Archive for 2006

El viaje en números (le grand finale)

Monday, October 30th, 2006

Y para concluir, me gustaría hacer un post idiota y frívolo, con estadísticas, que son unos números hermosos sin ningún significado, pero divertidos.

En estos dos meses…

  • 8 Países
    Estuve en 8 países: Alemania, India, Nepal, China, Hong Kong, Macau, Japón y Argentina
  • 9 monedas
    Utilicé 9 monedas:
    Pesos argentinos (con algo tenía que llegar a Ezeiza),
    Dólares (que siguen siendo la mejor moneda para ir a países raros),
    Euros (OK, fue sólo un vuelto de 20 centavos en el aeropuerto de Frankfurt, pero que toqué Euros, toqué Euros)
    Rupias (de la India)
    Rupias Nepalesas
    Yuanes
    Hong Kong Dollars
    Patacas (en Macau. Esta me pareció buenísima, es definitivamente una de las monedas más de juguete que vi (y estoy contando el Patacón, que hasta suena parecido))
    Yenes
  • 8 idiomas:
    Estuve en contacto con y rodeado de 8 idiomas, a saber: Español, Inglés, Ghindi, Nepalí, Mandarín, Cantonés, Portugués (en Macau), Japonés
    Y si me hago el vivo les cuento el Etíope también, que lo vi en una revistita en el avión a China
  • 22 sellitos en el pasaporte
    Qué tal? Ya lo tengo casi lleno, y vence en Agosto 2007, así que ni bien llego lo renuevo.
  • 8 religiones
    Estuve en templos de 8 religiones distintas: Iglesias Cristianas, Sinagogas judías, Templos Hindúes, Stupas y monasterios budistas, Templos Taoístas, Templos Sihk, Templos Jainistas, Mezquitas musulmanas.
  • 6 kilos
    Tip para las lectoras: si quieren perder peso, vayan a la India y a China, es increíblemente efectivo.
  • 17 aviones
    Suma nada agradable, especialmente con la paranoia india y yanqui.
  • 4875 dioses
    OK, no sé el número exacto, pero por tanto no le debo haber pifiado.
  • Comidas nuevas y raras a cagarse
    Todo el que haya tenido las desgracia de pisar mi cocina desde que volví ya sufrió esto.
  • 3372 fotos / videos
    Alguien conoce una casa de revelado baratita?
  • Habilidades nuevas
    Aprendí a comer con palitos, y con la mano (que es menos fácil de lo que creen, si pretenden encajar en el sistema indio sin que todos los miren con asco). A limpiarme el toor con la mano no aprendí, preferí llevar papel encima todo el día.
    Mejoré mucho mi lengua de señas, y fundamentalmente mis dibujos, vitales en China.
    Y como si todo esto fuera poco, ahora sí que no me gana nadie regateando.
  • Ya sé decir “gracias” en 10 idiomas:
    Gracias, Thank you, Merci, Obrigado, Grazie, Tak, Danke, Dhanyavaad (ghindi), Tsie Tsie (mandarín. en cantonés no lo aprendí), Arigato.
    Se aceptan donaciones a la lista.
  • Estuve en países cuyas poblaciones sumadas totalizan unos 2550 millones de tipos. O sea, que prácticamente podría decirse que en 2 meses estuve en contacto con casi la mitad de la población mundial.

Como diría Mastercard… Priceless…

Por ahora no se me ocurre nada más, así que me despido, gente linda.
Suerte, gracias por leerme y por el aguante, y veremos si el 2007 resulta estar tan cargado de viajes como yo espero. No se pierdan la segunda parte.

Algunos mapitas…

Sunday, October 29th, 2006

Esta fue una idea loca que tuve durante el viaje (gracias al Ruso), y la verdad el resultado final no está tan disfrutable para ustedes como yo creía, pero para mí sí, así que ahí va igual.

Aprovechando que los amigos de Google tienen fotitos de alta definición de todo el planeta, anduve buscando algunos de los lugares por los que anduve.
Muchos no están tan buenos, como les decía, porque si no estuvieron ahí por ahí no se entiende tanto, pero para mí fue como pasear por las ciudades de nuevo. Otros, como el del Convention Center de Hong Kong, están imperdibles, así que ahí van.

Delhi

El Rajpath: http://tinyurl.com/vl8v9
Eso que está justo justo en el medio es la casa de gobierno (la que tiene una cúpula)
Si se van moviendo a la derecha, siguiendo la avenida gigante, van a llegar a un hexágono, donde está el famoso India Gate

Jama Masjid (la mezquita más grande de India): http://tinyurl.com/y2tmqk

Agra

Taj mahal: http://tinyurl.com/y2lfwt
Agra fort: http://tinyurl.com/wzbu9
El hotel done nos puso microsoft (creo): http://tinyurl.com/yysvfo

Varanasi

Manikarnika Ghat: http://tinyurl.com/ybproc
Vayan hacia la izquierda y van a entender lo de las callecitas angostas

Nepal

Swayambudhnath (una stupa gigante): http://tinyurl.com/y2wt4x

Calcutta

Victoria Memorial: http://tinyurl.com/ymuax5

Mumbaii

Gateway of India (de donde salen los barquitos para turistas): http://tinyurl.com/y6q4o7
La playa: http://tinyurl.com/y3fnus
Hanging Gardens: http://tinyurl.com/yxylpk

Jodhpur

Meherangarh (el fuerte gigante): http://tinyurl.com/ybjbbf
El palacio del ricachón: http://tinyurl.com/ssw66

Jaipur

El observatorio astronómico: http://tinyurl.com/yckwpa
Nahargarh (otro fuerte zarpado): http://tinyurl.com/ycs9g2
Amber fort (otro más): http://tinyurl.com/uvjf5

Beijing

La ciudad prohibida: http://tinyurl.com/y4l87r

Tian’an men: http://tinyurl.com/y7vmy6(ahí en ese edificio del medio lo tienen enpicklado a Mao)
Temple of heaven: http://tinyurl.com/werah
Nótese la distribución perfecta de los árboles en una grilla. Hay que ser chino para hacer eso, eh!
Summer Palace: http://tinyurl.com/w7hjp

Xi’an

Bell tower (el centro): http://tinyurl.com/y5csmx

Shanghai

La torre de TV: http://tinyurl.com/y8lf9e(Toda esta zona de este lado del río es el Pudong (la ciudad nueva)
Y la orilla de enfrente es el Bund, la zona histórica

Hong Kong

El conventions centre: http://tinyurl.com/yjr7qk (este sí que está bueno)

Tokyo

De tokyo la verdad no sé qué poner. La mayoría de los landmarks no se ven muy copados desde arriba.
Igualmente les recomiendo que chusmeen un poco, con el mapa seteado en Hybrid. Es increíble la cantidad de señalización que tiene (si le dan zoom, están hasta los Seven-Eleven marcados), y toda en japonés, no se entiende una verga. La verdad, mirar el mapita este me resultó una experiencia muy verdadera, comparado con lo que es tokyo. Tenés carteles por todos lados, y no se entiende nada :-)

Videos - Lo prometido es deuda…

Saturday, October 28th, 2006

Si una imagen vale más que mil palabras, un video son como 30.000 palabras por segundo.
Yo

Y para ir cerrando, logré subir los videos a Youtube, así que les paso los que me parecieron más interesantes para que se diviertan. Muchas de estas cosas las expliqué mientras estaba allá, pero no sabía subir cosas a YouTube (y no tenía ancho de banda) , así que van a tener que hacer memoria, o ir a mirar el post correspondiente (o simplemente mirar el video, reirse si es gracioso, llorar si no, y ya).


Agra

Camino a Fatehpur Sikri

Como recordarán, mientras estaba con Microsoft en Agra, esperando que lleguen las dichosas computadoras, me mandé una excursión de un día a Fatehpur Sikri, y recién ahí me avivé que no había sacado ni una foto de cómo viven los indios, y empecé a sacar. Pero como las fotos me quedaban poco representativas, hice un par de videítos que, aunque movidos y medio chotos, creo que realmente muestran mucho:


Las alfombras tejidas a mano
Y a la vuelta de ese mismo viaje, me pasearon de prepo por todos los negocios para turistas donde me mostraban cómo se hacían las cosas típicas.

Acá el tipo me explica cómo se hacen las alfombras. Fíjense que ata el nudito y lo corta, y la alfombra queda como de 4 cm de altura (el primero me lo hizo lento mientras el otro me explicaba). Luego, cuando terminan, le pasan una especie de afeitadora a toda la alfombra, varias veces, para que los “pelos” queden más cortos.

Y acá se ve perfecto cómo arman los diseños. Fíjense que el tipo va eligiendo en qué hilos pone el nudito. Luego, una vez cada tanto, cambia el color del hilo que está usando, y lo va poniendo en los hilos que corresponden a ese color.

Nótese la velocidad con la que eligen dónde ponerlo. Se imaginan haciendo ese laburo todo el día?

Trabajos forzados para Microsoft

El día que nos llevaron a barrer, podar, restaurar y limpiar para que Microsoft saque las fotos, las publique, y quede como el gran benefactor de la sociedad. Manga de garcas.
Igual, me pagaron el pasaje a la India, así que no me puedo quejar.

No sé ustedes, pero yo nunca en mi vida vi a nadie tan contento haciendo jardinería.
Con ustedes, el chino emocionado!


Varanasi

La vida a orillas del Ganges
Ladies and Gentlemen, for your viewing pleasure…
Aseos matutinos en el Ganges (visto desde el río, 5AM)

Las callecitas de Varanasi
OK, no está muy bueno este, pero muestra un poco cómo son las callecitas angostas de Varanasi, y los negocios empotrados en la pared (este es notablemente grande)

El quilombo de tránsito en las calles grandes de Varanasi. Esta es la parte “más ciudad” (en nuestros términos) de la ciudad.

Los telares de seda. Fíjense cómo a medida que el tipo pisa el pedal, se van levantando distintos grupos de hilos, y así forman los diseños.

Y este sí que es a mano. Cuando los pibes terminan queda toooodo como eso violeta que se ve a la izquierda…


Mumbaii

Una especie de helado que hacen en Mumbaii, a base de hielo rallado (hecho con agua proveniente vaya uno a saber de dónde), sudor del heladero, y unos líquidos sospechosamente muy coloridos y poco alcohólicos. Con esto básicamente en la India controlan la superpoblación. Cuando empieza a haber mucha gente, ponen más puestitos de estos y se soluciona el problema.


Jaipur

Y finalmente encontré al famoso encantador de serpientes, en Jaipur.
Sin sonido tiene poca onda, lo admito.


Beijing

El circo de acrobacias

Esto es del día en que descubrí el circo de Pekín. En realidad no vi a EL circo de Pekín, nada más vi unos tipos que hacían acrobacias EN Pekín. Pero la verdad, después de haber visto el verdadero circo de Pekín acá en Buenos Aires, no hay tanta distancia…



Estos dos me rompieron la cabeza…


Y este ya se lo había visto al Cirque du Soleil, pero la verdad, que puedan hacer lo mismo que los nenes del Soleil infunde un toque de respeto…


Guangzhou

Pantallota demencial
Esta es la pantalla que les había mencionado, que está sobre la pared de un edificio. Me parece que en el video no se nota mucho el tamaño que tiene, pero imagínense que eso es todo un edificio.

Badmington chino
Este parece ser un mini-deporte nacional en China. Los vi por todos lados jugando a esta pelotudez que parece como un badmington futbolero.

Con estos inclusive me puse a jugar después de filmarlos, y debo decir que es mucho más fácil de lo que parece.

Monjes en procesión
Este es un templo budista, en el que los monjes estaban haciendo una especie de ceremonia. No es muy divertido, pero no deja de ser interesante.

El chino Sprayette!!
Y esta es sin duda una de las cosas más impresionantes que vi. Con ustedes, el Chino Sprayette. El hijo de puta nunca para de hablar, mientras te muestra el producto, lo ofrece, lo cobra, da vuelto, sigue mostrando, y nunca para, con ese cantito enfermante. A ver quién se lo banca entero.
Yo no podía dejar de filmar. Me tenía atrapadísimo, y aparte no dejaba de cagarme de risa por dentro.


Hong-Kong

Video Juegos
Este es el video juego de las cartitas del que les hablé. Aparentemente, esto es la última moda en videojuegos (al menos, es lo único que vi que no había visto antes). Los tipos tienen unas cartitas onda “Magic” (creo), que según lo que tengan que hacer eligen las que más les conviene, las organizan, y luego durante la “batalla”, las van moviendo para indicarle a la máquina qué hacer.

Como mínimo, muy bizarro.


Tokyo

El famoso pachinko (la timba de los ponja).
No sé si se aprecia en el video, pero noten el nivel de ruido que hay en esas galerías.

El chino campanita! (la versión ponja del hombre corneta)

(este es bíblico, tiene hasta metrónomo)

Músicos Freaks Callejeros
Estos estaban ahí en la calle en Tokyo, y todavía no puedo entender qué carajo trataban de hacer.
Insisto: El que adivina si la cosa de la derecha es hombre o mujer se lleva el jackpot.

26 Sept - Volver, con la frente bronceada, que 30 horas no es nada…

Saturday, October 28th, 2006

Bueno, el vuelo promete ser tortuoso la verdad. 12 horas hasta Frankfurt, 3 horas de espera ahí, y luego 15 y media hasta Buenos Aires, que aparte está 11 horas en el pasado comparado con China, así que no solo me voy a tener que redibujar la raya del ojete con tinta china, sino que encima voy a estar una semana para sacarme el jet-lag.


(a 7 horas del despegue de Hong Kong)
Por lo menos la laptop ya está sequita y parece que funciona, así que puedo escribir un poco, y el servicio de Lufthansa realmente es muy muy bueno. La comida es excelente y abundante, los cubiertos son de metal, las azafatas son muy sonrientes y agradables, y otra vez me dieron cantidades ilimitadas de Baileys (no era sólo para Business), que no lo tomaba hace 2 meses así que me puso muy contento la verdad, y me dio suficiente sueñito como para dormir un buen rato.

Para rematar, el avión está recontra lleno de chilenos, que me encantan, son divertidísimos, y tienen ese tonito que es entretenidísimo, y me van a acompañar todo el viaje hasta San Pablo, así que la estoy pasando bastante bien hasta ahora.


(a 10 horas del despegue de Hong Kong)
Me acabo de dar cuenta de algo muy bizarro…
Nunca viajé muchas horas directamente al oeste (horizontal en el mapa, digamos), arrancando de día.

Resulta que de repente me sentía raro… Muy raro…
Y no sabía qué era, pero de alguna manera sabía que tenía que ver con la luz. Y no lo podía ubicar, hasta que me avivé. Eran las 11 PM, y seguía siendo de día, y eso te descajeta el reloj interno, porque supuestamente yo tenía que tener MUCHO sueño ya. Y es muy loco, porque la “franja de sol” se va moviendo para el mismo lado que nosotros, bastante más rápido, pero no llegó a alcanzarnos, así que hoy tuve el día (tomado como horas de luz) más largo de mi vida, y el vuelo a Buenos Aires va a ser sin duda la noche más larga de mi vida (en la que espero poder dormir bastante)


(a 30 horas del despegue de Hong Kong)
Bueh, pensé que iba a ser peor la verdad.
La espera en el aeropuerto de Frankfurt fue medio chota porque no hay sillas cerca de los enchufes en ese aeropuerto de mierda, así que quedé con la espalda hecha mierda de estar sentado en el piso, pero el resto del viaje estuvo excelente.
Me clavé otra buena ración de Bailey’s, y dormí como una bestia.

Lo jodido fue llegar a mi casa, que estaba en un estado ruinoso similar al del Coliseo Romano, antes de la restauración.
Mi vieja seguía en obra (cómo la quiero), así que todo el mes siguiente a mi llegada fue una verdadera mierda, pero bueno, qué se le va a hacer, los padres son así.


(a 170 horas del despegue de Hong Kong)
Y efectivamente me tomó una semana entera recuperarme del jet-lag, durante la cual tuve aproximadamente 3 horas de semi-lucidez por día, y el resto del tiempo estaba dormido, o durmiendo despierto.
Lo parió con los husos horarios, che. Pero bueno, ya estoy de vuelta, trabajando, puteando a mi vieja, todo a vuelto a la normalidad.

26 Sept - Ja! Putos! Me los cogí!

Saturday, October 28th, 2006

Y ya en la sala de espera de Hong Kong, esperando mi avión a Frankfurt, pasadas todas las penurias, puedo declararme victorioso, pero la verdad que me las vi feas.

Lo que me olvidé de comentarles antes, es que ni bien llego al hotel le pregunto al chino si tenía una balanza, y gracias a Dios tenían. Era una cagada, incómoda, mal ubicada y antigua, pero balanza al fin, así que dumpeé el contenido completo de TODAS mis valijas sobre la cama, y me puse a clasificar.
Por supuesto tiré a la mierda todo lo que no tenía valor económico o sentimental, real o percibido, a saber:

  • Las zapatillas, que me pasé todo el viaje pegándolas con La Gotita y lo primero que iba a hacer en casa era tirarlas a la mierda y comprar otras, así que ando viajando en ojotas. (No ahorré mucho peso, OK, pero igual las iba a tirar a la mierda)
    NOTA del editor: Es el día de hoy, 25 de diciembre, que no compré zapatillas nuevas, y ando con unas de hace 5 años. Algo me dice que no las tendría que haber tirado…
  • La ropa de la India, que me dio un poco de lástima porque quería mostrarles lo franciscano que andaba por ahí, pero después de mostrársela la iba a tirar también a la mierda, y mucho no pesaba pero hacía bulto, así que al carajo.
  • Toneladas y toneladas de papel, que son los típicos recuerdos que uno guarda y nunca más mira (folletos de museos, boletos de subte, revistas choreadas de aerolíneas, etceteras)
  • Todo lo que fueran insumos: Desodorante, shampoo, cepillo de dientes, papel higiénico y etceteras.
  • Mil pares de medias que me iban a salir 2 mangos en Argentina
  • Las sábanas que me había traído, la almohada que me fabriqué en Calcutta y la toalla (sorry vieja)
  • Los manuales de la cámara de fotos (igual están en chino), y las cajas de todo lo que compré.
  • El famoso jarrón (sorry chouck, hice lo posible)
  • Etcéteras

Después me armé mi valija grande para que pese 18 kilos, y tenga todas las porquerías que no puedo llevar a bordo (cortaplumas, encendedor, etc), más el elefante y el buddha, y ropa como para rellenar y que no se golpee todo.
OK, toda la electrónica en la valija de la laptop, y dónde mierda meto todos estos libros, la puta que lo pario?!?

Bueh, después de toda una noche viajando de mi habitación a la balanza, terminé saliendo con una valija de 20 kilos, una mochila de 14, la de la laptop de 10, y una bolsa que no pesaba nada pero era grande, con las muñecas de plástico que me compré en Japón.

Se venía muy muy negro el panorama…

Salgo para el aeropuerto tempranito, porque ya veía que esto iba a ser largo (y yo tenía un plan que involucraba varias etapas). La cosa es así, tenía 3 puntos que pasar: el check-in, el control de seguridad, y el boarding.

El check-in supuestamente iba a ser fácil: Primero dejo la mochila pesada en el locker room (porque si la veían me la iban a hacer pesar), con algunas cosas de la valija de la laptop adentro (para alivianar el bolso de mano “oficial”), y despacho la de 18 kilos, todos amigos.
La mina me hizo pesar la valija de la laptop, 7.8 kilos (cagando pasó), y no agarra la conchuda y le pone una tirita de “Approved Hang Baggage”? La concha de tu madre! Y ahora cómo mierda paso la otra?

Rápidamente me hice bien el pelotudo y me agarré una de la pilita, y mientras la mina me preguntaba qué carajo creía que estaba haciendo, yo miraba fija e intensamente el papelito, como si estuviera tratando de determinar la naturaleza misma de su existencia. Acto seguido, la mina determinó inmediatamente que yo era idiota o autista, y no jodió más, y no sé cómo pero no me obligó a devolverlo, y al bolsillo. Igual mucha fe no le tenía, seguro que tenía un sellito, o algo así y me cagaban, pero bueh, ya veremos.
Le pregunté por la bolsa con las muñecas, y me dijo que no había problema, y que no necesitaba tirita.

Voy al locker, agarro mi valita, miro la tirita que me puso la mina, NINGUN SELLO! Ni una firma tenía!
Estaba escrito a mano el peso y la fecha, cosa que falsifiqué rápidamente, y ya. Mucho no me gustaba, porque obviamente estaba escrito por dos personas diferentes, pero me pareció que mucho no lo iban a mirar, y en todo caso el argumento de que me había olvidado una valija en el locker room que dejé hace una semana, y entonces tuve que hacer check-in dos veces me parecía suficientemente comestible.

OK, primera etapa lista, ahora viene lo díficil. Tenía que pasar por el control de seguridad, con TODAS mis valijas de mano, cuando desde la paja mental de Londres “por seguridad” no se puede subir más que con una carterita y un paquete de forros. Y encima tenía que hacer como que las valijas esas que pesaban un huevo las movía tranquilamente como si nada, para que no se aviven y no me las hagan pesar. Y ahí nomás tratar de entrar a seguridad ya me agarró una china de mierda con el cajoncito medidor de valijas, que no me pensaba dejar pasar como que yo no lograra meter TODO mi equipaje de mano en el mismo, cosa que por supuesto desafiaba más leyes de la física de las que yo puedo doblar.

- “Pero tengo el cartelito de Cabin approved! En el check-in me dijeron que podía subir”.
- Nada nada, yo con la tirita esa me limpio la argolla. Andá al mostrador y que arreglen el quilombo. Si realmente te permiten subir con todo esto van a mandar un “message”
- Qué “message”?
- Ellos saben, y no lo mandaron.

Mierda, mierda, mierda.

Bueh, tenía una última esperanza. Lo que yo no sabía es si cuando uno despacha equipaje la computadora registra cuánto pesó ese equipaje (ni el ticket de equipaje ni el boarding dicen nada del peso, buena señal). Si lo habían registrado estaba muerto, pero si no la podía pilotear. Saco todos los libros de la mochila (que ahora pensaba despachar), y los distribuyo entre la mochila de la laptop (que ya estaba approved y pesada) y la bolsa de las muñecas (prolijamente escondidos bajo una sub-bolsa de aspecto inocente) y apunto al mostrador de check-in (a uno distinto, claro está). Previo sacar la tirita falsificada, claro, no vaya a ser cosa.

- Buenas, je, soy un pelotudo. Resulta que guardé esta valija en el locker-room hace una semana cuando llegué, y casi me la dejo acá en Hong Kong. Traté de llevarla de mano, pero la china conchuda no me deja. No serían tan amables y buena onda de despachármela?
(Apoyo suavemente la valija, 8.6 kg. Vamos bien)
- Sí, como no.
La mina me pidió boarding pass, pasaporte, tarjeta de viajero frecuente de United (cosa que me sacó del esquema porque no me lo esperaba, y cualquier cosa inesperada sólo podía ser mala), teclea en la computadora, y un par de minutos después me dice…

- La valija que ya despachaste, cuánto pesaba?
(Vaaaaaamo, carajooooooo. Le encontramos el agujero al sistema!)
- La verdad, no sé, pero era una valijita chiquitita, debían ser 7 u 8 kilos nomás.
(No les puedo explicar la cara de hacerme el pelotudo que tenía en este momento)
- Ah, bueno, bueno, muy bien.

Dale campeóooon, dale campeóooon!

La verdad, la mochila que despaché no está muy preparada “anti-shock” (como la valija), y tiene un par de cosas frágiles que probablemente se hagan cajeta, pero es mejor que haberles pagado.

Y ya a esa altura me los había cogido. Probé en uno de los cajoncitos para asegurarme que las valijas entraban, y me mandé para seguridad por OTRA puerta (bastante alejada), cosa que no me tocara la misma china puta, y pasé como por un tubo. Una maravilla. Y eso que llevo mucha mierda “peligrosa” y “terrorista”.
Ahora lo único que faltaba era subir al avión, pero eso ya me chupaba un huevo, porque de última en esa instancia era demasiado tarde para obligarme a hacer otro check-in, y a lo sumo lo mandaban todo a la bodega.

Está medio molesto la verdad, tengo casi 20 kilos encima del avión, y encima ya que estaba y me sentía confiado me compré toda clase de porquerías en el free-shop.

Lo que sí me rompió mucho las pelotas, pero esto es culpa de la paranoia estúpida mundializada, no de Lufthansa, es que me quería traer una botella de Sake de Japón, pero si la compraba en el free-shop en Tokyo, en el chequeo de seguridad de Hong Kong no me la iban a dejar pasar (porque es líquido), no importa cuántos tickets de free-shop le muestre, y ni en recontrapedo despacho una botella de vino. Y por supuesto, en el free-shop de Hong Kong no tienen sake. Baileys sí, Absolut sí, Johnie Walker sí, pero Sake ni por puta. Yanquis del orto.

Pero lo logré, me los cogí. Y ahora escribo esto con una enorme sonrisa, en mi wireless del salón de espera, adquirida por el módico precio de comprarme un chegusán de mortadela.

Así que ya saben para la próxima. El truco es esconder una valija, y hacer el check-in en múltiples etapas. Y llevar una bolsa grande de esas de papel, cosa que parezca que recién estuvieron comprando cosas, no una mochila.

Manga de garcas, 50 dólares por kilo. Por qué no se van a la concha de su madre.

25 Sept - Qué negras me las vi

Saturday, October 28th, 2006

Y comienza la travesía de vuelta a casa…

Primero, un vuelo cortito de Japón a Kong Kong, noche cortita en Hong Kong, y de ahí 30 horas de vuelo a casa.

Todo parecía bastante uneventful, hasta que me acordé que yo estaba viajando con unos 430 kilos de equipaje.

Resulta que yo venía con la premisa de que por el sobrepeso me iban a cobrar unos 100 euros, más o menos, porque mi agente de viaje me había dicho que como había mucho quilombo cobrando por kilo, porque la gente se ponía a discutir y rompía las bolas, y cosas así, entonces pusieron una tarifa plana y listo (que yo estaba más que contento de pagarles).

Para estar seguro, though, ni bien llegué al aeropuerto de Japón pregunté en el mostrador de Lufthansa, como para tener tiempo de reacción, y me desayuno conque me iban a querer cobrar 50 dolares (dolares de verdad, no de hong kong) por kilo.

O sea que iba a tener que pagar unos 1200 dolares de sobrepeso, más o menos, cosa que para mí no tenía mucho sentido. Hmmmm, mierda mierda mierda.

Desde ya me agarró un ataque de caspa, y me entré a desquiciar por completo.

Al menos tuve todo un vuelo de 4 horas para pensar qué hacer, porque estuve tan piola que volqué una lata entera de cerveza sobre la laptop y murió MAL. Después revivió, por suerte (sólo huele mal), pero en el avión no anduvo ni un poquito, así que lo único que podía pensar era cómo cagarlos…

Visité varias opciones, por supuesto, como por ejemplo ponerme (wear) TODAS mis posesiones. Técnicamente, lo que tenés puesto no es equipaje. Si yo peso 130 kilos no pueden cobrarme sobrepeso…
No, no iba a funcionar…

Por supuesto iba a dejar todo lo que no fuera vital (250 gramos, aprox).
Aunque podría fabricarme unos bolsillos con la tela de lo no-vital, más aguja e hilo (que tenía), y coserme todo encima…
No, no iba a funcionar…

MIERDA, MIERDA, MIERDA.

Encima llego a Hong Kong, y lo mejor que podía hacer era hablar con mi agente de viajes a ver si conocía un truco mágico… Yo llegaba de noche, así que Internet no había para usar Skype…
Me compré 2 tarjetas de teléfono larga distancia, 5 dólares cada una, que me habilitaban para hablar 3 minutos y medio (Cada uno).
Bien, estoy salvado…

MIERDA, MIERDA, MIERDA.

Llego a mi hotel, recupero las valijas que le había dejado al chino en custodia, y bajo a llamar a mi vieja para que llame a mi agente, y me diga que dijo (porque me iba a gastar los 3 minutos y medio escuchando musiquita sino…), y me fui a comprar provisiones para la cena (papas fritas, bah).

Consejo del agente: Nada. Estamos en bolas…

MIERDA, MIERDA, MIERDA.

Así que pasé una noche laaaaarga pensando, armando, rearmando, tirando, cosiendo y fabricando…
Qué mal que la pasé. Me pasa por comprar tanta mierda.