02 Ago - Disfruten la ocasión (saben que no se va a repetir seguido)

Señoras y señores, esta vez no me voy a quejar…

Y no es que no quiera, eh!, nono, realmente estoy tratando, pero no me dejan…
Y No, no caí en medio de un régimen dictatorial comunista, es que realmente no encuentro de qué quejarme.

Resulta que con las perspectivas de vuelo que tenía encima, el vuelo anterior que casi no había dormido, y lo hinchado las bolas que estaba, estaba en la sala de espera y pensaba…

“soy un nabo, tendría que haber agarrado las 2 millones de millas que me acaban de dar por el vuelo a Frankfurt y comprarme un upgrade a Business, así por lo menos duermo decentemente en esta parte del viaje”

Después me acordé que las millas no me las van a acreditar por las proximas 48 hs (con suerte), así que estaba jodido y resignado…
Encima llego a mi asiento (una hermosa ventanilla, que yo creía me iba a permitir ver Delhi cuando aterrizaba, hasta que me acordé que caigo en plena medianoche) y estaba ocupada por una adorable familia, que no solo me había cagado el asiento, sino que me daba cargo de conciencia separarlos por una ventanilla de mierda…

- “Excuse me, i think you’re in my seat”
- “Oh, no, look, I have this seat. We asked to be moved”…

Lo miro con cara de “Dale, papá…”, y me muestra el boarding…
Teníamos dos boarding iguales…
Malos augurios… Si la computadora de una aerolínea emite dos boarding iguales, algo MUY MUY malo va a pasar.
Automáticamente fui a putearlo al azafato de turno, que después de tenerme sentadito 10 minutos en la salida de emergencia pensando que iba a venir la GESTAPO y me iba a secuestrar, decidió que me iba a pasar del asiento 29K al 14K…

OK, por lo menos sigo teniendo ventanilla

Lo interesante fue cuando vi que los asientos llegaban hasta el 18, y después venía la temida cortinita… (Sí, esa que cuando tratás de pasar viene la azafata con cara de interrogador de la CIA enojado y te dice “Can I help you?”)

Por supuesto mi infinita alegría terminó abruptamente al ver que en el 14K había un hinducito sentado, y cuando le preguntaron tenía un boarding que decía 14K…

Bueno, fue lindo mientras duró… Me toca viajar de nuevo en el paraavalanchas…

Otra vez sentadito en la salida de emergencia, hasta que veo que al pobre hindu se lo llevaron con la plebe, y me dieron su asiento! (pobre, posta que no me lo merezco más que él… Pero qué bueno que me lo dieron a mí)

A mí me habían hablado de lo que es Business y Primera…
Todos escuchamos las leyendas…
Pero no alcanza…
Nada de lo que te cuentan alcanza…
Mirar con envidia los asientos reclinables con 200 perillitas para ajustar el respaldo a cada una de tus vertebras… No alcanza…

Es mejor! Mucho mejor! (y no me imagino qué pueden hacer en primera para cobrarte más, salvo inclusión de favores sexuales a cargo de las azafatas)

En fin, en breve:

  • servicio imparable
  • enchufe para cargar la laptop (max 75W, así que nada de usarla y cargarla al mismo tiempo, pero es mejor que nada)
  • pantallita indiviudal con 7 canales para elegir (sin video on demand, me pareció raro)
  • wi-fi (paga, obvio, y cara, pero qué querés??)
  • buena compañía (un gallego que está coordinando un grupo en un viaje de 1 mes a la India, que es una masa)…

Y es verdad que no llegás a sentarte y ya te traen champagne y cosas para tomar y picar.
Pero esto recién empieza…

Me trajeron un menú para elegir la comida!! (Cordero a la no sé qué en salsa de azafrán, pescados varios, una maravilla). Nada de “pizza o pasta”.
Las azafatas REALMENTE sonríen más de este lado de la cortina, y se la pasan hinchándote las bolas ofreciéndote cosas… Ni tiempo te dan para sufrir porque estás volando!

Cuestión que me trajeron la comida, y ahí entendí…
Claro, era demasiado bueno para ser verdad…
No tenían las opciones del menú, sólo les quedaba el pollo, y era una ración que parecía de 50 gramos…

Y bueh, no podía ser verdad, era obvio…
Así que me atajé..
- “Excuse me, will you be serving dinner too?”
- “Oh yes, yes, of course, but that’s much later. This is just starting”…

Resulta que el pollo de 50 gramos (que estaba bárbaro, y super especiado, ya entendí lo que voy a comer en la India, espero bancármela) era LA ENTRADA!! (Hors d’oeuvre para los entendidos).
Después vino mi cordero con azafrán (abundante y exquisito), y mi postre (frutillas con crema, y unas tortitas espectaculares)

Aparte, igual que en coach tenían vino o cerveza…
Con la sutil diferencia de que el vino en lugar de un Merlot con aspecto moribundo era un Chateau Francés, Cosecha 2001 (no tengo la más puta idea de qué significa eso, pero algo me dice que nunca voy a tomar un vino mejor que ese)

Y como si eso fuera poco, al final, me trajeron Bailey’s!!! Sí, Bailey’s!!! (y me dejan repetir)

Así que me quedan 4 horas de viaje, pero algo me dice que entre la comida, el vino, el baileys, el asiento reclinable y el apoya pies, voy a dormir mejor que nunca en mi vida.

La única decepción…
El baño es igual de chiquito y choto que en coach. Pero es un detalle mínimo.

Seguiré informando, me voy a ver el final de temporada de Desperate Housewives

Leave a Reply