme), paseé un poco por la zona, y me interné en un cyber a postear toooodo lo que apareció el otro día, porque ya estaba bastante podrido del calor.

NOTA DESCOLGADA:
Se acaba de cortar la luz (cosa que acá pasa 4 o 5 veces por día), y la CONCHA de este hotel de decimo-quinta (ahora estoy escribiendo esto en Delhi) que no tiene generador propio. Menos mal que compré velas el otro día.
UPDATE: Ah, sí tiene! Tarda en hacer efecto, nomás.
A ver los ingenieros que andan ahí afuera leyendo… Alguien me puede explicar por qué carajo el generador que tienen los hoteles (que en muchos casos es más bien un UPS, con un par de baterías de auto tiradas por ahí) hace andar el ventilador de techo a las recontrapiñas? Es una cosa muy loca.

Y de ahí me tomé un ciclo-rickshaw al templo de Durga, que no fue muy interesante porque tenía que andar descalzo por todos lados, y estaba todo mojado, así que casi ni me metí, pero en el camino de ida y de vuelta vi muchas de esas contradicciones y contrastes que a mí me encantan…


Primero que nada, el templo de Durga

Me pareció loquísimo, en medio de tanto rickshaw, ciclo-rickshaw y pobreza generalizada, ver tremenda y brutísima camioneta, toda nuevita:


Pero mucho peor me pareció el SHOPPING CENTER que había a 300 metros de ahí

Están todos locos en este lugar.

Y acá sí, si querés demostrar tu hombría, venite a este parque de diversiones, vamos a ver cómo salís:


Y en el medio de todo esto se empezó a largar a llover.
Si normalmente estos hijos de puta manejan como unos frenéticos desquiciados, imagínense cómo andan (recuerden, son mayoría de motitos, bicicletas y ciclo-rickshaws, sin techo) ante la perspectiva de mojarse.

Así que esto era un tremendo caos en el medio del cual fui violentamente atropellado por un ciclo-rickshaw, que ni pidió disculpas ni hizo ningún gesto de preocuparse, y siguió lo más rápido posible en su camino…
Ahora, yo estaba acostumbrado a que me atropellen un poco de costado, pero este hijo de puta me la puso de lleno.

(Entre otras cosas, después vi como una motito se llevaba por delante a un pendejo, que lo hizo mierda, y siguió de largo como si nada)

Y se largó a llover mal, así que me refugié en una librería y aproveché para comprar biromes, porque ya me quedaban pocas y seguro me iban a seguir pidiendo.

Ahí vi una de las imágenes que más me pegó.


No sé si se ve en el tamaño que Blogger pone las fotos, pero miren el nenito en el medio de la basura.

Ahí me quedé un cacho esperando que pare de llover, y me puse a caminar de vuelta por la calle, ahora ya volviendo al norte, y vi otra incongruencia gigante…


Fíjense lo que enseña…
No solo programación, y hardware…
También Inglés, y Call Center Training (o sea, inglés)
Y garantiza el laburo.

Se ve para dónde va la India, no?

En el camino de vuelta paré en una Bakery que mencionan las guías turisticas, que vende cosas de panadería a la yanqui (que efectivamente, son cosas de panadería a la yanqui, así que perfectamente podría haber seguido de largo), y a la salida se me pegó uno de los típicos pesados…

Pero era de los pesados disimulados, que se hacen pasar por amigos tuyos. Dicen que están practicando inglés, y se toman la molestia de ratificar decenas de veces que son buena gente, que son honestos, que no te quieren vender nada, etc…
Cuestión que me guió al segundo ghat de cremación, y me explicó todo el rito, y muchísimas cosas de la religión hinduísta. El tipo tenía muy buen inglés, y finalmente logré entender un montón de cosas de estos tipos.
(en el siguiente post va todo esto)

Así que en este punto le estaba agradecido, y le seguí el juego a ver a dónde iba (ya le debía algo). Terminamos en “su” fábrica de seda (que por supuesto no es de él), donde me mostró cómo se hacen los tejidos (cosa que a mí me intrigaba muchísimo, y nunca había entendido), y toda la visita terminó por supuesto en el “showroom”, donde me vendieron un coso de seda hermoso, que creo que me cogieron con el precio, pero la verdad que está muy lindo.

Les cuento de los telares:
De entrada hice una pelotudez muy típica mía. Cuando veo algo digno de ser filmado, lo filmo, pero no le saco una foto, y después no lo puedo mostrar…
Pero bueno, usen la imaginación…

(Esta foto es de otra cosa, pero va a servir para explicar)
Fíjense los hilos celestes que corren horizontales. Esos son de seda (obviamente), y forman uno de los dos colores del tejido (las cosas de seda tienen un efecto “tornasolado” increíble, en el que según se mueven van cambiando de color entre tonos de dos colores “base”)

A la izquierda está la parte ya tejida.
Entonces el tipo del telar tiene en la mano un cosito medio pesado que tiene el segundo color de hilo adentro (de hecho tiene 2, de dos colores), y para tejer lo que hace es pisar un pedal, que levanta *algunos* de los hilos celestes, y tira el cosito pesado de punta a punta de un lado a otro.

Entonces, la joda está en QUE hilos celestes se levantan.
Si está haciendo el color base, sin dibujos, se levanta primero una mitad, y después la otra (alternadas, obvio). Eso obviamente le da un color plano con el hilo transversal.
Ahora, donde hay “dibujito”, lo que se levantan son “algunos” hilos, no todos, y el va tirando uno u otro de los colores que tiene, y en función de qué hilos se levantaron va armando el diseño.

Hasta acá ya me había tomado un tiempo importante entenderlo. El tipo abajo tiene unos cuantos pedales que va pisando y se va armando todo con eso…
Ahora, lo que me explicaron después me voló la cabeza. Ven en la foto esas tarjetas perforadas de plástico? eso es lo que determina qué hilos se levantan…
Y hay todo un sistema por el cual cuando se termina una de las tarjetas automáticamente se “carga” la otra.
Es prodigioso, porque tienen un sistema de tarjetas perforadas, armado con cañas de bambú.

Con lo cual lo que está haciendo el tipo no tiene una mierda ni de manual, ni de artesanal, ni un pito. Es como cuando homero apretaba “Y” con un pajarito para manejar la planta. El chabón aprieta los pedales siempre en el mismo orden, y tira el hilito de una punta a la otra…

A lo cual surge mi pregunta obvia… Si lo que hace el tipo es completamente automático y está predefinido por las tarjetas, por qué mierda es mejor el tejido manual que el de las máquinas.
No tuvo una respuesta demasiado convincente el chabón, la verdad…

Pero despues de ahí vimos otro proceso, en el que unos pibes agarraban el tejido armado y bordaban a mano otro diseño. Esto SI era manual, y la verdad que impresionaba. (de nuevo, les debo el video)

En fin, para terminar el día, aproveché que lo tenía al flaco este y le dije que me lleve al hotel (donde cené), porque ya se hacía de noche y encontrarlo es imposible.

2 Comments to “12 Ago - Varanasi, la ciudad sagrada”

  1. Clem Says:

    Algunos Rios suben y bajan con la marea, el Tamesis entre ellos, por eso tuvieron muchas pestes (por la mierda que subia) y se dieron cuenta en la ultima gracias a la estadística (Carl Sagan).
    El Ganges debe ser igual, sube o baja según la hora aunque obviamente baja mas de lo que sube.

  2. peptido Says:

    Point taken. Cuando vuelva me lo explicás con dibujitos, como a un nene de 3 años, asi lo entiendo.

    Grax

Leave a Reply