03 Ago - Qué día, por dió

Para variar, sigo con mi dieta reglamentaria de no-sueño, terminé durmiendo como 1 hora y media anoche.

De entrada, me acosté y ni bien logré dormirme, vuelve la luz (la luz, el extractor del baño que parecía Atucha del quilombo que hacía, todo), así que ya me cagó el sueño…
Después empecé a sentir unos golpes tremendos en la ventana, y resulta que eran 3 palomas decidiendo de forma poco democrática cuál se quedaba con mi cornicita…
Más ruidos en la escalera (y uno nunca duerme bien cuándo piensa que en cualquier momento se lo van a culear)
Así todas, a las 8 me pudrí y me levanté…

Entre que me baño, rearmo las valijas, etc, se hacen las 9, bajo y pido un taxi, que llega 9.30, y se toma 1 hora y media para llevarme hasta el centro (los embotellamientos de este lugar son ES-PEC-TA-CU-LA-RES).

Ahora, yo iba al Red Fort y a varios lados más, pero tenía el quilombo de las valijas…
En el hotel me habían recomendado que lo único que podía hacer con las mismas era dejárselas al taxista, que estaba todo bien, el me esperaba, me las cuidaba, y después me llevaba al aeropuerto… Seh, dije yo, le voy a dejar mi laptop y toda mi ropa a un taxista…

NOTA DESCOLGADA: El idioma
Lo más simpático es que encima no se les entiende UNA MIERDA, y ellos tampoco te entienden a vos. No sé quién fue el pelotudo que dijo que esto era colonia inglesa, y todo el mundo habla inglés…
El porcentaje de gente que apenas chapucea dos palabras en inglés es ínfimo, y pronuncian tan mal que es imposible empezar a tratar de comunicarse… “
Pero ya abandoné mis pretenciones, y ahora hablo como ellos…

- “This. Red Fort. Yes?”
- “Yes. Yes”
- “You take me. Red Fort. Drop me Red Fort. 400 rupees. Yes?”
- “Yes, Yes”

Shakespeare un poroto.

Y ni sueñes con tratar de entender qué carajo te dice el guía. Entre que no le
entendés a él, y él no te entiende las preguntas, está más fácil aprender a leer
los cartelitos en Ghindi.

Entonces enfilamos para el hotel más caro que encontré en mi guía, con la esperanza de que me dejaran pagarles para guardar mi valija ahí (y siendo el más caro, asumí que sería confiable y no me la iban a robar).

Lo que aprendí hoy es que el taxista de ayer no era un pelotudo… No fuera de la norma al menos. Acá ningún taxista sabe dónde carajo está yendo, es lindísimo. El tipo estuvo como media hora para encontrar el hotel (y dudo que me estuviera cagando, porque cuando antes me soltaba, antes seguía ganando guita con otro, yo había arreglado precio fijo…

Bueno, volviendo a mis valijas, resulta que TODOS los hoteles de Delhi, aparentemente sin excepción, son una mierda.
Y aparte no te dejan guardar las valijas si no sos huesped, porque no…

Y yo pensando…
Se las dejo al taxista este? (mucha fe no me daba)…
Vuelvo al puto hotel, y las dejo allá? (el hotel tampoco me daba mucha fe, pero era menos peor que el taxista)…
En eso el del hotel dice “la estación de tren tiene locker”…
Y ahí vamos a la estación de tren.

Otra media hora para llegar, estacionar, un quilombo, y vamos al locker…
El locker era una montaña de valijas apiladas, a cambio de la cual te daban un papelito lindísimo…
Para eso no se la dejo al taxista. La pongo en la calle directamente…

En fin, vuelta, y ya estaba resignado….

Bueh, me cargo la valija de la laptop que pesa nada más que 8 kilos, mi mochila, y de ultima me roba toda mi ropa y ya…

Pero seguía sin gustarme nada. El enfermito obsesivo adentro mío iba a estar todo el tiempo pensando en la valija, y me debatía…

Fue, listo, perdí el día de Delhi, me voy al aeropuerto y lo espero a Brian…
Nah, son las 12, ni da estar 8 horas en el aeropuerto…
Hmmm… Se las dejo al tránfuga este?

Al final no sé qué hizo que me pudrió, y lo mandé a cagar. Me bajé en el Red Fort, con todas mis valijas, decidido a aguantar tanto como pudiera con esa mierda (que iban a ser más o menos 5 minutos) y después me quedaba ahí viendo pasar el paisaje…
(O una alternativa mucho más capitalista… Pagarle a un hindú para que me siga todo el día arrastrando mis valijas, cosa que no iba a ser para nada cara)

Y ahí, de puro pedo salió de la nada la solución (gracias Ganesh!)…
El Red Fort tiene un locker room, que te dan tu propio armario, cerrado, poca gente guarda las cosas, el de la puerta se acuerda de vos, una belleza..
No se podía guardar todo lo que yo quería guardar, pero acá una módica contribución a la causa mueve montañas…

Así que ahí ya estaba tranquilo…
Había perdido toda la mañana, o sea que no iba a poder conocer todo Old Delhi como planeaba, pero por lo menos ahora tenía base en el Fuerte (como los mongoles), y podía moverme tranquilo, con 5 horas para recorrer (porque el tarado del taxista me había convencido que iba a tardar 3 horas hasta el aeropuerto).

NOTA: En los proximos posts (como para estar ordenadito, vio?) va descripción de los lugares grosos…

Cuestión que al salir del Red Fort me pongo a caminar por la zona y me aparecieron doscientos tipos que me seguían y me querían vender un tour de media hora a 200 rupias, a los cuales por supuesto saqué cagando, hasta que me apareció uno que no jodía…
Se limitaba a seguirme, y me dijo “I don’t charge. You pay if you want”…
Y yo pensé “Y bueh, qué tan malo puede ser?”

El tipo resultó una masa, me llevó por un montón de lugares piolas, y se conocía todos los atajos, así que no solo nos movíamos al toque, sino que vi muchas cosas bizarras, que pasaron demasiado rápido como para sacarles fotos, o recordarlas, pero no las hubiera visto ni en pedo solo…
Todo lo que es buenísimamente hindú pasa demasiado rápido como para sacarle fotos… Hay que venirse hasta acá para verlo evidentemente.

Y lo más raro es que en este sí confiaba…
No sé por qué, pero parecía un hindú honesto (cosa que para mí era un oximoron por excelencia), así que tomando ciertas cautelas (como llevarme mi pasaporte y mi cámara) no me daba muchos problemas dejarle mi mochila cuando entraba a un templo en el que no se podía llevar, ni mucho menos seguirlo por los callejones y pasadizos que se metía (sí, un poquito de miedo de que me culearan tenía, pero era mucho menos que con el taxista de antes)…

Finalmente el tipo me llevó de vuelta al fuerte, y mientras yo agarraba las valijas me consiguió un taxi, y como era medio raro y no me daba confianza, el tipo se subió conmigo y fuimos los dos al aeropuerto (obviamente que vino para cobrarle su comisión al taxista, pero yo le creí que era para que yo me quede tranquilo y estaba todo bien)

Por supuesto, me daba miedito igual…
Estaba en un jeep hecho mierda, que lo había conseguido él, que andá a saber qué hablaban con el chofer, y dónde mierda iba…
Pero bueh, qué sé yo…

Resultó buen tipo. Me trajo hasta acá, sano y salvo, y me dejó su tarjeta para hacerme de guía turístico los proximos días cuando vuelvo a Delhi (espero que hoy no hubiera sido sólo para hacerse el bueno, y me culea cuando menos me lo espero)

En fin, supongo que tendré que aprender a dejarme de joder un poco (o sea, dejarle la valija al taxista, y que sea lo que Vishnu quiera), o tratar de hacer todo menos eficientemente en un país que es obviamente imposible (o sea, dejar las valijas en el hotel que estaba, que iba a perder dos horas yendo a buscarlas, pero hubiera salido todo mucho mejor)
No sé, habrá que ver…

Por ahora, estoy esperando que llegue Brian (mi cliente) acá en el aeropuerto…

NOTA DESCOLGADA:
Una curiosidad, acá en la India también hay GNC (la nafta sale, a valor dolar, más o menos lo mismo que en Argentina. Obviamente a igualdad de poder adquisitivo es mucho mas cara), y funciona con el mismo aparatito de mierda con 4 lucecitas que usamos en Argentina…
Lo más loco es que los auto-rickshaw (foto que vendrá cuando me tome uno), que son como una motonetita, y que tienen toda la pinta (especialmente por el ruido que hacen) de tener un motor de 1 cilindro y 2 tiempos, TODOS dicen CNG (GNC en inglé, vio?”)…
No sé por qué, pero se me hace que debe ser imposible hacer andar un 2 tiempos a GNC…
Ideas? Se le podrá vender esto a los putos de la motito del delivery y llenarnos de plata? Harán menos quilombo si son a GNC?

Y una cosa que me llamó la atención… (Por suerte), hay mucha menos gente mendigando de lo que decían las guías, y los blogs que leí…
Está atestado de tipos vendiendote porquerías, que empiezan pidiendo 200 rupias y terminan en 2×10, pero mendigando, muy poco…

Veremos cómo es en otras zonas, pero por ahí la buena noticia es que desde el 2001 (cuando se publicó mi guia, y cuando se escribió el blog que leí) hasta ahora, las cosas mejoraron un 0,1% acá…

En fin, por suerte salió todo razonablemente bien. Las dos cosas grandes que vi hoy son increíbles, y pasado el stress de “me voy a tener que meter las valijas en el toor, si es que no está previamente ocupado por carne hindú”, ya me resultaba divertido el folklore indio, y algunas ridiculeces/rarezas como:

  • Están paranoicos MAL con el tema terrorismo… Lugar por donde pasás te toquetean, y te revisan TODO el equipaje hasta el orto (cosa que a mí, que me estuve moviendo con TODAS mis valijas me resultó muy simpática).
    Y hacen boludeces como la de un guardia que llegó al extremo de no sólo hacerme prender la cámara de fotos para mostrarle que no era una bomba, sino que me hizo sacar una foto y mostrársela!
  • En Jami Masjid (ver arriba) no pueden cobrar entrada, porque es un lugar de oración (JA, andá a preguntarle al Vaticano cómo se las arreglan).
    Entonces lo que hacen es, en lugar de prohibirte sacar fotos (como hacen en cualquier religioso que se precie de tal) te obligan a pagar un “derecho de sacar fotos”, de unos 3 dolares, si querés sacar fotos.
  • La gente (hombres solamente), aprovecha cuanta ocasión tiene para decirme “you look handsome”, o alguna frase por el estilo… No sé si es que tengo arrastre con los tipos acá o qué carajo les pasa, pero ya me está poniendo nervioso el tema…
  • Además, se los ve toquetones a los hombres hindúes (no conmigo, por suerte). Se abrazan como muy cariñosamente, caminan de la mano… Y no son putos, es raro…
  • La pinta de Saddam Hussein, con la piel del mismo color, el bigote y la boinita que tienen todos los guardias de seguridad. No paro de cagarme de risa cada vez que veo uno.
  • En cualquier negocio que entrás hay, o un tipo durmiendo ( que en cuanto vos vas para ahí alguien le pega el grito y el tipo salta como un resorte), o una cama donde claramente duerme alguien.
    En realidad si uno lo piensa no es tan irracional que en este país si el tipo tiene un negocio viva ahí… Pero lo explícito del colchoncito en el piso es chocante.
  • En la estación de GNC, entre las normas de seguridad está no sólo no prender fósforos (que suena bastante lógica), o apagar las luces del auto (bueh), sino apagar EL MOTOR. Así que los tipos entran a la estación y desde ahí hasta que terminaron de cargar, EMPUJAN el auto a sangre nomás.
  • Como corolario de la anterior, los que cargan nafta, lo hacen con el motor prendido!
  • Finalmente, como ya habrán notado, parece que todos los taxis que te tomás para a cargar nafte (o gas)
  • Y la mejor hasta ahora…
    En el aeropuerto, si querés entrar a esperar a un familiar, tenés que pagar entrada!!! (1 dolar con 50)
    Si no te gusta, lo esperás afuera y te cagás de calor como un pelotudo.

Leave a Reply