03 Ago - El shuttle a Agra

Finalmente llegó Brian (aproximadamente 90 minutos después de que aterrizó su vuelo, así que a él le fue peor que a mí con las valijas) con toda la familia: Su esposa, Patti, y 3 hijos: Zeb, Celeste y Calista (8, 5 y 3).

De ahí agarramos el micrito a Agra que nos llevó a comer, y luego tuvimos un lindo paseo de 5 horas por la ruta hasta el hotel.

Les cuento un poco de Brian y su clan…
Se podría decir que son la típica familia americana, pero tienen algo muy particular…
Son todos gente que sorprende por lo brillante y aparte parecen super centrados.

Creo que lo que más llama la atención es lo super inteligentes que son los pibes: Zeb (8) se la pasa leyendo cosas, sabe de todo (me estuvo dando clases sobre boas constrictoras en la cena, y antes había estado hablando de los problemas que tuvieron para ensanchar el canal de Panamá, por la malaria. En serio.) y maneja los numeros que es un avión, Celeste (5) discute de cosas filosóficas con Zeb (del estilo “Si nunca comerías algo que no sabés si te gusta, cómo hacés la primera vez para saber si te gusta?” (eso vino de una charla medio rara, lo admito)), y Calista tiene 3 y habla a la perfección…

Y por el otro lado, es impresionante lo increíblemente creativo que es Brian, por ejemplo, para mantenerlos entretenidos durante 5 horas en un micro después de 25 horas de avión, evitando el famoso “Are we there yet?”…

Algunos de los jueguitos eran:
Zeb: How much more time until we get there?
Brian: Well, that sign says we’re 140 km from Agra, we’re doing 80 km/h… How much time is that? (sí, contestó bien)

Brian: Celeste, let’s see how many things you can find in here that are different from Seattle (las respuestas de la nena fueron bastante interesantes, la verdad)

Hoy Zeb me estuvo dando clase sobre los diferentes tipos de delfines, y sobre si los tigres son agresivos o no… Es muy raro, sabe una enciclopedia de cosas de memoria, pero si le entrás a discutir un poco razona relacionando las cosas que se acuerda… No se puede creer que tenga 8 años…

Realmente meten miedo estos pibes…

Bueno, como de costumbre, voy a las cosas de la India que me llamaron la atención en todo esto:
- Fuimos a comer a un restaurant con toda la onda, comida al aire libre, musica en vivo, aires acondicionados “outdoors” portatiles en cada mesa, todo re cheto…
De entrada me pareció raro tanto restaurant para un quick stop y seguir en camino, pero me imaginé “bueno, paga papi Microsoft”
Lo loquísimo fue cuando vino la cuenta…
La comida es muy barata en India, pero 30 dolares para una comida de 6 personas, en un restaurant chetoso es como demasiado poco…

- En un momento paramos en la ruta para comprar alguna porquería, y ir al baño. Me shockeó mucho cuando después de andar un rato por ahí atajé a un tipo para comprarle una Coca-cola, hablándole castellano…
Ahí me puse a pensar, y me di cuenta de que estaba en México…
TODO era igual. El ambiente de la parada, el olor a chile, la iluminación con tubos fluorescentes colgando de una sola punta (bien a lo ninja), el tipo atrás del mostrador de aluminio en el que cocina y vende (en México hubieran sido tacos, esto no quiero ni saber lo que era)…
Todo igual a las paradas de bondis y cosas así que hay en las rutas mexicanas. Me resultó muy bizarro

- Recién hoy me di cuenta de algo de la moneda India. Yo pensaba que los yanquis eran los que tenían la moneda peor hecha, porque los dolares son todos del mismo color, y es dificil diferenciarlos… (aunque para mí el hecho de haber impuesto el “verde dolar” compensa la cagada).
Acá tienen una mucho más divertida…
Cuando cambié originalmente en el aeropuerto, vi que los billetes de 500 eran medio naranjas, los de 100 celestes, y los de 50 también medio naranjas…
Después de pagarle mal a uno o dos tipos caí en cómo son de verdad…
Los billetes de más de 20, aparentemente, son o naranjas o celestes… O sea, hay de 500 naranja, de 100 naranja y de 500 y de 100 celestes…
Están todos locos estos tipos. No tengo idea cómo hacen para distinguirlos.

Al final, el viaje terminó haciéndose cortísimo porque me la pasé hablando boludeces con Brian, Patti y Zeb, y ahora ya estoy en el hotel, que es espectacular, y me voy a dormir. Hoy sí que estoy destrozado. (otra vez acostándome a las 5 AM, pero mañana SI me toca dormir!)

Leave a Reply