11 Ago - Despertares en Khajuraho

Uff, anoche dormí doce horas (no sin despertarme 18 veces, claro), realmente estaba hecho mierda. Ahora, me parece que lo que dicen de las pastillas de la malaria es cierto.

No sé si llamarlas “pesadillas”…
No me levanto en medio de la noche transpirando y gritando, digamos, pero definitivamente tengo sueños MUY extraños, MUY desagradables, de los que suelo no poder despertarme, y siempre me despierto con una sensación terriblemente desagradable encima.

Para empeorar las cosas, despertarse no suele mejorar la situación, como descubrí hoy cuando traté de ducharme, y no solo no había agua caliente, sino que al llamar a la recepción me confirmaron que, efectivamente, el agua empieza a salir caliente al mediodía. (Lo cual a mí obviamente me sonó a “tenemo un tanque de agua en el techo, pintado de negro, esperá que le pegue un poco el sol, vite?”. Otra que energía solar.)

NOTA DESCOLGADA:
Alguna vez escuché a Pergolini decir (no en serio, claro) que la calidad de un hotel se mide por el tiempo que tarda en salir el agua caliente.
Según él, en los hoteles buenos buenos, abrís la canilla y ya está caliente.
Teniendo en cuenta que yo abrí la canilla a las 7 AM, y que iba a estar caliente al mediodía… Cuántas estrellas tendría este hotel?

Otra divertida es que tampoco tienen agua embotellada en las habitaciones, como todos los otros, así que para lavarme los dientes tuve que bajar al restaurant.

En fin, como no me pude bañar, a las 7.30 ya estoy listo para salir a explorar el resto de Khajuraho.

Leave a Reply